"¡Hurra por la anarquía!", dice Engel, que había estado moviendo bajo el sudario las manos amarradas hacia el alcaide. "Hombres y mujeres de mi querida América...", empieza a decir Parsons...

Comentarios (14)

JulioErnesto
GABYMAR dijo:

No tiene que disculparse y bien vale el diferir, compañera.
Si tuviéramos un sitio donde poder charlar esto largo, estoy seguro que no estamos tan alejados, pero bueno, es lo que hay.
Gracias por pasarse y por el comentario.
JulioErnesto
kmk1729 dijo:

Deprimente no es la palabra. Esa es la línea que ha bajado siempre el imperio.
Sí indignado con tantos buenos intelectuales yanquis que, por lo que fuera, no han hecho o logrado que esto se discuta seriamente.

Gracias, @kmk1729.
GABYMAR 2
Discúlpeme que me meta y difiera con usted Edu, pero no creo que haya nada que festejar, ese festejo se enlaza a un tema de dignidad lo cual en realidad es bastante paradójico y todavía nos queda mucho para avanzar. Un beso y disfrute su día.
kmk1729 3
No encuentra deprimente que el país donde sucedió el hecho que es la causa de la elección de este día sea casi el único país en que no se festeja y que su gente sea unos de los que menos saben de que va este día?
Tuqui1989 2
Terrible. Se hace un nudo en la garganta que va en espantosa sintonía con lo que debieron sentir aquellos mártires de Chicago, y hasta casi parece un chiste decirlo.
Gracias @JulioErnesto por esto.
Lo comparto, y espero que muchos lo lean.

Abrazo
JulioErnesto 7
1º de mayo, día de fiesta para el trabajador, pero no menos de reflexión. Mucha sangre han derramado en todos estos años tantos y tantos trabajadores.
JulioErnesto 6
sus víctimas en cambio son mártires
y hasta podrían ser ángeles o santos
prefieren ser deshechos antes que traicionar
pero tampoco van al cielo
porque no creen que el cielo exista.

Mario Benedetti.
JulioErnesto 4
El paraíso
Los verdugos suelen ser católicos
creen en la santísima trinidad
y martirizan al prójimo como un medio
de combatir al anticristo
pero cuando mueren no van al cielo
Porque allí no aceptan asesinos.
JulioErnesto 3
se da en la frente con las rodillas, sube una pierna, extiende las dos, sacude los brazos, tamborilea; y al fin expira, rota la nuca hacia adelante, saludando con la cabeza a los espectadores”.

José Martí, cronista del hecho.
JulioErnesto 3
estira y encoge las piernas, muere; Engel se mece en su sayón flotante, le sube y baja el pecho como una marejada, y se ahoga; Spies, en danza espantable, cuelga girando como un saco de muecas, se encorva, se alza de lado,
JulioErnesto 3
Una seña, un ruido, la trampa cede, los cuatro cuerpos caen a la vez en el aire, dando vueltas y chocando. Parsons ha muerto al caer, gira de prisa, y cesa; Fischer se balancea, retiembla, quiere zafar del nudo el cuello entero,