Me pongo serio:
El asesinato de Leandro Andrada (testigo de la tragedia de Once) es GRAVÍSIMO, igual que la intimidación que recibieron sus familiares. Todo muy raro, todo muy turbio.
No sé qué pensar. Espero que se resuelva cuanto antes (sigue)

Comentarios (4)