Para todo aficionado o profesional de cualquier ciencia en particular, ya sea química, biología, matemática etc. Pueden crear temas informativos o hacer preguntas para que sean respondidas.

Ver más
  • 13,705 Miembros
  • 6,110 Temas
  • 3,883 Seguidores
  • 0

[I] La ciencia y el ser humano

Bueno hice este post y quiero compartirlo con ustedes sinseramente recomiendo que lo lean es corto no se van a arrepentir
http://www.taringa.net/posts/info/10441362/La-ciencia-y-el-ser-humano.html


La ciencia y el ser humano


[I]  La ciencia y el ser humano

Un poco de ciencia nos aleja de la Divinidad, pero mucha ciencia nos devuelve a ella



La ciencia del hombre ha venido creciendo y desarrollándose en forma acelerada no dando tiempo a la humanidad a que cuestione la moral que va implícita en su ciencia.

El hombre ha venido caminando acercándose a los misterios de la naturaleza pero se ha alejado del que debiera ser el principal motivo de su investigación: el hombre mismo.

La ciencia humanista no existe, existe la ciencia capitalista, la ciencia bélica, la ciencia del temor, la ciencia de la ambición. Esas son las ciencias que existen.

Lo que se investiga no se hace por la investigación en sí, se hace porque el hombre teme ser atacado, se hace porque el hombre ambiciona tener más dinero y poder, se hace porque “de no hacerlo alguien más lo hará y entonces me someterá”. Vivimos días de inseguridad, el hombre le teme al hombre. El hombre es esclavo de su temor y ese temor configura todo lo que hace.

Ha creado una ciencia que pretende patentar, es decir, pretende adueñarse de lo que la naturaleza ha construido. De la misma forma como el hombre se apropió de las tierras que la naturaleza generosamente le proporcionó y les llamó naciones y les puso muros y cobró impuestos para poder vivir en ellas, de la misma forma pretende ahora apropiarse del genoma humano, para después venderlo a quienes pretendan tener hijos con atributos inventados en laboratorios, manipulando genes y pretendiendo corregir a la naturaleza.

Una moral perdida en medio del temor. Temor a sufrir enfermedades que el mismo hombre ha creado por apartarse de los lineamientos de su humana naturaleza, por alterar los alimentos con que se nutre agregándole lo que sus malos hábitos le causan que pierda. Poniéndole vitaminas a lo que ya tenía pero que al procesarlo para envasarlo las pierde. Creando dietas para seres humanos que perdieron la sana costumbre de comer para saciar el hambre y no para dar gusto a su paladar. Una civilización que busca substituir a la naturaleza pensando que puede crear en laboratorios lo que a la naturaleza le llevó millones de años crear.

Y el ser humano se encierra a trabajar en oficinas, en espacios con aires filtrados porque no conviene respirar el aire de las ciudades, lleno de polvos y contaminantes, y regulando la temperatura del cuarto que a su cuerpo le place, porque la ropa que lleva puesta impide a su cuerpo transpirar y eso provocaría un mal gusto en la sociedad que ha construido. El nylon y el poliéster, fabricados en grandes laboratorios no fueron hechos para el cuerpo humano, por eso es necesario ir a los gimnasios y a los SPA, para darle al hombre y a la mujer actual un sentimiento de salud, cuando el realidad lo único que le dan es una dependencia a lo artificial y carente de la energía natural que proporciona la salud y la vida energética.

Por esta razón el ser humano se aterroriza cuando oye el término “calentamiento global” pensando que sus días de confort terminarán, tendrá que apartarse de sus comodidades para no gastar tanto combustible fósil que contamina al mundo.

Pero todo esto no es sino una consecuencia de una larga vida inconsciente, bastaron unas cuantas generaciones disfrutando de una ciencia sin moral para que la naturaleza reclamara al hombre su pretensión de querer ser Dios.

Es el momento de crear una nueva ciencia. Una ciencia humanista que investigue al hombre. Que abra las posibilidades a un nuevo terreno, una ciencia ética, que busque lo que es bueno en lo natural, que regrese al hombre lo que le quitó, que lo devuelva a la naturaleza, que lo regrese a lo natural, que elimine tanta electrónica y le dé más espacios, que quite su atención de lo sexual y lo coloque en la mesura de lo elevado. El hombre y la mujer equilibrados son aquellos que se ven a sí mismos como parte de una extensión del mundo, aquellos que viven su libertad en medio de un mundo que busca la trascendencia de sus actos y no la mera satisfacción de lo inmediato.

Necesitamos a un mundo que se mueva en torno a los valores que trascienden, que cree para el mañana, que no piense en términos de una sola vida.

Que no investigue para modificar lo que la naturaleza ya provee al hombre, sino que investigue cómo puede el hombre acercarse más a la naturaleza humana.

Que busque las respuestas del por qué de las emociones humanas, que busque los porqués de la vida, que hay atrás de los sentimientos místicos del ser humano, que hay más allá de la muerte, que busque la manera de igualar los derechos de los seres humanos, que deje de tomar como conejillos de indias a los pueblos pobres y les conceda las mismas oportunidades de crecer y desarrollarse que tienen los demás.

Una ciencia que busque explicar el milagro de la vida, pero no en términos de genes y cromosomas, no. Eso la naturaleza ya lo respondió y lo viene haciendo desde siempre. Que expliquen porqué los padres deben cuidar a los hijos, porque un hijo quiere tanto a su madre. Porqué un padre puede dar la vida por su hijo, porque una semilla crece hasta convertirse en un árbol y después da más semillas para que nuevos árboles sigan creciendo. Porqué es así la vida, porque todas las especies deben seguir viviendo. Quién impulsa todo esta vida en movimiento.

Una ciencia que mire más allá de sus ojos. Que interprete a la luz de lo interno lo que sus aparatos le indican.

Una ciencia que vaya a la raíz de los porqués. Que responda desde adentro y no desde los cánones que los padres del método científico les impusieron.

Sólo así, podremos acercarnos a la verdadera motivación de la ciencia. Ese impulso misterioso que surge desde que se es niño y nos mueve a descubrir cómo funciona el mundo... pero para satisfacer al espíritu... no a un cuerpo que quiere vivir más cómodo y más seguro.




[I]  La ciencia y el ser humano
  • 0
  • 1Calificación
  • 2Seguidores
  • 2.986Visitas
  • 0Favoritos

2 comentarios

@Razordh Hace más de 3 años
Tengo curiosidad por saber quien es M.V.M. MELQUIZEDEK? Se puede saber a que se dedica?

Saludos!!!
@Razordh Hace más de 3 años
Pensé que las preguntas que formule eran relevantes ya que ese tal M.V.M. MELQUIZEDEK seria el autor del articulo http://www.concienciaplanetaazul.cl/content/view/514160/LA-CIENCIA-Y-EL-SER-HUMANO.html.
No se a que se debe la falta de respuesta!
Tienes que ser miembro para responder en este tema