Con el fin de una historia o relato ficticio que suele estar relacionada con alguna serie, caricatura o pelicula famosa, son hechas para generar terror o miedo en las personas que lo leen y creen que la historia es cierta.

Ver más
  • 244 Miembros
  • 132 Temas
  • 87 Seguidores
  • 0

Condorito y su Tenebroso Chiste.

Recuerdo que mi primo me habló un par de veces de un chiste tenebroso que apareció en un número de la revista a comienzos de los años ochenta, le molestaba tanto que terminó regalando el número a un amigo. Me contaba que trataba sobre la muerte y ésta aparecía dibujada bien grande en el encabezado de la página, justo antes de ese chiste había uno de unos mellizos, entonces cada vez que él leía la revista y veía el chiste de los mellizos se saltaba una página para no toparse de nuevo con el tenebroso chiste de la muerte.
Hasta hace un par de años no le tomé mayor importancia, pero la desgracia que sacudió a mi familia y su relación con aquella revista es algo que no me deja en paz. Mi primo era una persona bastante sana, no fumaba ni bebía y solía tener una estricta rutina de ejercicios los fines de semana por lo que su repentina muerte nos extrañó a todos… sobre todo a mí. Justo un par de días antes de su deceso me escribió un mail solo para contarme que en un puesto de cachivaches había comprado una revista de condorito y era ni más ni menos que el número que contenía ese tenebroso chiste sobre la muerte. Fue un mail bastante escueto y hasta absurdo, no me saludó ni me preguntó cómo andaban mis asuntos, solamente era para decirme que había comprado un condorito usado y venía el chiste que tanto le asustaba de niño. Tras leerlo solamente le respondí “que bien”, y es que me pareció un mail bastante estúpido. Bueno, a los dos días después mi primo falleció en extrañas circunstancias… de hecho la causa de su muerte hasta hoy es una incógnita, comenzó a sentirse mal en la mañana, lo internaron en el hospital y a eso del anochecer ya estaba muerto. Mi tía nos contó que durante aquel fatídico día le había llevado música y unas revistas para que se entretuviera en el hospital, pero que no le quiso recibir el condorito usado…
Un buen tiempo después de lo sucedido me encontraba charlando con mi tía y en medio de la conversación no sé por qué terminamos hablando de aquella revista usada y le conté a mi tía sobre aquel chiste tenebroso (el cual yo aún no había leído) y de cómo asustó tanto a mi primo en su niñez y luego de nuevo ya estando adulto. Reconozco que en ese punto me dio cierta curiosidad y quise leer el mentado chiste así que le pedí la revista a mi tía, ella me dijo que me lo llevaría al día siguiente a mi casa pues tenía que buscarla entre varias cosas. Jamás pudo hacerlo, mi tía falleció al día siguiente. En la mañana tuvo mareos y vómitos… fue al hospital, la internaron de urgencia y falleció a las pocas horas. Pensamos en una especie de virus extraño que a lo mejor mi primo había contraído y que le había contagiado a mi tía, o una especie de enfermedad hereditaria fulminante, qué se yo… pero ningún médico supo explicarnos bien de que fallecieron ambos, solamente fueron “fallas múltiples del organismo”. Todo esto fue muy terrible, pero lo más para mí fue el enterarme que mi tía había encontrado la revista de condorito la noche antes de morir y la había guardado bajo la almohada de su cama.
Días después me armé de valor y quise despejar todas las dudas que inundaban mi mente pues… NO PUEDE SER que un chiste de una revista afecte a las personas y les quite la vida, eso es absurdo. Me dispuse a buscar la revista y nadie en casa sabía de que estaba hablando, finalmente hablé con mi madre y ella me dijo que la había guardado. No fue necesario contarle ni explicarle nada, pues ella había llegado a mis mismas conclusiones… es más, ella siempre se acordaba de mi primo y de sus pesadillas con aquel tenebroso chiste desde que era niño, se acordaba de cómo él muchas noches lloraba aterrado al ver a los mellizos y saber que luego, en la página siguiente, venía el tenebroso chiste sobre la muerte. Fue por ello que tomó una decisión radical y arrancó las hojas del chiste en cuestión. Pensó que con ello estaríamos a salvo, ella tuvo el cuidado de no leer nada. En mi familia no somos supersticiosos, pero la muerte de mi primo y de mi tía en esas extrañas circunstancias no daban lugar a coincidencias…
Recuerdo que mi madre no quitó bien las páginas y algunas viñetas del chiste quedaron en la revista, no pude evitar fijarme en ellas. Pude ver parte de la muerte dibujada en grande, así como una parca con su manta y su guadaña. Luego el desarrollo del chiste sucedía en un hospital, pues en una viñeta se encontraba condorito asustado en una camilla junto a otros enfermos, por lo que pude deducir… el chiste trataba de que la parca venía a llevarse a los enfermos uno por uno cada noche y condorito quería salvarse. No conozco el final… la página estaba arrancada. Pero el chiste es real, el número aquel existe, y lo sucedido con mi familia también sucedió.
Soy escéptico, creo en las coincidencias. Pero no me animo a conocer aquel chiste, pues podría terminar como mi primo… o mi tía.


Condorito y su Tenebroso Chiste.

Condorito y su Tenebroso Chiste.
  • 0
  • 0Calificación
  • 0Seguidores
  • 191Visitas
  • 0Favoritos

0 comentarios

Tienes que ser miembro para responder en este tema