GSI es una comunidad internacional para la difusión, la discusión y el aprendizaje DEL socialismo, DESDE el socialismo y abierto para quienes ofrezcan un intercambio honesto y respetuoso acerca de la ideología que nos convoca.

Ver más
  • 3,994 Miembros
  • 4,423 Temas
  • 1,200 Seguidores
  • 1

La catástrofe en el Sarmiento La catástrofe en el Sarmien

La responsabilidad es de los empresarios
y del gobierno kirchnerista

Este miércoles 22 de febrero a las 8.33 de la mañana se produjo un trágico accidente en el ex ferrocarril Sarmiento (operada por la concesionaria TBA del holding COMETRANS de la familia Ciligliano) en la estación terminal de Once. 49 muertos y 550 heridos, 100 de ellos de gravedad, ha sido el dramático saldo del más grave accidente ferroviario en los últimos 80 años en el país.

La realidad es que a pesar de su enorme magnitud, el accidente ocurrido no debe sorprender. Es que la situación del sistema ferroviario en nuestro país es una vergüenza y un escándalo de desinversión y desidia por parte de las empresas privadas y el Estado, tal como acaba de declarar Rubén “Pollo” Sobrero, reconocido delegado del ferrocarril.

Inmediatamente ocurrido el accidente, comenzó el debate por las responsabilidades. Es conocido que en estas situaciones las autoridades enseguida intentan achacársela al maquinista de las formaciones (es decir, a los trabajadores). La realidad es que incluso en lo que hace a las causas inmediatas del accidente, la formación acababa de salir del taller de reparaciones, pero los frenos volvieron a fallar sólo un día después.

Como decíamos arriba, el accidente ocurrido no sorprende. Cualquier trabajador, usuario o estudiante que utilice los ferrocarriles cotidianamente para ir a trabajar o estudiar sabe del deplorable estado de los mismos. Los vagones, las estaciones, incluso las infraestructuras y vías, se encuentran en un estado calamitoso. Millones se ven obligados a viajar diariamente apretados como animales en un servicio que da muestras de un increíble abandono. Inclusive, las empresas concesionarias ni siquiera se toman la molestia de cobrar los boletos. Sistemáticamente los servicios son inferiores a la demanda con sus coches siempre sobrecargados.

Si los ingresos no vienen del cobro de los boletos, ¿de dónde salen? De los subsidios del Estado, que las empresas se embolsan a costa de la total falta de mantenimiento e inversiones. Es decir, de la calidad del servicio y la seguridad de los usuarios.

Pero además de la responsabilidad de los empresarios de las consecionarias, está la inmensa responsabilidad del kirchnerismo, que mantuvo todo el esquema de privatizaciones impuesto en los 90 por el menemismo, con funcionarios como Jaime, directamente cómplice en este escandaloso esquema de negocios, con dirigentes sindicales como Pedraza y Maturano (de la Unión Ferroviaria y La Fraternidad) cómplices en estos negociados.

El mismo gobierno de Cristina (que administra los subsidios y concesiones del ferrocarril) debería encargarse de hacer el seguimiento del mantenimiento e inversiones necesarias, el evitar que la operación del servicio de los ferrocarriles se transforme en lo que es: un enorme negocio que viene llenando a manos completas a determinados grupos económicos a costa de la seguridad y la vida de los sectores popular que deben utilizar habitualmente el ferrocarril.

Desde el Nuevo MAS repudiamos esta desidia, que provocó una catástrofe que podría haberse evitado, y nos solidarizamos con todas las familias de las víctimas y los heridos.

Exigimos que se tomen inmediatamente medidas categóricas: indemnización estatal a las familias de los muertos y heridos; nacionalizar bajo el control de sus trabajadores y usuarios todo el servicio del ferrocarril urbano (en primer lugar, de manera inmediata, al operador Cometrans de la ex Sarmiento); hacer renunciar a todos los funcionarios del área, comenzando por el titular de la Secretaría de Transporte, Juan Pablo Schiavi, y meter presos a los funcionarios y empresarios con responsabilidades directas en la catástrofe.



* Héctor “Chino Heberling, dirigente del Nuevo MAS y ex maquinista de la línea Roca despedido por el menemismo en los años 90.
  • 1
  • 3Calificación
  • 1Seguidores
  • 168Visitas
  • 0Favoritos

4 comentarios

@Relio
No coincido con todas las exigencias del Nuevo MAS:

Exigimos que se tomen inmediatamente medidas categóricas: indemnización estatal a las familias de los muertos y heridos; nacionalizar bajo el control de sus trabajadores y usuarios todo el servicio del ferrocarril urbano (en primer lugar, de manera inmediata, al operador Cometrans de la ex Sarmiento); hacer renunciar a todos los funcionarios del área, comenzando por el titular de la Secretaría de Transporte, Juan Pablo Schiavi, y meter presos a los funcionarios y empresarios con responsabilidades directas en la catástrofe.


¿¿La indemnización debería ser estatal?? ¿No la debería hacer la empresa? De lo contrario la empresa no paga y el castigo lo estaría recibiendo el estado. En mi opinión la empresa debe indemnizar y el estado debe remover a los fucionarios complices que permitieron mediante acción u omisión semejante tragedia. Que el estado pague las indemnizaciones lo considero como una sanción a todo el ejecutivo y sus secretarías que se va a pagar con, entre otros, la plata de los impuestos, es decir la plata de todos. No por rehusarme a que mis impuestos vayan a las indemnizaciones, sino que eso no es justo puesto que la empresa es la responsable y no estaría pagando lo que debe. Que el castigo a los funcionarios sea el despido y la apertura de una causa.

La declaración plantea un solo castigo a la empresa: que los empresarios vayan presos. No considero un castigo el hecho de sacarle la concesión del Sarmiento aunque es una medida muy necesaria. Por ende la empresa solo sufriría un cambio de algunos miembros y/o operarios.

Una última cuestión que podría ser considerada insignificante: ¿"meter presos"? Antes que eso prefiero un proceso judicial que no solo dictamine prisión a los imputados declarados culpables.
@Relio
ojo que dice "nacionalizar bajo control obrero el sistema ferroviario", no "nacionalizar la empresa". Eso es interpretable como anular la concesión y crear una cooperativa obrera que se encargue de dirigir dicho sistema. Repito que el texto, no pide otro castigo a la empresa que el encarcelamiento de los empresarios responsables directos de la catástrofe.

Son detalles pero si no es claro lo que se plantea y si lo planteado da lugar a interpretaciones escencialmente diferentes, la exigencia se vuelve incoherente y por ende inutil.
@vicenteleopoldo
El castigo primero lo tiene que tener el estado, y luego la empresa, el estado es el responsable de controlar y tiene la obligacion por medio de los organismos respectivos que todo el sistema ferroviario funcione correctamente, luego las sanciones que deben tener las empresas y los dueños de las empresas, pero es importante que las politicas a tomar esten dirigidas al estado, porque si no entramos en el juego del estado, que ahora sale como querellante, cuando el cien por cien es responsabilidad de ellos que todo este en control, de controlar el funcionar de la empresa. Me parece que es importante remarcar el rol del estado y desenmascarar toda esta farza de negocios que han montado para su favor, tanto la privatizacion, no solo de los ferroviarios si no tambien del resto de las empresas privatizadas.
Tienes que ser miembro para responder en este tema