Una comunidad hecha por Hondureños para todos en general sin excepción. En ésta se podrá compartir de todo, conocer compatriotas, hacer amigos de todas partes del mundo y disfrutar en general de la Comunidad.

Ver más
  • 2,572 Miembros
  • 2,648 Temas
  • 1,098 Seguidores
  • 1

• Cuentos y leyendas de Honduras

• Cuentos y leyendas de Honduras

Buenas soy fletes12, me dieron el encargo de hacer el tema de Cuentos y leyendas de mi pais HONDURAS y hoy vengo con el tema que tengo que poner en MET (no se si va aqui o alla ) pero bueno aqui les dejo el tema pues... talento catracho gente! les voy a dejar algunos cuentos del libro de El polifacético Jorge Montenegro, por varias generaciones ha recopilado la riqueza folclórica de nuestro pueblo, logrando erizar la piel a más de algún catracho con sus aterradoras leyendas, así como los famosos cuentos que han llegado hasta nuestros hogares, a través de su famosa creación, “Cuentos y Leyendas de Honduras”. Este personaje, amante de la cultura y de la riqueza del folklore hondureño, ha recogido la tradición oral de los más recónditos lugares del país, para plasmarlos en sus programas radiales, artículos y libros. Montenegro, un personaje que no podía faltar en: Cuentos y leyendas de Honduras.


• Cuentos y leyendas de Honduras

• Cuentos y leyendas de Honduras

Bueno ahora les voy a dejar algunos cuentos y leyendas del libro... son muy intersantes


• Cuentos y leyendas de Honduras

jorgemontenegro dijo:

EL ANILLO

A las cinco de la mañana comenzó el bullicio en las calles de Tegucigalpa. Don Francisco Espinoza se despedía de su esposa Doña Rosita con un cariñoso abrazo: “Cuida mucho a Leticia, ella es el tesoro más grande que nos ha dado Dios”, le dijo.

La pequeña niña era en verdad un tesoro para aquella familia adinerada de la capital. Don Chico, como llamaban cariñosamente al jefe de familia, era un hábil comerciante. Había logrado amasar una fortuna trabajando honestamente y cuando nació la niña fue todo un acontecimiento social.

Leticia fue creciendo, sus padres eran miembros de la iglesia evangélica y la habían educado bajo las normas bíblicas. Asistían periódicamente a su iglesia y la joven daba muestras de su inmenso amor por Jesucristo.

Era muy espiritual y sus compañeras de estudios se burlaban de ella cuando les predicaba, pero finalmente llegaron a respetarla y a consultarle cuando tenían problemas. “Que el espíritu Santo esté con ustedes todos los días de su vida”, les decía.

El clima era excelente, el sol brillaba con toda su intensidad sobre la capital. Leticia recorría las principales calles en compañía de su novio, un joven llamado Daniel, a quien conoció en la iglesia. Tomados de las manos llegaron a La Concordia, el parque maya más lindo de Centroamérica.

Una banda de palomas de Castilla se posó sobre los árboles cercanos y una a una fueron bajando al suelo cuando la muchacha comenzó a arrojarles granos de maicillo. Cuando las palomitas terminaron de comer, Daniel aprovechó la paz que reinaba en el parque para entregarle a su novia una cajita forrada con terciopelo rojo; al abrirla ella se quedó muda de asombro: era un bellísimo anillo de compromiso.

Doña Rosita y su hija esperaban ansiosas sentadas en el sofá de la amplia sala; una llave giró el pomo de la puerta y apareció don Francisco llegando de su trabajo. Al verlas tan serias preguntó: “¿Qué pasa aquí mujeres? ¿Por qué tanto misterio?”. Las dos se pusieron de pie y abrazaron al buen señor: “Mirá, papá, Daniel me juró su amor entregándome el anillo de compromiso”, dijo Leticia.

“Estamos muy felices”, expresó doña Rosita, “pronto fijaremos el día de la boda, ¿qué te parece?”. Abrazando a las dos mujeres con infinita ternura, don Francisco manifestó: “Gracias Señor, sabemos que el matrimonio es una bendición tuya y hoy llega a nuestro hogar”.

Acto seguido elevaron una oración de gracias. “Muéstrame bien ese anillo”, dijo don Chico. “¡Qué belleza hija! Cómo se ve que Daniel te ama, es una verdadera joya”. Mientras cenaban Leticia no dejaba de ver el hermoso anillo de brillantes, señal inequívoca de su compromiso matrimonial con aquel hombre que también amaba a Jesucristo. Estaba tan emocionada que al levantarse de la silla exclamó: “No lo puedo creer papá, me voy a casar con el hombre que Dios escogió para mí”.

En ese instante sucedió algo inesperado, la joven se puso pálida, temblorosa, sus padres se levantaron de sus asientos rápidamente en el instante en que ella estaba a punto de caer.

“Hija, ¿qué tienes? ¡Hija!... Dios santo, ¿qué es esto?”. Cuando el médico de la familia llegó de emergencia en una ambulancia no se pudo hacer nada, Leticia estaba muerta. Amigos, familiares y miembros de la iglesia acudieron a la vela de Leticia, sus ex compañeras de colegio y de universidad estaban ahí presentes lamentando lo sucedido. Daniel se culpaba. “Se emocionó tanto con ese anillo, yo tengo la culpa”, se reprochaba.

El sepelio se programó para las tres de la tarde del día siguiente. La joven se miraba tan linda en el ataúd, la mamá la había maquillado, le puso las manos sobre el pecho y en uno de sus dedos brillaba intensamente el anillo de compromiso. “¿Viste el anillo? Es de brillantes”, preguntó Dagoberto Urrutia. “Sí, ya lo vi”, contestó Mario Manzanares.

En el cementerio general hubo llanto y dolor, dos pastores religiosos hicieron uso de la palabra ponderando las virtudes de la difunta. La tarde llegó y al final todo quedó en silencio. Horas después, saltando sobre las tumbas del cementerio, dos hombres que llevaban palas y piochas llegaron hasta la tumba de Leticia y comenzaron a excavar. Pronto llegaron hasta el ataúd y lo subieron con lazos a la superficie, con desatornillador lograron abrir la tapa, admirando la belleza de la recién fallecida.

“El anillo, dijo Dagoberto, este anillo vale una fortuna”. “No se lo puedo quitar. ¿Qué hacemos?”, dijo el cómplice. “Aquí no hay de otra que cortarle el dedo para sacar el anillo, déjame eso a mí”. Cuando Dagoberto hirió con su navaja el dedo de la muerta, ésta abrió sus ojos. Con el pánico reflejado en sus rostros, los dos hombres quedaron petrificados. “Ayúdenme, sáquenme de aquí, se los suplico”, dijo Leticia.
Casi a la media noche tocaron a la puerta de la residencia de don Francisco.

Él y su esposa se levantaron presurosos, pensaban que se trataba de algún familiar que no había podido asistir a las honras fúnebres. Doña Rosita se desmayó al ver a su hija acompañada por aquellos hombres. Cuando la señora se recuperó se enteró de la extraña historia, se dieron cuenta que Leticia había sido víctima de un ataque catatónico, donde la víctima parece estar muerta.

Los ladrones no fueron denunciados y don Francisco los recompensó, habían salvado la vida de su hija. Extraña historia, ¿verdad? Todo lo relatado fue real y sucedió en Tegucigalpa en 1948.



• Cuentos y leyendas de Honduras

Que te parecio?? estuvo buena no? bueno sigamos con mas cuentos...


• Cuentos y leyendas de Honduras

jorgemontenegro dijo:

¿Dónde está tu Dios? ¿Dónde?

Ondina Zelaya se casó con Mauricio Torres en 1940 y se trasladaron a vivir a la ciudad de Comayagua, donde procrearon tres hijos: Carlos, Marco y Ondina.

Mauricio dedicó su vida al trabajo para mantener bien a su familia; con los años, los hijos crecieron y se casaron. Los dos varones se fueron a vivir a Choloma porque sus esposas eran originarias de esa comunidad y Ondina, la hija menor, se trasladó a la capital de la República con su esposo, que era un próspero hombre de negocios.

Doña Ondina cumplió 50 años y el esposo 60, durante su juventud y durante la crianza de sus hijos jamás tuvieron problemas, y por esas cosas que uno no se explica, don Mauricio a sus 60 años puso sus ojos en una joven mujer.

Doña Ondina, que ignoraba las andanzas de su esposo, dedicaba su vida a Dios y era vista permanente en la antañona Catedral de Comayagua. Como el diablo nunca duerme, una de las señoras que asistía a la Iglesia le dijo:
“Qué pena doña Ondina que usted esté atravesando por esa situación, a mí me sucedió lo mismo, mire -dijo señalando a una muchacha-, ésa es la pícara que anda con su esposo”.

La señora se quedó muda de asombro, no podía creer que su fiel esposo cuando comenzaba a aparecer la vejez en su vida se enamorara de una mujer joven. Haciendo creer que lo sabía todo, decidió hablar con su informante: “¿Y esa mujer que anda con mi esposo dónde vive?”. “A la par de la panadería. Los viejos son tontos, esa mujer le saca dinero a su esposo, se viste bien, mandó a arreglar la casa, viaja a la capital a traer cosas a costillas del viejo tonto, ni más ni menos así me sucedió a mí”.

“Voy a hablar seriamente con él para que deje a esa muchacha”. El reloj marcaba las siete de la noche cuando don Mauricio llegó a sus casa. Su esposa lo atendió bien y cuando le preguntó si tenía hambre le contestó que no; fue entonces que ella no aguantó más y le dijo: “Qué hambre va a tener si venís bien comido de la casa de esa mujer que vive a la par de la panadería. Vos pensaste que nunca me daría cuenta”. Sorprendido y tartamudeando contestó: “Eso es falso, yo no ando con ninguna mujer, no se quién te mete esas cosas en la cabeza”.

“Es lo que vos decís -replicó la señora- todo se sabe en esta vida sin necesidad de andar averiguando. Si acaso te escondés y crees que nadie te está mirando, hay un ojo que sí te ve: el ojo de Dios”.

Al escuchar aquellas palabras, don Mauricio se llenó de ira y levantándose de su asiento con la mano abierta descargó tremendo golpe en el rostro de doña Ondina.

Ella lo miró con lágrimas en sus ojos: “Dios te va a reprender Mauricio, no te da pena que sos el hazmerreír del pueblo. Dios tarda, pero no olvida. Que sea la primera y última vez que me levantas la mano”.

Las cosas empeoraron. Mauricio, que había sido un buen ejemplo para sus hijos y sus vecinos, comenzó a tomar licor, llegaba ebrio a sus casa, su esposa nunca lo rechazó, lo recibía borracho y lo llevaba a la cama: “Ay Mauricio, ya estás viejo para hacer lo que andas haciendo, por el amor de Dios poné los pies en la tierra”.

Todo el pueblo se daba cuenta de aquella relación entre don Mauricio y Leticia -que así se llamaba la muchacha-. Sabían, además, que cuando don Mauricio se iba de la casa, ella metía a otro hombre, en otras palabras, explotaba al viejo para vivir con el joven. Doña Ondina se daba cuenta de todo, sus amistades se encargaban de mantenerla informada cuando iba a la Catedral. Una mañana de domingo el cura de la Iglesia la llamó y le dijo: “Hermana Ondina, me doy cuenta de lo que está pasando en su vida, qué pena que su esposo camine en pasos extraviados, no pierda su fe en el Señor”.

Llegó un tiempo en que don Mauricio se levantaba a las tres de la mañana y se iba para la casa de su amante. Los celos le comían el corazón, le habían dicho que Leticia se encerraba con un hombre joven en la casa, llevaba camiseada una pistola para matar a su rival, pero nunca logró encontrarlo.

Doña Ondina, por su parte, se entregó completamente en alma y corazón a Jesucristo, asistía con más regularidad a la Catedral, ayudaba en el aseo, ordenaba las velas, daba consejos a las muchachas y a los jóvenes y todo el mundo llegó a quererla intensamente. Sabían del problema y jamás le dijeron una palabra más sobre ese asunto tan delicado. Una noche don Mauricio, que había dejado de beber licor, le hizo un reclamo: “Vos ya no te llevas en esta casa, ¿por qué no pasas tu cama y tus cosas a la Iglesia? Sólo zampada ahí creyendo que te vas hacer santa, jajajajajajajaja. ¿Dónde está tu Dios? ¿Dónde?

La señora lo quedó mirando seriamente: “No seas blasfemo Mauricio, hasta el respeto a Dios has perdido por esa mujer, sos vos el que deberías de pasar tus cosas a la casa de esa mujer. ¡Qué barbaridad! Sos un blasfemo, nunca debe hablarse en contra de Dios”. El hombre enardecido le gritó amenazadoramente: “No te quiebro la cara porque de veras, pero ¿dónde está tu Dios para que te defienda? ¿Dónde?”.

Fue entonces que ocurrió algo que marcó la vida de aquel hombre para siempre. Detrás de doña Ondina vio que aparecía una luz y en medio de ella la figura de Jesús. Cayó de rodillas, doña Ondina no sabía por qué, el hombre lloró y lloró. Cuando logró levantarse dijo: “Quiero ir a la Iglesia Ondina, quiero pedir perdón”.

Al día siguiente, y sin que se supiera la razón, la amante de don Mauricio abandonó la ciudad. Una mañana durante la misa él contó desde el púlpito la experiencia divina en su propia casa. La Biblia dice que el principio de la sabiduría es el temor a Jehová.



• Cuentos y leyendas de Honduras

SORPRENDENTE?...aqui hay mas


• Cuentos y leyendas de Honduras

jorgemontenegro dijo:

La mujer que presintió su muerte

Hace varios años sostuve una conversación con el hijo de una señora a la que llamaremos Amparo, se trataba de un distinguido profesional que llegó a visitarme a mi oficina para contarme algo insólito de su querida madre.

Cuando yo había cumplido mis 20 años de edad, mientras cenábamos, mis cuatro hermanos y yo, mi mamá nos dijo en son de broma: “yo me voy a morir el 17 de diciembre de 1992.

A las tres en punto de la tarde”, como es lógico a ninguno nos hizo gracia lo que había dicho ella.
Mi hermana Patricia se levantó de la silla del comedor un poco disgustada y le reclamó: “mamá, no diga esas cosas ni en broma porque el único que sabe cuándo nos vamos a morir es Dios”.

Todos guardamos silencio y mi madre no hizo ningún comentario.
Transcurrió el tiempo, yo cumplo años el cuatro de junio y en mi casa siempre lo celebramos; mi esposa y mi madre se encargaron de elaborar un buen pastel y mis hermanas en hacer la cena, mis hermanos compraron refrescos y cervezas y algunas botellas de ron para los invitados.

Me cantaron el Feliz cumpleaños y todo fue alegría. Los invitados se fueron a sus casas, mis hermanos también y mi mamá se quedó esa noche en la casa ayudándole a mi esposa en los quehaceres domésticos, arreglamos una habitación y todo marchaba bien, al llegar la noche me despedí de ella y me fui a mi cuarto, mi esposa se quedó platicando con mi mamá hasta que el sueño las venció y se despidieron.

Mi esposa llegó preocupada a nuestra habitación, en silencio le pregunté qué le pasaba, si todo había salido bien: “No, no es eso -me dijo- es que tu mamá me dijo unas cosas que no me gustaron, no fue ningún regaño, se rió cuando me lo dijo, sin embargo, me ha dejado pensativa, muy pensativa”.

Le pregunté qué había dicho mi mamá, levantó la cabeza, me miró a los ojos y manifestó: “no sé si me lo contó en son de broma o lo dijo en serio, pero sus palabras las tengo en la mente, me dijo que ella se iba a morir el 17 de diciembre de 1992 a las tres de la tarde, es el próximo año”.

Traté de disimular para que mi esposa no se sintiera mal y le dije que mi mamá era muy bromista, que le gustaba poner preocupados a los demás, así logré calmarla y terminamos riéndonos los dos, no quise decirle nada a mis hermanos ni a mis dos hermanas para no angustiarlos, hacía algunos años que mamá había dicho lo mismo.

Por preocupación en cuanto a la salud de mi vieja la llevé al médico para que le hicieran los exámenes a un hospital privado, los resultados fueron excelentes, aparentemente ella estaba bien de salud, únicamente le dije que por su edad era necesario que se hiciera un chequeo de vez en cuando, ella lo aceptó y las cosas no pasaron a más.

Pasó el tiempo don Jorge y nos olvidamos del asunto.
Llegó 1992, ese mismo año nació mi hija que actualmente se parece mucho a mi madre, se convirtió en su nietecita predilecta, la niña nació el seis de enero.

Mi hermana Patricia, con quien vivía mi mamá, pasaba peleando con nosotros y nos decía que mi mamá no le paraba bola a nadie por estar metida en la casa consintiendo a la pequeña, claro que lo manifestaba con cierta malicia socarrona, en broma, jamás en serio.

Llegó el mes de diciembre y como le digo, nos habíamos olvidado de las palabras de mi vieja, bien recuerdo que el día 17 de diciembre yo me encontraba trabajando en mi oficina, cuando recibí una llamada de mi hermana Patricia, eran las tres de la tarde con cinco minutos.

“Venite a la casa inmediatamente, mi mamá se acaba de morir, le dio un infarto, hicimos todo lo posible para volverla en sí, pero fue inútil, mamá está muerta”, oí el llanto de mi hermana, hablé a mi casa, a mis otros hermanos y posteriormente nos encontramos en la casa de mi hermana, tal como lo dijera Patricia, mi madre había muerto a las tres en punto de la tarde.

Cuando sepultamos sus restos en el cementerio, mi esposa fue la primera en decir: “ella me anunció su muerte el día de tu cumpleaños, ¿te acordás que te conté?”.

Retrocedimos en el tiempo y nos vimos en la mesa del comedor mientras mi madre nos servía la cena, fue en aquella ocasión cuando nos anunció que iba a morir un 17 de diciembre a las tres de la tarde en el año de 1992.

Todos nos hacemos la misma pregunta: ¿Cómo pudo ella saber que moriría en esa fecha, en ese año y a las tres de la tarde? ése es un misterio que envolvió a mi familia, ¿quién le avisó?, ¿que soñaría? No encontramos explicación mi amigo. Le he contado el caso de mi madre para que sus lectores se den cuenta que existen cosas que no tienen explicación en este mundo en que vivimos.

El distinguido profesional me dio un abrazo y finalizó diciendo: le doy las gracias por haberme escuchado, han pasado doce años desde la muerte de mi madre y hasta ahora me desahogo contando lo sucedido, siento que me he quitado un peso de encima, muchas gracias.

Insólito...
Una honorable dama predijo el día, la hora y el año en que dejaría este mundo, lo anterior sucedió en Tegucigalpa.



• Cuentos y leyendas de Honduras

jorgemontenegro dijo:

No se burlen de los muertos

Tomados de la mano, Susana y su novio Roberto caminaban por la calle real de Comayagüela. Aquel amor había nacido desde la infancia, siempre habían estado juntos.

- Ahora más que nunca te necesito, Roberto.
- Lo sé Susana, sé lo que tu abuelo significaba para ti.
- Cumplió seis meses de haber fallecido y me parece que aún está con vida, si no fuera por ti me habría vuelto loca.
- No te preocupes, el tiempo es el que se encarga de darnos consuelo.
- Tienes razón, amor. ¿Me vas a acompañar mañana al cementerio? Quiero ir a su tumba a depositar unas flores, a él le encantaban las rosas.
- Claro que te acompañaré.

Era noviembre, sobre la capital caía una llovizna suave, hacía frío y la gente andaba bien abrigada. Los jóvenes llegaron al mercado San Isidro en busca de las rosas que llevarían a la tumba de don Pedro, que así se llamaba el abuelo de Susana. Aquel anciano venerable adoraba a su nieta, la orientó desde niña, le dio su amor, su apoyo, toda su ternura, le ayudaba a hacer las tareas de la escuela y luego en la secundaria se convirtió en un segundo maestro.

Una mañana, el abuelo se sintió mal, lo llevaron al hospital y antes de llegar murió de un ataque al corazón. La escena fue desgarradora, sus familiares estaban impactados, Susana quería morir igual que don Pedro.

Compraron las rosas, y del mercado se fueron hacia el cementerio general, iban en silencio, a ella se le rodaron las lágrimas al recordar al abuelo. Poco después se encontraban ante la tumba de don Pedro, allí depositaron las rosas, ella se sentó sobre el mausoleo y su novio comenzó a caminar entre las tumbas leyendo los nombres de las personas fallecidas. De repente lanzó una carcajada.

-Oye esto amor, este tipo se llamaba Canuto, je, je, je, que nombre más feo. Este otro se llamaba Estanislao, je, je, je; éste, Juvencio, je, je, je. Qué nombres más chistosos, a ver, a ver, aquí dice Bartola, esta otra se llamaba Prudencia, je, je, je, je. Vaya nombrecitos, a lo mejor se murieron odiando a los papás por haberlos bautizado con esos nombres tan horribles, je, je, je, y éste se llamaba Epifanio, a éste sí lo fregaron .

- Amorcito, no se burle de los muertos. Mi mamá dice que ni en broma uno debe burlarse de los difuntos. - Susana, el que se murió se murió y no escucha ni ve nada. ¿Usted cree en esas cosas?

- No, yo sólo le digo.br A las cinco de la tarde abandonaron el cementerio general, eran vecinos, vivían en la misma cuadra. Al despedirse de ella le dio un beso en la mejilla y le dijo: - Hasta mañana, amorcito.

Llegó la noche, Roberto se puso a estudiar, se sentía incómodo, cambiaba de posición a cada rato en el sillón donde se había acomodado. Le pareció escuchar unos pasos que se detuvieron frente a la puerta, se levantó del sillón, abrió la puerta y vio que afuera no había nadie, pensó que su imaginación le hacía una broma del mal gusto.

Siguió estudiando con aquella extraña sensación en su cuerpo, el frío calaba sus huesos, sin embargo, había algo más, ante aquella incomodidad repentina, decidió llamar por teléfono a su novia.

-Soy yo amor, disculpa que te llame a estas horas, pero no me puedo concentrar en mis estudios.br - Quizás algo que comiste te hizo daño mi amor. ¿Sabes que te quiero mucho? ¿Tus papás vienen mañana, verdad?

-Mmm, posiblemente sea la ausencia de mis padres lo que me tiene así. Bien, ahora me siento mejor, escuchar tu voz es otra cosa. Buenas noches y disculpa.br - Buenas noches Roberto.

Las cosas cambiaron momentáneamente, el joven fue a la cocina, se preparó un café para seguir estudiando, pues le ayudaría a mantenerse despierto, vio el reloj de pared, faltaban 10 minutos para las once de la noche.

En la cocina sonó el porrón y en pocos minutos Roberto preparó una taza de la aromática bebida, acomodó los libros y escogió el de la materia que tenía que estudiar. Afuera los grillos entonaban su monótono canto mientras una ola de frío descendía del cerro El Picacho.

Las manecillas del reloj siguieron caminando, todo estaba tranquilo y faltando cinco minutos para las doce de la noche Roberto tuvo la sensación de que alguien lo observaba a través de las paredes, miró hacia todos lados con miedo, sí, el miedo se estaba apoderando de él. Cerró los libros y como para protegerse se fue a la cama, se arropó de pies a cabeza temblando, el terror comenzaba a penetrar su mente, sabía que muchos ojos lo miraban desde la pared.

A las doce en punto, cuando se dice que vagan los espíritus de los muertos, unas risas burlonas llenaron el dormitorio, Roberto temblaba, la cama temblaba, las risas se hicieron más fuertes, eran hombres y mujeres quienes se reían y una voz de ultratumba dijo:

-Roberto, Roberto, fuiste al cementerio a reírte de nosotros, ahora nosotros venimos a reírnos de ti. El muchacho no pudo más, se levantó de la cama, salió corriendo de la casa hasta llegar donde su novia, tocó la puerta desesperadamente, grito pidiendo ayuda y cuando le abrieron la puerta, cayó desmayado. Al siguiente día se había recuperado, aún temblaba y mirando a su novia exclamó:
-Tenías razón Susana, no hay que burlarse de los muertos.



• Cuentos y leyendas de Honduras

jorgemontenegro dijo:

El Angel

Postrada en una cama se encontraba Evangelina Sotero, una muchacha campesina que vivía en el Valle de Jamastrán en el departamento de El Paraíso, accidentalmente se había caído de un caballo fracturándose la columna vertebral, fue atendida por sus padres y sus hermanos, apenas contaba con 15 años de edad, era la menor de sus hermanos, había algo en ella que era la admiración de la familia y de los vecinos, siempre tenía una sonrisa, jamás se quejaba, nunca renegaba ni le reclamaba a Dios lo que le había sucedido como lo han hecho otras personas, ¡por qué Dios, ¿por qué a mi?

Su padre don Guillermo Sotero era un conocido comerciante de la zona, próspero económicamente con un gran don de gente, su amabilidad y buena educación eran un ejemplo para todos. Había llevado a su hija a varias clínicas donde le dijeron la triste verdad, Evangelina no volvería a caminar jamás. Aquella mañana regresó a su casa lleno de entusiasmo, al fin había llegado la silla de ruedas para su pequeña hija, todos se entusiasmaron y se pelearon por ser los primeros en llevar a pasear a su hermana en aquella bonita silla, agradecida se abrazó a su papá y le llenó de besos el rostro.

Poco a poco aprendió a dominar la silla paseando por el solar o visitando a los vecinos más cercanos, un muchacho llamado Antonio Soto la admiraba, platicaba con ella y cada vez se convencía que nunca había conocido a una muchacha con tantos deseos de vivir y de ser feliz a pesar de su invalidez. Toño conversaba con ella frente a la puerta de su casa, de pronto recordó algo y le dijo, yo te tengo algo Evangelina… algo que sé que te va a gustar mucho, entró en la casa y poco después salió con un libro entre sus manos es para vos, es la Biblia, te la compré en la ciudad.

La joven se emocionó tanto que las lágrimas salieron de sus ojos. ¡Gracias Toño!... es el mejor regalo que me han hecho en mi vida, en mi casa no hay una Biblia. A partir de aquel momento Evangelina comenzó a leer la Biblia llamándole la atención la aparición de los ángeles del cielo en varios capítulos, incluyendo el Apocalipsis. Cada día se maravillaba de la existencia de los mensajeros de Dios.

Mientras almorzaban ella preguntó a su familia, ¿ustedes creen en los ángeles? Sus hermanos se rieron, su mamá dijo que eran cuentos de adas y don Guillermo encogiéndose de hombres manifestó. Yo sí creo que existen, ¿porqué lo preguntas hija? porque la Biblia habla de los prodigios que hicieron en el pasado, me pregunto si todavía tienen permiso de Dios para manifestarse. Cuando ella habló todos se quedaron viendo muy serios.

Después del almuerzo ella impulsó con sus brazos la silla de ruedas y regresó a su cuarto, cerró sus ojos y colocando las manos sobre la Biblia exclamó. ¡oh Dios, quisiera ver uno de tus ángeles!

El cielo estaba encapotado, negros nubarrones comenzaron a aparecer en el cielo, era el tres de mayo día de la Cruz, según el calendario católico, era la fecha esperada por todos los campesinos de Honduras, la llegada del invierno. Desde la ventana de su casa la inválida contemplaba el cielo y las lejanas montañas. Ya va a llover mamá, -si hija y parece que la lluvia viene con un viento fuerte, oí cómo silva entre las ramas de los árboles.

El cielo se puso más oscuro y a lo lejos se escucharon los primeros truenos, la tormenta había comenzado en las montañas y se dirigía sobre el valle. ¿Serán los ángeles los que provocan las tormentas? -se preguntó Evangelina-, ellos tienen poderes que Dios les ha dado y a lo mejor ellos manejan el viento y las tormentas, cómo me gustaría ver un ángel. En pocos minutos apareció la tormenta sobre el valle, fue entonces que a la joven le pareció ver una lucecita que brillaba intensamente en las lejanas montañas, apenas se miraban por la insesante lluvia. Ese debe ser mi ángel pensó, es el ángel de la tormenta. La lluvia cesó a las ocho de la noche. La gente daba gracias a Dios porque el Día de la Cruz nunca dejaba de llover. Evangelina acostada en su cama pensaba en la pequeña luz brillante que vio a lo lejos, ¡si tan sólo pudiera ver un ángel! Inesperadamente la habitación se llenó de luz y en medio de tonos azules y blancos apareció una figura delgada con vestiduras blancas, se acercó a la joven que estaba asombrada, extendió su mano y le tocó el rostro y con una voz dulce le dijo. Caminarás a los 17, mientras tanto ora todos los días y da gracias al Señor.

Evangelina Sotero es una mujer de 82 años, hoy vive en Choluteca con sus hijos. “Quizás parezca un cuento de adas o invento;a los 18 años volví a caminar. Leyendo diario La Prensa me atreví a escribirle esta carta, todo lo que en ella digo me sucedió por mi fe en los ángeles, como testigos están mis dos hermanos que también peinan canas como yo. Si mi amigo Antonio no me hubiera regalado aquella Biblia que aún conservo, jamás hubiera conocido de Jesucristo, de la palabra de Dios y de los ángeles. Mis hijos insistieron en que le escribiera y le contara mi historia, sé que muchos van a decir que estoy loca, que son mentiras; aún guardo la deteriorada silla de ruedas como recuerdo de aquellos años en que estuve sin poder caminar. Dios restauró mi columna, sus mensajeros me dieron la oportunidad de una nueva vida.

Que sepan todos que la oración tiene poderes extraordinarios, que los milagros existen, nadie puede negar que cuando ha estado en apuros Dios les ha enviado un ángel para socorrerlos, eso viene sucediendo desde que el mundo es mundo. Ojalá publiquen esa historia que es real, un saludo a sus lectores y dígales que tengan fe, que la fe es la que obra los milagros”. Cerré la carta y me quedé pensando que lo dicho por doña Evangelina es muy cierto, en momentos de angustia sé que los ángeles también me han acompañado.



• Cuentos y leyendas de Honduras

jorgemontenegro dijo:

¿Que sucedió en la carretera?


Las playas de la Coca Cola estaban llenas de veraneantes. Un grupo de estudiantes del instituto José Trinidad Reyes de San Pedro Sula había llegado a Puerto Cortes para disfrutar de sus vacaciones, se trataba de seis buenos amigos y compañeros de estudios que habían ahorrado para poder divertirse en aquella ocasión.

Se entretuvieron durante la tarde del primer día que llegaron metidos en las aguas del mar, jugando con una pelota y piropeando a las jovencitas que exhibían atrevidos trajes de baño.

Fueron tres días de plenas vacaciones, tres días en que los muchachos supieron divertirse sanamente sin ingerir bebidas alcohólicas y sin tabaco. Virgilio era el mayor de todos, tenía 22 años de edad, era quien conducía el vehículo en el que se transportaban y fue el que al llegar la tarde los reunió a todos para que tomaran sus cosas y las depositaran en el auto con el propósito de no olvidar nada. “Vamos a salir a las seis de la tarde -dijo Virgilio, aprovecharemos que el clima se pone fresco”. Sus compañeros estuvieron de acuerdo y a las seis en punto salieron de Puerto Cortés rumbo a la Ciudad del Adelantado.

Habían recorrido unos 15 kilómetros cuando se desinfló una de las llantas delanteras; estacionaron el auto a un lado de la carretera y colocaron el gato, se disponían a poner la llanta de repuesto cuando vieron que se acercaba un anciano. El hombre llegó cuando acababan de cambiar la llanta: “Hola muchachos -dijo- ¿Tuvieron mala suerte con la llanta, verdad?”.
Todos asintieron con la cabeza, el viejo siguió hablando: “¿No han escuchado ustedes que en esta carretera ocurren cosas extrañas? Vale más que los encontré para avisarles, para que vayan con cuidado.

Ah, otro consejo muchachos, no se vayan a parar en la carretera pase lo que pase. Que tengan un buen viaje”. Emprendieron de nuevo la marcha comentando lo del anciano. “Ese viejo está loco muchachos, la edad hace que muchas personas hablen brutadas”. Todos se rieron de lo que dijo Saúl, el menor de ellos, luego Virgilio remató: “Ese don no sólo está loco, sino que a lo mejor se escapó del manicomio.

Estamos aburridos de viajar por esta carretera y lo único que hemos visto en raras ocasiones han sido accidentes automovilísticos que no han sido de gravedad. De todos modos, pobre viejo, además, no hablemos mal de él porque todos vamos para viejos”.

La tarde comenzó a declinar, las primeras sombras se dibujaban en los cerros y las colinas que bordeaban la carretera, un aire agradable soplaba en ese momento, para disfrute de los estudiantes.

Se aproximaban a una aldea cuando de repente un hombre atravesó la vía, siendo atropellado por el vehículo; las llantas quedaron “pintadas” en el pavimento debido al tremendo frenazo.

Los muchachos bajaron inmediatamente para auxiliar al hombre atropellado, pero no estaba frente al auto y pensaron lo peor: “Debe estar debajo del carro completamente aplastado”.

Dos de los estudiantes se tendieron en el suelo para reanudar la marcha, Virgilio encendió la máquina visiblemente nervioso: “Yo lo vi cuando lo levanté en el aire, no es posible que haya desaparecido así nomás, esto es muy extraño”.

De nuevo comentaron las palabras del viejo: “Él dijo que pasara lo que pasara, no detuviéramos la marcha y fue lo primero que hicimos”. La noche los sorprendió en el camino, iban en silencio recordando el incidente, muy nerviosos y con los ojos clavados en la carretera.

Roberto, otro de los muchachos, sugirió: “¿Por qué no cantamos? Alegrémonos durante lo que nos falta del camino de regreso a San Pedro. ¿Cuál nos echamos? Inmediatamente improvisaron un coro desafinado para darse valor: “Estas son las mañanitas que cantaba el rey David...”.

Iban muy alegres cantando corridos mexicanos, olvidando completamente al viejo y al hombre que atropellaron, platicaron de las novias, de las compañeras que les gustaban, de armar un nuevo paseo, de ir al puerto de Tela o a las lindas playas de Trujillo y muchos planes más para un futuro cercano.

Saúl dijo: “Bueno, si queremos hacer lo que venimos platicando desde mañana hay que comenzar a ahorrar y ‘chambiar’ para poder tener el pisto que necesitamos”. Sus compañeros lo aplaudieron con entusiasmo.

Faltaban pocos kilómetros para llegar a San Pedro Sula, cuando por los focos del auto vieron que en medio de la carretera venía caminando un hombre hacia ellos. “Agárrense -gritó Virgilio-, ese hombre viene borracho”. De inmediato frenó bruscamente y todos vieron con claridad que atropellaban al viejo que habían visto al salir de Puerto Cortés. Gritaron aterrados.

El golpe fue tremendo, el anciano fue suspendido y lanzado a varios metros de distancia frente al automóvil. Con las luces encendidas del vehículo corrieron hacia el anciano atropellado y no lo encontraron, había desaparecido misteriosamente. Cuando se dieron cuenta de que era imposible que ese hombre les hubiera aparecido antes de llegar a la ciudad, subieron apresurados y Virgilio no paró hasta llegar a San Pedro.

Cuentan que todos enfermaron de gravedad y que Saúl murió de pánico. Cuando contaron lo sucedido en sus hogares comprobaron que habían sido señalados por un maligno que había sorprendido a otras personas en la carretera entre San Pedro Sula y Puerto Cortés.
“No vayan a parar en la carretera, pase lo que pase.


• Cuentos y leyendas de Honduras



• Cuentos y leyendas de Honduras

estos son los cuentos 100% hondureños!! oRGULLO CATRACHO PUEEE! si quieren mas cuentos y leyendas pidanmelos puee si quieren conocer mas de Jorge montenegro miren aqui

• Cuentos y leyendas de Honduras
  • 1
  • 18Calificación
  • 4Seguidores
  • 18.105Visitas
  • 2Favoritos

126 comentarios

@kelvinedu Hace más de 3 años
+ 1 despues leo
@DarKKnight64 Hace más de 3 años
Excelente el tema !

+1

Saludos !
@MTulioX Hace más de 3 años
Tengo demasiado sueño como para leerlos ahorita man pero si hubiera stado pijudo que pusieras unos clásicos como "El Cura sin Cabeza", "La Sucia", El Cadejo" etc. porque tal vez en México y otros países hay leyendas similares y eso daría para buenos comentarios.

El tema en general impecable, lo de arriba solo es una sugerencia
@bjosue93 Hace más de 3 años
+1
@paranoid_machine Hace más de 3 años
buen tema amigo!
@yosoyNecko714 Hace más de 3 años
como anda mi amigo fletes, muy bueno tu aporte +1
@sassalamel Hace más de 3 años
exelente
@paranoid_machine Hace más de 3 años

fletes12 dijo:

paranoid_machine dijo:buen tema amigo!


elmer y el tema va aqui o en MET?? no se adonde va man



en los dos, pero a vos creo que te tocaba mañana..
@paranoid_machine Hace más de 3 años
si confirmado...

• Cuentos y leyendas de Honduras

a vos te toca mañana...
@roger20632 Hace más de 3 años
Pone las pesadillas del tio fetillo Pd +1
@paranoid_machine Hace más de 3 años

fletes12 dijo:

paranoid_machine dijo:si confirmado... • Cuentos y leyendas de Honduras a vos te toca mañana...


yo juraba que era hoy



NNNOP AMI ME TOCABA HOY...

http://www.taringa.net/comunidades/honducomunidad/3364528/%E2%80%A2-La-M%C3%BAsica-en-Honduras.html

@EDUARDHITO_ Hace más de 3 años
muy bueno +1
EXCELENTE TEMA

iRE AL Met
@MTulioX Hace más de 3 años

fletes12 dijo:

MTulioX dijo:Tengo demasiado sueño como para leerlos ahorita man pero si hubiera stado pijudo que pusieras unos clásicos como "El Cura sin Cabeza", "La Sucia", El Cadejo" etc. porque tal vez en México y otros países hay leyendas similares y eso daría para buenos comentarios. El tema en general impecable, lo de arriba solo es una sugerencia


bueno queres que ponga de esos? PONGO DE ESOS.. esperate busco pero los lees


Ya los leí todos
@elgabo69 Hace más de 3 años
fuerte compa muy fuerte +1
@000_Cisco_000 Hace más de 3 años
• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras
• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras
• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras
• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras



• Cuentos y leyendas de Honduras
@Lestalth Hace más de 3 años
]Muy bueno fletes +1
@pato_lucas777 Hace más de 3 años
ehhhh fletes no lo has posteado en met?
@000_Cisco_000 Hace más de 3 años
• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras
• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras......................
@pato_lucas777 Hace más de 3 años

fletes12 dijo:


man donde haces esas imagenes siempre las veo pero no see donde las haces


las hace en: http://www.textoconbrillo.net/
@kelvinedu Hace más de 3 años
fletes12

gracias por pasar vampiro locoo y el tema de la boda ya quiero ver las fotooos



yo tambien quiero ver las fotos
@pato_lucas777 Hace más de 3 años

fletes12 dijo:

pato_lucas777 dijo:ehhhh fletes no lo has posteado en met?


lo tenia que postear ayer o lo pongo hoy??


Ahorita ya deberia de estar en MET
@kelvinedu Hace más de 3 años
MET ???????????????????
explicacion pliss
@000_Cisco_000 Hace más de 3 años
• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras
• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras
• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras
• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras
• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras
@kelvinedu Hace más de 3 años
• Cuentos y leyendas de Honduras ????????

soy nuevo jeje
@kelvinedu Hace más de 3 años
Mobile Equipment Transporter

jejeje
@kelvinedu Hace más de 3 años
• Cuentos y leyendas de Honduras


a ver si sale la imagen
@kelvinedu Hace más de 3 años
no me salen las imagenes como a Cisco wa llorar

<img style="visibility:hidden;width:0px;height:0px;" border=0 width=0 height=0 src="http://c.gigcount.com/wildfire/IMP/CXNID=2000002.0NXC/bT*xJmx*PTEzMTIwNDk*Njg2MzkmcHQ9MTMxMjA1MDI5MTYzMyZwPTI4MDMxJmQ9Jmc9MSZvPWU*YmEwMzcyYThhMzQ3NzY5MGNm/M2IyMDk*ZmQ3YmNj.gif" /><a style="border:0" href="http://www.textoconbrillo.net/" target="_blank" title="Texto con brillo"><img border='0' alt='e' src='http://www.textoconbrillo.net/texto/brillo3/e.gif'><img border='0' alt='n' src='http://www.textoconbrillo.net/texto/brillo3/n.gif'><img border='0' alt='t' src='http://www.textoconbrillo.net/texto/brillo3/t.gif'><img border='0' alt='o' src='http://www.textoconbrillo.net/texto/brillo3/o.gif'><img border='0' alt='n' src='http://www.textoconbrillo.net/texto/brillo3/n.gif'><img border='0' alt='c' src='http://www.textoconbrillo.net/texto/brillo3/c.gif'><img border='0' alt='e' src='http://www.textoconbrillo.net/texto/brillo3/e.gif'><img border='0' alt='s' src='http://www.textoconbrillo.net/texto/brillo3/s.gif'></a>


q es Met
@kelvinedu Hace más de 3 años

te vas a ganar algo



tu libro autografiado
@000_Cisco_000 Hace más de 3 años
estas letras las hago con un pequeno programa .....tipo flash....es mas facil que usar cualquier web
mira aqui te voy a dejar el post donde esta ese programa.....http://www.taringa.net/posts/taringa/8856557/Tecnicas-y-Herramientas-para-tu-Post.html
ahora una cosa.....para guardar ese programita ....tienes que usar el mozilla firefox....
clickeas en cualquier parte del post con el boton derecho.....y luego vas donde dice ver informacion
de pagina...clickeas arriba donde dice media....y alli abajo vas a encontrar el archivo .....
acuerdate que es tipo flash (SWF) ......ok cuando cuando lo encuentres lo guardas........
una ves que lo tengas lo cliqueas boton derecho....propiedades..... abrir con firefox...
y ya esta listo....cuando le hagas doble click se va abrir en la pagina con mozilla
en la parte de arriba escibes lo que tu quieras ...en la isquierda esta el tipo de letra
que tu quieres usar.....una vez que has escrito lo que tu quieras...clickeas donde dice actualisar
y en la parte de abajo va a salir lo que escribistes pero como en tipo de codigo........
copeas ese codigo y lo pegas donde tu quieras en comentarios o en tu post........si tienes
problemas me mandas un privado para ayudarte.......ok saludos......................

• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras• Cuentos y leyendas de Honduras
@000_Cisco_000 Hace más de 3 años
mi equipo de basenoll aqui en new york se llama METS y casi siempre pierde.......
pero met no se que es.........................
Tienes que ser miembro para responder en este tema