epelpad

Crisantemo

Comunidad Amantes del Japón




Crisantemo

✿✿✿✿✿✿✿✿Crisantemo✿✿✿✿✿✿✿✿

Crisantemo



✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿
El Trono del Crisantemo (菊花紋章; kikukamonshō, o kikkamonshō) es el término común que se le da al trono Imperial del Japón.
El crisantemo (菊 kiku en Japonés) es el escudo de armas del Emperador del Japón; por lo tanto kikukamonshō literalmente significa el El Sello del Crisantemo.
✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿


Crisantemo


✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿
Según las leyendas, el Trono del Crisantemo es la monarquía en vigor más antigua del mundo.
Está formado por una representación de la flor del crisantemo de oro (color amarillo o dorado).
✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿


Crisantemo


✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿

Es por ello que a Japón se le conoce como el Imperio del Crisantemo.

✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿
Crisantemo

CrisantemoCrisantemo


✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿
Hasta el año 2005 no se especificó en una ley que se emplease como símbolo nacional, pero el crisantemo ya era utilizado como tal.
Los miembros de la familia imperial lo usan como emblema personal con algunas modificaciones.
✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿✿

Crisantemo


Crisantemo

Crisantemo
Usos del crisantemo

El crisantemo existía ya hace más de 2 mil años en China, desde donde fue llevada a Japón para ser venerado como una flor santa, y aún hoy simboliza por esta creencia, una vida larga y eterna.


Dado su origen asiático, el crisantemo es utilizado hasta en la industria culinaria pues es posible beberlo en lo que se conoce como té de crisantemo, en el cual se hierven las flores blancas y amarillas.
Crisantemo

Así mismo, tiene usos medicinales, por lo que es utilizado como remedio contra la gripe. Además, los crisantemos pueden ser cultivados como planta sembrada que podemos colocar en nuestro jardín, pero también se pueden plantar en macetas, gracias a su gran bellezas.


Crisantemo



Crisantemo


La leyenda japonesa del crisantemo


Un cielo rosa- azulado, chorreando vapores de agua,
cubría el pequeño pueblito situado en un maravilloso valle, en el centro de Asia,
donde habitaba la familia de los Sung.
El padre, de tez cobre canela; la madre, morena, con hermoso moño negro anudado a su nuca,
de menudos pechos ahumados, que gemían baladas redondas; y el hijo, de un año,
componían la feliz familia que las hojas de los cerezos y la nieve de las montañas cercanas soñaron contemplar.
Los días de fiesta, se ponían su traje más hermoso y salían al campo a pasear y admirar su belleza.
Uno de esos días la familia no salió. El pequeño Shu, estaba enfermo.
-Se habrá resfriado esta mañana – dijo el padre.
-Sí; dentro de unos días estará bien- sentenció la madre.
Pasaron los días y el pequeño no mejoraba. La madre, preocupada, viendo la palidez de la carita del niño, dijo:
-Escucha, esposo: he pensado que debemos llevar a nuestro hijo al sabio que vive en las afueras del pueblo.
Él conoce las hierbas que sanan y nos dará alguna para nuestro hijo.
-Dices bien, esposa. Mañana mismo le llevaremos.
Al día siguiente, apenas el alba se abría paso entre la noche, cuando los gallos cavaban buscando la aurora,
la pareja salió en busca del hombre sabio que recolectaba hierbas que curaban a los hombres.
Una vez delante del anciano, mirando éste al niño, escucharon las palabras negras:
- Lo siento; pero no tengo las hierbas que puedan curar a vuestro hijo.
-¡Por favor, te lo rogamos! ¡Dinos qué podemos hacer para que nuestro hijo viva!
- suplicó la madre.
Crisantemo

El sabio la miró y su pena le conmovió.
-Mira, mujer; vas a ir a lo más profundo del bosque y, en el lugar donde se encuentra el árbol más alto,
ahí hallaras una flor. ¡Tráela! Tantos pétalos como tenga; tantos días vivirá tu hijo. Sólo puedo decirte eso.
-¿Una flor?
-Sí.
La madre, con el rostro de amapola, salió en busca de la desconocida flor.
Con la soledad a cuestas y la sombra sobre sus ojos llegó al lugar del bosque
donde se erguía el árbol más alto que jamás viera. Su copa se desvanecía entre hilachos de algodón.
Buscó alrededor de él, y sus ojos captaron una flor, cuya forma, color y perfume, eran la esencia de la belleza.
Cortó una y, horrorizada, vio que tan sólo la formaban cuatro pétalos.
-“¡Oh, no; mi hijo sólo vivirá cuatro días! ¡No; no lo puedo consentir!”
Y, arrodillándose, depositó la flor en el verde manto y, muy despacio, con sumo cuidado, fue rasgando cada pétalo en perfumados hilos de color.
-“Mi hijo vivirá mucho más, ahora”
Regresó corriendo llena de esperanza a la casa del sabio. Le mostró la flor.
El anciano comenzó a contar los finos pétalos pero una alada brisa los amontonó
y perdió el número de los contados.
-Tengo que empezar de nuevo- dijo para sí.


Fue separando, de nuevo, con exquisito cuidado los pedacitos de flor y, de pronto,
una inesperada lluvia impidió que siguiera contado.
-Creo que es imposible contar los innumerables pétalos de esta flor.
Esto indica que tu hijo vivirá incontables días.
Podeis marchar tranquilos; el niño llegará a contar largos años en su vida.
Así fue, el niño sanó, y vivió largos años.
Los padres, agradecidos y felices, quisieron ir de nuevo, en el otoño, hasta el lugar donde crecía la flor.
La sombra del majestuoso Sándalo protegía a las especies vegetales que anidaban a sus pies de la dureza del sol.
La pareja vio, con admiración, que las flores que allí se mostraban, tenían incontables pétalos;
tantos, como los que la madre había dividido a los de la primera flor.
Decidieron darle un nombre en honor a su virtud de dar larga vida a los hombres, y le llamaron
Crisantemo.

Crisantemo

Hokusai Katsushika – “Crisantemo y abeja”

Crisantemo


El crisantemo blanco y el crisantemo amarillo
Crisantemo

Hace muchos, muchísimos años, crecían en un prado, uno al lado de otro, dos crisantemos: uno era blanco y el otro amarillo. Ambos se querían bien y habían jurado no separarse jamás por razón alguna.
Un día un viejo jardinero reparó en ellos y quedose admirado ante la flor amarilla.


Crisantemo


-Jamás he visto flor tan hermosa como tú- le dijo- y si tú quieres te llevaré a mi jardín, donde te cuidaré con amor y haré que te vuelvas más hermosa aún.
Al oír tales palabras , el crisantemo se llenó de orgullo y, olvidando el afecto que había jurado al hermano blanco, se avino a seguir al anciano.
Cuando el crisantemo amarillo y el jardinero se hubieran marchado, el pobre crisantemo blanco, al verse solo, echose a llorar.
-Ha bastado un cumplido para borrarme del corazón de mi ingrato hermano-murmuraba, mientras un copioso llanto resbalaba por sus cándidos pétalos. Bien se ve que soy feo y repelente , ya que el jardinero que admiraba a mi hermano no se ha dignado ni siquiera a mirarme. A estos pensamientos los sollozos redoblaban y las lágrimas regaban la tierra, formando un extenso charco.


Crisantemo


Transcurrían los días y el crisantemo amarillo se hacía cada vez más bello en el jardín del hombre; nadie hubiese reconocido en aquella flor refinada y aristocrática a una sencilla florcita campestre. Su tallo era ahora más alto y robusto, sus aterciopelados pétalos habían cobrado una morbidez y una suavidad que le daban un aspecto irreal. Y el crisantemo, consciente de su belleza, erguíase arrogante y engreído, mirando con desprecio a sus semejantes y creyéndose la joya de la creación. Cuando recordaba su vida en el prado y a su mísero compañero de juventud, no podía dejar de sentir un escalofrío de horror y a la vez disgusto.
Un día visitó el jardín un noble señor que pertenecía a la corte.

Crisantemo

-Debo regalar un crisantemo al emperador- dijo al jardinero; ¿tenéis alguno lo bastante hermoso para ser digno de él?
Con gran satisfacción el jardinero le mostró el crisantemo amarillo del que tan orgulloso estaba; pero el noble caballero frunció el ceño y dijo, con cierto desdén:
-No, no me gusta; lo preferiría blanco.

Crisantemo


Un murmullo de asombro recorrió las flores del jardín al oír aquellas palabras; el crisantemo humillado y confuso, inclinó la cabeza con un suspiro.
Crisantemo
El noble visitó a todos los jardineros de la ciudad, pero no lograba hallar la flor que deseaba. Las vio de todas las especies y de todos los colores, pero ninguna, en su opinión, era digna del emperador.
Sucedió que un día, hallándose en el campo, descubrió en el prado al crisantemo blanco, el cual, a fuerza de llorar, había lavado tan bien sus pétalos con lágrimas, que su blancura era deslumbrante. El noble se detuvo ante la flor y, contemplándola admirado, exclamó:
-¡He aquí la flor que me conviene!-


Crisantemo

La tomo y la mando al emperador. Este se entusiasmo con el obsequio; regaló a su vez, al donador un feudo como premio; luego transplantó el crisantemo en su jardín. Quiso cuidarle él mismo, y se pasaba la mayor parte del día ante la flor en muda admiración. Todos los cortesanos tenían palabras de elogio para el crisantemo amado de su señor; todas las damas alababan su perfume; los poetas le cantaban, los pintores la retrataban. Y la pobre florecilla del campo se encontró de improviso en el centro de la admiración de todo el imperio.
¿Y la flor amarilla? Desde El día en que el noble habíala despreciado, había enfermado gravemente; sus pétalos perdieron el color, se desdoblaron, y una mañana, el viejo jardinero la halló marchita en el suelo.
Crisantemo

Crisantemo


FIESTA DEL CRISANTEMO

"Festival de la Felicidad" en el mes de Noviembre, en homenaje a ésta flor.

Crisantemo
Un evento rural, muy de pueblo, con la flor nacional de Japón como protagonista. Jamás pensé que había semejante variedad de crisantemos, una verdadera fiesta para los ojos.

Crisantemo

Crisantemo

Crisantemo

Crisantemo


Crisantemo

Crisantemo
Crisantemo
Crisantemo


Crisantemo
CrisantemoCrisantemoCrisantemoCrisantemoCrisantemoCrisantemoCrisantemo








Crisantemo

Crisantemo

18 comentarios - Crisantemo

Alchemist_
Buenísimo Cin. Que paso con el post? Trate entrar y me dice que fue eliminado. Xb
Alchemist_
CINSOL100 dijo:jajajjaja es que lo mande post sin querer
y era tema besos alche

Alchemist_ dijo:Buenísimo Cin. Que paso con el post? Trate entrar y me dice que fue eliminado. Xb


Jajaja. Todo bien. = te iba a dejar puntos. Está genial.
tatagus
Muy lindo tema! Me gusto la leyenda
y también muy lindo el Festival de la Felicidad! Que colorido y que variedad!
METAL_FOR_EVER
muy bueno +1

yo conosco otra leyenda del crisantemo: queres que te la cuente?
METAL_FOR_EVER
CINSOL100 dijo:DALE BUENISIMO
METAL_FOR_EVER dijo:muy bueno +1

yo conosco otra leyenda del crisantemo: queres que te la cuente?

La leyenda esta la leí en un suplemento que venia con la revista Viva hace muchos años y decía así...

Hace muchos años una princesa que era muy conocida en el Imperio del Sol Naciente por su delicada belleza se enamoro perdidamente de un joven hombre.
A pesar de que el era de buena familia, trabajador, buen guerrero e instruido, carecía de sangre noble por lo que su amor con la princesa estaba prohibido.
Ante esta circunstancia los dos amantes se encontraban a escondidas en los jardines del palacio. Eran felices, pero un día, un guardia los delato y le informo sobre el romance al Emperador.
El padre de la princesa se enfurecio y, sin decir nada a su hija, mando a encerrar al joven.
Cuando la princesa se entero, corrio desesperada a ver a su padre y le consulto cual seria el destino del joven. El Emperador le dijo que estaba condenado a muerte. La princesa lloro y rogo piedad a su padre hacia el amor de su vida. Pero el Emperador la ignoro.
La princesa se encerro en su habitacion durante tres dias, llorando descorazonada. La noche del tercer dia se le ocurrio una idea. Al alba se presento a su padre y le informo que si no liberaba a su amado ella se quitaria la vida.
El Emperador, asustado por la firmeza que denotaba su hija en aquella decision, le dijo que no perdonaria la vida del joven, pero si le permitiria casarse con ella y lo dejaria vivir por un periodo limitado de tiempo.
La princesa le pregunto a su padre cuanto tiempo duraria ese pedriodo. La respuesta fue que la princesa debia ir al jardin del palacio y elegir alli una flor, cortarla y llevarsela al Emperador. El joven viviria tantos años como petalos tuviera la flor.
A continuacion, el Emperador entrego a su hija una tijera y le ordeno que fuera al jardin.
La princesa recorrio los jardines del palacio. En un rincon alejado de la vista, el lugar donde ella se habia encontrado tantas veces con su amado, crecia un rosal con una sola flor blanca y exuberante. Tenia muchos petalos, mas de los que la princesa jamas hubiera visto en su vida, pero no parecian ser el equivalente a toda una vida junto al joven.
Entonces, la princesa corto la flor. Luego, con suma delicadeza, tomo la tijera y separo con ella los petalos en finos gajos. Cuando termino, la rosa ya no parecia tal y tenia tantos petalos que parecian infinitos.
La princesa, corrio alegre hacia su padre, llevando la flor con delicadeza entre sus manos.
Cuando el Emperador recivio la flor de manos de su hija, intento contar os innumerables petalos, pero estos se desprendian ante el mas minimo roce o se desacian entre sus dedos al sujetarlos.
Finalmente, el Emperador se rindio ante la imposibilidad de contar los petalos de tan maravillosa flor, y le otorgo la libertad al joven prisionero y su bendicion para casarse con su hija.
La princesa hizo sembrar las semillas de aquella flor por todo el jardin y, cuando las plantas crecieron y se abrieron los pimpollos, se llevo la sorpresa de que ya no eran rosas sino unas voluminosas flores blancas formadas por miles de petalos finisimos como los formados por los cortes de la tijera.
Con ellas hizo el ramo que llevo ante el altar, y tambien mando a bordar en su traje de novia a la maravillosa flor, simbolo del amor eterno.
Puar_s2
Muy buen post cin...
Bien ahi metal aportando una variante de la leyenda
A mi me gusta mas el sello que la flor
Crisantemo
IwannaDieWithYou
Me encanto el festival!! Ojala pueda disfrutaarlo algun dia U_U
ana_caro
Que loco no? cuando pensamos en las flores de japón, lo único que se nos viene a la mente son las sakuras, no le solemos dar mucha pelota a las demas flores, que tambien tienen su historia y su belleza,
que bueno el tema, me encanto
Hydee
Sabes que la vi un montón de veces a eso y nunca supe que joraca era, buen dato!

Crisantemo
METAL_FOR_EVER
mi abuela me conto que antes de que vinieran los japoneses a la argentina aca no habia crisantemosy que ellos iniciaron la agricultura del pais tal como la conocemos hoy
aldana89
Hermoso tema Cin!! Se me había pasado, pero aquí ando ^_^

Gracias y obvio, +1!
Tienes que ser miembro para responder en este tema