"Vivir escribiendo, sentir leyendo". En este lugar puedes expresarte con libertad, a través de la palabra escrita; compartir tus poemas, cuentos, fábulas, letras de canciones, reflexiones, etc., siempre y cuando no discrimines ni ofendas.

Ver más
  • 3,137 Miembros
  • 10,097 Temas
  • 1,207 Seguidores
  • 0

Poema de un hombre abandonado.

Y despertó aquel hombre triste y solitario,
Triste y solo pues así lo había deseado;
Sí, despertó él, débil hombre triste y llorando,
Puesto que el día de su muerte estaba llegando.

Y al despertar el hombre se dijo recordando:
¿Qué me ha pasado?, ¿Acaso en algo he fallado?,
Sentose el hombre debajo de un árbol calmo,
Y se recordó gritando: “¡Oh mi dios, he fallado!”
Y rompió en llanto; culpable el era, lo tenía claro.

Retirose el hombre del árbol avergonzado,
No era digno de tocarlo, se había enterado;
Vio su vida toda y vio que era un fracaso.
Puesto que quizás las riquezas él había logrado,
Mas de su dios, el consciente se había olvidado.

“La muerte merezco”, gritó el hombre suplicando.
Pero el momento de partir no había llegado;
“¡Mas lo deseo!” se dijo a si solo reclamando.
“No merezco vivir, mi vida yo ya he derramado”.

Miro el hombre entonces su pasado olvidado,
A su amada, a su familia, había dejado.
Triste y solo despertó aquel hombre llorando.

Durmió otra vez el hombre, mas su sueño fue malo.
Recordó el hombre para si entre su descanso
Aquella noche en la que todo había botado,
Aquella noche en la que había quedado abandonado.
Cuando por el dinero a su amada perdió,
Cuando la ambición a aquel hombre tonto cegó.
Viose a sí mismo el hombre triste y tímido,
Puesto que su felicidad él había perdido.

Y exclamó “Morir merezco, estoy perdido”
Mas una voz le preguntó: “¿Estás arrepentido?”
Con dolor respondió: “No sé, estoy sobrecogido”.
La voz su volumen subió y de los cielos gritó:
“Hombre, dime tú, ¿Estás arrepentido?”
“Lo estoy” Respondió, “Bastante ya he sufrido.”
“Bien”, dijo la voz “Tu redención está en camino”.
“¿Qué debo hacer?” Cuestionó aquel hombre herido.
“Olvida el dinero, busca el bien, ya has sabido”
“Pero, yo fallé”. Dijo el hombre estremecido
“Pues alzaros antes de que el tiempo sea cumplido”.
“Bien”. Dijo el hombre, “Mi vida daré hasta vencer”
“No pierdas el tiempo dijo la voz, tú tienes poder”.

Y se levantó en sobremanera extasiado.
La clave para vivir había hallado;
“Olvida el dinero, busca el bien has escuchado”
“Haz pues tu solo el bien y serás recompensado,
Pues tu vida aun no ha terminado”.

Y aconteció que pasaron largos los años.
El hombre enfermo se hallaba recostado.
El ocaso a él lo estaba llamando
Y el hombre, feliz respondió muy alegrado
Pues al final el todo había arreglado.

Ahora pues la muerte hizo su llamado
El hombre sin temor le contestó esperando
El siguiente paso, pues este había logrado.
La muerte dijo “Vámonos ya, hombre sabio”.
El respondió: “Estoy listo, así pues, partamos”.
Y ambos siguieron el camino gozando
Y el hombre ya no se sintió más, abandonado.
  • 0
  • 9Calificación
  • 0Seguidores
  • 639Visitas
  • 0Favoritos

10 comentarios

@CARANDAGU
un gran escrito, con muchas metáforas y geniales diálogos,me gusto mucho,+1
@tmhd
Muy bueno, muy bien expresado. +1
@klauss855
Muy bueno, excelente!!!
+1
Tienes que ser miembro para responder en este tema