Hola! esta es una comunidad dedicada a todos aquellos que les guste escribir, sean poemas, historias, fic (anime u otros), todo lo que tenga que ver con la literatura pueden aportar aqui, espero que disfruten esta comunidad!

Ver más
  • 1,860 Miembros
  • 2,382 Temas
  • 650 Seguidores
  • 1

buenos días (a modo de dialogo)

buenos días (a modo de dialogo)

hola les presento mi primer escrito de dialogo,es algo fuerte,espero sea de su agrado


buenos días (a modo de dialogo)

-Buenos días, mi nombre es Carlos Solano y vengo por el clasificado del trabajo, no me importa el sueldo. ¡Sólo quiero hacer algo!
- ¿Tiene usted experiencia? o por lo menos una recomendación.
-No señor, pero sí, muchas ganas de aprender algo bueno, y olvidar todo lo malo.
_ ¿Lo malo?, ¡no será usted drogadicto, alcohólico o maricón!..
_ No conozco mucho de esos vicios_ reí. _Pero, sí mi familia.
-¿Su familia? Explíquese.
-Bueno, para comenzar mi madre fue adicta a la heroína. La conoció en la universidad. Nunca terminó la carrera. Su vida han sido más penas que glorias.
-Aún vive su “madrecita”, bueno discúlpeme por la frase. Porque para ser claros madre solo hay una y padre puede ser cualquier capullo.
-¡Tranquilo!, sí, mi madre está viva, está más flaca que de costumbre. De joven perdió sus venas por su adicción y de vieja por la celulitis.
-Lo siento.
-No hay problema, pero que quede claro, ella jamás le ha sido infiel a mi padre, ¡mi madre pudo ser una drogadicta pero nunca una prostituta!
-Hum… su madre es una mujer que vale la pena. Yo me separe de mi esposa hace tres años, la encontré acostada con mi mejor amigo. A él lo perdone pero a ella la odio con toda mi alma…
-¿Y por qué no odia a su amigo, él se acostó con su esposa?
-Bueno, mi amigo es el dueño de esta empresa y gracias a él hoy en día soy gerente. Antes de que él se acostara con mi mujer era jefe de personal y mi esposa era su secretaria. Además mujeres hay muchas y amigos con empresas pocos.
-Hum… usted es un hombre razonable, se parece a mi padre.
-Ahhhh,… su padre cuénteme de él.
-Mi padre, de pequeño vivió en el campo, a los 12 años se fugó de su casa. Prefirió una vida insegura, que la seguridad de su hogar. Aprendió a tocar el piano. Terminó su niñez y empezó su juventud amenizando las veladas de los grandes burdeles de la ciudad.
-¿Su padre aún toca el piano?
-A veces, mi padre perdió su virginidad y su dignidad en los burdeles. Pasó muchos años de copa en copa y de puta en puta.
-Muy interesante y, ¿cómo conoció a su madre?
-Bueno, él decidió ir a la guerra, la del cuarenta y cinco. En un país como este con más guerras que victorias deportivas hay que ser claro al respecto. Creo que mi padre ganó un rango militar, pero nunca sirvió para tener mando prefirió ser un subordinado eterno.
-Comprendo.
-Sí, en mi casa se hace lo que diga mi madre.
-Su madrecita debe ser una mujer de armas tomar.
-No tanto de armas tomar, pero sí de palabrotas decir, mi padre decidió no combatir más por su “país”, y luchó por recuperar algo de su vida
-¿Cómo así? Cuénteme.
-Casi al final de la guerra, a mi padre le asignaron una misión, ésta consistía en ir a un poblado olvidado de dios pero codiciado por el hombre. Es un corredor estratégico. La idea era terminar con un foco de guerrilleros. Cuando mi padre llegó, el sitio era una escuela y los subversivos eran unos niños.
-Y ¿qué hizo su padre?
-Decidió no cumplir la misión y darle avisos a los niños del peligro que corrían.
-Buena decisión, niños son niños así tengan un color extraño. ¬_Sonrió.
-Sí, mi padre fue expulsado del ejército de salvación, por cobardía y traición a la gran patria de la cual somos colonia.
-Sí, exacto y lo seremos siempre. Pero más vale, un cobarde en casa, que un valiente y genocida en el cementerio.
_Gracias a ese cobarde nací yo.
- Es algo muy filosófico, por una cobardía de un hombre se salvan muchas vidas. Y una nueva vida se engendra.
-Ya en el país mi padre no encontró trabajo en ninguna parte. Nadie quiere a un cobarde. El volvió a los burdeles a tocar el piano y de nuevo se alcoholizo, pero no se acostó con más putas.
-Y ¿eso por qué?...
-Creo que vio muchas mujeres violadas en la guerra, eso le afectó su cerebro y su pene. Bueno eso me contó mi madre…
-Hum... un tema muy escabroso.
-mi madre alguna vez dijo que mi hermano y yo nacimos de puro milagro. No es fácil un acto sexual entre una adicta a la heroína y un pianista alcohólico _dije en medio de risas.
-Comprendo. Pero usted se ve muy saludable.
-Más o menos, gracias. Una noche mi madre salió al parque central a buscar algún conocido para que le prestara algo para su heroína, y mi padre decidió no tocar en el burdel cubano, decía que había mucho negro, no es que el sea racista, pero ¡negro es negro!
-Comprendo a su padre de alguna manera los negros de este país y de la gran metrópolis son una plaga, los hijos de putas.
-Mi madre, mientras esperaba algún amigo en el parque central terminó en la casa de un desconocido. Ese era mi padre, y no hay acto de prostitución porque desde ese día viven juntos hasta hoy…
-Amor a primera vista, son pocos los casos de ese tipo de relación que duran mucho. Hoy en día es amor a primera renta o como le dicen “love company” hasta que las deudas los separen, amén.
-Se comprendieron muy bien, mi padre buscaba una mujer que no lo cuestionara y mi madre buscaba un hijo, más que un hombre y que permitiera, llevar su adición con tranquilidad.
-Una pareja de tortolito _afirmó entre risas.
-Yo nací primero pero la verdad mi madre espera concebir una hija. No sentí mucho amor materno.
-¿Qué pasó?
-Mi hermano llegó tres años después. Él tenía un aspecto delicado y tenía una cabellera rubia y lisa, parecía una niña mi madre le dio mucho amor.
_ ¿Su padre como los trataba?
_A él nunca le importamos mucho, suficiente tenía con beber todo el día y trabajar en las noches…
-Cuando mi hermano cumplió los quince años, mi madre celebró su cumpleaños y le compró un gran vestido rosado fue el día más feliz de su vida.
-¡Madre mía!
-Desde ese día no le hablo a mi hermano y pocas palabras cruzo con mi madre.
-No será usted hermano-fóbico _ríe con estrépito.
-No, para nada…
-Volviendo con lo del trabajo, veo que usted es un hombre razonable y correcto pero no creo que se ajuste al perfil que andamos buscando.
-¿Por qué no?
-Necesitamos gente que no piense, que sean productores en masa y usted no encaja.
-Lo comprendo. Sabe una cosa: usted es un hijo de puta, pero me agrada.
  • 1
  • 2Calificación
  • 0Seguidores
  • 196Visitas
  • 0Favoritos

3 comentarios

@lamichy Hace más de 2 años
Woww, impresionante, me agrado mucho este estilo de escrito, lo recomiendo!
Un beso hasta pronto!
@tmhd Hace más de 2 años
Creo que ésta es la tercera vez que lo leo y cada vez lo siento más irónico. ¡Muy bueno! +1
Tienes que ser miembro para responder en este tema