La medicina sin humanismo medico, no merece ser ejercida - Rene Favaloro

Ver más
  • 3,294 Miembros
  • 6,627 Temas
  • 1,042 Seguidores
  • 0

Lesiones en los huesos y articulaciones

Las lesiones de los huesos, articulaciones y musculosa ocurren con frecuencia. Estas son dolorosas pero raramente mortales; pero si son atendidas inadecuadamente pueden causar problemas serios e incluso dejar incapacitada la víctima.

Las principales lesiones que afectan a los huesos, tendones, ligamentos, músculos y articulaciones son:

 fracturas,

 esguinces,

 luxaciones,

 calambres y desgarros.

A veces es difícil distinguir si una lesión es una fractura, una luxación, un esguince, o un desgarro.

Cuando no este seguro acerca de cual es la lesión, trátela como si fuera una fractura.


Lesiones en los huesos y articulaciones


FRACTURAS

Ocurre cuando un hueso se rompe total o parcialmente. Puede causarla una caída, un golpe fuerte y, a veces un movimiento de torsión (contracción violenta de un músculo). La mayoría de las veces se requiere una fuerza considerable para que un hueso se rompa, pero en niños y ancianos los huesos son mas frágiles, razón por la cual son más frecuentes las fracturas en estas personas.

Estas lesiones solamente pueden poner la vida en peligro si van acompañadas de hemorragia arterial o si comprometen el sistema nervioso, produciendo parálisis como en las fracturas de la columna vertebral.

Las fracturas pueden ser:


FRACTURA CERRADA

Es aquella en la cual el hueso se rompe y la piel permanece intacta.

FRACTURA ABIERTA

Implica la presencia de una herida abierta y salida del hueso fracturado al exterior.


Lesiones en los huesos y articulaciones

Ejemplo: Cuando un brazo o una pierna se dobla de tal manera que el hueso termina perforando la piel. Las fracturas abiertas son las mas peligrosa; estas conllevan el riesgo de infección y de hemorragia.



Las fracturas además pueden ser:

MÚLTIPLE O CONMINUTA:

Cuando el hueso se rompe en varias fracciones, denominadas esquirlas.

INCOMPLETA:

Fisura o un leño verde cuando la ruptura del hueso no es total.

LUXACIONES

Las LUXACIONES generalmente son más obvias que las fracturas. Una luxación se observa cuando un hueso se ha desplazado de su articulación. Este desplazamiento es causado, generalmente, por una fuerza violenta que desgarra los ligamentos que mantiene los huesos en su sitio.

Cuando un hueso se sale de su sitio la articulación deja de funcionar. El hueso desplazado a menudo forma una hinchazón, una prominencia, o una depresión, que normalmente no esta presente.

Las articulaciones más afectadas son: hombro, codo, cadera, rodilla, tobillo, dedo pulgar, dedo grueso del pie y mandíbula.

En caso de accidente automovilístico es frecuente la luxación de las vértebras cervicales.


ESGUINCES

Cuando una persona se tuerce una articulación, los tejidos (musculosa y tendones) que están bajo la piel, se lastiman.

La sangre y los fluidos se filtran a través de los vasos sanguíneos desgarrados y ocasionan inflamación y dolor en el área de la lesión.


Lesiones en los huesos y articulaciones

Un esguince serio puede incluir una fractura o luxación de los huesos de la articulación. Las articulaciones que se lastiman con mas facilidad son las que se encuentran en el tobillo, codo, la rodilla, la muñeca y los dedos.

Es posible que la víctima no sienta mucho dolor t continúe sus actividades normalmente, con esto se retarda la recuperación de la articulación y se puede producir una lesión mayor.


DESGARROS MUSCULARES

Un desgarro muscular ocurre cuando los músculos o tendones se estiran y se desgarran. Las distensiones a menudo son causadas al levantar algo pesado o al forzar demasiado un músculo. generalmente afectan a los músculos del cuello, la espalda, los muslos o la parte posterior de la pierna (la pantorrilla). Algunas distensiones pueden volver a ocurrir, sobre todo las que ocurren en el cuello o la espalda.

SEÑALES GENERALES

A menudo no es posible, determinar si se trata de una lesión en un músculo, hueso o articulación; sin embargo, algunas señales pueden darle indicios. La determinación del tipo de lesión y su gravedad, generalmente se hacen por medio de las radiografías.

Lesiones en los huesos y articulaciones

Lesiones en los huesos y articulaciones


ATENCIÓN GENERAL

Si sospecha que hay lesión grave en un músculo, hueso o articulación INMOVILICE (entablille), la parte lesionada, mientras la víctima es trasladada a un centro asistencial.

Para realizar la inmovilización del área lesionada, es necesario que usted tenga lo siguiente:

 Férulas Rígidas: Tablas, Cartón;

 Férulas Blandas: Manta doblada, almohada;

 Vendas triangulares, o elementos para amarrar o sostener como: tiras de tela, corbatas, pañuelos, pañoletas.



CABESTRILLO:


Es un elemento fundamental para la inmovilización de los miembros superiores cuando existe fractura, luxación o esguince.
Además de inmovilizar, es muy útil para elevar la zona lesionada disminuyendo la inflamación y el dolor. Generalmente se elaboran con tela o interlon.

Si no se dispone de vendas triangulares, se pueden improvisar cabestrillos diversos para sostener una extremidad.

 Doble el extremo inferior de la chaqueta o camisa del accidentado y sujételo a la tela con un gancho.

 Sujete la manga de la extremidad lesionada a la camisa.

 Utilice una bufanda, correa o corbata para sostener la extremidad.


Lesiones en los huesos y articulaciones


RECOMENDACIONES PARA EL TRATAMIENTO

AL INMOVILIZAR cualquier tipo de lesión que comprometa hueso, articulación o músculo, tenga en cuenta las siguientes recomendaciones:

 Retire la víctima del lugar del accidente, si hay peligro.

 Realice una valoración primaria de la víctima identificando si esta consciente o inconsciente, si esta respirando y tiene pulso o esta sangrando abundantemente. Estas lesiones generalmente ocasionan shock, como consecuencia del dolor y de la hemorragia que las acompaña.

 Realice la valoración secundaria e identifique el tipo de lesión para hacer la inmovilización.


Lesiones en los huesos y articulaciones

 Verifique si hay sensibilidad en el miembro lesionado, temperatura y coloración de la piel. Si el calzado le impide revisar la temperatura y el color de la piel, limítese a comprobar la sensibilidad.

Lesiones en los huesos y articulaciones

 Evite retirarle el calzado, al tratar de hacerlo se producen movimientos innecesarios que pueden ocasionar más daño.

 Si hay fractura abierta controle la hemorragia, cubra la herida sin hacer presión sobre ella, luego haga la inmovilización y eleve el área lesionada. Si los métodos anteriores no logran controlar la hemorragia, haga presión sobre la arteria branquial, ubicada en la cara interna en el tercio medio del brazo o en la arteria femoral, en la ingle, según se trate de hemorragia en brazo, antebrazo, mano o hemorragia en el muslo, pierna o pie.

 Controle la Hemorragia ejerciendo presión a lo largo del hueso.

 Coloque cuidadosamente un trozo de gasa sobre el hueso y sosténgala mediante una almohadilla circular elaborada con una venda.

 Fije la gasa con un vendaje sin hacer presión.

 Inmovilice y eleve el área lesionada.

 Si la hemorragia continua haga presión en la arteria femoral.

 Si la lesión esta acompañada de otras mas graves, como dificultad respiratoria, quemaduras, atiéndalas antes de inmovilizar.

 Acolchone el material rígido, utilizando toallas, algodón o espuma, para evitar lesiones en las articulaciones. Así mismo se deben proteger las prominencias óseas de rodillas, tobillos, codos y las áreas expuestas a presión como la axila, el pliegue del codo y la región genital.

 Al inmovilizar, sostengan el área lesionada por ambos lados del sitio de la lesión. No trate de colocar el hueso en la posición original, evite retirar el calzado; al tratar de hacerlo se produce movimientos innecesarios que pueden ocasionar más daño.


Lesiones en los huesos y articulaciones

 Coloque varias vendas triangulares dobladas en forma de corbata. Desplácelas utilizando los arcos naturales debajo del tobillo, rodilla, cintura, cuello.

 Coloque las férulas (tabla, cartones), de tal manera que abarquen las articulaciones que están por encima y por debajo de la fractura. Ejemplo: Cuando sospeche fractura de codo, inmovilice hombro y muñeca.

 Ate las vendas firmemente. No amarre sobre el sitio de la fractura, los nudos deben quedar hacia un mismo lado.

 Vuelva a verificar si hay sensibilidad, la temperatura y la coloración de la piel.

 Si el calzado le impide revisar la temperatura y el color de la piel, limítese a comprobar la sensibilidad.

 No de masaje, ni aplique ungüentos o pomadas.

 De tratamiento para shock.

 Llévela al centro Asistencial más cercano.


Lesiones en los huesos y articulaciones


TRATAMIENTO EN ÁREAS ESPECIFICAS DEL CUERPO

FRACTURA DE CLAVÍCULA

 Coloque el brazo sobre el pecho, con la mano hacia el hombro contrario a la lesión.

 Coloque un cabestrillo compuesto utilizando lo que tenga a la mano (pañoleta, cinturón, corbata, camisa).


Lesiones en los huesos y articulaciones

FRACTURA DE BRAZO

 Coloque el antebrazo flejado sobre el pecho.

 Proteja la axila colocando un trozo de algodón o tela doblada debajo de ésta.

 Coloque una férula, en la parte externa del brazo.

 Sostenga el antebrazo con un cabestrillo.

 Amarre en la parte superior e inferior de la fractura.

 Traslade la víctima a un centro Asistencial.


Lesiones en los huesos y articulaciones

Lesiones en los huesos y articulaciones

FRACTURA DE CODO O ANTEBRAZO

 Inmovilice la fractura en la posición que la encontró.

 Si el brazo esta en extensión, coloque una férula y amarre con vendas triangulares o asegúrela contra el cuerpo.

 Si el brazo esta flejado inmovilícelo con férulas rígidas en forma de L.


Lesiones en los huesos y articulaciones Lesiones en los huesos y articulaciones Lesiones en los huesos y articulaciones

 Este tipo de inmovilizador de puede utilizar para el brazo, mano o pie.

 Haga una férula en forma de L o coloque dos férulas, una en la parte externa, desde el codo hasta los dedos y la otra férula en la parte interna desde el pliegue del codo hasta los dedos y amárrelas con vendas triangulares.

 También pueden utilizar férula neumática.

 Coloque un cabestrillo, de tal manera que la mano quede más alta que el codo.


FRACTURA DE LA MANO Y DE LOS DEDOS

 Coloque una almohadilla en la palma de la mano y la muñeca.

 Coloque una férula desde el codo hasta la punta de los dedos y amárrela.

 En caso de fractura de una falange de los dedos podemos usar como inmovilizador un bajalenguas acolchado, desde la punta del dedo hasta la articulación de la mano. Lo fijamos con esparadrapo.


Lesiones en los huesos y articulaciones Lesiones en los huesos y articulaciones Lesiones en los huesos y articulaciones

FRACTURA DE CADERA (PELVIS)

Los huesos grandes y pesados de la cadera se conocen como la pelvis. Una lesión en los huesos de la pelvis puede ser tanto como mortal. Debido a que estos huesos grandes sirven para proteger órganos internos importantes del cuerpo, un golpe fuerte puede causar una hemorragia interna.

 Aunque una lesión grave puede aparecer de inmediato, algunas tardan más tiempo en desarrollarse.

 Puesto que una lesión en la pelvis también puede afectar la parte inferior de la columna vertebral, lo mejor es no mover la víctima innecesariamente e inmovilizarla como lesionado de la columna, observando si hay señales de sangrado interno.

 Tome las medidas necesarias para reducir la posibilidad de que la víctima entre en estado de shock.

 Si la lesión es leve, manéjela como lesionado de fémur colocando una venda triangular ancha en la cadera, anudando al lado contrario de la lesión.


Lesiones en los huesos y articulaciones

FRACTURA DE LA PARTE SUPERIOR DE LA PIERNA (FEMUR)

 Acueste la víctima sobre la espalda.

 Coloque dos férulas así: una desde la axila hasta el tobillo y otra en la parte interna del muslo hasta el tobillo y amárrela.

 Si no dispone de férulas amarre las dos piernas (férula anatómica) colocando una almohadilla en medio de estas, para proteger las prominencias óseas (rodilla y tobillo).

 Anude una venda en forma de ocho alrededor de los pies.


FRACTURA DE RODILLA

 Acueste o siente la víctima.

 Coloque la férula por debajo de la pierna, desde la parte inferior de la región glútea hasta el talón.

 Amárrela. Aplique un vendaje en forma de ocho alrededor del tobillo, el pie y la tablilla.


FRACTURA DE LA PARTE INFERIOR DE LA PIERNA (TIBIA - PERONE)


 Coloque dos férulas, una en la parte interna y otra en la parte externa, desde la parte superior del muslo hasta el tobillo, protegiendo las prominencias óseas (rodilla, tobillo) y amárrela.

 Si dispone de un cartón largo haga una férula en L y amarre. Esta tiene la ventaja de mantener el pie en posición funcional.

 Las férulas neumáticas son de gran utilidad para inmovilizar este tipo de lesiones.


Lesiones en los huesos y articulaciones

FRACTURA DE TOBILLO O PIE

 No retire el zapato si es plano, porque este mismo sirve para inmovilizar la fractura.

 Haga una férula en L que cubra el pie y la parte inferior de la pierna y amarre.

 Si no dispone de una férula, inmovilice utilizando una almohada o abrigo (férula blanda).


Lesiones en los huesos y articulaciones

Lesiones en los huesos y articulaciones

ESGUINCE Y DESGARRE

 Enfríe el área lesionada. Es posible controlar el sangrado . El calor acelera las reacciones químicas necesarias para reparar el tejido. Los glóbulos blancos se movilizan para eliminar las infecciones del cuerpo y otras células empiezan el proceso de reparación. Todo esto contribuye a la cicatrización adecuada de la lesión. Siempre que no este seguro sobre si aplicar frío o calor, aplique frío hasta consultar a su médico.

 Inmovilice la lesión de brazos o piernas con vendaje elástico.

 Remita la víctima a un centro asistencial, aunque la lesión parezca leve.

FRACTURA DE MANDÍBULA

 Pídale a la víctima que cierre la boca, para que los dientes superiores e inferiores hagan contacto.

 Coloque un vendaje por debajo del mentón y amárrelo en la parte superior de la cabeza pasándola por delante de las orejas.


Lesiones en los huesos y articulaciones

FRACTURA DE CRÁNEO

Las fracturas de cráneo generalmente provocan daños o alteraciones del cerebro, que ocasionan la disminución o pérdida de la conciencia; por consiguiente, cualquier golpe en la cabeza debe valorarse cuidadosamente a pesar de que a primera vista no se observen lesiones.

SEÑALES FRACTURA DE CRÁNEO


Estas pueden variar según la gravedad:

 Palidez.

 Dolor de cabeza (cefalea), nauseas, vomito que generalmente sale a presión.

 Pérdida de la conciencia.

 Irritabilidad que se manifiesta con llanto, especialmente en niños.

 Pérdida del equilibrio.

 Convulsiones.

 Sangrado o salida de líquido claro por la nariz, boca u oído.

 Pérdida completa o parcial de sensibilidad.

 Pulso alterado, generalmente rápido y débil.

 Respiración alterada.

 Problemas de visión, mirada pérdida, pupilas dilatadas o de diferente tamaño.

 Falta de control de esfínteres. La respuesta a estímulos puede ser variable: adecuada, inadecuada o nula.

 La víctima puede sentir somnolencia o confusión o incluso perder el conocimiento.

 Adormecimiento o incapacidad para mover el cuerpo o los miembros.


TRATAMIENTO FRACTURA DE CRÁNEO

 Inmovilice la cabeza, colocando a lado y lado bolsas de arena, ladrillos o una cobija doblada, para evitar que el movimiento ocasione mayores lesiones del tejido nervioso. Si esta inconsciente inmovilice el cuello.

 Si hay herida en cara o cuero cabelludo, cúbrala sin hacer presión.

 Si el accidentado esta consciente, colóquelo en posición semisentado, con la cabeza y los hombros levantados.

 Si sale alguna secreción del oído, incline la cabeza hacia el lado lesionado, cubra el oído con un apósito estéril o alguna almohadilla similar y aplique un suave vendaje. No tapone el oído.

 Si no tiene lesión en el cuello, colóquelo en posición lateral de seguridad. O con la cabeza hacia un lado para evitar asfixia con el vomito.

 Si hay salida de liquido claro o sangre por el oído, cúbralo sin introducir el material de curación dentro del oído.

 Controle el pulso y respiración; si estos están ausentes, inicie Reanimación cardiopulmonar.

 Manténgalo abrigado.

 Trasládelo a un centro asistencial, teniendo en cuenta la precaución de movilizarlo como si se tratara de lesión de columna.


FRACTURA DE COLUMNA VERTEBRAL

Las fracturas de columna vertebral siempre deben considerarse como lesión severa, por la complicación que puede presentarse si la atención inmediata no es adecuada, pues ocasionan la sección de la medula espinal que lleva a la parálisis de miembros superiores e inferiores o a la muerte de la víctima. Las dos regiones más vulnerables son el cuello (región cervical) y la cintura (región lumbar).
Estas fracturas pueden ser producidas por golpes directos o indirectos como los ocasionados por accidentes automovilísticos, contragolpe al caer de una gran altura sobre los pies, golpe en la cabeza al realizar un clavado en una piscina, actos violentos o lesiones deportivas.


SEÑALES DE LA FRACTURA DE COLUMNA

 Cambios en el estado de conciencia.

 Dolor e inflamación en el área de la fractura.

 Imposibilidad de mover los brazos y piernas.

 Hormigueo, disminución o pérdida de la sensibilidad en manos o pies.

 Dificultad respiratoria.


Lesiones en los huesos y articulaciones

ATENCIÓN DE LA FRACTURA DE COLUMNA

 Verifique la respiración, el estado de conciencia y controle las hemorragias.

 Aconseje al accidentado que no se mueva. No lo levante; para hacerlo pida ayuda. Se necesitan 4 auxiliadores.

 Valore la sensibilidad y movilidad.
Si la víctima esta consiente pregúntele si puede mover los brazos y las piernas o si siente hormigueo; pídale que mueva uno por uno los dedos de las manos y los pies.

 Si la víctima esta inconsciente, utilice un alfiler, gancho o llaves, para tocar con ellos la planta de los pies y la palma de las manos. Si hay sensibilidad la víctima reaccionara doblando los dedos.

 Asuma que toda víctima de accidente grave tiene fractura, de columna vertebral, máxime si se encuentra inconsciente.

 Actúe con calma y seguridad. La rapidez con que se actúe en estos casos no es importante.

 Coloquen la víctima boca arriba, evitando movimientos bruscos de cabeza y cuello.

 Uno de los auxiliadores coloca cuidadosamente la cabeza alineada con el cuello y aplica tracción (hacia arriba y sostenida) colocando las manos alrededor de la mandíbula, mientras otro la sostiene de los pies. Esta medida impide que el cuello se doble que los bordes de los huesos fracturados rompan la médula.

 Reduzca al mínimo el movimiento de la cabeza y la columna vertebral; utilizando cuello ortopédico o enrollando un periódico o revista alrededor del cuello.

 Mantenga una moderada pero firme tracción mientras otro auxiliar aplica un inmovilizador de cuello.

 Después de sujetar los pies, dos auxiliadores ponen a la víctima de lado mientras el auxiliador a la cabeza continua manteniendo tracción del cuello; entre tanto otro auxiliador coloca una tabla corta y la sujetan.

 Ahora se coloca una camilla dura o tabla larga a la espalda de la víctima y la acuestan.

 Asegúrela a la camilla. Las manos se colocan debajo de la pretina del pantalón o asegúrelas sobre el tórax.

 Transporte a la víctima a un centro asistencial.

 Si sospecha fractura de columna como consecuencia de un accidente automovilístico inmovilice el cuello de la víctima antes de retirarla del vehículo. SE NECESITAN 4 AUXILIADORES.

 Uno de los auxiliadores realiza tracción manual (hacia arriba y sostenida) de las vértebras del cuello, colocando las manos alrededor de la mandíbula, de manera que los dedos meñiques queden justo por debajo de la mandíbula. Otro auxiliador coloca una tabla corta por detrás de la víctima, desde la cadera hasta la cabeza.

 Luego se levanta la cabeza con firmeza y se mantiene estable. Así la cabeza no descansa sobre el cuello, al mismo tiempo impide que el cuello se doble y que los bordes de los huesos fracturados rompan la medula. Mantengan la cabeza firme mientras uno o dos auxiliadores colocan un inmovilizador de cuello. Aseguren la víctima a la tabla corta. Cuando la víctima este asegurada a la tabla se puede mover sin peligro.

 Con un auxiliador a cargo de las piernas y dos de los hombros, giran la víctima.

 Un auxiliador desliza una tabla larga hasta llegar a la cadera de la víctima.

 Las personas que están a los hombros acuestan a la víctima con mucho cuidado sobre la tabla larga. Todos juntos deslizan la víctima totalmente sobre la tabla y la aseguran.

 Para sacarla del automóvil, dos personas se colocan a la cabeza de la víctima y la deslizan hasta que el extremo final de la tabla se apoye sobre el asiento del automóvil. Los otros dos auxiliadores se colocan a los pies de la víctima para sacarla del automóvil y trasladarla a la ambulancia.

 Evite que la víctima se enfríe o se acalore.

 Transporte a la víctima a un centro asistencial.


Lesiones en los huesos y articulaciones

FRACTURA DE COSTILLAS

Las lesiones en el pecho pueden ser leves, como en el caso de una simple costilla rota o también pueden poner en peligro la vida de una persona.

SEÑALES DE LAS FRACTURAS DE C0STILLAS

 Dolor agudo que aumenta con los movimientos respiratorios con la tos.

 Imposibilidad de realizar respiraciones profundas.

 Deformación del tórax.


ATENCIÓN DE LAS FRACTURAS DE COSTILLAS

 Si sospecha que la víctima tiene alguna costilla rota, haga que descanse en una posición que le sea cómoda al respirar; la posición semisentada es la más recomendada, puede apoyarla con cajas, almohadas o mantas. Si sujeta el brazo de la víctima junto al pecho con el lado lesionado, este le servirá para apoyar el área lesionada y le permitirá respirar mejor.

 Use una almohada o una manta doblada para sostener y mantener inmóvil la fractura.

 Si existe una herida cúbrala totalmente.

 Traslade la víctima a un centro asistencial.


Lesiones en los huesos y articulaciones

CALAMBRES

Los calambres son una contractura brusca, involuntaria y dolorosa de un músculo ocasionado por exigir al músculo un esfuerzo repentino, como en los deportistas cuando no están entrenados previamente. También se presenta en personas deshidratadas, como en el agotamiento por calor.

SEÑALES DE LOS CALAMBRES

 Dolor fuerte que impide mover la extremidad afectada.

 Presencia de una masa que no es más que el músculo contraído en forma sostenida.


ATENCIÓN DE LOS CALAMBRES

 Suministre suero oral.

 Enderece la parte afectada, la cual va a producir un estiramiento de los músculos, aliviando el dolor.

 Evite forzar movimientos de flexión o extensión por el peligro de ruptura o desgarro del músculo.

 Después de ceder la contractura, inicie en forma lenta y coordinada movimientos de desplazamiento de los músculos comprometidos. Aplique un masaje suave con la yema de los dedos a los músculos afectados en el sentido de la circulación venosa (de abajo hacia arriba).

 Déjelo en reposo.

 No se debe utilizar pomadas calientes, realizar movimientos bruscos o dar masaje mientras exista la contractura muscular.


MEDIDAS PREVENTIVAS

Las lesiones en los huesos, articulaciones y músculos son ocasionados por accidentes. Para prevenirlos es importante seguir las medidas de seguridad.

 No conducir embriagado.

 Seguir las normas de seguridad vial: usar el cinturón.

 Respetar las señales de transito, a peatones y ciclistas.

 Revisar su carro antes de salir.
Conducir automóvil, motocicleta, bicicleta con especial cuidado a la velocidad indicada en la vía.

 Seguir la instrucciones en las piscinas y no hacer clavados cuando su profundidad no lo permita; de igual forma cuando se encuentre en ríos.

 Asegurar escaleras, andamios o sillas cuando deba alcanzar elementos o trabajar en sitios altos. Si el lugar es muy alto es necesario utilizar cinturones de seguridad.

 Utilizar elementos de protección propios de cada deporte y poner en práctica el juego limpio.

 Tener cuidado al caminar por pisos lisos, enjabonados o encerados.

 No dejar elementos en desorden, ni cables sueltos.

 Evitar posturas inadecuadas para levantarse o acostarse; para vestirse; al sentarse; al alcanzar o levantar un objeto. Nada de cargas exageradas.

 Evitar el uso de los carros de supermercado para llevar niños pequeños.

 No dejar los niños solos, ni encerrados; siempre deben estar al cuidado de un adulto.

 Mantener la casa en buenas condiciones: cubriendo los huecos, hoyos tablas sueltas; manteniendo iluminados y libres de objetos las escaleras, pasillos y salidas.

 Proteger con rejas las ventanas, azoteas y balcones.

 Amarrar con doble nudo los cordones de los zapatos de los niños para evitar que se desamarren y puedan caer.

 Enseñar a los niños a subir y bajar escaleras y no dejarlos jugar en ellas, principalmente si son eléctricas.


fuente: http://www.sepbcs.gob.mx/Proteccion%20y%20Emergencia%20Escolar/Primeros_Auxilios_segunda_parte.htm
  • 0
  • 0Calificación
  • 0Seguidores
  • 15.475Visitas
  • 0Favoritos

0 comentarios

Tienes que ser miembro para responder en este tema