Es una comunidad dedicada a analizar y difundir todos los acontecimientos relacionados a la politica nacional e internacional, reivindicando su rol como herramienta para la transformación de la realidad. Un espacio de debate en la era Digital.

Ver más
  • 1,012 Miembros
  • 1,952 Temas
  • 279 Seguidores
  • 0

Enfrentar la crisis implicará luchar contra el gobierno...

Quieren legitimar el ajuste y la persecución a los luchadores tras una montaña de votos
Enfrentar la crisis implicará luchar contra el gobierno y su plan de ajuste
Editorial

Enfrentar la crisis implicará luchar contra el gobierno...
A apenas días de que se realicen las elecciones presidenciales, el debate sobre la futura presidencia aparece casi cerrado: la mayoría de las consultoras miden quién va a salir segundo y por cuánto, ya que dan por descontada una victoria del gobierno nacional en primera vuelta. Con el oficialismo rozando el 50-55%, debajo aparecerían Binner y Alfonsín con un alrededor del 15%, mostrando que la fragmentación de la oposición burguesa la llevó en todos estos meses a una especie de autodestrucción, y hoy el escenario está marcado por la concentración del voto en Cristina y una dispersión en el resto, que a priori podría beneficiar a la izquierda.
Pero lejos de transitar por un camino de rosas, el futuro del país presenta cada vez más interrogantes, que provienen de la crisis económica mundial y cómo empieza a repercutir en la región. En el número anterior desarrollamos los aspectos centrales del ajuste que va a intentar realizar el gobierno, y en estos días el kirchnerismo mostró la otra cara de la moneda para hacerlo pasar: atacar de manera directa a los que lo van a enfrentar. Para esto montó una provocación judicial contra un dirigente reconocido del activismo combativo del movimiento obrero, como lo es el Pollo Sobrero en ferroviarios. Y a pesar de haber sido excarcelado, siguen adelante con la persecución.
Mientras esto sucede, hay dos tendencias a nivel mundial que empiezan a chocar y podrían trasladarse al plano nacional si el gobierno va contra los intereses obreros y populares: por un lado, está la crisis brutal que los gobiernos del centro del mundo, ajustes mediante, descargan sobre las espaldas de la clase trabajadora, pero por otro lado, las movilizaciones contra estos gobiernos empiezan a expandirse y a decir presente en los países centrales. El caso de los indignados en EE.UU. es expresión que el clima político a nivel mundial está cambiando.

La tendencia de la recesión y el ajuste contra la tendencia de las movilizaciones

“La economía de la eurozona ya está cerca del crecimiento cero, y podría no mejorar hasta el otoño (segundo trimestre) del año próximo (…) Si eso ocurre, los ingresos fiscales del bloque de 17 países caerán, y el desempleo seguirá subiendo, lo que hará aun más difícil para Europa solucionar sus crisis de deuda y proteger a sus inflamables bancos” (Clarín, 9/10). Los datos alarmantes sobre la economía mundial no terminan acá: la calificadora Fitch le bajó la nota a las deudas de España e Italia, lo cual suma a la desconfianza sobre la capacidad de estos países de afrontar sus pagos, al tiempo que sobre Grecia, por más rescate que haya, nadie cree que pueda afrontar sus deudas. Las cifras de estos países empiezan a ser alarmantes: la desocupación sigue avanzando de manera imparable en España, y sólo en septiembre se perdieron 95.817 puestos de trabajo, llegando a 4,22 millones de desempleados (datos del Ministerio de Trabajo español). En Grecia, el panorama se empieza a parecer al de la crisis argentina: gente viviendo de lo que recolecta de las bolsas de basura, el que puede busca emigrar y hasta surgieron clubes de trueque ¡avalados por el mismo gobierno que ajusta, ajusta y ajusta! Pero los fantasmas no sólo acechan a países “medianos”, sino que un informe de Goldman Sachs “pronostica que hasta Alemania y Francia, las mayores economías de la eurozona, marchan hacia una recesión (…) y los mercados emergentes que son importantes clientes de las exportaciones de Europa, como Brasil y China, también están menos pujantes ahora que en la anterior recesión mundial, cunado hicieron de fuerte contrapeso al retroceso de las economías ricas” (ídem). Tampoco EE.UU. tiene una levantada que la ubique como locomotora de la salida de la crisis, sino todo lo contrario; el mismo presidente de la Reserva Federal dijo que la recuperación económica de su país estaba “cerca de tambalear”.
A esta tendencia recesiva, que los gobiernos de turno terminan alimentando con los brutales planes de ajuste, se le empieza a contraponer otra: las movilizaciones de los "indignados" están ganando fuerza y ya son un problema enorme para los capitalistas. Porque de profundizarse este proceso, la segunda recesión luego de la del 2008 no sólo tendría menos diques de contención en el sentido estrictamente económico (en el momento de quebrantos, trasladaron las deudas a los estados, que actuaron de salvavidas… y ahora son los que se declaran en bancarrota), sino que podría contar con la entrada en escena del elemento más temido de la crisis: la lucha de clases.
En 2008, cuando realizamos la Conferencia del Nuevo MAS, debido a la profundidad de la crisis económica mundial abierta, dejábamos una incógnita abierta: “¿Qué va a pasar, por ejemplo, en EE.UU., si millones pierden la vivienda y el empleo, y otros tantos ven liquidadas sus pensiones de retiro, por la pérdida de valor de los títulos y acciones que supuestamente las respaldaban? ¿Va a continuar la pasividad de las masas estadounidenses, que viene desde las derrotas de los tiempos de Reagan, o vamos a presenciar el recomienzo de la lucha de clases?” (Declaración de la corriente SoB Internacional, 8-10-08). También sosteníamos que era improbable que el movimiento de masas diera respuesta inmediata, que podía tardar un tiempo en entrar en escena, pero que eso podía acelerarse en función de los ritmos de la crisis. Eso es lo que estamos presenciando: las movilizaciones empiezan a esparcirse por distintos puntos de EE.UU., y hasta en una marcha hubo ¡700 detenidos!. Claro que los alcances y límites del movimiento todavía no pueden ser dimensionados, pero es un claro punto de inflexión que “hace ruido” a nivel mundial.

Las repercusiones de la crisis en Argentina

Las presiones de la crisis mundial sobre la economía local ya empiezan a sentirse: “‘Hace dos semanas, tres, es como que el problema también lo empezamos a tener en casa que es en la región (…) El peor escenario para nosotros sería que Brasil deje de crecer. Porque Brasil creciendo para muchos sectores nuestros es muy importante, y además si Brasil deja de crecer, tanto por su mercado interno como porque no puede colocar sus exportaciones, nos mira a nosotros y los tenemos aquí a un paso’, le manifestó Mendiguren al programa de Marcelo Longobardi de Radio 10” (Clarín, 7/10). Estos balbuceos sobre cómo golpea en la industria argentina son del mismísimo presidente de la UIA, profundamente afín al gobierno nacional. Y que esto empezó a tener efectos directos en la industria automotriz se manifiesta en que “las exportaciones de autos en septiembre alcanzaron a 44.438 unidades, lo que implica una caída del 19,3% respecto de agosto y un 11,4% frente al mismo mes en 2010” (La Nación, 6/10). A su vez, la Fiat estuvio al borde de comenzar con suspensiones por exceso de stock en Brasil, debido a que la mayoría de la producción está destinada a ese mercado, y la francesa Renault, radicada en Córdoba, va a empezar a dejar de producir los lunes de noviembre.
El cimbronazo de la economía se siente tanto en la producción como en el rubro finanzas. El Banco Central argentino (BCRA) se vio resentido, ya que tuvo que actuar de bombero varios días seguidos para frenar una disparada del dólar, lo que implicó que “en la semana, el Central [pierda] unos US$400 millones de sus reservas” (Clarín, 8/10). Y en lo que va del año, ya acumula un “agujero” de US$ 4.500 millones: “La demanda de dólares no cesa y las continuas ventas del BCRA para que el precio se mantenga estable (…) hacen que esa tenencia se haya reducido en 4.000 millones (8%) en lo que va del año, al caer de US$ 52.165 milones el último día hábil de 2010 a US$ 48.126 millones reportados ayer. Si la comparación se hace respecto del nivel récord de US$ 52.654 millones de fin de enero (cuando el BCRA aún compraba dólares en vez de venderlos), la caída supera los US$ 4.500 millones” (La Nación, 12/10). Las reservas de las que se jacta el gobierno cada vez que salió a hacer alharaca de la “fortaleza de la economía”, como se puede ver, no son ningún antídoto contra la grave enfermedad de la economía mundial. Y los números que se ven, si continúan bajando y achicando la billetera del gobierno, van a tender no sólo a continuar con la disparada del dólar, sino a la quita de subsidios, rebaja del salario real y liberar las tarifas de los servicios, medidas que en cualquier idioma se llaman de una sola manera: ajuste.

El gobierno mientras se fortalece le apunta a la vanguardia

Los meses que se vienen post elecciones se van a venir duros si la crisis mundial, como todo el mundo prevé, se sigue profundizando. Y el gobierno, que seguramente va a arrasar en las urnas, va a utilizar ese caudal de votos para imponer “orden” a su estilo. Las turbulencias económicas y su política como gobierno capitalista, que es de hacerle pagar a los trabajadores los costos de la crisis, van a ser la base material para imponer un pacto social que busque forzar un acuerdo salarial como ya lo están anunciando de cerca del 18% (muy por debajo de la inflación real), acordar en este marco con la CGT y las CTAs (la de Yasky ya salió con un cartel apoyando a “Cristina Presidente”) una paz social. Y al que quiera sacar los pies del plato de su pacto antiobrero… el gobierno “progre” lo espera con sus patotas sindicales, los juicios y las persecuciones.
Esto es lo que explica la causa judicial y brutal detención del Pollo Sobrero, claramente orquestada desde el gobierno nacional, y el duro ataque patronal contra los trabajadores de la 60.
La detención del Pollo fue un hecho nacional: por una causa abierta debido a un incendio en vagones del tren Sarmiento hace meses, el juez apuntó contra la cabeza de un dirigente combativo y de izquierda. Claro que se ve a la legua que la causa la armó el mismo Aníbal Fernández: éste llamó a todos los medios para comunicar que había “pruebas contundentes” contra Sobrero y que apoyaba al juez. Que el mismo jefe de gabinete conozca las pruebas en una causa con “secreto de sumario” es una muestra de quién la digita. A Sobrero lo detuvieron un viernes para que pase el fin de semana preso, y pese a que las “pruebas contundentes” eran un indigente y un Facebook apócrifo de Sobrero, y pese a que la declaración del dirigente ferroviario independiente mostró otra versión de los hechos, el juez Yalj sigue apuntando contra el Pollo. Claro que nada dice sobre las estafas de TBA y el Estado con la “reparación” de vagones –sobreprecios-, la situación de colapso en toda la infraestructura ferroviaria, y un infinito etcétera. Todo eso no importa; el objetivo es apuntarle a la cabeza a los delegados y las internas combativas, una obsesión del gobierno nacional.
Otro caso que es un escándalo es el de los trabajadores de la 60: la patronal DOTA ya les tiró de todo, pero luego de que las patotas (como mencionamos en nuestro número anterior) fueron derrotadas, el ataque llegó a que mandaran un grupo de mafiosos a la casa de un delegado. Y luego de meterse en su domicilio sin encontrarlo, llegaron a golpear salvajemente a su nieta de 15 años, atándola a una silla. Ante esto, los trabajadores salieron al paro de manera inmediata, mientras el gobierno y la burocracia de la UTA muestran una total complicidad con la patronal.
Con todo esto, la línea del gobierno para quien salga a enfrentar sus planes de ajuste queda clara, y habrá que prepararse para duros conflictos, para desbordar a las burocracias sindicales de distinto pelaje y sus patotas y para enfrentar la judicialización de la protesta. El gobierno se va a venir con todo, pero la fuerza que muestran los trabajadores en lucha pueden derrotarlo. Se avecina un horizonte de duras confrontaciones sociales, y se va a imponer pelear para que los trabajadores no sean el pato de la boda.

Apoyo a las luchas en curso y coordinación para triunfar

A los trabajadores de la 60 que siguen peleando contra las patoteadas y por que se terminen de cumplir las promesas firmadas, a los ferroviarios que luchan por el fin de las persecuciones y el desprocesamiento de Sobrero, se les suma la gran pelea que están dando los trabajadores de FATE. Es que luego de que Wasiejko, titular del gremio, quisiera firmar un acuerdo de miseria salarial (ver nota), luegp de que la base le dijera NO a su acuerdo y de que el patrón Madanes amenazara con cartas documento, ahora están exigiendo una mejora en la oferta salarial y la patronal no afloja.
En esta coyuntura, se impone la coordinación para que todas las luchas en curso triunfen y mostrarle al gobierno que, por más que gane las elecciones de manera abrumadora, eso no le da ningún cheque en blanco para pisotear a los trabajadores. Es por esto que hacia el 23 de octubre, al tiempo que apoyamos críticamente al Frente de Izquierda a nivel nacional (aunque su campaña sigue siendo “lavada” como en las internas y no diga una palabra de denuncia del gobierno), desde el Nuevo MAS impulsamos la candidatura obrera y socialista de Alcides Christiansen en Neuquén. Nuestra campaña pone como eje la denuncia al gobierno nacional por el ajuste que se viene, al tiempo que plantea que haya una solución inmediata a las necesidades obreras y populares. Si después del 23 de octubre el gobierno quiere empezar con las “malas noticias” para los trabajadores, desde nuestra vereda tenemos que estar preparados para imponer que no haya ajuste, despidos ni suspensiones, y que los costos de la crisis no los paguen los trabajadores, sino las patronales y el gobierno.

Enfrentar la crisis implicará luchar contra el gobierno...
www.mas.org.ar
Enfrentar la crisis implicará luchar contra el gobierno...
http://socialismo-o-barbarie.org
  • 0
  • 1Calificación
  • 0Seguidores
  • 120Visitas
  • 0Favoritos

1 comentario

@Planetari0 Hace más de 3 años
Los slogans del neo socialismo (El del "Chino Heberling) vienen a cumplir el rol histórico de la etapa Peronista, no sumarse a la lucha, hacer pronósticos que vacilan en datos concretos y exigir desde la tribuna (Rol histórico de toda la izquierda) maravillosos cambios.
Lo real es que ustedes no tienen vocación de poder, que es desde donde se cambia algo, no les interesa en lo más mínimo participar desde lo ejecutivo, por que no tienen interés de reunir esas voluntades para organizarse... Si vemos las ramas que surgieron a partir del ´82 (Desde que murió Moreno) podemos contar con 20 partidos socialistas mas o menos, no tienen diferencias irreconciliables, sin embargo, no se juntan para armar un movimiento que le venga a dar una real presencia al socialismo.
Yo vengo de ahí, y aprendí mucho, me formé políticamente con ellos y conocí gente ejemplar, pero pienso esto.
Saludos!
Tienes que ser miembro para responder en este tema