— Hija, no puede entrar a la iglesia sin brasier.
— Padre, tengo el derecho divino.
— Sí, y el izquierdo también, pero no puede entrar así.

Comentarios (1)