Ceremonia de casamiento evangélico

En algún momento de la vida de todo ministro, laico o consagrado, surge la necesidad de presidir algún tipo de ceremonia. generalmente, este pedido puede provenir de la propia feligresía, como así también de gente que simpatiza con las ideas evangélicas. Pero también sucede que, por motivos de preparación o tiempo, no se tenga una forma o guía par cubrir tan importante evento.
Consciente de ello, aprovecho este espacio que nos brinda T! de pluralismo religioso y libre expresión de ideas para ofrecer al público interesado algunas ceremonias que puedan ORIENTAR al ministro (anciano o pastor). Orientar, sugerir más que brindar formas fijas, estricta que no dan lugar a la espontaneidad o a la libertad de expresión, algo que le es caro al Protestantismo en general.
Ofreceremos varias ceremonias atendiendo a la pluralidad de denominaciones e iglesias hijas de la Reforma, en la medida de lo posible.
Con respecto a la ceremonia del matrimonio quiero señalar algo: en el protestantismo se dice que la pareja SOLEMNIZA el matrimonio, ya que este ha sido previamente celebrado en el registro civil. Otra salvedad es que el matrimonio, si bien no es considerado una de las dos ordenanzas fundamentales (es decir: el bautismo y la Santa Cena), si es considerada una ceremonia importante, en virtud del pacto que la pareja hace delante de Dios y de la Asamblea de creyentes, y por que cumple con el mandato bíblico de "crecer y multiplicarse". En ese espíritu de diálogo y cooperación es que presento humildemente esta primera ceremonia de acuerdo a la Iglesia del Dios de la Profecía, que se parece también en algunos puntos al de otras tradiciones evangélicas.
NOTA: Este post es hecho con sentido informativo y no es su ánimo polemizar con otras iglesias o con individuos ateos o agnósticos. Es un servicio para el Pueblo cristiano y para aquellos hombres de buena voluntad y mente abierta que, aunque no compartan la misma fe, quieran leerlo.

Ceremonia de casamiento evangélico

1. SOLEMNIZACION DEL MATRIMONIO
El matrimonio es una institución civil así como religiosa, y por lo tanto sujeto a reglamentos legales. El ministro deberá familiarizarse con las leyes del Estado o nación donde vaya a ejecutarse esta ceremonia, para estar seguro de cumplir con los requisitos de la ley. Además de llevar un registro en el cual hará constar los Matrimonios' con todos los datos necesarios, la firma de los contrayentes, los testigos y el -ministro. La ceremonia, puede verificarse en el templo en una casa particular, pero siempre ante testigos. NOTA: En muchos países de preciso que los contrayentes presenten el certificado de las autoridades civiles, comprobando que ya se ha verificado el matrimonio civil en su forma legal. Datos Generales de la Ceremonia Conviene que el ministro y los Contrayentes ensayen de antemano el orden del programa de la ceremonia para evitar confusiones; el ministro debe enseñar y hacer practicar la manera de entrar y salir en una ceremonia nupcial.
matrimonio
CEREMONIA (1) Introducción: Los contrayentes estarán juntos, ante el ministro; el hombre a la derecha de la mujer. Dirigiéndose a la congregación, el ministro dirá: "Estamos aquí reunidos en la presencia de Dios y de estos testigos para solemnizar ante el Todopoderoso, y en el nombre de nuestra santa - religión, el contrato de matrimonio que este hombre y esta mujer ya han celebrado ante las autoridades civiles. El matrimonio es un estado honroso instituido por Dios, y santificado por la presencia de nuestro Señor en las bodas de Cana en Galilea. En las Sagradas Escrituras se lee que es honroso en todo el matrimonio, y se le consagra como símbolo de la unión mística entre Cristo y su Iglesia. El matrimonio debe contraerse con reverencia y en el temor de Dios, considerando los fines para que fue ordenado, es decir, para compañerismo, apo-yo y consuelo que marido y esposa deben tributarse recíprocamente, mientras perdure la vida. El matrimonio fue ordenado para continuar la sagrada institución de la familia, y para que los hijos que son herencia del Señor, sean criados en piedad y rectitud. El matrimonio contribuye también al bienestar de la sociedad y a transmitir por el buen orden de familias la pureza, la santidad y la verdad, de generación en generación.
Esta clase de unión fue instituida por Dios con la primera pareja humana, Adán
y Eva, allá en el huerto del Edén; su fin fue proporcionar felicidad a la humanidad. Desde entonces los seres humanos la han practicado y para darle consistencia la han Legalizado. Puede decirse que el matrimonio es el contrato legal de una unión espiritual.‖ La Palabra de Dios expresa que `honroso sea en todos el matrimonio' (Hebreos 13:4). Estas dos personas han decidido abrazar este estado tan honroso Oración "Nuestro Padre y nuestro Dios, ningún gozo nuestro es perfecto, si tú no lo haces completo. Falta algo sublime en nuestras horas más felices, si tu bendición no nos acompaña. Te salpicamos que si el Señor Jesús estuvo presente en las bodas de Cana de Galilea, así también disfrutaremos nosotros en estos momentos del gozo de tu divina presencia. "Pedimos que la bendición de tu presencia sea una realidad en la vida de este hombre y de esta mujer, que van a hacer juramento solemne ante ti y estos testigos, de modo que el recuerdo de esta hora santa les fortalezca y les consuele en medio de todas las pruebas y todos los cambios del futuro. Llena de felicidad estos momentos, y manifiesta tu presencia verdadera en estas bodas. Amén". Preliminares Luego el ministro se dirigirá a los contrayentes con voz clara y audible "Habéis venido ante mí, ministro de Cristo, para ser unidos, delante de Dios, con los santos lazos del matrimonio. Esto representa un paso serio y solemne donde os tomáis el uno para el otro para afrontar las circunstancias que se os presenten, sea en riqueza o en pobreza, para gozo o tristeza, para salud o enfermedad, en todo lo que la vida da y en todo lo que quita, y seréis el uno al otro fiel, verdadero marido y verdadera esposa hasta que la muerte os separe." "Oíd, pues, la Palabra de Dios, escrita para vuestra instrucción, y para que tengáis luz en vuestro camino" (el ministro seleccionará las porciones que desea leer).
Lectura de Escrituras
El ministro leerá, Efesios 5:25-33:
"Maridos, amad a vuestras mujeres, así como Cristo amó a la iglesia, y se entregó a sí mismo por ella, para santificarla, habiéndola purificado en el lava-miento del agua por la palabra, a fin de presentársela a sí mismo, una iglesia
gloriosa, que no tuviese mancha ni arruga ni cosa semejante, sino que fuese santa y sin mancha. Así también los maridos deben amar a sus mujeres como a sus mismos cuerpos. El que ama a su mujer, a sí mismo se ama. Porque nadie aborreció jamás a su propia carne, sino que la sustenta y la cuida, como también Cristo a la iglesia, porque somos miembros e su cuerpo, de su carne y de sus huesos. Por esto el hombre a su padre y a su madre, y se unirá a su mujer, y los dos serán una sola carne. Grande es este misterio; mas yo digo esto respecto de Cristo y de la iglesia. Por lo demás, cada uno de vosotros ame también---a su mujer como a sí mismo; y la mujer respete a su marida." "Vosotros, maridos- *igualmente, vivid con ellas sabiamente, dando honor a la mujer como a vaso más frágil como a coherederas de la gracia de la vida, para que vuestras oraciones no tengan estorbo." Otras Escrituras "Así mismo oíd lo que dicen las Sagradas Escrituras." 'Las casadas estén sujetas a sus propios maridos como al Señor; porque el marido es cabeza de la mujer, así como Cristo es cabeza de la iglesia, la cual es su cuerpo, y él es su Salvador. Así que, como la iglesia está sujeta a Cristo, así también las casadas lo estén a sus maridos en todo." 1 Pedro 3:'1. Asimismo vosotras, mujeres, Estad sujetas a vuestros maridos; para que también los que no creen a la palabra, sean ganados sin palabra por la conducta de sus esposas. "Amén. Que Dios bendiga la lectura de su Santa Palabra." Luego el ministro dirá, dirigiéndose al hombre: (Pronunciando el nombre completo) ¿Quieres prometer delante de Dios y estos testigos,, así como lo has prometido ante las autoridades civiles, tomar a esta mujer (nombre), por tu legítima esposa para vivir con ella conforme a lo ordenado por Dios en el santo estado del matrimonio? ¿Prometes amarla, honrarla, consolarla, y conservarla en tiempo de salud y enfermedad, en prosperidad y sus sufrimientos, y conservarte exclusivamente mente para ella, mientras los dos vivieren? El hombre responderá con voz alta (Si lo Prometo) A la mujer Pronunciando el nombre completo ¿Quieres prometer delante de Dios y estos testigos, así como lo has prometido ante las autoridades civiles, tomar a este hombre (nombre) por tu legítimo esposo, para vivir con él conforme a lo ordenado por Dios, en el santo estado del matrimonio? ¿Prometes amarlo, honrarlo, respetarlo, ayudarlo, y cuidarlo en tiempo de enfermedad y de salud, en prosperidad y en sufrimiento, conservarte exclusivamente para ÷el mientras los dos vivieren?
La mujer responderá con voz clara Si lo prometo‖. Entrega de anillos En caso de que la ceremonia incluya la entrega de un anillo o anillos, se procederá de la forma siguiente: El ministro dirá al novio: "¿Qué prenda le entregas como testimonio de tus promesas?" El novio pondrá el anillo sobre el libro que tiene el ministro en la mano, y el ministro tomando el anillo, hará que el novio pronuncie las siguientes palabras: Con este anillo, te desposo, uniendo contigo mi corazón y mi vida, y te hago partícipe de todos mis bienes". Luego el ministro dirá, entregando el anillo al novio para que lo coloque sobre el dedo anular de la novia: "Que este anillo sea el símbolo puro e inmutable de vuestro amor". (Se hará de igual manera cuando la novia entregue el anillo al novio) . Luego se arrodillan los novios, si así se creyese convenientemente, y el ministro dirá: "En señal de vuestra fidelidad a los votos que os habéis hecho, daos mutuamente la mano derecha". El ministro colocará entonces la mano derecha sobre las manos unidas de los novios, y elevará una oración, en la cual incluirá las siguientes peticiones: "Dios eterno, creador y consolador del género humano, dador de toda gracia espiritual, autor de la vida eterna: bendice a este hombre y a esta mujer, a quienes bendecimos en tu nombre, a fin de que cumplan y se guarden siempre en paz y amor, viviendo conforme a tus santos mandamientos, y ordenando su hogar y vida en armonía con tu Santa Palabra, mediante nuestro Señor "Te rogamos, oh Dios Todopoderoso, que seas Salvador guía de sus almas inmortales, para que alcancen mediante la redención de nuestro Señor, la eterna gloria, Amén." Al terminar la oración el ministro se dirigirá a los concurrentes diciendo: "A los que Dios ha unido, ningún hombre los separe."
"Por cuanto (nombre de ambos) han consentido ingresar en el estado de matrimonio, y en efecto han celebrado el contrato matrimonial, primero delante de las autoridades civiles, y después aquí delante de Dios y estos testigos, habiéndose dado y empeñado, su fe y palabra el uno al otro, lo cual han
manifestado por la unión de las manos, yo los; declaro marido y mujer en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén." ` Al terminar el acto el ministro colocará su mano derecha sobre las manos de los novios y pronunciará la siguiente bendición. "El Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo os bendiga, conserve y guarde. El Señor por su misericordia vuelva a vosotros los ojos de su favor y os colme de tal manera de su gracia y bendiciones espirituales que viváis en este mundo en su santo temor y gocéis en el otro de la vida celestial Amen.

iglesias
CEREMONIA (II) El ministro dirá a los invitados: Cuando Jesús fue llamado con sus discípulos a una boda, gustosamente accedió ir y allí comenzó su ministerio y sus obras de poder. Es por eso que también hoy nos reunimos aquí para ser testigos ante Dios, de las promesas que este hombre y esta mujer van a ofrecerse mutuamente y encaminarlos en su nuevo estado matrimonial, por medio de nuestras oraciones y saludos cristianos A la pareja: Este rito matrimonial al cual ustedes concurren para ser unidos con lazaos religiosos es el rito primero y mías antiguo del mundo. Fue celebrado al comienzo del mundo ante el mismo creador, como único testigo, invitado y ministro, y lo que fue antes es también ahora; el matrimonio nunca ha cesado, pues sobrevivió al paraíso, y ha sido mantenido por el propio Dios, para aliviar a las personas sus penas y consolar las tristezas de nuestro corazón quebrantado. Así será para cada uno de ustedes si en sus corazones abriga el deseo de embellecerlo y endulzarlo por medio del tierno cuidado aun en las cosas mías pequeñas por la paciencia y por el sacrificio en beneficio del otro. Todo esto lo imponemos ante ustedes dos, para memoria en el nombre de Dios, y les recomendamos que la oración constante les permita cumplir fielmente con esas promesas, únanse ahora de la mano derecha. Dirigiéndose al hombre: "¿Toma usted esta mujer cuya mano sostiene, como su legítima esposa? ¿Promete usted solemnemente delante de Dios, y de estos testigos, cuidarla, amarla y defenderla, y ser un esposo fiel y verdadero mientras Dios le conceda vida?" Responde el novio:"Sí, señor."
Dirigiéndose a la mujer: "¿Toma usted este hombre, cuya mano sostiene, como su legítimo esposo; promete usted solemnemente delante de Dios y de estos testigos unirse a él por toda la vida, bajo cualquier circunstancia, y ser una esposa fiel y amorosa hasta que la muerte los separe?" Responde la novia: "Sí, señor." El anillo (opcional) "Puesto que ahora como esposo es usted la cabeza de la esposa, a quien le da su nombre y la toma para cuidarla y proveerle, procedo a darle a usted este anillo (darle el anillo al hombre) para que lo coloque en el dedo de esta mujer, como señal de que usted le recibe en verdad." El novio coloca el anillo en el dedo de la novia ―Así pues, usted cuidará a su esposa con la fuerza de su vigor y con su amor protector. ―Usara este anillo como un vinculo de reverencia y fe profunda completando ambos el circulo perfecto del deber que hace de ustedes una sola persona‖ El pronunciamiento En el nombre de Jesucristo y delante de estos testigos, yo los declaro marido y mujer. Lo que Dios ha unido, que ningún hombre lo separe. Se hace una oración y se finaliza con la bendición. La Bendición "Y ahora, que Aquel que caminó en íntima comunión con la primera pareja humana en los días de la inocencia; aquel Varón de dolores que trajo gran regocijo en la fiesta de bodas con su ministerio milagroso; aquel que morando en vuestros corazones puede hacer vuestra casa una morada de amor y paz, -el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo- sean con vosotros para siempre. Amén."
cristianismo
CEREMONIA III El ministro está en entera libertad para usar la forma que más le agrade al solemnizar los lazos matrimoniales como ejercicios que preceden o anteceden a la ceremonia matrimonial. Unos principian leyendo las Sagradas Escrituras, parte seleccionadas; otros principian orando, o haciendo reminiscencias oportunas de ejemplos bíblicos. Otros omiten todo esto al principio y lo reservan para el final. Unos oran al principio y al fin. Lo mejor es que cada ministro determine desde el principio la forma de ceremonia que va a usar, según el caso lo pide. El ministro debe estar seguro que los contrayentes han cumplido con los requisitos de la ley civil.
Los contrayentes puestos de pie ante el ministro, el hombre a la derecha de la mujer, y los respectivos testigos. El ministro dirá: La divina revelación declara que el matrimonio es un estado honroso; instituido por Dios cuando el hombre aún era inocente, antes que pecara contra su Hacedor y fuera echado del Paraíso. Fue una concesión sabia y benéfica, para contener inclinaciones impuras, guardar el orden social y transmitir, por el buen orden de familias, la pureza, la santidad y la verdad, de generación en generación. Cristo aprobó el matrimonio cuando hizo su primer milagro y santificó con su presencia las bodas de Cana de Galilea; y San Pablo recomienda que es digno de honor entre todos; por tanto debe ser contraído con reverencia y en el temor de Dios. En seguida el ministro añadirá:" tómense de la mano derecha. Dirigiéndose al hombre: ¿Toma usted a esta mujer, cuya mano sostiene, como su legítima esposa; promete usted solemnemente delante de Dios y de estos testigos, que usted la amará, honrará, consolará; que se conservará solamente para ella, cumpliendo los deberes de un esposo para con su esposa, mientras Dios le conceda vida?" El hombre responderá: "Sí, lo prometo". El ministro dirigiéndose a la mujer: "¿Toma usted a este hombre cuya mano sostiene, como su legítimo esposo; promete usted solemnemente delante de Dios y de estos testigos, que lo amará, honrará, consolará; que se consagrará solamente para él, cumpliendo con todos los deberes y obligaciones que una esposa tiene para con su esposo, mientras Dios les conceda vida?" La mujer responderá: "Sí, lo prometo" Si va a usar anillo, el ministro lo tomará de la mano del hombre. Dirigiéndose a él: "¿Le ha dado usted este anillo a ella como prenda y prueba de que la toma como su legítima esposa, y que es señal de amor puro y sincero de que usted la amará, y cumplirá fielmente los sagrados votos con que ahora se ha comprometido con ella, tomándola como su esposa?" El hombre responderá: "Sí, señor." Dirigiéndose a ella:
"¿Acepta usted este anillo de este hombre, a quien ha tomado como su legítimo esposo, como prueba y prenda de amor verdadero, y de que cumplirá fielmente los votos sagrados que le ha hecho?" La mujer responderá: "Sí, señor." El ministro devolverá el anillo al hombre indicándole que se lo ponga a la mujer. (En seguida dirá les recuerdo de este sagrado servicio, y de los sacrosantos lazos del matrimonio, por cuales os habéis unido en santo matrimonio, hasta que la muerte os separe ". Sea éste el sello de vuestra fe mutua y de vuestro mutuo afecto y felicidad,
Porciones Bíblicas Se pueden leer antes o después de la ceremonia Génesis 2: 18-24. Proverbios 7:6-27; 12:4; 31:10-12, 14, 20, 23; 31:10-31 Mateo 19:3-12; 22:30 Romanos 7:2, 3 Tito 2:3-5 Hebreos 13:4 1ª Pedro 3:1-7 Coloreases 3:18, 19 Eclesiastés 9:9
ORACIONES SUGERIDAS El Padrenuestro puede recitarse al principio de la ceremonia. Para el fin de la ceremonia, se ofrece lo siguiente: "Dios eterno, Creador y Gobernador del género humano, Dador de toda gracia espiritual, Autor de la vida eterna: Bendice a este hombre y a esta mujer, ayúdales día por día a formar su hogar del cual Tú seas la cabeza y el Huésped invisible; ayú-dales a fin de que cumplan, y guarden siempre los votos y promesas que se han hecho este memorable día.
"Dios el padre, Dios el hijo, y Dios el Espíritu Santo os bendiga, conserve y os guarde;
Por cuanto este hombre y esta mujer solemnemente, y delante de Dios y de estos testigos se han dado y empeñado su fe y palabra el uno y el otro, y lo han manifestado por la unión de las manos, yo los declaro marido y mujer en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén. A los que Dios ha unido, ningún hombre lo separe.
el Señor en su misericordia vuelva a vosotros su rostro para bendecirás rica y abundantemente, y os llene de su santo amor, y Votéis en el mundo venidero de la vida perdurable. Amén."
anillo
Fuente: Manual del ministro cristiano, Mágister Joel Ching Meletz (Iglesia del dios de la Profecía, Guatemala)
señor

Anuncios

Fuentes de Información - Ceremonia de casamiento evangélico

Dar puntos
13 Puntos
Votos: 2 - T!score: 6.5/10
  • 1 Seguidores
  • 33.509 Visitas
  • 3 Favoritos

4 comentarios - Ceremonia de casamiento evangélico

@riiikard0o0 Hace más de 3 años +2
+ recoo buen post!!!!
@KINGCABEZON12 Hace más de 3 años +1
bn