El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Cuento

Anuncios

Hola a todos, este cuento lo escribí hace unos meses, quiero compartirlo y me den sus opiniones, es la primera vez que escribo una historia...



El imaginario mundo real de Charly
Por: Trino Ramos


Era una vez un chico de nombre charly, que vivía en una casa grande con su abuela y su tío, un día estaba haciendo muñequitos de plastilina y tuvo una idea, que ellos tomarían vida si los hacia parecidos a el. Una mañana lo intento, hizo las extremidades, luego hizo la cabeza, luego el cuerpo y un corazón para el muñeco, pero no paso nada, paso todo el día intentándolo pero sin éxito alguno, no tomaba vida, aun así no perdió las esperanzas, luego de unos días volvió a intentarlo, dijo a si mismo: creo que me falto algo, tal vez si lo deseo con todo el corazón obtendría vida, así lo hizo, preparo todo otra vez, preparo las extremidades, y el cuerpo, cabeza y corazón todo tal cual, pero no paso nada, ahora venia el ingrediente que le faltaba esta vez, dijo:
-Deseo de todo corazón que tengas vida, te llamare Marlon, dale Marlon levántate-, pero fue inútil, lo deseaba y mucho pero aun no funciono, esta vez espero un día mas a ver, siguió deseándolo y no paso nada en absoluto, destruyo todo otra vez, dijo: -esto es una mentira, como se me ocurriría a mi pensar en algo tan estúpido, como iba a tener vida-, pasaron los días y nuevamente le invadió las ganas de realizar el experimento, estaba convencido de que funcionaria y que le faltaba algo, sentía que estaba cerca de lograrlo así que lo intento una vez mas.
-Y si le doy el trato de una persona y le doy amor de seguro que tendría vida-; así que lo intento nuevamente, preparo todo, unió las partes y espero, lo deseo de todo corazón, le empezó a hablar como si fuera una persona, como a un amigo empezó a existir un amor de persona a persona, aun amor de amigo… pero nada. Ya era de noche y estaba cansado pero esta vez decidió dar una oportunidad y no destruyo el muñeco. Se fue a descansar, se despidió de Marlon: hasta mañana apreciado amigo, espero que descanses yo también descansare, y apago la luz.
Al día siguiente empezó a jugar con el muñeco como si fuera una persona, como si fuera uno de los mejores amigos que siempre había deseado y de pronto, escucha una voz pequeña que decía: holaaaa manito, holaaaa
Todo extrañado y mirando a todos lados exclamo:- me llaman pero ¿quien, donde, será mi abuela?- Pero seguía la voz aguda de bajo volumen, se sentía como si gritaran a lo lejos. -Estoy aquí mirameeee- de pronto charly se paralizo y entre dientes dijo: -no creo, no puede ser, ¿será lo que estoy pensando?- aun paralizado fue volteando a mirar hacia donde estaba el muñeco, y su sorpresa fue que estaba allí mirándole, sonriéndole y apenas se podía mover, -no lo puedo creer- dijo charly con cara de asombro; -estas vivo, vives waooooo- no puedo creerlo decía una y otra vez Charly, -si estoy vivo manito, tu me has creado, estoy vivo porque tu me imaginaste, y me deseaste con todo tu corazón, y además, me trataste como a una persona, como si realmente tuviera vida, me confiaste como si fuera tu mejor amigo, me brindaste tu aprecio de verdad, por eso estoy aquí, no solo en tu imaginación sino en la realidad, soy real para ti- de pronto suena la puerta, toc toc toc “¿con quien hablas Charly? Exclamo la abuela, y el le dijo: -entra abuela quiero que veas esto- la abuela entro y vio a Charly con su muñeco, -ella es mi abuela, salúdala- pero el muñeco no decía nada,
La abuela dijo: -hola muñequito, muy lindo tu juguete, tu lo hiciste cuídalo para que te dure- Charly exclamo: -no abuela espera el se llama Marlon y habla, el me hablo, el tiene vida en serio-
Sin pensarlo y con tono burlista la abuela dijo:
-Jajaja que imaginación tienes charly, si claro, tranquilo, yo también tuve mis juguetes que hablaban cuando era niña- y de inmediato salió del cuarto su abuela, y Charly le dijo a su muñeco:
-¿que fue lo que paso? No entiendo, yo se que escuche hablar a este muñeco, yo no estoy loco, se que te escuche- exclamo llorando a Marlon, el cual respondió,
-No te pongas así, si es verdad que me escuchaste, si hablaste conmigo y yo hable contigo, lo que ocurre es que solo tu puedes oírme-
-¿Que?- Grito todo confundido Charly, así no se vale, me hiciste pasar por loco con mi abuela, esto no me gusta.
- Espera Charly querido amigo, así debe ser, vivo en tu mente, en tu corazón, no en el de nadie más, vivo en tu realidad-
Charly se entristeció porque quería decirle a todo el mundo acerca de Marlon, se quedo un rato en silencio y luego le respondió: - está bien creo que debo aceptar lo que dices, es la oportunidad que tengo de tener un verdadero amigo, de compartir con alguien-
-¿Entonces manito, aceptas ser mi amigo?- Dijo Marlon.
Aun Charly sin saber que decir, estaba asombrado y feliz, muy feliz, al fin tenia a alguien con quien hablar y con quien compartir, así que acepto sin pensarlo mas, así empezó la amistad entre el y su nuevo amigo, pasaban horas juntos. Todo estaba marchando de maravilla pero había un problema, se estaba descuidando en sus estudios y no ayudaba a su abuela y su tío en los quehaceres de la casa, así que habían disgustos mas seguidos entre su abuela y su tío con Charly, no sabia que pasaba, hasta que un día no soportaba ya los problemas y busco la solución, lo primero que pensó fue en irse de la casa: -pero ¿a donde me voy? Mejor espero a solucionarlo de otra manera-, así que pensó, “hablare con Marlon”, buscaba la solución al problema, pero parecía empeorar mas, aun así noto algo extraño, se sintió de pronto como si estuviera realmente solo, no era normal porque tenia un amigo de verdad pero desde que Marlon llego las cosas se empeoraron así que primero busco ayuda en el,
-Marlon las cosas no están bien, ¿que crees que debo hacer?-
Marlon le contesta rápidamente: -No le prestes mucha atención, ya se le pasara, olvídalos esa es la edad que le esta afectando, a ti te falta mucho todavía por vivir, disfruta de la vida que apenas comienza para ti manito-
Esa respuesta incomodo a Charly porque pensó que si Marlon era su amigo debió buscar de arreglar las cosas con su abuela y su tío.
No satisfecho con lo que le dijo Marlon, seguía en búsqueda de solucionar lo que estaba pasando se, dirigió a casa de un viejo amigo, de nombre Pedro, es un señor de avanzada edad que usaba un sombrero, el le regalaba algunos juguetes cada año, era muy apreciado por el, sin más le conto todo lo ocurrido el viejo le dice:
-ya se que ocurre, ese amigo que tienes es alguien que necesitabas pero existe alguien que no te quiere, y ese alguien te ataca desde tu propia mente usando tu misma imaginación, tendrás que hacer lo que te diga, pero debes ser muy fuerte-
-¿Quieres que aplaste y elimine a mi amigo?- Exclamo Charly. – eliminarlo si pero aplastarlo o destruirlo físicamente no, porque si lo aplastas volverás a crearlo así que no es la solución-
-Pero Pedro, y si lo quemo, y si lo destrozo, ya mas nunca volverá a existir- dijo Charly.
Inmediatamente respondió Pedro: -No es tan sencillo, es que la lucha no es con lo material sino con otra cosa, con otra dimensión, en fin para que me entiendas mejor, no es con la plastilina que luchas, es con tu imaginación, con tu mente, con tu corazón, desde allí es que eliminaras tu problema.
-Esta bien Pedro, que me aconsejas que debo hacer- exclamo Charly. Pedro lo miro a los ojos y le dijo: -ese amigo que dices tener no es tu amigo, es mentiroso, no le creas absolutamente nada, buscara la manera de destruirte, y de alejarte del verdadero y único rey-
¿El rey?, ¿Cual rey? Ahora si que no entiendo nada le reclamo sorprendido y confundido Charly
-Busca al máximo rey el te ayudara a encontrar la solución-
-Pero cual rey, no conozco a ningún rey- respondió Charly.
-Es cierto, te aseguro que si sabes de el pero no lo conoces, pero debes buscarlo, el te esta esperando, así como tu supuesto amigo apareció desde tu mente y tu corazón, busca al rey desde tu mente y corazón también- dijo Pedro con firmeza.
-¿Pero como?, esto esta mas complicado de lo que me imagine.- dijo Charly
-Tú deseaste de todo corazón a tu amigo, ahora debes desear de todo corazón hablar con el máximo rey- dijo Pedro.
-Esta bien pero como lo hago? Con plastilina, con arcilla o con globos?- exclamo Charly
-No lo hagas, el llegara sin tu hacerlo físicamente, el no necesita de eso, solo debes anhelar estar con el, que el gran rey llegue, de todo corazón, lo que debes hacer es lo siguiente, te vas a ir a un lugar solo, te arrodillas y empiezas a hablar con el gran rey como si estuviera delante de ti, y dile que necesitas ayuda en esta situación, en este problema, eso es todo, así de simple- puntualizo Pedro.
-¿Que? No puede ser, eso es todo?- Exclamo Charly sorprendido.
Pausadamente le respondió Pedro: -Intentar no cuesta nada, no pierdes nada, no lo crees ?-
-Tienes razón, lo intentare esta noche, gracias Pedro-
Luego llego a su casa y entro a su cuarto, estaba allí Marlon pero esta vez no estaba solo, pues habían seis muñequitos diferentes que habían cobrado vida, eran los otros juguetes con los que también había compartido y que en mas de una oportunidad también había deseado de corazón que tuvieran vida,
-Es un sueño hecho realidad- exclamo Charly
Los juguetes estaban felices de que llegara Charly, había un soldadito, un bombero, un oso, un león, un piloto de carreras y un boxeador. – Que bueno que llegaste manito te estábamos esperando para jugar- dijo Marlon con cara de felicidad.
Luego Charly sin pensarlo los tomo y los abrazo a todos y les dijo: - Que feliz me hacen ustedes-
Ese día jugaron hasta altas horas de la noche. Así pasaron los días, jugando con sus nuevos amigos, pero, a pesar de que estaba feliz, sucedía lo contrario en la escuela también con su abuela y su tío, se deterioraba cada vez mas su relación con ellos, el tío le dijo a la abuela: -no aguanto mas por su bien devolvámoslo con sus primos-
“No” grito su abuela, estoy también muy disgustada pero es un niño, hablare con el primero, sino logro un cambio en el, lo enviaremos con su primos.
Lo que no estaba en los planes era que Charly había escuchado la conversación sin querer, y se puso nervioso porque no quería estar con sus primos porque allí no tendría la privacidad para estar con sus juguetes, sus primos siempre querían sus juguetes y los dañaban, solo pensar lo que sucedería con sus nuevos amigos le aterrorizaba.
Así que espero a hablar con su abuela, intentaría tratar con ella de una manera muy cordial para que no lo enviase a casa de su mama,
Llego el momento, y charlaron su abuela y el, y se comprometió en colaborar con su abuela, le haría caso, realizaría las tareas de la escuela, y ayudaría en lo deberes del hogar cuando ella lo necesitara.
Todo transcurría de maravilla, cumplía con su escuela, con la casa, con su abuela y con sus amigos los juguetes, pero las intenciones de Marlon eran de destruir a Charly, en realidad no era un amigo fiel y verdadero sino alguien sin corazon, que estaba intentando destruir los lazos familiares de Charly.
Luego de varios días Marlon decide que ya es tiempo de volver con su plan pero esta vez debe ser más rápido en sus decisiones.
Los amigos le ofrecen ayudarle a Charly con su tarea, y así fue, ellos le ayudaron en su tarea, pero a la semana siguiente le entregan los resultados de las tareas, todas las tareas estaban malas, llamaron de la escuela a la abuela de charly porque había salido aplazado en todas las tareas, eso hizo que los problemas se iniciaran y mas fuerte que antes, tanto era así que lo castigaron, y ya estaba a punto de llevarlo con sus otros primos y solo la idea le aterrorizaba, allí en el lugar del castigo llegaron los amigos de charly, -charly no sufras, te sacaremos de esta- dijo el león.
-si charly es solo cuestión de tiempo- dijo el bombero.
El soldado respondió -si quieres castigamos a tu abuela y a tu tío para que aprendan-
-“NO”- respondió rotundamente Charly, -esperen, tampoco quiero castigarlos a ellos, yo me merecía el castigo-
-no creo que lo merecieras manito, tu eres mi rey, eres un rey para todos nosotros y un rey se respeta- dijo Marlon
-tienes razón- exclamo Charly.
-Te tengo una sorpresa- le dijo Marlon, -cuando salgas del castigo lo sabrás-
Luego que ceso el castigo fue a su cuarto y busco a sus amigos, el oso le dijo –¿estas preparado para tu sorpresa querido rey?-, y casi con desespero respondió Charly -desde luego amigos, ¿que sorpresa es?-
Al instante se escucho murmuraciones, muchas voces, de pronto salen todos los juguetes de Charly a saludarlo no eran seis ni siete, eran cajas de juguetes que estaban allí en su cuarto, todos habían cobrado vida, los caballos, los autos corrían solos, los aviones, los soldados hacían sus formaciones, todos los juguetes estaban listos para rendirle tributo al rey Charly, esta vez estaba muy feliz por lo que estaba sucediendo, su ego fue subiendo y su forma de pensar estaba cambiando, empezó a escuchar a sus juguetes que decían: -vete de esta casa, en otra estarás mejor, no hagas las tareas de la escuela porque no valen la pena, no comas si no quieres, maltrata a tu tío y a tu abuela, no les hagas caso, ellos son los que deben hacerte caso a ti mi rey-
Charly se quedo un rato en silencio, era algo que le estaban proponiendo sus amigos fuera de lo que esperaba escuchar de unos amigos, no estaba de acuerdo en todo lo que le proponían, si bien le gustaba mucho la idea de ser rey no le gustaba la idea de maltratar a su familia, eso no estaba en su corazón, de pronto recordó palabras que le había dicho el viejo Pedro:
-tu nuevo amigo es mentiroso, no le creas, buscara la manera de destruirte, y de alejarte del verdadero y único rey-
Así que se quedo en silencio y aunque los juguetes le hablaban el no los oía, solo las palabras en su mente del viejo Pedro le retumbaban una y otra vez, de pronto recordó que antes de conocer a Marlon las cosas eran muy diferentes y empezó a extrañar esos tiempos, todo esto ocurrió en solo unos instantes y Charly permanecía inmóvil. Luego todos los juguetes al no reaccionar se estaban impacientando pues estaban esperando a ver que decía pero nada, solo quedaba en silencio, hasta que su abuela le grito desde el jardín que fuera a botar la basura de la cocina, además recordó que debia hacer su tarea, y además su tío le había encomendado buscar unas verduras al mercado, estaba bajo presión en ese momento, de pronto reacciono, le dijo a su abuela: - ya voy- le dijo a los juguetes: -¿yo soy su rey verdad? Y todos al mismo tiempo respondieron:
-¡Si su majestad, usted es nuestro rey!-
Y les pregunto: -¿conocen ustedes a otro rey a parte de mí?-
Ellos se miraron los unos a los otros, murmuraban, decían entre dientes: -¿quien le dijo a este? ¿Como se entero?- Marlon salto rápidamente y le contesto:
-si sabemos de otro rey, pero no nos importa, solo queremos servirte a ti, ¿porque buscar a otro rey si te tenemos a ti mi rey?-
-Donde está ese otro rey- dijo Charly con un tono alterado a los juguetes.
- Por eso es que te tenemos a ti Charly porque no se muestra físicamente, es invisible- dijo el oso.
En ese momento recordó que el viejo Pedro le dijo que debía buscar al verdadero rey con todo el corazón, dijo que el lo estaba esperando, en realidad estaba confundido y quería que estos problemas terminaran así que tomo una decisión, tenia que intentarlo del modo que le aconsejo Pedro, les dijo a todos:
-Está bien, es suficiente lo que he oído, espérenme aquí un momento- les dijo Charly a todos.
Luego se fue solo a el ultimo cuarto de la casa, recordó lo que el viejo Pedro le había dicho acerca de cómo derrotar a Marlon, y si lograba hacerlo con el, con los demás juguetes ocurriría lo mismo, ya había tomado su decisión y tenia las armas para lograrlo, recordó que el viejo Pedro le dijo que la lucha no era contra lo material sino contra lo que no se ve, y que para derrotarlo tenia que buscar al verdadero y máximo rey, y así empezó, se arrodillo solo en ese cuarto y empezó a anhelar al rey, empezó a desear de todo corazón al verdadero y único rey, el viejo Pedro le dijo que cuando estuviera allí solo que hablara con el rey, como si el estuviera allí, y así lo hizo, empezó a hablar como si estuviera allí el rey en persona, de pronto Charly sintió que de verdad estaba allí alguien con el, parecía que realmente escuchaba lo que el le decía, le empezó a pedir que cesaran los problemas con su familia y la escuela pero de pronto se escuchan golpes, eran los juguetes que gritaban, no lo hagas por favor no hagas esto, no lo merecemos, eso le dio aun mas convencimiento de que estaba funcionando lo que estaba haciendo, al instante escucho una voz que le dijo: -“No temas, yo estoy contigo, te cuidare, dile a los juguetes que te dejen en paz, que en el nombre del rey de reyes se vayan de ti”-.
-“Pero mi rey y si no se van?- Exclamo Charly.
-Si se van, nadie se resiste a mí poder, y mi nombre tiene poder, y yo te digo, estoy contigo confía en mí- dijo la voz.
¿Pero como te llamas? Exclamo Charly.
¿Solo tienes que ordenarles en el nombre del rey de reyes? Le dijo el rey.
Luego Charly quería verle la cara al rey pero antes que lo intentara la voz le dijo de una vez:
-No me veas, nadie me ha visto, mejor ve tranquilo y destruye lo que te esta atormentando en mi nombre-.
-Así hare mi rey- respondió Charly.
Salió del cuarto y no vio a los juguetes que deberían de estar afuera del cuarto porque estaban hablándole desde allí.
Los busco y no los consiguió a ninguno, luego fue a su cuarto y estaban allí, inmóviles pero solo los seis muñecos y Marlon estaban allí para hablar con el, Charly les dijo: -¿porque no me dijeron que si existía un rey?-
Ellos contestaron, -si te dijimos, que querías ¿que nos rindiéramos ante el? ¿O que nos rindiéramos ante ti?-,
-Yo solo quería la verdad- les dijo Charly,
De pronto le lanzaron cosas los juguetes, lo golpeaban, y azotaban, le disparaban los soldados peloticas de plástico, y los tanques, en fin una batalla contra Charly, el empezó a golpear a los juguetes, pero de pronto dijo:
-en el nombre del rey de reyes les ordeno que me dejen en paz-,
De inmediato todo se calmo, los juguetes lo miraban con mucha ira, Charly recordó las palabras del rey que le dijo, “no temas, yo estoy contigo”
Y no tuvo temor de ellos, pero Marlon le dijo: -por favor, no nos hagas daño, nosotros te queremos servir-
De pronto Charly tuvo cierta compasión pero recordó que Marlon era mentiroso, estuvo unos instantes callado y luego dijo,
-bien yo les ordeno en el nombre del rey de reyes que dejen de existir, ya no quiero que vivan más-
De inmediato se escucharon gritos que decían:
Noooooo, porqueeee, ayudanos Charly-, Marlon le dijo a Charly, -no podrás conmigo, no te separaras de mi, siempre te seguiré-
Charly le dijo: -pues no, porque el verdadero rey me dijo que el estaba conmigo cuidándome, así que no te temo ni me importas nada, y ya en el nombre del rey de reyes les ordeno que se vayan de mi vida en este momento, no vuelvan a hablar nunca mas-.
Al instante todo quedo en silencio, los rostros de los juguetes volvieron a la normalidad, y Marlon el muñeco de plastilina quedo desecho, aplastado, por los otros juguetes que le cayeron encima.
-Gracias a Dios que no paso nada grave- dijo Charly.
La abuela entro y le dijo a Charly: -recuerda que debes botar la basura-.
Pero Charly abrazo a su abuela y le dijo gracias abuela, te quiero mucho,
-¿No entiendo, que paso aquí? Exclamo la abuela
-No importa abuela, te obedeceré siempre porque así quiero que sea, así debe ser-.
Y desde entonces la vida de Charly cambio totalmente, los juguetes aun estaban allí y el si jugaba con ellos, pero era diferente, no les tenia miedo ni temor a que revivieran porque el verdadero rey le dijo que no tuviera miedo nunca, así ocurrió, su vida y la de su familia cambio y así estuvieron prosperados y felices por siempre.

Anuncios

0 comentarios - Cuento