El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El Genocidio De Los Pueblos Indígenas Mbya-Guaraní

Anuncios


El Genocidio Silencioso De Los Pueblos Indígenas Mbya-Guaraní

Los Mbya Guaraní son un pueblo antiguo y selvático de raíces amazónicas. Habitan en Misiones, una provincia del nordeste de Argentina, tienen 74 comunidades y una población total, aproximada, de 3.000 personas. Su cultura es tan rica como la biodiversidad de la selva Paranaense que siempre utilizaron y protegieron. De algún modo el blanco, nuestra sociedad, asumidos como propietarios y como gobernantes, achicamos su territorio y su selva para expandir los cultivos y los buenos negocios de quienes nos creemos "civilizados" empujándolos a un lento y silencioso exterminio. Aquí me centrare en las cuestiones que resumen silenciosa tragedia Mbya.
Quienes hoy ganan territorio a las comunidades, con leyes, con funcionarios y su insensibilidad, representan la estrategia de vida que no funciona, la que depreda. Los Mbya-Guaraní, irónicamente, representan la más sostenible y exitosa, la que les permitió a ellos (y a nuestros antepasados pre urbanos) vivir como cazadores, pescadores y agricultores de subsistencia. Duele saber que la mala estrategia, la de las cadenas alimentarias cortas, la misma que expande los cultivos de soja y pinos a fuerza de topadoras, triunfe hoy sobre la buena estrategia, la de cadenas alimentarias largas, que hace convivir selva y personas.
Estas comunidades subsisten en una estrecha relación con el medio natural, de allí procuran sus alimentos, sus herramientas y la selva se transforma en su farmacia brindando todo tipo de elementos para curar y tratar afecciones, frágil y estrecha es su relación con la selva, como lo declara el Biólogo Raúl Montenegro, presidente de la F.U.N.A.M ( Fundación para la defensa del medio ambiente) en una entrevista radial; “La desaparición de una sola especie tiene un impacto devastador en la vida de las comunidades”. Cita el ejemplo del Para- Paraí, que es un árbol cuyas infusiones con la corteza y hojas tiene efectos anticonceptivos, lo beben hombres y mujeres. Hoy que ya no cuentan con ese recurso, la superposición de embarazos genera altas tasas de mortalidad en las mujeres y en infantes, sumados a la escases de alimentos y espacio, significa una lenta agonía.
El espacio de los Mbya-Guaraní es disputado por todo tipo de organizaciones, Holdings, multinacionales, empresas de todo tipo; pasteras, papeleras, madereras, sojeros, he incluso la Universidad Nacional De La Plata, sumándose a la opresión que ejerce nuestra sociedad “occidental y cristiana” sobre los pueblos originarios. La U.N.L.P desde 1992 tiene en su poder poco mas de 6.000 hectáreas de selva; generosa donación de Celulosa Argentina S.A, utilizando a las comunidades para sus estudios antropológicos, disputándoles la propiedad de la tierra bajo la escusa de brindar protección a estos ambientes en peligro, ¿quién representa un peligro?, ¿los pueblos que habitan hace 3.200 años en la zona? (Investigaciones por datación radiocarbónica; Keller, 2001; Poujade, 2000)¿o nosotros; con nuestro capitalismo tercermundista y nuestros estados modernos “democráticos” respaldado en leyes e instituciones?.
El genocidio se produce de manera silenciosa, un silencio que es cómplice del sistema económico y sus grandes aliados; la discriminación, el estado por acción u omisión, los medios de comunicación en tiempos de “lo que no se ve, no pasa” y una sociedad telenarcotizada. Intentando recompilar información, observe con tristeza que ningún medio grafico, televisivo, o virtual argentino presentaba la situación, solo medios de Bolivia, Venezuela y Perú. No se equivocaba el biólogo ambientalista Raúl Montenegro en esto de la mudez del crimen contra los originarios, una nación no puede pretender construir su identidad negando a sus raíces, colaborando y expectando con pasividad su exterminio.
La tragedia se hace presente en todo momento, en la vida de las comunidades Mbya-Guaraní y en la selva sub tropical paranaense, que desde mi puto de vista son solo un cuerpo de perfecta armonía. A tal punto es esta dualidad aparente que el Casique Artemio Benitez, de la comunidad Tekoa Yma declara: "No necesitan amenazarnos para que dejemos este lugar si nos sacan el monte nos vamos, y es eso lo que están haciendo". La selva desaperece un poco mas, con cada hombre Mbya que muere o migra.
En cada rito cotidiano como leer el diario, utilizar una resma de papel, o incluso tomar mate, que irónicamente es una costumbre Guaraní, estamos contribuyendo no solo a la desaparición de una porción de selva, también al destierro y muerte de miles de personas que la habitan y coexisten armoniosamente en ella.

7 comentarios - El Genocidio De Los Pueblos Indígenas Mbya-Guaraní

@caminoaixtlan +1
Interesante, un tema del que se poco... Por ahora a favoritos y recomendado, gracias por compartir.