Monografia de Literatura

Monografía


Autor: Maximiliano Burgos


Tema: El humor


Profesora: Gabriela Carli


Escuela: Instituto San Bartolomé


Ciudad: Buenos Aires


Fecha: 24 de julio de 2008


Introducción

El libro que elegí se llama “El Mundo Ha Vivido Equivocado” y su autor se llama Roberto Fontanarrosa. Dicho libro compone un conjunto de cuentos y anécdotas muy interesantes en donde los temas van variando sobre un solo eje: el humor.
El tema que seleccioné es justamente ese: el humor que vuelca el autor en cada uno de los cuentos de su libro. Con esta monografía intento demostrar el valor que tiene el sarcasmo, la ironía y otros aspectos que rodean al mero hecho de reírse pero siempre teniendo en cuenta que hay mucho más que esto entre las líneas de cada cuento.
Voy a explicar un poco más lo que quise decir anteriormente, sin entrar en especificaciones que daré a entender en el desarrollo de la monografía. Cuando leemos un libro ya sea una novela, un mito, o un simple cuento; debemos tomar en cuenta distintos aspectos fundamentales:
• Quién lo escribe
• Dónde lo escribe
• Por qué lo escribe
• Cuándo lo escribe
Desde los primeros tiempos hasta la actualidad, la gente es influenciada por el ámbito que la rodea. Lo mismo pasa con los escritores. La persona que lo escriba puede ser alguien que vivió en capital o en provincia (por ejemplo). Entonces su modo de pensar cambia y a la vez transmite ideas en las que a veces no solemos estar de acuerdo. La época y el lugar donde escribe las obras son los aspectos principales que determinan el contenido tanto social, político y verbal. La razón por la cual lo escribe es la parte más interesante de la obra. Puede ser alguien que no esté de acuerdo con la política del país e intente destruirla; como también puede querer reconstruirla o simplemente elogiar a los que la hicieron tan perfecta. Millones son las razones por las que puede volar el autor, sin embargo éstos son condicionados por los tres aspectos anteriormente nombrados.
Ahora que entienden esto, volvamos al tema inicial, que es el humor. Si un autor considera que el lugar donde escribe la obra, o la razón, o la época no son apropiadas para su modo de expresarse; usa un método infalible: la risa, la ironía, el sarcasmo. Estos factores varias veces nombrados justamente para acentuar los hechos, son los que “distraen” a las personas a las que va dirigido. Aún habiendo muchos tipos de humor, todos buscan reírse “sanamente” de algo o alguien. Fontanarrosa se ríe de muchos y al mismo tiempo se ríe de si mismo. Resulta ser que a veces la realidad es tan trágica que nos da risa, o al menos necesitamos usar el humor para evitar llorar.

El desarrollo (la parte mas interesante)

Antes de recibir una lluvia de piedras, me disculpo por mi exceso de sarcasmo que usaré en esta parte de la monografía y les prometo, lectores, que voy a evitar derrumbarles sus conclusiones acerca de algunos aspectos de la obra, ya que debo acotar tantas opiniones negativas como positivas. Muchos no estarán de acuerdo con mi postura y otros (en minoría absoluta) puede que si lo estén.
Un día como cualquier otro leí el cuento “El mundo Ha Vivido Equicovado”, le primero de todos los cuentos. Se trata sobre una conversación en un bar, donde Hugo comienza a imaginar el mejor día de su vida y su amigo Pipo lo va ayudando a armar la historia. El humor aparece cuando, en el transcurso del relato de Hugo, Pipo le da ideas cómicas que continúan su historia. Aunque a veces Hugo dice cosas graciosas que toman rumbo desde la complejidad de la historia hasta la sencillez porteña. Hay una parte del cuento en la que Pipo dice: “¿Silloncitos de caña? ¿En una cafetería?” Porque Hugo aclara que su “chica rubia” esta sentada en un sillón de caña y los hechos transcurren en una cafetería. A medida que la historia de Hugo se va desarrollando, la misma hace constantes saltos entre suspenso y distracción. Digo esto porque hay una parte en donde Hugo dice: “Claro, primero vos esperás. Te hacés el sota y esperás. Porque en una de esas vuelve el marido. O el tipo ése que estaba con ella y es un quilombo. Entonces vos te quedás en el molde. Y te empieza a laburar el marote de que si te vas y te sentás con ella. ¿Qué carajo le decís?” Esa es la parte donde el suspenso se adueña del lector y comienzan las típicas suposiciones, las mismas que se hace el personaje del cuento. Luego Pipo agrega “Y además la mina habla en inglés.” Y en ese momento Hugo se pierde del marco de los hechos principales y discute con Pipo sobre el idioma de aquella mujer. El lector se ríe pero al mismo tiempo desea que no hubiese parado por esa mínima cuestión del idioma, ya que la historia de Hugo estaba bastante intrigante. Y cuando el lector nota que la historia se está definiendo, la resolución del narrador es vaga e inesperada: “La mina te ve pero se hace la sota. Se tira por ahí, en una lona. No, en una de esas reposeras y se pone a tomar sol. Medio se apoliya.” Y después de un comentario de Pipo, dice: “Bueno. Al fin te la atracás”. Pipo, al igual que el lector, discute ese final con Hugo y le pide que arme uno mejor. Hugo retorna la historia y los cómicos aportes de su amigo generan en el lector un deseo aún mayor de seguir leyendo el cuento. El cuento termina con Hugo pidiendo la cuenta de su mesa y anterior a ello, relatando el final de su día ideal: en la cama con la mujer de sus sueños, comiendo y disfrutando de una velada exitosa.
Cuando leí aquel cuento me di cuenta de algunos métodos que usaba el autor para incentivar al lector a seguir leyendo, como por ejemplo ese modo de alternar entre humor y suspenso: el lector está prácticamente compenetrado con la resolución de la historia y de repente se genera un giro total del tema y salta a otro que nada tiene que ver con el principal.
Esto se une con el segundo cuento que me dispuse a leer, del mismo libro. Se llamaba “Ulpidio Vega” y aquí aparecen las razones por las cuales pedí disculpas al principio del desarrollo de la monografía. Debo decir que nunca leí un cuento tan malo, simple, y aburrido en toda mi corta existencia. Con el mejor de mis vagos suspiros, voy a comentar la corta y básica trama de este “cuentucho”: Ulpidio Vega era un hombre trabajador y educado, con todos principios y valores adecuados de los típicos personajes de los cuentos que después pasan a ser todo lo contrario. Un día conoce a una mujer y se vuelve loco de amor por ella (no se dice obsesión porque de ese modo queda más lindo); y su hermano se enamora de la misma mujer. Por años hay roses entre ellos, pero nada más que eso. Hasta que se debaten un duelo por este mujer y cuando están a punto de pelear, pasa algo que da un giro total en el cuento. Fontanarrosa vuelve a meter la pluma donde no queríamos que lo haga: aparece la madre con las mejores intenciones de detener esta pelea y “A Juancito lo fajó hasta en el cogote, le deformó la sabiola a chancletazos, y le sacudió tantos palos por el lomo que lo dejó mormoso al pobrecito.”; mientras que “A Ulpidio, de las crenchas lo cazó la vieja aquella, y le arruinó la jeta a chancletazos porque le pegó media hora, de corrido.” Entonces volvemos a marcar el tema suspenso que saltó al humor absoluto. Pero aunque no me haya gustado para nada este cuento, debo confesar que su final no fue predecible y eso le dio en lo personal algunos puntos de interés.

Conclusión

A lo largo de esta monografía, este análisis exhaustivo sobre los cuentos de Fontanarrosa, he llegado a varias conclusiones interesantes sobre el tema. De más está decir que sinceramente no conocía a este autor, sólo sabía de sus historietas en el Diario Clarín y me llamó aún más la atención el día en que murió. A los lectores que estén concentrados en mi monografía, la cual espero que sea divulgada más allá de un simple proyecto escolar, les pido y les suplico (valga la redundancia) que no tomen mi opinión como única, ya que hay demasiados puntos de vista y hay que tomarlos todos con pinzas.
Mi objetivo principal (obviando el hecho de aprender más sobre este autor) es destrozar lo “evidente” y crear el caos del pensamiento, doblar la razón y destruir las bases con las que nos educaron durante años. Toco el humor porque es un intelectual encubierto. Lectores de la causa y casualidad, olviden todo lo que les dijeron del humor, eso de que “no existe el humor inteligente”, o “es un modo de entretenerse”, o “no hay que tomarlo en serio”, o todas esas frases varias que detienen el razonamiento y se limitan a distraer a la multitud. El humor es una moneda de dos caras, donde el propio espectador aún siendo víctima de la sencillez, puede elegir entre la cruenta y trágica verdad o la ilusionista y divertida mentira.
Me gusta romper estructuras, pero no soy rebelde. Mi realismo me impide hacer una monografía escolar y me lleva a crear una opinión, un constante grito a la sociedad para que se de cuenta que el humor y la ironía son meras huellas de lo que se antes se acentuaba en los teatros romanos: la mínima diferencia entre la tragedia y la comedia.

Bibliografía

• “El Mundo ha Vivido Equivocado”, Roberto Fontanarrosa. (http://bibliotecavirtual.wordpress.com/2007/08/06/el-mundo-ha-vivido-equivocado-roberto-fontanarrosa-1982)

Anuncios

2 comentarios - Monografia de Literatura