Francis Drake: Corsario y Caballero

Anuncios

Sir Francis Drake, famoso Corsario y Noble Caballero

En el siglo XVI Inglaterra y España estaban en guerra. Los barcos españoles navegaban atemorizados por Francis Drake, un capitán pirata ingles.



Francis Drake: Corsario y Caballero


Las expediciones inglesas constituyen una página gloriosa en la historia de la navegación y preparan el predominio británico en los mares. El héroe admirado y temido de los españoles es Francis Drake, el lugarteniente de Hawkins en San Juan de Ulúa. Había nacido en Tavistock, en el condado de Devon, hacia 1540, a lo que se dice en la cala de un navío. Después de la derrota de John Hawkins en San Juan de Ulúa, había concebido contra los españoles un odio terrible, que con la codicia fue el móvil de toda su vida.

Drake nació en Devon, quizás en 1543. Se hizo famoso por su atrevida habilidad en el mar, cruzando las aguas del Caribe en busca de galeones.

A principios de 1568, John Hawkins, conspicuo mercader de esclavos respetado por los negreros y detestado por los españoles, se encuentra como de costumbre en el Caribe y pasea por Santa Marta, Cartagena y Santo Domingo para abastecerlas de trabajadores. Pero cuando regresa con las arcas bien repletas, un huracán le desmantela algunas naves. Ha de arribar a Veracruz donde se refugia la escuadra del contrabandista, fondeando sus barcos junto al castillo de San Juan de Ulúa.

Piratas del Caribe


En éstas están cuando aparecen tres naves que constituyen la flota del virrey español de México. La situación se tensa, el virrey pregunta por la presencia de aquellos intrusos y Hawkins haciendo uso de su dialéctica parece haber convencido a los españoles.

Súbitamente éstos desencadenan un ataque contra los ingleses. Hay una zarabanda espantosa y Hawkins y los ingleses se dan a la fuga perdiendo la nave capitana, una carabela y tres naves más.


Uno de sus lugartenientes ha escapado como alma que lleva el diablo al oír el sálvese quien pueda. Se llama Francis Drake y desde aquella acción no descansará en sus deseos de revancha contra los españoles, pues, como tantas veces repetiría, “España me debe mucho dinero”

Un perro de presa


Tras la desbandada de San Juan de Ulúa, Drake pasa dos años, inadvertido, pensando su venganza. No se sabe con certeza la fecha de su nacimiento, aunque se acepta el año de 1543 propuesto por sus biógrafos. Sí es conocido el lugar: Crowndale, en el condado de Devonshire.

De familia pobre, su padre era un hombre de rígidos principios. De él heredó Francis el ardor anglicano y la inclinación por el mar. No tenía aún veinticinco años cuando participó en el tercer viaje de John Hawkins, primero como oficial y luego como capitán del Judith, un navío, atacado por los españoles frente a San Juan de Ulúa.

Enriquecido y héroe

Madurada su venganza, Drake zarpa del puerto de Plymouth con el Swan y el Pasco y en mayo de 1572 aparece en aguas del Caribe. Desembarca en la costa panameña y se dispone a atacar la plaza. Pero la suerte no le sonríe: herido, se ve obligado a levantar el cerco y retirarse, no sin antes caer como un salteador de caminos sobre un convoy español que transporta por tierra oro y plata del Potosí.

En 1577 el barco de Drake, Pelican (mas tarde llamado Golden Hind), salio a un viaje rumbo América del Sur. Esta expedición llevó a Drake al océano Pacifico, y no regreso hasta 1580 con un gran tesoro, por este gran botín la reina Isabel I le nombro caballero.

reina isabel


La fama y el dinero lo impulsan a preparar un segundo viaje durante tres años. Inspirado por el secretario particular de la reina, Drake ha concebido el proyecto de una gran expedición pirata a la costa americana del Pacífico. Son dispuestas cinco naves y reclutados los marineros, pero, debido al mal tiempo, naufragan dos barcos y de los cinco navíos sólo quedan tres.

drake


Durante el difícil paso del estrecho de Magallanes los sorprende una furiosa tempestad, y sólo el Golden Hind, con Drake a bordo, puede continuar. Tras saquear Valparaíso, Drake navega hacia el norte y cerca de Quito avista al Nuestra Señora de la Concepción, más conocido como “Cacafuego”, un galeón español cuyas bodegas encierran un verdadero tesoro.

El asalto se produce con éxito y Drake, embriagado con sus hazañas, se atreve a regresar a Inglaterra cruzando el Pacífico y dando la vuelta a la Tierra. Cuando en febrero de 1580 llega a su patria, es festejado como un héroe nacional. Ha sido el primer inglés en circunnavegar el planeta y su expedición ha reportado unos beneficios aproximados del 1.400 por cien sobre el capital invertido.

Al servicio de Su Majestad

En 1588 la Armada Invencible española navegó para invadir Inglaterra. Drake estaba jugando a los bolos (según cuenta la historia) cuando la flota enemiga estaba a la vista. Juró que terminaría el juego antes de luchar contra los españoles.

Drake es hecho caballero a bordo del Golden Hind y se convierte en un capitán venerado por todos. Cuando zarpa para su tercer viaje lleva treinta naves y dos mil trescientos hombres. Saquea e incendia Santo Domingo, Riohacha y Cartagena de Indias, pero se ve obligado a regresar porque la confrontación directa entre Felipe II, campeón del bloque católico, e Isabel I, cabeza visible del bloque protestante, se ha hecho inevitable.

En mayo de 1588 zarpa del litoral español una gran flota cuyo aparente poderío fue la causa de que fuera llamada la “Armada Invencible”. Drake se incorpora al selecto grupo de sea-dogs, lobos de mar, que va a dirigir las fuerzas inglesas y se da cuenta de que los pesados galeones españoles poco van a poder contra los rápidos veleros ingleses, mejor artillados y más maniobrables.

El choque se produce a finales de julio y Drake es uno de los jefes que se destaca en el ataque. Fue un golpe de muerte para la potencia naval española, pues la flota perdió sus tripulaciones más expertas, además de una gran parte de los barcos.

La muerte del “Caballero Pirata”

La Reina, satisfecha por los servicios prestados le asignó en 1595 una nueva misión, esta vez en compañía del ya anciano Hawkins. Se trataba de atacar la ciudad de San Juan de Puerto Rico para apoderarse de los tesoros que encerraba. Ante una serie de circunstancias adversas,

Drake fue muy pronto consciente de que la expedición no había sido bien preparada y se dispuso a asaltar Las Palmas de Gran Canaria, pero una escuadra española le cerró el paso y no tuvo más remedio que continuar hacia el Caribe como pudo. Una vez allí, Drake rodea Puerto Rico y la ciudad se apresta a defenderse. Pero el ataque de los corsarios fracasa y Hawkins perece en el cañoneo.

Drake, necesitado de alimentos para su tripulación, recorre la costa en busca de ciudades en las que entra a saco, pero la suerte parece haberlo abandonado. La expedición está sentenciada y Drake cae enfermo de disentería. El dragón de los mares finaliza sus días en su escenario, el Caribe, el 28 de enero de 1596.

1 comentario - Francis Drake: Corsario y Caballero

@lucreciob
Ante todo: excelente artículo. Tan solo me gustaría agregar que, a la vuelta de su circunnavegación del globo en 1580, las ganancias generadas por el saqueo del Nuestra Señora de la Concepción en aguas del Pacífico alcanzaron al 4.700 por ciento de la inversión original, inversión realizada por la corona británica y por banqueros londinenses. O sea que estos inversores vieron multiplicada su erogación 94 veces. ¡Y eso producto de una sola captura! Quien quiera indagar acerca de los números fríos de los réditos de la expedición puede concultar el excelente libro de Oskar Spate "El Lago español", pag. 347. Pero eso no es todo: con parte del botín pagó el total de la deuda externa que Inglaterra mantenía con banqueros holandeses, y el sobrante de dinero sirvió para transformar a la libra esterlina en la moneda de intercambio comercial internacional durante los siguientes 350 años, hasta que se vió despazada por el dólar estadounidense al final de la Segunda Guerra Mundial.
No hay datos oficiales pero se supone que del total de las acciones de piratería de Drake a lo largo de su vida en el mar , se generaron ganancias del orden del 10.000%, lo que significa que sus inversionistas (insisto:la corona británica y banqueros ingleses) habrían visto multiplicada su inversión 200 veces. ¿Cómo no iban a nombrarlo caballero, si con su accionar Inglaterra entró en el periodo mas brillante de su historia financiera? Drake no fue el único: El corsario inglés Henry Morgan también fue galardonado con esa distinción y premiado con la gobernación de Jamaica.