El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La Quinta Disciplina - Peter Senge

Anuncios

PETER M. SENGE:
El es el autor del muy aclamado libro académico, The Fifth Discipline: The Art and Practice of The Learning Organization (La Quinta Disciplina: El Arte y la Práctica de la Organización que Aprende), y con otros colegas (Roberts, Ross,Smith y Kleiner) es co-autor del libro The Fifth Discipline Fieldbook: Strategies and Tools for Building a Learning Organization (La Quinta Disciplina en la Práctica: Estrategias y Herramientas para construir una Organización Abierta al Aprendizaje)

El Dr. Senge ha dado numerosas conferencias alrededor del mundo, traduciendo las ideas abstractas de la teoría de sistemas en herramientas para la mejor comprensión de los cambios económicos y organizacionales. Sus áreas especiales de interés se enfocan hacia la descentralización del papel de liderazgo dentro de las empresas, de tal manera que se aproveche el talento de la gente para trabajar productivamente hacia objetivos comunes.

The Fifth Discipline (La Quinta Disciplina) toca profundamente un nervio dentro de la comunidad empresarial y académica, al introducir la teoría de las organizaciones abiertas al aprendizaje y los conceptos sobre la construcción de visiones compartidas, la maestría personal y el pensamiento sistemático. Desde su publicación, se han vendido más de 750,000 copias. En 1997, Harvard Business Review lo identificó como uno de los libros sobre administración más influyentes en los últimos 75 años.

LAS CINCO DISCIPLINAS DEL APRENDIZAJE CONTINUO

Senge identifica 5 Disciplinas, que son áreas de mejora personal que deben ser estudiadas y practicadas de manera continua en las organizaciones. Estas 5 Disciplinas son las siguientes:

1.- Desarrollar la Maestría Personal.-

Esta consiste aprender a reconocer nuestras verdaderas capacidades y las de la gente que nos rodea. Solo si conocemos quiénes somos en realidad, que queremos y que es lo que somos capaces de hacer, tendremos la capacidad para identificarnos con la visión de la organización, de proponer soluciones creativas, y de aceptar el compromiso de crecer cada vez más junto con la organización.

2.- Identificar y Desarrollar nuestros Modelos Mentales.-

Nuestras formas de pensar o modelos inconscientes (paradigmas), en ocasiones restringen nuestra visión del mundo y la forma en que actuamos. Para descubrirlos debemos voltear el espejo hacia nuestro interior y descubrir todos esos conceptos que nos gobiernan desde dentro.

Conocer y manejar nuestros modelos o paradigmas nos permitirá promover formas de comunicación claras y efectivas dentro de la empresa, que sean un apoyo para el crecimiento y no un obstáculo.

3.- Impulsar la Visión Compartida.-

La clave para lograr una visión que se convierta en una fuente de inspiración y productividad para la empresa es que todos los miembros de la organización aprendan a descubrir en sí mismos la capacidad de crear una visión personal que de sentido a su vida y a su trabajo, que apoye la visión central propuesta por el líder. Todas las visiones personales van alimentando la gran visión de la organización, y cada uno siente en ella una conexión intima que lo impulsa a dar todo de si para convertirla en realidad.

4.- Fomentar el Trabajo en Equipo.-

El crear y fortalecer a los equipos de trabajo se centra fundamentalmente en el diálogo, en pensar juntos para tener mejores ideas. En el interior de los grupos se dan infinidad de relaciones inconscientes que van determinando la calidad del diálogo, tales como: mecanismos de autodefensa, sentimientos de inferioridad o superioridad, deseos de complacer al superior, etc. Todos estos mecanismos funcionan bajo patrones que debemos aprender a reconocer y manejar para reconocer los obstáculos cuando están a punto de aparecer, permitiendo que florezca en todo momento la inteligencia del grupo

5.- Generar el PENSAMIENTO SISTÉMICO.-

Esta quinta disciplina nos ayuda a pensar en términos de sistemas, ya que la realidad funciona en base a sistemas globales; Para ello es necesario que comprendamos como funciona el mundo que nos rodea.

Para reducir nuestro grado ansiedad en relación a la complejidad del mundo, desde pequeños se nos enseña a aislar los elementos que integran la realidad, asignando siempre una causa a cada efecto en cadenas más o menos complejas. Por ejemplo, tomemos el caso de un niño que lanza una piedra y rompe un vidrio ¿Por qué se rompió el vidrio?, muchos contestarán que porque un niño tiró una piedra y todos quedan conformes con esta explicación. A este tipo de pensamiento se le llama "explicación lineal o pensamiento lineal". En un extremo encontramos la causa y en el opuesto el efecto.

La esencia de la quinta disciplina consiste en un cambio de perspectiva de las situaciones que vivimos para poder identificar las interrelaciones en lugar de asociarlas a cadenas lineales de causa - efecto. Es necesario ver los procesos de cambio que se generan, en vez de las imágenes instantáneas que se producen.

Para entender de mejor manera este concepto, revisemos de manera suscinta los principales elementos de la Teoría General de Sistemas.

Existen algunos elementos claves del pensamiento sistémico, entre los cuales tenemos:

. Los sistemas se dividen a su vez en subsistemas (lo que existe dentro del sistema) y suprasistema (el universo en el que se desenvuelve el sistema).

. Los sistemas cuentan con fronteras definidas (los límites del sistema) y están provistos de sensores con los que percibe su medio ambiente.

. Cualquier tipo de sistema tiene como su principal propósito la equifinalidad. Es decir, todos los elementos que lo integran funcionan en base a alcanzar el mismo objetivo o finalidad.

. Los sistemas generan la sinergia entre sus partes. Donde la suma de 2+2 > 4. O bien, donde la suma total siempre será mayor a la suma de sus partes. A esta característica se le llama también de *retroalimentación de refuerzo. La retroalimentación de refuerzo permite que el sistema objeto de estudio acelere su crecimiento o su caída (como en el caso del pánico financiero que se produce en los mercados) creando un efecto de "bola de nieve" hasta cierto límite, donde comienza a producirse la retroalimentación de equilibrio, que tiende a conservar un cierto estado de cosas (para bien o para mal).

. Los sistemas cuentan con un elemento regulador de sus procesos para mantener su equilibrio, llamado de homeóstasis u homeostásis o de *retroalimentación de equilibrio.

. Todo sistema cuenta dentro de sí con un mecanismo de demora o de espera. Este elemento, se refiere a que siempre existe un lapso de tiempo entre una causa y el efecto deseado. Si llegamos a comprender este fenómeno podemos manejarlo; si no, puede acarrearnos grandes dificultades.

*Se habla de retroalimentación o realimentación (feedback), debido a que al tratarse de relaciones circulares, cada efecto es a su vez causa de otro efecto.

La clave para comprender los procesos de retroalimentación y demora es entender que bajo las apariencias siempre existe un sistema independiente que se desarrolla según sus propias leyes, y que mientras más tratemos de atacar los síntomas superficiales sin prestar atención a lo que ocurre en el fondo, más energía estaremos gastando en vano.

.Peter Senge denomina al Pensamiento Sistémico la “Quinta Disciplina” porque es la piedra angular conceptual de las 5 Disciplinas del Aprendizaje. Todas se relacionan con un cambio de enfoque: Ver totalidades en lugar de partes. Sin Pensamiento Sistémico, no hay incentivos ni medios para integrar las Disciplinas de Aprendizaje, una vez que se introducen en la práctica.

En conclusión, el Pensamiento Sistémico es la Quinta Disciplina, es la disciplina que integra todas las demás y les da coherencia (teórica y práctica):

EL DOMINIO PERSONAL Y LA QUINTA DISCIPLINA

La perspectiva sistémica aclara las “estructuras” que caracterizan el dominio personal (tensión creativa, tensión emocional y conflicto estructural).

Además, ilumina aspectos más sutiles del dominio personal, especialmente:

1.- Integración de razón e intuición

Una de las principales aportaciones del Pensamiento sistémico es la reintegración de razón e intuición.

Muchos estudios demuestran que los gerentes y líderes experimentados no resuelven problemas complejos de modo totalmente racional, sino que se valen muchísimo de la intuición. Hay que aprender a integrar la intuición y la racionalidad. Es decir, reconocer patrones y establecer analogías y paralelismos intuitivos con situaciones aparentemente dispares.

Las personas con gran dominio personal no se proponen integrar la razón con la intuición, lo consiguen de forma natural.

A menudo, los directivos experimentados tienen ricas intuiciones acerca de los sistemas complejos, pero no pueden explicarlas. Sus intuiciones les indican que la causa y el efecto no están próximos en el espacio y el tiempo, que las soluciones obvias producirán más perjuicios que beneficios y que las soluciones de corto plazo generan problemas de largo plazo. Sin embargo, no pueden explicar sus ideas en un lenguaje lineal causa-efecto.

A medida que los directivos dominan el pensamiento sistémico, descubren que muchas de sus intuiciones son explicables.

2.- Ver nuestra conexión con el mundo

Una dimensión del crecimiento personal consiste en descubrir continuamente que ciertas fuerzas aparentemente externas están relacionadas con nuestros propios actos.

3.- Compasión

A medida que la gente entiende mejor los sistemas en que opera y las presiones operantes, desarrolla más compasión y empatía.

4.- Compromiso con la totalidad

La sensación de conectividad y compasión característica de los individuos con altos niveles de dominio personal conduce naturalmente a una visión más amplia.

LOS MODELOS MENTALES Y LA QUINTA DISCIPLINA

Los modelos mentales y el Pensamiento sistémico están muy relacionados: uno intenta exponer supuestos ocultos y el otro reestructurar supuestos para revelar la causa de problemas cruciales.

Los modelos mentales arraigados frenan los cambios que podrían derivar del Pensamiento sistémico. Si no hay una Filosofía establecida y una comprensión de los modelos mentales en la organización, el propósito del Pensamiento sistémico será malinterpretado (se creerá que se trata de dibujar diagramas para representar complejos “modelos” del mundo, en lugar de para mejorar los modelos mentales).

El Pensamiento sistémico también es importante para trabajar eficazmente con modelos mentales. La mayoría de los modelos mentales tienen defectos sistemáticos. La comprensión de estos defectos puede ayudar a ver las principales flaquezas de los modelos mentales predominantes y a evaluar dónde se requiere algo más que los modelos mentales de los gerentes para tomar decisiones efectivas.

La integración del Pensamiento sistémico con los modelos mentales no sólo provocará el perfeccionamiento de los modelos mentales (“lo que pensamos”), sino que también modificará nuestra forma de pensar (“cómo pensamos”): Se pasa de modelos mentales dominados por los hechos a modelos mentales que reconozcan patrones de cambio a largo plazo y las estructuras subyacentes que generan esos patrones.

LA VISIÓN COMPARTIDA Y LA QUINTA DISCIPLINA

No se puede entender la visión compartida sin la práctica del Pensamiento sistémico. La visión pinta la imagen de lo que se quiere crear, mientras que el Pensamiento sistémico revela cómo se ha creado lo que se tiene ahora.

Aquí, nos podemos encontrar con el problema de una orientación reactiva hacia la realidad. Sólo cuando los individuos de la organización aprenden que crean la realidad mediante sus políticas y acciones, se desarrollan mejores visiones; se comprenden mejor las fuerzas que modelan la realidad y, por tanto, se puede influir sobre ellas.

EL APRENDIZAJE EN EQUIPO Y LA QUINTA DISCIPLINA

La perspectiva y las herramientas del pensamiento sistémico son cruciales para el aprendizaje en equipo.

Los beneficios de un equipo que domina el lenguaje de los arquetipos sistémicos son enormes, y las dificultades de dominar ese lenguaje se reducen en un equipo. El modo más eficaz de que un equipo aprenda el lenguaje del Pensamiento sistémico es mediante el uso.

“EL PENSAMIENTO SISTÉMICO NOS RECUERDA CONTÍNUAMENTE QUE EL TODO SUPERA LA SUMA DE LAS PARTES.”

En resumen, el Pensamiento Sistémico es:

Una disciplina para ver totalidades.

Un marco para ver interrelaciones (en lugar de cosas), para ver patrones de cambio (en vez de algo estático).

Conjunto de principios generales (teoría), técnicas (método) y herramientas, que son aplicables a todos los ámbitos ( ciencias físicas y sociales, ingeniería, sistemas empresariales, urbanos, regionales, económicos, políticos, ecológicos e incluso fisiológicos).

Como consecuencia, el Pensamiento Sistémico supone un cambio de enfoque: Vemos nuestra conexión con el mundo. Por tanto, en lugar de considerarnos sujetos pasivos del mismo, buscamos la manera de poder modificar nuestra realidad y resolver nuestros problemas.

LEYES DEL PENSAMIENTO SISTÉMICO.

Peter Senge en su estudio de las Learning Organizations ha observado una serie pautas o leyes que se manifiestan en la denominada por él quinta disciplina, es decir, del pensamiento sistémico

1. Los problemas de hoy derivan de las soluciones de ayer.

A menudo nos desconcierta la causa de nuestros problemas al no descubrir su causa cuando sólo necesitamos examinar nuestros problemas en el pasado. Las soluciones que simplemente desplazan los problemas a otra parte de un sistema a menudo pasan inadvertidas porque quienes resolvieron el primer problema no son los mismos que heredan el nuevo.

Es decir, si intentamos analizar el problema no nos daremos cuenta que en muchas ocasiones éste es debido a algo que sucedió en el pasado pero que es posible que la repercusión de las decisiones que se tomaron, no recaigan sobre los que originaron el problema.

2. Cuanto más se presiona, más presiona el sistema.

El Pensamiento sistémico tiene un nombre para este fenómeno “Realimentación Compensadora”. Ésta se da cuando las intervenciones bien intencionadas provocan respuestas del sistema que compensan los frutos de la intervención. Lo que provoca es que cuanto más esfuerzo realizamos para mejorar las cosas, más esfuerzo se requiere.

Ejercer más presión, ya sea mediante una intervención agresiva o mediante una tensa contención de los instintos naturales es agotador. Aun así. Como individuos y organizaciones, no sólo somos arrastrados a la realimentación compensadora sino que a menudo se glorifica el sufrimiento resultante. Cuando los esfuerzos iniciales no producen mejoras duraderas se presiona más pensando que el mayor empeño superará todos los obstáculos, sin ver que nosotros mismos estamos contribuyendo a crear más obstáculos.

3. La conducta mejora antes de empeorar.

Las intervenciones de “bajo apalancamiento” resultan muy tentadoras al producir resultados en el corto plazo. La realimentación compensadora habitualmente implica una demora entre el beneficio a corto plazo y el perjuicio de largo plazo. La demora en un círculo explica por qué los problemas sistémicos son tan difíciles de reconocer. Una solución puede parecer muy acertada al hacer desaparecer los síntomas o mejorando la situación.

Con el paso de un par de meses o de años puede regresar o resurgir reforzado con lo que nos encontraremos con un problema mayor.

4. El camino fácil lleva al mismo lugar.

Si las soluciones fueran visibles u obvias para todos, tal vez ya la hubieran encontrado. En muchas ocasiones se insiste en soluciones conocidas mientras los problemas fundamentales persisten o se empeoran, éste es un buen indicador de un pensamiento asistémico.

5. La cura puede ser peor que la enfermedad.

A veces la solución fácil o familiar no sólo es ineficaz, sino adictiva y peligrosa. La consecuencia de las mejoras a corto plazo conducen a una dependencia a largo plazo que los pensadores sistémicos denominan “el Desplazamiento de la Carga”.

Las estructuras donde se desplaza la carga muestran que toda solución de largo plazo debe fortalecer la aptitud del sistema para sobrellevar sus propias cargas. A veces esto es difícil, pero otras es muy fácil.

6. Lo más rápido es lo más lento.

Los principios sistémicos pueden desanimar y decepcionar en un principio y se pueden transformar en excusas para la inacción, para no hacer nada en vez de tomar decisiones contraproducentes, o decisiones que empeoren las cosas.

Las implicaciones de la perspectiva sistémica no llevan a la inacción sino a un nuevo tipo de acción que parte de otra manera de pensar.

7. La causa y el efecto no están próximos en el tiempo y el espacio.

Los síntomas más obvios que indican la existencia de problemas no tienen por qué darse en el mismo espacio y tiempo que la causa. La raíz de las dificultades no se encuentra en agentes externos, sino en nosotros mismos. Hay mucha disparidad fundamental entre la naturaleza de la realidad de los sistemas complejos y los modos predominantes de pensar sobre esa realidad. El primer paso para corregir esa disparidad consiste en abandonar esta idea de que la causa y el efecto están próximos en el espacio y el tiempo.

8. Los cambios pequeños pueden producir resultados grandes, pero las zonas de mayor apalancamiento a menudo son las menos obvias.

El pensamiento sistémico también enseña que los actos pequeños y bien focalizados a veces producen mejoras significativas y duraderas, si se realizan en el sitio apropiado. Los pensadores sistémicos lo denominan “Principio de la Palanca”. Afrontar un problema difícil suele requerir ver donde se encuentra el punto de apalancamiento. Se realizaría un cambio con el mínimo esfuerzo que llevaría a una mejora significativa duradera. El problema es que las zonas de alto apalancamiento no son evidentes para la mayoría de los integrantes del sistema. No están próximas en el tiempo y el espacio respecto de los síntomas.

Los cambios de alto apalancamiento en los sistemas humanos no resultan obvios para quien no comprende las fuerzas que actúan en esos sistemas.

9. Se pueden alcanzar dos metas a la vez.

A veces los dilemas más enredados dejan de serlo cuando se ven desde la perspectiva sistémica. Son producto de un pensamiento por instantáneas y no por proceso, y se ve de manera diferente cuando se piensa en el cambio a través del tiempo. Muchos dilemas son producto del pensamiento estático.

10. Dividir un elefante por la mitad no genera dos elefantes pequeños.

La mayoría de los problemas administrativos requieren ver su totalidad que genera los problemas. Un problema donde no hay apalancamiento posible se debe a que no pueden ser examinados solo en parte sino en su totalidad.

11. No hay culpa.

Se suele culpar a las circunstancias externas de los problemas. El pensamiento sistémico muestra que no hay nada externo, sino que nosotros y la causa de nuestros problemas forman parte de un solo sistema.

DE LA VISIÓN LINEAL AL PENSAMIENTO SISTÉMICO

Vemos líneas rectas pero la realidad esta constituida por círculos de causalidad.

La esencia de la disciplina de pensamiento sistémico radica en un cambio de enfoque:

En primer lugar hay que ver las interrelaciones en lugar de las concatenaciones lineales de causa-efecto.

Además se deben ver procesos de cambio y no “instantáneas”.

Las herramientas del Pensamiento Sistémico (diagramas de ciclo causal, arquetipos y modelos informáticos) nos permiten hablar de las interrelaciones, ya que se basan en el concepto teórico de los procesos de realimentación. Por ello, para poder practicar el pensamiento sistémico, antes hay que entender el concepto de feedback o realimentación como todo flujo recíproco de influencia. Es un axioma que toda influencia es causa y efecto. Nunca hay influencias en una sola dirección.

Una visión lineal sugiere un solo lugar de responsabilidad. La perspectiva de la realimentacion sugiere que todos comparten la responsabilidad por los problemas generados por un sistema.

Hay dos tipos de procesos de realimentacion:

De refuerzo = procesos de realimentacion reforzadora, que son los motores del crecimiento.

De equilibrio = procesos de realimentacion compensadora, que opera cuando hay una conducta hacia las metas.

Los procesos de realimentacion pueden presentar demoras o interrupciones en el proceso.

4 comentarios - La Quinta Disciplina - Peter Senge

@desollador20
gracias estaba buscando un enfoque de ese libro
@vrugno
Genial descripcion