Un análisis de “Un día de estos”, de Gabriel García M

Este relato forma parte del libro Los funerales de la Mamá Grande, publicado en 1962. El volumen está compuesto por ocho cuentos que refieren acontecimientos que suceden en Macondo y giran alrededor de la Mamá Grande, la abuela de los Buendía. Tiene un argumento propio y autonomía, sin embargo es un eslabón más en la composición del libro.
Contenido
Un dentista empírico recibe a un militar que ejerce como alcalde de la localidad. Este ha padecido por varios días y no tuvo más remedio que acudir al hombre, a pesar de saberse enemigos. El dentista lo atiende y le aclara que el dolor que sufrirá con la extracción de la mula, lo cobra en pago de veinte de los muertos que él ha provocado. Ambos se separan, sin que antes, el militar deje claro que él es la autoridad plenipotenciaria en el lugar.
Acontecimientos
• Escovar se niega a recibir al alcalde y éste, al escucharlo, lo amenaza de muerte.
• Escovar lo recibe dispuesto a dispararle.
• Escovar saca la muela y le advierte de su virtual venganza.
• El alcalde le afirma su poderío diciendo que él y el municipio son lo mismo.
Los personajes son Aurelio Escovar, dentista empírico, padre, ciudadano, mediana edad, metódico, madrugador, trabajador, observador. El alcalde, militar y todo lo que ello implica, acostumbrado a imponerse, arrojado, resistente, orgulloso. El niño de once años, hijo de Aurelio, es un personaje del que solo se oye la voz.
El argumento se desarrolla en una clínica sencilla, rural. En una habitación ordenada, con telarañas y con mobiliario viejo. El relato es lineal, presenta un solo escenario, una sola acción y dos personajes antagónicos. Está escrito en tercera persona e indica un narrador omnisciente. No tiene un contexto o un panorama definido, esa escena podría darse en cualquier país del mundo, pero es fácil ubicarla en Latinoamérica.
En este relato, la ropa indica una época, pues el protagonista viste con tirantes elásticos, camisa a rayas, cerrada con un botón dorado, además lo ubica en un ambiente rural. El antagonista viste uniforme militar y está rasurado solo de la mitad de la cara, lo que lo sitúa en circunstancia de poder autoritario y usurpador del poder civil. El mobiliario también dispone una condición social determinada. Una fresa de pedal, un sillón de resortes, tarros de porcelana, método de esterilización de los instrumentos, una vieja silla de madera, gabinetes viejos y un cancel de tela, podrían hallarse en cualquier clínica rural de los años 60 o 70. El par de gallinazos o zopilotes, afirman la idea de estar en América, pues esta es una ave de esta región.
En el relato pueden hallarse varios signos, como los gallinazos que refieren al oportunismo y la rapacidad, un signo que refiere a aquellos de baja estatura moral que se aprovechan de los demás. El relato no menciona evidencias directas sobre el aspecto del cielo, pero el narrador omnisciente afirma que el protagonista está seguro que marca signos de lluvia, probablemente es invierno. Semiológicamente estaríamos ante un panorama de desesperanza e incertidumbre.
Contenido discursivo
En cuanto a los ejes de poder que se evidencian en el texto tenemos a Aurelio Escovar, que es un hombre del pueblo, evidentemente opuesto al régimen que ejerce el militar. Está armado, por lo que se deduce que está dispuesto a contrariar las reglas establecidas por las leyes vigentes, que en un estado militarizado son paternalistas y unilaterales. Es un opositor expuesto, pues se niega a recibir al paciente indeseado. Sin duda está interesado en la vida política del lugar, está al tanto de los acontecimientos, pues al preparase a sacar la muela del alcalde, le aclara que con ese sufrimiento, (ellos, la oposición, el pueblo) le cobran por lo menos 20 muertos.
El militar denota orgullo, la costumbre de imponerse por la violencia, la presunción de saberse la autoridad y que nadie puede negarse a sus deseos. Además, está conciente de las muertes que ha perpetrado.
Estos personajes se mueven sobre ejes de deseo y poder, según la teoría de Foucault, ambos se van líneas opuestas, pero el motivo de su deseo, de su conflicto es el poder del gobierno municipal, uno porque lo ejerce y debe mantenerlo y el otro porque no desea su perpetuación. Se encuentran en una situación antagónica, sin embargo, el relato los obliga a someterse a una estructura circunstancial. El militar debe obedecer al dentista, con tal de que éste le extraiga la muela, la autoridad del empírico se impone, en ese encuentro crucial. Así, una estructura superior a ellos, la de los roles sociales permite que interactúen sin agresión. Al final, el militar refuerza su posición de autoridad, diciendo que él y el municipio son lo mismo.
El discurso presenta un conflicto aleatorio al político, uno de salud, que puede formar el centro interno del relato, que los obliga a interactuar en un acuerdo relativo. La sustancia de este discurso está en la confrontación de dos fuerzas políticas de una sociedad dada, los ideales contrarios que se cruzan en la cotidianidad. Empieza con el título, que indica que puede pasar en cualquier momento, continúa con el señalamiento temporal, el lunes, que para muchos es el peor día de la semana, pero, cuántos lunes hay en la vida de un individuo. La ironía de la humanidad, que sin importar la ideología o el poder que se posea o se desee, no exenta a nadie de los problemas comunes.
El autor de este cuento es Gabriel García Márquez, colombiano, periodista, quien niega cualquier militancia política, pero buena parte de su producción literaria gira en torno al socialismo. La situación de su país, como en la mayoría de los estados latinoamericanos, ha vivido dictaduras militares, tiene extensas áreas rurales y conformado resistencias civiles. Estas fuerzas de poder, bajo las cuales, él ha vivido, son las señaladas por Foucault como los poderes dominantes, la conjuración de la aparición del relato, así como la determinación de su utilización tienen su origen en el pasado del autor, en el pasado de Colombia, en el pasado de Latinoamérica, en la evolución de las fuerzas humanas y políticas del Nuevo Mundo. Estamos ante un relato que el autor pudo haber presenciado, materia prima para su formulación y, además de satisfacer una necesidad creativa, puede formular un discurso con un propósito irónico y al mismo tiempo aleccionador. La definición de una situación exterior, a su vez le da definición a los rituales que se desarrollan en los personajes del texto, es decir, los roles que los personajes han de seguir. Así presenciamos al militar plenipotenciario, al hombre trabajador que se resiste, y a la coincidencia entre ellos.
En conclusión, este relato define dos líneas de poder separadas, pero dependientes, líneas que se cruzan y coexisten en una lógica simbiótica de opresores y oprimidos, y la suspensión de las agresiones en el desarrollo del discurso del poder circunstancial que plantea.

Anuncios

0 comentarios - Un análisis de “Un día de estos”, de Gabriel García M