Resumen de la novela: "Los vecinos mueren en las novela

Resumen de la novela: "Los vecinos mueren en las novela

Que tal gente de T!
Hoy les vengo a traer un resumen de una novela que tuve que leer por obligación para la escuela, pero terminé disfrutándola. Honestamente un libro excelente. Una novela de Sergio Aguirre llamada: "Los vecinos mueren en las novelas".

Antes de empezar con el resumen, quiero aclararles unas cosas:


- El resumen lo hice yo, no lo saqué de ninguna pagina de Internet.
- Aparte del resumen, les voy a dar unos datos del autor.
- El post lo hago tras un trabajo práctico de mi escuela, principalmente para dar a conocer un libro que es genial, y para algunos salvarles la nota.
- Espero que les guste.

Empecemos:

El autor:

El autor se llama Sergio Aguirre. Nació en Córdoba, Argentina, en 1961. Es escritor y psicólogo. Como psicólogo, tuvo a su cargo la coordinación del taller literario del Hospital Neuropsiquiátrico de su ciudad.
En 1996, ganó el primer premio del concurso "Memoria por los derechos humanos" con el cuento “Los perros”. Su primera novela, La venganza de la vaca, recibió el accésit del Premio Latinoamericano de Literatura Infantil y Juvenil Norma-Fundalectura en el año de 1998. Posteriormente, el Banco del Libro de Venezuela calificó como uno de los mejores libros a su novela Los vecinos mueren en las novelas. Su tercera novela se titula El misterio de Crantock. Como psicólogo, estuvo a cargo de la coordinación del Taller Literario del Hospital Neuropsiquiátrico de Córdoba. En los planes de estudio de colegios de varios países latinoamericanos figuran sus libros como parte del material de lectura obligatoria.

Fotos:

resumen

info

datos

novela

Resumen:

La historia comienza en un campo en las afueras de un lugar llamado Chipping Campden (Inglaterra), un lugar muy tranquilo, amplio, y a sus alrededores con solo dos casas. Una de ellas es de una anciana llamada Emma Greenwold, y la otra recientemente ocupada por un hombre llamado John Bland y su esposa Anne.
El hombre es un escritor sin mucho reconocimiento y últimamente ha fracasado en sus últimas obras. Otra cosa es que piensa y tiene las pruebas suficientes para saber que su esposa lo está engañando. Una cosa particular que tenía John era que cada vez que se mudaba saludaba a sus vecinos.
Esta oportunidad no sería la excepción. Ni bien llegaron a la casa su mujer le dijo que su padre había llamado y que debía ir a Londres para estar con él. Su padre estaba enfermo y ella era su única hija, una excusa perfecta para salir de la casa. John sabía que ella no iba a ver a su padre, sin embargo no le dijo nada. Aprovechando que estaba solo y cansado como para hacer la mudanza él solo, decidió ir a visitar a su vecina, una mujer anciana y apasionada por las novelas policiales. John llegó a la casa, tanto él como la mujer se presentaron y comenzaron a hablar. Una cosa que le dijo la Sra. Greenwold (la anciana) a John es que le encantaban las novelas policiales, ella decía que era una aficionada, y que una vez vivió una aventura que pensaba que podría escribirse, aprovechando que John era escritor, decidió contársela.
La anciana comenzó a contar la historia…Decía que una vez ella tuvo que tomar un viaje en tren a Edimburgo y que a su compañera de viaje le pasó algo muy particular. La muchacha, una chica joven, dijo haber visto algo raro en la casa vecina a donde ella estaba trabajando. Ella era una mucama, y dijo haber visto a un hombre que mato a alguien en la casa de al lado. También dijo que cree que ese hombre la estaba siguiendo en el tren, le pidió ayuda a la Sra. Greenwold. La Sra. Greenwold no podía decirle que no a la pobre jovencita, estaba pálida y muerta del miedo. La Sra. Greenwold le prometió que estaría con ella toda la noche, y así fue. Mientras ellas hablaban de lo que la chica vio en la casa, el tren fue avanzando, y la noche fue alargándose. Cuando la chica le dijo la historia a la Sra. Greenwold, ambas sintieron un temor en su cuerpo, sin embargo la mujer decidió ayudarla y decirle que no se preocupe, tras una noche de hablar, responderse y generar dudas, la noche terminaba, y estaban a punto de llegar a la estación. Para ese entonces la joven estaba durmiendo, así que la Sra. Greenwold decidió no despertarla y salir del cuarto dejándola sola. Finalmente la Sra. Greenwold llegó a Edimburgo, y la muchachita seguía durmiendo. Entonces al prepararse para salir del tren se separaron, la Sra. Greenwold estaba saliendo del tren, y la muchacha se quedó durmiendo. Entonces la mujer se sintió aliviada, se sintió libre y que nadie la seguía, pero sin embargo nunca más vio a la jovencita. Lo que jamás se olvidará la Sra. Greenwold, es lo último que le dijo la chica en el tren antes de dormirse. Le dijo “¿Recuerda cuando le dije que en la estación sentí que ese hombre seguía mirándome?... Aún lo siento.”
John escuchaba atentamente la historia, pero no le parecía muy interesante como para ponerla en una novela, otra cosa es que no creía muy verosímil la historia. Generó una intención de desagrado hacia la historia, y la Sra. Greenwold lo notó.
Luego de haberle dicho la historia, y de haber tomado unas cuantas tazas de té, la Sra. Greenwold cambió el tema y le pregunto a John cuál sería el tema de su próxima novela. John no tenía uno todavía, pero le dijo a la Sra. que tenía pensado hacer una novela de un hombre como él que tiene como costumbre visitar a sus nuevos vecinos, que su mujer lo engaña con otro, y que todo cambia cuando se muda nuevamente a un campo alejado de la ciudad y su mujer tiene que irse a Londres para visitar a su padre. El hombre se queda solo y decide visitar a su nueva vecina, una anciana. El hombre y la anciana comienzan a hablar, y durante toda la tarde, el hombre piensa un plan macabro que terminaría con la muerte de la anciana. El plan del hombre es perfecto, porque el último sospechoso sería él, y no podrían culparlo, la historia termina con él matándola.
John le contó eso a la Sra. Greenwold. Ella sabía que algo raro estaba pasando, sabía que él quería asustarla y jugar con ella. De lo próximo que hablaron fue de la misma situación que había vivido la Sra. Greenwold en el tren, pero esta vez lo que ella imaginó que pudo haber pasado. Esta vez ella no es protagonista.
Ella comenzó contando… La historia comenzó una tarde en Londres con una mujer soltera y común (Emma). Esa tarde la mujer se había sentado en una plaza, cuando se encuentra con un hombre, empiezan a hablar y tanto ella como él se enamoran uno del otro. El hombre era infelizmente casado y era un pintor no muy popular ni rico, es más, sería bastante pobre de no ser por su esposa, es por eso que no se separa.
La relación de ambos iba en aumento, y les era cada vez más difícil ocultar su sentimiento a la esposa de Robert (El hombre). Hasta esa noche, que Emma decidió decirle la verdad a la esposa de Robert (Helen), que por cierto, tenía problemas con al alcohol. Justamente esa noche, antes de que pase lo que pasó, Helen bebió demasiado. Luego sucedió, Emma le contó la verdad y se desató una disputa, que acabó con la muerte de Helen. La joven la agarró de las piernas y la tiró al suelo, haciendo que se golpee la cabeza con el lavamanos del baño. A todo esto la ventana estaba abierta, y Robert se dio cuenta de que una jovencita los había visto, así que tuvieron que inventar una excusa, y seguir a la jovencita. Habían quedado en decir que Helen iba a darse una ducha, y que había tomado bastante alcohol, así que se desmayó y se calló.
Ambos siguieron a la muchacha (Julie) de la casa vecina, que era una empleada del lugar, se dirigían a la estación de trenes, y de ahí hacia Edimburgo. En la estación Robert y Emma decidieron que sólo ella entraría al tren, y el iría a decirle a la policía lo que habían planeado.
Emma tenía planeado sentarse en la misma recamara que Julie. Cuando ella llego, Julie ya estaba dentro, estaba muy tensa y asustada. Ella fingió que le interesaba, y que la ayudaría. Tenía planeado estar con la jovencita toda la noche, y por la mañana, cuando nadie la vea, y todos estén preparándose para salir de la estación. Así ocurrió. Pasó toda la noche con ella, fingió recorrer el tren asegurándose de que el hombre que Julie había visto no esté en el tren. Luego Julie dijo: “¿Recuerda cuando le dije que en la estación sentí que ese hombre seguía mirándome?... Aún lo siento.” Y luego se durmió. A la mañana, con mucho disturbio en el tren, y Julie durmiendo, decidió hacerlo. Apoyó ambas manos sobre la nuca de la chica, y con furia presionó de modo tal que su propio cuerpo comenzó a temblar. Hasta que escuchó un crujido. La había matado. Luego salió de la habitación dejando a Julie muerta en la ahí, y cerró la cortina. Salió lo más rápido posible de la estación, y luego se confundió con la gente de Edimburgo, se sintió libre.
Mientras tanto John se sentía un poco perturbado, la anciana era astuta. Comenzaba a dudar de la anciana, pensaba que no podía ser aficionada, él creía que era una escritora profesional. Tras alagarla un rato más, comenzaron a hablar. En un cambio repentino de la conversación, la Sra. Greenwold le preguntó a John si en realidad era escritor, eso descolocó a John, no entendía por qué se lo preguntaba. Le preguntó por qué pensaba eso. La Sra. comenzó a hablar. Primero le dijo que dudaba que un escritor de novelas no le de importancia alguna a la primera historia que la anciana contó, ya que era una protagonista de la historia, y no entendía como no le importó. A todo esto, John parecía estar incómodo.
Otra cosa que la anciana le dijo es que sabía que la historia que John había contado no era una novela, era su verdadero plan. Ella era muy astuta, y pudo saber que lo que el hombre contaba no era ficción, era un relato que sucedería, y ella lo evitaría. Comenzó a hacerle notar todos los errores que tuvo, como por ejemplo haberle dicho que ya la había visto antes, o haber preguntado si esperaba a alguien. Todos esos pequeños detalles hicieron que la Sra. Greenwold descubra el plan de John. Entonces tras un tiempo hablando y refregándole en la cara los grandísimos errores que tuvo John, la Sra. Greenwold dijo finalmente: “Debo matarlo Señor Bland”. John sabía que la anciana hablaba en serio, y debía salir de ahí lo antes posible.
John sentía un hormigueo en todo el cuerpo que no lo dejaba pensar cómo salir de ahí. Ese hormigueo comenzó pequeño en el estomago, mientras la anciana contaba su segunda historia, y después se agrandó a todo el cuerpo. La Sra. Greenwold le explicó que el hormigueo que sentía era producto de un veneno que le puso en el té, entonces John se fijo las tazas, y la de él estaba vacía, y la de la anciana estaba completamente llena. La Sra. le dijo que todo lo que intente sería en vano, si corría el veneno tardaría menos tiempo para matarlo, y si se quedaba moriría igual, porque ella no lo ayudaría. Ella le dijo que lo único que podía hacer era llamar una ambulancia del teléfono del living. Él lo hizo, pero se dio cuenta que no andaba, otro error que cometió. Los teléfonos de la casa de la Sra. no andaban, entonces se fue corriendo a su casa para usar su propio teléfono. Sin importarle nada, salió de la casa de la anciana corriendo. Por fin llegó a su casa, intentó abrir el portón, pero no tenía la llave, entonces recordó que estaba en su abrigo, que se lo olvidó en la casa de la anciana. John estaba perdido, lo último que le quedaba era entrar por la ventana, pero no tenía las fuerzas necesarias.
Calló muerto en el suelo, sólo en la noche y sin fuerzas, cerrando los ojos viendo a la luna, rogó que todo aquello fuese sólo una novela.

Otros datos del libro:

Editorial: Norma.
Cantidad de páginas: 136.
Estructura: 14 capítulos.

Otros datos de la novela:

Lugar: Un campo en la afueras de Chipping Campden (Inglaterra)
Época: La actualidad.

En esta historia hay dos tipos de narrador: Narrador en tercera persona omnisciente, y narrador en primera persona.

Ejemplos:

Narrador en tercera persona omnisciente:
[…] John llamó a la puerta y esperó. Después de unos segundos le pareció oír un rumor de pasos en algún lugar, pero no era nada. […]
Narrador en primera persona (John Bland):
[…]Soy John Bland, señora. Su nuevo vecino. […]
Narrador en primera persona (Emma Greenwold):
[…]¡Oh! ¡Lo siento!, olvidé presentarme. Soy la señora Greenwold. Emma Greenwold. […]

Comentario personal:

Una de las mejores novelas que leí. Me hizo experimentar muchísimas emociones, prácticamente indescriptibles, que si bien, no todas sean tan satisfactorias, fue muy lindo poder vivirlas. Muchas veces me hizo transpirar de los nervios, plantea y responde muchas dudas, y eso es lo bueno. Incluye al lector dentro de la historia, utiliza un vocabulario muy culto y amplio. Utiliza demasiado el recurso descriptivo, que contribuye mucho en cuanto a la imaginación del lector.
En conclusión es una excelentísima novela, muy misteriosa y entretenida, con mucha descripción, con pocos personajes, fácil de entender, y muy divertía. Recomiendo está novela a cualquier persona que le gusten los misterios.


Aprovecho para invitarlos a una comunidad muy buena, creada por @angeleone y me gustaría que se unieran.

(Para ir la comu, click en la imagen)


escuela

Fuentes de Información - Resumen de la novela: "Los vecinos mueren en las novela

Dar puntos
10 Puntos
Votos: 1 - T!score: 10/10
  • 0 Seguidores
  • 7.749 Visitas
  • 0 Favoritos

4 comentarios - Resumen de la novela: "Los vecinos mueren en las novela

@Fran_rosario Hace más de 1 año +1
ya me contaste el final... -.-
@ABCARGENTINA Hace más de 1 año -1
XD.
@Hank_Scorpio_26 Hace más de 1 año +2
la vieja lo envenena al chabon y se muere, me hicieron leerlo en 8vo
@pablo12345678909876543221 Hace más de 1 año +1
Muy buen libro ese, me encanto cuando lo lei en el colegio
@ABCARGENTINA Hace más de 1 año
Si, la verdad que sí.
Gracias por comentar.
@Sydd Hace más de 1 año +1
Esta bueno, pero lo podrias haber resumido mejor.. Por momentos se pierde el hilo de la historia y se confunden.
+10 igual.
@ABCARGENTINA Hace más de 1 año
Entiendo.
Muchas gracias por tu ayuda.
Todavía me faltan rendir 2 libros más en lo que queda del año, seguramente los voy a subir. Me gustaría mucho si cuando los suba, podes pasar a verlos.
Nuevamente gracias.
Suerte y Saludos.