El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

"El pensamiento Cientifico" de Ludovico Geymonat

Anuncios

Buenas noches! les traigo un apunte realizado por mi autoria del libro "El pensamiento Científico" de Geymonat. Estoy cursando Ingeniería Mecánica y una materia anual que tengo es "Ingeniería y Sociedad" por lo que nos hicieron leer este libro, que se basa desde la creación de la ciencia y la metafísica en la época de Pitagoras, Platon, Arquimedes, Galileo, Newton y demás, hasta el descubrimiento de nuevas ciencias particulares de cada tema y la ciencia actual. Espero que le sirva a mas de uno!

Cap.2: dificultades del lenguaje común y formación del lenguaje geométrico.
Lenguaje común, sus palabras con distintos significados, con graves contradicciones. Esto llevo a la etapa más importante del pensamiento científico, posibilitando la construcción de sistemas racionales. En Grecia del siglo V se llevo a cabo la eliminación de defectos en el lenguaje común y formarla para su nuevo uso. Zenon (no sofista) puso en prueba que el concepto de movimiento era erróneo. Ejemplo de problemas discutidos por los sofistas: Helena le es infiel a su esposo y castigada. La palabra del amante fue la que persuadió a helena, ¿está bien condenarla? Separación entre lo científico y las consecuencias ético-políticas. Conflicto entre la orientación iluminista de los primeros científicos y los conservadores político-religiosos.
Sofismas: montón: “un grano no forma un montón, dos granos no forman un montón, tampoco 3, 4,5… sin embargo un montón está formado por muchos granos”. Quiere explicar el mal significado del término montón y muchos.
Cornudo: “ya no tienes lo que has perdido, por tanto, tienes lo que no has perdido, y como no has perdido los cuernos, eres, por lo tanto, cornudo”. El sofista puede convertir un enunciado negativo a positivo.
Barbero: “el que afeita y solo afeita a todos los habitantes del país, que no se afeitan por sí mismos, ¿Quien afeita al barbero? Términos mal empleados como todos y solo.
Trataban de demostrar las contrariedades del lenguaje común. Los griegos sintieron la necesidad de aclarar cada demostración. Con estos defectos, se empezó la búsqueda de lenguajes diversos, precisos, controlados, más cerca de la investigación científica. Supieron encontrar un lenguaje adecuado para la matemática, pero no para la física y demás cs naturales.
Euclides + su obra “elementos”: publica su obra con conceptos perfectos de la geometría con demostraciones, primer ejemplo de una técnica rigurosa, sin vínculos con el lenguaje común. Los términos en el lenguaje común no se presentan en el lenguaje geométrico, esta es una de las etapas fundamentales en la historia del pensamiento científico.
Sofistas: Humanistas utilitarios producto de la expansión comercial ateniense, son los primeros maestros profesionales, enseñan artes y ciencia, la política, la matemática aplicada al comercio, no son entendidos en la época de Sócrates y Platón (Siglo V A.C).

Cap. 3: No hacen ciencia, hacen metafísica, rama de la filosofía, buscan el saber absoluto. Conocimiento opuesto a la ciencia. Consideran a la matemática pero no para q sea aplicada. Se derrota a Platón y sus ideales: validando la experiencia, teoría+practica, relatividad de los conocimientos.

Cap. 4: porque los griegos no tuvieron ciencia física.
Aristóteles en su obra “física” publico principios de la materia y de la forma, del movimiento, del espacio, del primer motor inmóvil. Nada de ciencia, era una obra de filosofía. Los griegos lograron para las matemáticas un lenguaje técnico especial, pero nada de esto ocurrió con la física. Noción de fuerza: ejercido por sistemas filosóficos de Empedocles, Anaxagoras, y Democrito (intuición apenas realizada del principio de inercia).
La teoría del movimiento aristotélico, sigue mezclando física con metafísica, tratando de explicar “gravedad” y “levedad”, sin llegar a la investigación de un método para la demostración de esas teorías. Sin embargo, en óptica los griegos realizaron progresos de gran valor. A Euclides se le da el merito de haber construido la óptica geométrica actual. Luego de Euclides le siguieron otros investigadores manteniendo el proceso experimental, aunque confundiendo los factores geométricos con los físicos, fisiológicos y psicológicos. En el campo de la acústica tmb los griegos hicieron mucho con observaciones experimentales pitagóricas y nuevas teorías aritméticas fáciles pero precisas. Aristóteles explica la transmisión del sonido como un movimiento del aire que se propaga del objeto sonoro hasta nuestros oídos. , al igual q la luz. En la medicina y la astronomía, en Grecia paso igual q es todas las comunidades, siempre surgió un interés respecto la relación entre los hombres y la vida humana, y los cambios de la naturaleza en contacto con el hombre. Ciencia del movimiento cíclico de los astros (ciencia matemática, donde sus formulas servían para expresar la periodicidad de los fenómenos astrales), ciencia del curso irreversible de la vida animal (imposibilidad de aplicarle deducciones aritméticas y geométricas).
La astronomía se convierte por cálculos matemáticos, en una ciencia cada vez más exacta (distintos tipos de estrellas, dimensiones del sol, la tierra, etc.). Desarrolla su propio carácter científico, formulando hipótesis para deducir todos los fenómenos.
La medicina se acentúa en el carácter empírico-descriptivo. Entre distintas escuelas se reprochan que sean excesivamente teóricas y seguras de sí. Se ve obligada a reconocer la inutilidad de las hipótesis, y de toda formula que pretenda explicar el proceso de la vida humana. La experiencia enseña que no existe nada puramente frio, caliente, seco o húmedo. Hipócrates: “es muy largo el camino por recorrer antes de alcanzar una ciencia que pueda decirnos que es el hombre y para que ha venido al mundo”. El método de observación empírica y de la descripción de los hechos pasa de la medicina a la fisiología y biología.
Carecen de complementar la teoría con la experiencia, unificando ciencia y técnica. Convirtiéndose la matemática y la ciencia en algo absoluto. Prejuicios entre conocimiento científico y conocimiento técnico.
¿Por qué los griegos fracasan en las ciencias de la naturaleza? Esta provocado por el erróneo punto de vista que busca entre los griegos una ciencia física, química, biológica. Despreciaban el trabajo manual, entonces no lograron descubrir el método de las demostraciones experimentales. No supieron construir ninguna técnica demostrativa de deducción lógica y tuvieron que detenerse en los problemas que requerían técnicas manuales distintas. Oposición de principios entre matemáticas y experiencia, en obra de Herón se trato de superar, tratando de sustituir las construcciones de las clásicas definiciones geométricas (inspiradas en lo lógico-estético). Herón conocía todas las propiedades de las palancas, engranajes y las maquinas que podría fabricar con ellos, tenía en sus manos la posibilidad de inventar una máquina de vapor industrial, pero no logro aplicar sus conocimientos en mecanismos ya que dirigió su habilidad técnica a la invención de dispositivos que divertían a los grandes señores de sus tiempos. Las condiciones sociales de la antigüedad impidieron que la ciencia griega helenística lograse los grandes desarrollos que poseía.

Cap. V: fidelidad al pasado y exigencia renovadora:
En occidente, los científicos y filósofos se limitaron a trasmitir los resultados logrados por las generaciones anteriores, sin esforzarse con aportar nuevas ideas. Comenzó a perderse el interés por las demostraciones, por las discusiones complicadas, por los desarrollos extensos, se termino por reducir todo a resúmenes breves de lectura incomprensible. Un ejemplo de esto es Gerberto de Aurillac (papa y uno de los más cultos de su tiempo), afirmaba que no entendía el teorema de Euclides (“El ángulo exterior de un triangulo es mayor que cada uno de sus ángulos interiores no adyacentes”), gerberto intercambio las palabras “ángulo exterior” por ángulo obtuso, y “ángulo interior” por ángulo agudo, entonces según el “el ángulo obtuso es mayor que el ángulo agudo”.
Durante la época de Carlo magno (Siglos XI y XII), favorecieron el renacimiento de los intereses culturales, recuperando el antiguo patrimonio perdido. Constituyeron un estudio dirigido a la recuperación de la herencia de la ciencia clásica y por otro lado, se constituyo un conjunto de investigadores buscando autenticidad y originalidad en los temas teóricos. Con la fusión de ambas, se construye el nuevo pensamiento moderno. Fueron necesarios mucha energía e ingenio para interpretar los textos clásicos estudiados, así también para aplicar las verdad que contenían. Los “platónicos” (seguidores de la filosofía de Platón) lucharon en busca del retorno más fiel a los textos clásicos. A estos se los acusaba de describir a la creación por un camino filosófico y casi físico. Ellos aseguraban que no todo el saber se hallaba en la biblia, y que por lo tanto todo lo que no este escrito en ella no debe ser erróneo. El estudio de lo que habían enseñado los clásicos (lógica, matemática, física) fue el programa fundamental de las escuelas más avanzadas. Escuela de chartres: imitación de las antiguas teorías con descubrimientos nuevos. El redescubrimiento de tantas teorías aumentaba la autoridad de los clásicos y denigraban el poder de la razón y las nuevas ideas. Afirmaban que era muy tonto tratar de imitar a los científicos de la antigüedad.
“Gente mediocre” trato de convertirse en imitadores de los clásicos, sin ninguna innovación, estos mismo fueron los que afirmaron que la ciencia clásica es una “dogma intangible” y por ende no se pueden realizar nuevos desarrollos teóricos. Se realizaron revueltas en contra de estas ideas conservadoras, conflicto entre la fidelidad al pasado y la exigencia renovadora.
Las direcciones cornificianas (siglo XII) combatieron a la escuela platónica en busca de mayor originalidad en las investigaciones. Junto con esto, se advirtió la necesidad de buscan nuevos caminos liberados de la fe religiosa y por la aceptación de la cultura clásica. Si alguien intentaba demostrar la ciencia del pasado ante estos innovadores, concluían que su grupo no admite los dogmas de los antiguos. La dirección cornificiana represento uno de los obstáculos más serios en la identificación del renacimiento de la ciencia y el pensamiento de los antiguos, con tentativas de desvincular el conocimiento racional con los escritos pasados. El descubrimiento de nuevos textos de Aristóteles convenció a los estudiosos que el programa de los cornificianos era una locura y los conservadores triunfaron sobre los innovadores.
Siglo XVI, el pensamiento científico europeo asimilo las obras más importantes y publicaron sus traducciones de trabajos conocidos de la edad media. Renacimiento del interés en las obras de Arquímedes (áreas y volúmenes). Se dieron cuenta que las teorías de Arquímedes eran imposibles de demostrar, se formo el “partido antiarquimedeano” (cavalieri, kepler, torricelli) contra los conservadores, fieles a Arquímedes.
Los antiarquimedeanos tenían un espíritu innovador, capaces de renunciar al gran antiguo matemático para hallar recursos para afrontar los nuevos problemas que surgían y resolverlos. Se ponían en contra del método de exhaucion de los arquimedeanos (estos utilizaban este método para repetir las demostraciones ya conocidas, y no resultaba adecuado para resolver nuevos problemas), y su método intuitivo (de los anti) no se basaba más que en la intuición. Esta actitud científica de los antiarquimedeanos mostraba algo de positivo contra sus oponentes por su gran adhesión a la herencia lógica del pasado. El ambiente científico estaba preparado para recibir nuevas teorías y prácticas para los nuevos problemas de ese siglo. Los dos impulsos de conservación e innovación están presentes en todas las épocas del desarrollo científico, no se pueden eliminar ni uno y el otro, ambos son necesarios, se debe trasformar la herencia científica del pasado en instrumento de nuevos desarrollos.

Cap. 6: el nacimiento de la ciencia experimental (galileo-newton)
Nacimiento de la ciencia experimental: es por el descubrimiento de que existen técnicas muy precisas para dominar el curso de la experiencia, para provocar ciertos fenómenos que pueden repetirse a voluntad y medirse con exactitud matemática.
La antigüedad confiaba mucho en la palabra de Aristóteles, en la edad media se había creado el arte secreto, la trasformación de cuerpos de la naturaleza, crearlos, pero esto se investigaba sin métodos, en todas las áreas particulares, cada una con su propio método y procedimiento, donde necesitaban la habilidad de un artesano. El ideal de galileo y Descartes era el de unir la concepción de ciencia antigua con la del arte de la edad media, edificar un saber sobre las fundamentaciones técnicas, racionales y validas en el campo de las experiencias concretas. La propia organización del mundo político-económico impulso problemas a la investigación científica, alejándola de los problemas metafísicos y acercándola a las problemáticas concretas. Las nuevas construcciones les mostraban a los técnicos una serie de problemas imposibles de corregir sin fundamentos teóricos. El que más problemas tuvo fue la navegación, al aumentar la cantidad de viajes hacia tierras recién descubiertas. A “Las lentes” se las acuso de indignas y no eran tomadas en consideración, los científicos desconfiaban de este por haberlo construido por artesanos. “El anteojo hace ver figuras más grandes o más cercanas de los objetos verdaderos, por lo tanto engaña y no hace conocer la verdad, no se puede tomar entonces como un elemento de observación”. Galileo afirmo que aunque esto sucediera, se logra conocer la realidad mejor que a simple vista, este fue el primero en creer en lo que se veía por los anteojos. Todo el ambiente académico acuso a galileo de mostrarle importancia a observaciones y considerarlas como validas aunque no podían ser más que ilusiones de las lentes. Las lentes y las brújulas y más cantidad de instrumentos fueron utilizadas para las exigencias de la investigación científica. Los procesos que aplicaban los artesanos tales como intensificar, disolver y evaporar, calentar y enfriar, etc., fueron adoptados para extraer objetos de la naturaleza, esto surgió por los nuevos intereses en la producción económica y la exigencia de obras. La opinión de Aristóteles servía poco y nada a la hora de enfrentar problemas como construir ciudades fortificadas, o barcos con más resistencias.


Introducción de una instancia racional en el estudio de los problemas: esto lo había asimilado la filosofía de la naturaleza griega pero con conceptos muy amplios. Ahora se introducían esquemas limitados, con modelos teóricos de un campo de fenómenos (caída de los graves, atracción magnética, etc.) deducidos de la observación precisa. Se formulaba una hipótesis, se ensayaba su validez, y deducían de ella confirmando o no los hechos, formando un círculo ininterrumpido de teoría y práctica. Se encontró la necesidad de difundir los métodos e ideas ya realizadas o apenas realizadas una teoría para buscar la colaboración de otros investigadores afines al tema. Se encontró para distintos campos de fenómenos un lenguaje técnico preciso para cada uno de ellos y sus leyes (ej., mecánica, con fácil posibilidad de ser ensayada y puesta en común ya que utilizaba el mismo lenguaje matemático conocido hasta el momento). En los fenómenos químicos por ejemplo, resulto difícil mezclar la naturaleza con las matemáticas, entonces limitaron sus tareas a la investigación.
Newton dedico durante mucho tiempo y energía a las investigaciones alquimistas más que a sus famosas investigaciones matemáticas y mecánicas. La técnica de la ciencia experimental no nació de golpe, comenzó con cada vez mas formas de lenguajes para cada fenómeno, todas relacionadas con las matemáticas, pero cada una de ellas teniendo conceptos únicos y precisiones de instrumentos experimentales distintos. Se convierten las leyes de la mecanización a los principios generales de toda teoría físico-matemática del universo. Las matemáticas se rebajaron a rango de instrumento puro al ser interpretadas como un auxiliar útil para el estudio de la naturaleza, tanto galileo como newton aceptaron esta idea, utilizando sus propios descubrimientos para utilizarlos en las investigaciones físicas y para la comprobación de estas. El desarrollo del campo matemático demuestra que no existe un solo lenguaje matemático, sino que hay muchos, cada uno de ellos con alguna peculiaridad para distintos temas de la física. Fueron cayendo los prejuicios contra el estudio de las maquinas, de los materiales prácticos, de los aparatos de los artesanos, estos aparatos pudieron ingresar en las técnicas científicas y someterse a controles continuos, análisis y recomposiciones. Fueron el punto de partida de nuevas investigaciones y fueron arrastrados por el desarrollo de estas mismas. El hombre de hoy advierte que nadie puede llegar a renunciar a la ciencia experimental.

Cap. 7: La confianza en la razón humana (descartes- los iluministas).
Se exigía que la ciencia se constituyera como una construcción humana, como un instrumento creado por nosotros para nuestro uso y provecho, esta humanización de la ciencia fue comenzada en el siglo XVII por sus metodólogos tales como Galileo, Bacón y Descartes, y por los iluministas el año siguiente. Descartes mostraba en sus obras su convencimiento y la validez absoluta del nuevo método experimental (en contra del método deductivo), pero su intención no era enseñar ese método, sino que mostraba de que manera y con que él conducía su razón, aconsejando a nadie su imitación. Demuestra el deseo de vincular la labor del científico con la del artesano, “este método imita aquellas artes mecánicas que no necesitan de auxilio ajeno, sino que ellas mismas indican como deber fabricarse sus instrumentos”, ej. La analogía del herrero. Demuestra que la ciencia no es algo q puede crearse de golpe, es una conquista gradual y cada uno de sus descubrimientos serán validados por su valor instrumental para otras conquistas superiores.
Rebelión proclamada por Descartes y los mejores científicos de su época contra la lógica formal (aristotélica).La lógica formal adquirió carácter (pretendiendo imponerse a la ciencia por la autoridad del nombre de Aristóteles) y se convirtió en un obstáculo para el progreso y fue combatida por las inteligencias más abiertas de la labor cultural. Hoy la lógica se presenta como un instrumento fino y muy variado que nosotros mismos elaboramos, corregimos, modificamos y construimos, según nuestras necesidades. –Iluminismo- el iluminismo generaliza la confianza del científico en la razón, pero no la confianza fundada sobre la hipótesis, sino de la confianza de tipo operativo, fundada sobre los éxitos que el hombre ha logrado cada vez que sustituyo un comportamiento dogmatico por un comportamiento racional, la racionalidad se admite como el principal elemento propulsor del progreso cultural de la humanidad. El impulso de la razón irrumpe en la ciencia del mundo cultural, civilizado, político, además del interior de la ciencia para la conquista de nuevos resultados. Los más grandes se sienten en la necesidad de divulgarlas de la manera más comprensible para despertar e iluminar a los demás. Los grandes iluministas franceses eran Voltaire, Montesquieu, Rousseau, etc. Sus críticas comprenden desde la economía a la educación, desde la religión a la física, formando nuevas conciencias preparando a Francia y Europa a la profunda Revolución. El espíritu iluminista puede encontrarse desde el movimiento sofistico-socrático hasta en el pensamiento iniciado por Galileo. Afirman que el hombre dejo de lado la ilusión del “centro natural”, pero con la idea de trabajar para transformarlo y humanizarlo para convertirse en el centro operativo del mundo renovado. Durante el siglo XVIII, las fuerzas conservadoras de esa época eran por sobre todo la iglesia católica, por lo que los iluministas atacaron contra ella. Los iluministas dirigían su lucha contra todos los mitos, ante todo con el problema especifico de Dios. Ej.: John Mill se mantuvo más próximo al pensamiento de los iluministas que al de la filosofía eclesiástica aunque no niega la existencia de un ser supremo, sino que se limita a estudiarlo de manera rigurosa. Mil demuestra la contradicción entre el curso de los sucesos más ordinarios del mundo natural y humano y la hipótesis de un dios infinitamente bueno. La existencia de Dios solo sirve para garantizarle la solidaridad de todos los seres buenos, pero la lucha prosigue y conserva los atributos de una lucha humana, donde se mantienen intactos las propias responsabilidades y el interese fundamental. El iluminismo logra humanizar el concepto de supremo. La razón no es algo que trasciende al hombre, constituye lo que hay de más profundamente humano en nosotros, Cuanto mayor sea el empleo de la razón, más completo es el conocimiento que se adquiere.

Cap. 8: el peligro de transformar la ciencia en metafísica.
Gran parte de filósofos y científicos continuaban con una interpretación el pensamiento científico que se vinculaban por concepciones del siglo anterior, y contradecían de manera clara la idea del iluminismo. El iluminismo prefería insistir sobre el aspecto humano, operativo, concreto de la razón, pero también es cierto que la falta de justificación del poder de la razón era un punto débil y una fuente de equivocaciones filosóficas. La critica kantiana, la garantía filosófica del poder de la ciencia reside en la identidad de la razón humana (explicita en la investigación científica) con la razón universal que constituye la base misma del mundo.
Esta concepción de la racionalidad “romántica” domino las corrientes positivistas del siglo XIX. Estos pensadores estaban convencidos de que la ingenua y dogmatica fe iluminista en la razón podía justificarse en un plano superior. Físicos, biólogos, etc., comenzaron a buscar leyes naturales cada vez más generales convencidos de que la tarea de la investigación científica era captar los principios del universo (principio de la conservación de la materia, de evolución, de energía, etc.), tratando de no sufrir ninguna influencia de la metafísica. Es al día de hoy que estos principios de usan como leyes fundamentales que poseen una función normativa en el ámbito teórico y experimental. El desarrollo del pensamiento griego (filosofía platónica) había demostrado la existencia en la mente humana de una tendencia a revestir el carácter absoluto con proposiciones científicas, ajenas al desarrollo de las investigaciones efectivas. Esto es el resultado de una combinación (mala) de ciencia y metafísica.
Los positivistas intentaron introducir en la ciencia el carácter absoluto (tentativa de interpretar a la ciencia en sentido absoluto, fallida distinción entre principio científico y principio metafísico) y la universalidad de las proposiciones (tentativa de introducir en la ciencia la universalidad de la metafísica, se trata de atribuir a los proposiciones científicas una generalidad siempre mayor con la esperanza de que esa generalidad se trasformara en la antigua universalidad de los metafísicos).
Cuanto más se generaba una ley, mas se renunciaba a la exactitud de su significado, mas se alejaba de lo verificable y se perdía el contacto con la búsqueda del laboratorio. En lugar de seguir humanizando la ciencia (siglo XVII), los positivistas trataron de revivir en la ciencia, las mismas exigencias con las que los antiguos pensadores habían creado la metafísica.
El concepto de causa fue eliminado por Comte, y en su lugar introducido el concepto de ley. Uno de los aspectos más incomprensibles de la causalidad era el carácter necesario del vínculo que afirmaba. Otro punto débil de la antigua metafísica era la carencia de precisión de su significado, los positivistas aclaran la diferencia entre el sentido con que puede hablarse de causa entre un fenómeno y otro, y el sentido con que se habla de causa primera del mundo, pero no tienen el mismo carácter con el concepto de ley. Encuadrados en el concepto de ley y no en el de causa, vuelven los problemas generales de los metafísicos (¿mecanismo o vitalismo? ¿Determinismo o indeterminismo?, etc.). Para pasar del nivel científico al nivel metafísico no basta por sustituir la palabra “causa” por la palabra “ley”, se necesita precisar el sentido de los términos y verificarlos.
Los positivistas acostumbraban a hablar a cada rato de leyes naturales, de experiencia y de ciencia, pero trataban estos temas sin espíritu crítico. (Ej., experiencia o hechos empíricos: el factor ciencia se determina de distintas maneras en cada campo de investigación, no se puede insertar estas maneras en una sola categoría ya que eso sería erróneo al no captar las diferencias existentes entre los métodos de verificación utilizados en un campo y en el otro. Galileo tomó conciencia de esto y de la importancia de la utilización de distintos lenguajes para cada uno de estos campos. Sin embargo los positivistas se basaban en la idea de que no era la actitud del operario que se acerca al material para trabajarlo y transformarlo, sino la del hombre bien q se inclina para adorar. El propio concepto de ciencia era para ellos impreciso. Su dogmatismo era fastidioso para las nuevas disciplinas aparecidas que aspiraban al nombre de ciencias y para el desarrollo creciente de la industria, que favorecía la creación de nuevas ramas de ciencias aplicadas y era urgente decidir si estas prácticas eran de carácter científico o no.
No se podía negar que los descubrimientos científicos aparecían condicionados por los procesos técnicos. Las relaciones entre las distintas ciencias fue uno de los problemas más discutidos durante el periodo positivista, por lo que se llego a un “Esquema de las ciencias”, por Comte, fundamentada por criterios teóricos e históricos, orden q iba de las ciencias más simples a las más complejas. Disposición de las 6 ciencias fundamentales: 1) matemática. 2) astronomía. 3) física. 4) química. 5) biología. 6) sociología. Estas forman relaciones entre un eslabón y el otro, el reconocimiento del valor de cada descubrimiento resulta del hecho de que este constituye el instrumento indispensable en las investigaciones sucesivas (“los resultados científicos de una ciencia se transforman en los recursos lógicos de otra”). Los positivistas del siglo anterior (Mill, Spencer) pretendían aplicar al pensamiento científico una categoría característica de la vieja metafísica: la sistematización absoluta, la absoluta coherencia lógica de las investigaciones. El positivismo del siglo XIX fracaso con su objetivo pero logro demostrar que toda filosofía seria debe reflexionar sobre las estructuras de las efectivas investigaciones científicas, la realización de un examen crítico exigía el empleo de nuevos caminos, q el viejo positivismo dogmatico, no supo entender. Ya al siglo XIX, los científicos se vieron obligados por su labor técnica a revisar el fundamento y el valor de las propias teorías, así como el significado de los conceptos de ley, ciencia y sus demostraciones.

Cap. 9: las nuevas metodologías.
Desde comienzos del siglo XIX se había convencido a los estudiosos que no era científicamente lícito apañar dudas sobre la validez del postulado, pero nadie había logrado demostrar que llegaba a una verdadera contradicción lógica. Hacia 1830, tres matemáticos (Lobachevsky, Bolayai y Gauss) dieron la idea de que nada pasaría si se negara el postulado, sustituyéndolo por otro distinto, surgiendo así una geometría distinta a la euclidiana igual de coherente y precisa que la antigua. Esto fue el comienzo del abandono del punto de vista platónico y el descenso de las teorías matemáticas desde la condición de verdades absolutas a la de construcciones hipotético-deductivas. Pero cuando se descubrió la posibilidad lógica de nuevas geometrías (que no podían conducir a contradicción alguna) toda la perspectiva debió cambiar. De esta manera, la geometría se fragmentaba en muchas ciencias particulares y se perdía la ilusión de lograr verdades absolutas. Los filósofos y científicos del siglo pasado se oponían tanto a la mentalidad positivista que aun después de la construcción de las geometrías no euclidianas, siguieron pensando que la verdadera geometría era la de Euclides y que las otras eran simples. Gottlob Frege, uno de los más grandes lógico-matemáticos, expuso la incertidumbre de los matemáticos respecto del concepto de unidad y se cuestionaba que si no era una vergüenza para la ciencia mantener a oscuras un tema que es tan intimo y que parece tan simple. Si no se sabe definir el número uno, menos se sabrá decir que es un entero, si un concepto que es fundamento de la ciencia aritmética tiene tantas dificultades, se debe hacer todo lo posible para examinarlo con mayor precisión y resolver la dificultad, sino sería muy difícil explicar los números negativos, fraccionarios y complejos si no se tiene una base fundamentada. El reconocimiento de la necesidad de un examen lógico en la aritmética se considera como un desarrollo natural de esas “crisis de la evidencia” que se había iniciado con el descubrimiento de las geometrías no euclidianas, sus desarrollos fueron mucho mejores que el quinto postulado de Euclides. Frege trato de dar a la aritmética una sistematización lógica completa, satisfaciendo las exigencias críticas que el mismo había formulado anteriormente. La obra fue escrita con símbolos para evitar todo contacto del lenguaje matemático con los procedentes del lenguaje común. No había terminado de sacar un segundo volumen que el joven ingles Bertrand Rusell, estudioso de problemas lógicos, objeto el método empleado por Frege para definir números enteros. Esta objeción consiste en un raciocinio simple que demuestra la posibilidad de construir una antinomia (una pregunta que origina una contradicción), desde ese entonces, la producción científica de Frege cesó. La antinomia de Russell tiene gran analogía con las paradojas dichas en la antigüedad (como la del barbero) La paradoja consiste en que si no forma parte de sí mismo, pertenece al tipo de conjuntos que no forman parte de sí mismos y por lo tanto forma parte de sí mismo
Para eliminar esto, Russell tuvo que imaginar una “teoría de los tipos” muy complicada que alteraba la tradicional idea de la lógica. También en el campo de las ciencias experimentales (física, química, biología) se produjo una crisis de principios, a medida q estas fueron afinando sus medios de observación, resultaba mucho más difícil encontrar similitudes en los hechos observados con los esquemas elaborados por el pensamiento científico anterior, como por ejemplo el concepto de longitud. Este era “plurívoco” y sería un acto peligrosamente dogmatico eliminar esta plurivocidad. Se deduce que gran parte de las llamadas leyes generales de la naturaleza (formuladas por estos conceptos) pierden su carácter de proposiciones científicas exactas. Hoy este valor solo puede demostrarse por la capacidad de esa ley o teoría de acrecer el patrimonio de las observaciones que controlamos y de los nuevos fenómenos que la provocan, por ejemplo, el concepto de causalidad. Mientras la vieja filosofía quería integrar a la ciencia conceptos y principios cada vez más generales, la conciencia de hoy en día ha demostrado la necesidad de excluir de las teorías científicas todos los conceptos y principios genéricos, dejando solo expresiones capaces de expresar problemas con sentido. La crisis de la ciencia ha sido una crisis de la vieja concepción filosófica de la ciencia, fue una crisis de desarrollo donde la ciencia elimina las viejas nociones de origen metafísico para adecuarse mejor a los nuevos problemas de carácter lógico y experimental que enfrentaban. La nueva filosofía científica conservo la idea de lucha contra la metafísica, pero no tratando de eliminar sus principios, sino de combatirlos por el carácter equivoco y de imprecisión que tienen. Así, esto se convierte en una lucha contra todo lo que pretenda poseer los caracteres de absoluto que los antiguos filósofos atribuían a la metafísica. No se trataba se sustituir una metafísica por otra sino por liberar la razón humana del mito de lo absoluto. El instrumento con que los metodólogos las modernos lucharon consistió en el análisis preciso del lenguaje empleado para expresar los diversos problemas, este revelo su eficacia en la crítica del lenguaje matemático, físico, etc. y luego en cuestiones filosóficas.

Que lo disfruten!

Anuncios

4 comentarios - "El pensamiento Cientifico" de Ludovico Geymonat

lordblacknarous +2
Está bueno el tema que tratás, pero de la forma que está redactado no se entiende mucho, además hay algunas cosas que no están muy bien... en cap 3 y 4 decís que los griegos no tuvieron una ciencia física, pero eso no es verdad. La mayoría de los filósofos que se estudian, y sobre todo los que no se estudian, no se consideraban "filósofos", sino "físicos"; hacia el siglo I los griegos habían desarrollado muchos conocimientos físicos que, obviamente, no heredaron de Aristóteles, sino de otros más grandes que él en ese área. Herón de Alejandría es un ejemplo.

Pero me gustaría leer enserio esto bien, ¿Por qué no lo redactás un poco mejor y vas tirando un post por cada capítulo? Así va a ser más fácil de leer y vas a tener más visitas y comentarios che.

Es mi opinión. Te dejo +5 igualmente.
Saludos che.
lordblacknarous
@carlads Ah ok. Igual estaría bueno que, sí conocés el tema, te lo amplíes porque es interesante.
Our_Hero
buen aporte y ponele imagenes a tu post