El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

"La evolución del proceso de trabajo en el largo plazo

RESUMEN PROPIO:

LA EVOLUCIÓN DEL PROCESO DE TRABAJO EN EL LARGO PLAZO (NEFFA)

1. Las economías de subsistencia

Cuando predominaban las economías de subsistencia, sólo se tomaba en consideración el valor de uso de los productos. Estos se destinaban al “consumo” por parte de la comunidad que los fabricaba y no había un “intercambio mercantil” (no había moneda y no había acumulación de riqueza). Se empleaban herramientas sencillas y adecuadas al hombre que las utilizaba. La división del trabajo se basaba en criterios fisiológicos. La cooperación establecida entre los trabajadores era escasa y simple. Las posibilidades de generar excedentes eran reducidas.
La aparición de esclavos y de servidumbre introdujo una nueva forma de división del trabajo. Así nacen las primeras profesiones. En estas sociedades precapitalistas el trabajo es frecuentemente penoso, monótono e ingrato
Durante este período la mayor parte de las actividades productivas se desarrollaban en el sector agropecuario.
Una diferencia entre el proceso de trabajo agrícola y el industrial deriva de la organización del trabajo. El proceso de trabajo industrial es un proceso por el cual el trabajador está separado de sus medios de producción y de sus medios de subsistencia dada su condición de trabajador “libre”. Pero el proceso de trabajo agrícola se caracteriza por la no separación del productor inmediato de sus medios de producción, lo cual le deja la posibilidad de producir sus propios medios de subsistencia.
En este proceso de trabajo el elemento dominante es el ecosistema. El proceso de trabajo agrícola no estaba disociado del trabajo doméstico.

2. Los talleres artesanales y las corporaciones de oficio

Desde la entrada de la Edad Media y hasta fines del siglo XVIII, la forma dominante fue el taller artesanal que perduró y culminó en las “corporaciones de oficio”. Se produjo el desarrollo del intercambio mercantil de productos. El modo de producción basado en la esclavitud dio paso a diversas formas de alquiler de la fuerza de trabajo en las varias profesiones. Los esclavos van haciéndose independientes del propietario de la tierra. Las sucesivas divisiones de la propiedad de la tierra impulsaron a migrar a las familias hacia las ciudades y a especializarse en el ejercicio de una profesión. Esta era ejercida en sus mismos domicilios, pero ahora se orientaba a producir para el mercado. Así nace el oficio. Dicho oficio será institucionalizado por el sistema de corporaciones.
Las corporaciones disponían de un poder para regular la actividad de los talleres y de los trabajadores.
Dentro de los talleres existía una estructura jerárquica y vertical de la autoridad. Todos los trabajadores del taller eran de alguna manera “productores”; predominaba la cooperación simple en el trabajo y no la libre competencia dentro del oficio.
Los instrumentos de trabajo eran relativamente simples.
La fuerza de trabajo se caracterizaba por una cierta rigidez.
El producto del trabajo del taller era destinado primeramente a satisfacer una demanda preexistente y el resto se orientaba al mercado, pero sin pasar por un intermediario. La competencia entre los talleres existía (calidad del trabajo, cumplimento de los compromisos de entrega, tiempo requerido para la producción)

3. El nacimiento y desarrollo del capitalismo industrial y sus repercusiones sobre el proceso de trabajo

El nacimiento y el rápido desarrollo del capitalismo industrial fue posible por las siguientes condiciones:
- la existencia del capitalista que, como propietario de los medios de producción, está en condiciones de emplear simultáneamente a un número considerable de personas.
- La existencia de trabajadores convertidos en “fuerza de trabajo libre” susceptible de ser vendida y comprada como una mercancía
- La exigencia de los trabajadores de vender su fuerza de trabajo
- Una relación entre el capitalista y el trabajador de tipo autoritario
- La configuración de la relación salarial, que se establece mediante un contrato en el que se precisa las condiciones de venta de la fuerza de trabajo por parte del obrero y la compra por parte del empleador, quien paga un salario.
Para que el poseedor de dinero encuentre la mercancía (fuerza de trabajo) en el mercado, deben cumplirse diversas condiciones. La fuerza de trabajo como mercancía sólo puede aparecer en el mercado como mercancía. La fuerza de trabajo y el poseedor de dinero se encuentran en el mercado y traban relaciones mutuas, ambos con los mismos derechos pues son jurídicamente iguales. Para que perdure esta relación es necesario que el poseedor de la fuerza de trabajo la venda siempre por un tiempo determinado porque si la vende toda junta, se vende a si mismo (esclavo).
La segunda condición es que el poseedor de ésta, en vez de poder vender mercancías en las que se haya objetivado su trabajo, deba por el contrario ofrecer como mercancía su fuerza de trabajo.
Para valorizar el valor y que el dinero o la mercancía se transforme en capital, el productor de mercancías debe entrar en contacto con otros poseedores de mercancías. El cambio del valor del dinero que se ha de transformar en capital no puede operarse en el dinero mismo. La modificación solo puede surgir del valor de uso de la mercancía, es decir de su consumo.
La fuerza de trabajo es “el conjunto de las facultades físicas y mentales que existen en la corporeidad, en la personalidad viva de un ser humano, y que él pone en movimiento cuando produce valores de uso de cualquier índole”.
La existencia por una parte de los poseedores de dinero y por otra parte las personas que poseen sus propias fuerzas de trabajo es el fruto del surgimiento del modo de producción capitalista. El surgimiento del modo de los productos como mercancías fue posible cuando surgió una división del trabajo dentro de la sociedad que permitió la división entre el valor de uso y el valor de cambio.
Marx: “denominó plus valor absoluto al producido mediante la prolongación de la jornada laboral; por el contrario, al que surge de la reducción del tiempo de trabajo necesario y del consiguiente cambio en la proporción de magnitud que media entre ambas partes componentes de la jornada laboral, lo denominó plus valor relativo.”
El trabajo pasa a ser el medio para la acumulación y la valorización del capital.

4. El “putting out system”

En el período de transición que transcurre entre la disolución de las corporaciones de oficio y el desarrollo de las manufacturas, los países más desarrollados de la época vieron nacer el putting out system, basado en el trabajo a domicilio.
Los artesanos van a habitar en las ciudades y disponen de los útiles e instrumentos simples de trabajo, efectuando labores a domicilio, trabajando para un empresario que les proporcionaba las materias primas y que les pagaba una remuneración. Progresivamente los antiguos artesanos darían lugar a los nuevos obreros, los que en lugar de producir para el mercado, lo hacen para satisfacer la demanda de un comerciante que hace de intermediario entre ellos y el mercado, apropiándose de un margen de beneficios. Los trabajadores tienen el control de su propio proceso de trabajo y establecen su ritmo de producción.
Este sistema presentaba ciertas ventajas para el empresario: no requería de su parte grandes sumas de capital para construir establecimientos, y podía en cualquier momento interrumpir sus pedidos a los trabajadores a domicilio sin tener que romper una relación salarial. La división del trabajo en el putting out system trajo aparejada la especialización y la separación de tareas.
La revolución industrial, al concentración de capital y el incremento de su composición orgánica crean las condiciones para acelerar su sustitución.

5. La manufactura y la cooperación

La manufactura se caracteriza por haber dado lugar a la cooperación entre los trabajadores. Durante la manufactura predominará la forma de cooperación simple. Esta consiste en la reunión de artesanos del mismo oficio en un mismo local bajo la autoridad del dueño del capital. Los artesanos van siendo desposeídos de los bienes de producción, pero pueden aun controlar sus propios procesos de trabajo y modificarlos. Sin embargo el margen es mas reducido porque ahora el capitalista decide acerca del producto a fabricar y su destino.
El objetivo de la cooperación es coordinar a los individuos de una misma organización productiva para realizar el objetivo común fijado por quien define el proceso de trabajo.
La manufactura adoptó 2 formas:
- heterogénea: que concentra bajo la autoridad de un mismo capitalista a diversos oficios fabricando productos distintos que son embalsamados sólo al final.
- En serie: donde el mismo objeto de trabajo es sometido a diversas operaciones separadas efectuadas por trabajadores de un mismo oficio, para lograr un producto final. (cooperación simple)
La tecnología utilizada en la manufactura no ha variado substancialmente con respecto al período artesanal.
En la manufactura la alienación va siendo cada vez mayor. La manufactura aliena a los trabajadores el control sobre el producto y sobre el mercado.
En la manufactura la fuerza de trabajo queda inactiva y ociosa si no la vende al capital, y una vez vendida debe subordinarse a éste.
El paso del putting out system a la manufactura logró crear las condiciones para que el capitalista imponga a los trabajadores una jornada de trabajo más larga, un mayor número de días laborables por año y al mismo tiempo intensifique el trabajo.

6. La fábrica

A partir de la revolución industrial el centro del proceso productivo pasa a ser la máquina y el trabajador deviene un servidor de la misma. El alto costo de las máquinas las puso fuera del alcance de los trabajadores artesanos e hizo imposible que los talleres artesanales y las manufacturas compitieran con las nuevas fábricas.
La fábrica implica un esfuerzo para normalizar los productos, un cambio en las técnicas tradicionales del oficio, el establecimiento de otra relación del hombre con sus medios de trabajo dado que la acción del trabajador se ejerce sobre las máquinas.
El instrumento de producción se incorpora ahora a las máquinas y el obrero pasa a vigilar las maquinarias. Dentro de la fábrica se establece una cooperación completa entre diversas clases de obreros que vigilan un sistema de mecanismos productivos.
En la fábrica la división del trabajo consistió en la descomposición de las tareas. Cada una de las operaciones simples fue adjudicada a un obrero que se dedicó exclusivamente a la ejecución de la misma. Una cierta cantidad de trabajos desaparecen porque la máquina asume cada vez más la realización de operaciones simples. El obrero sirve a la máquina y debe seguir sus movimientos, perdiendo así su autonomía. El costo de producción se redujo gracias a la sustitución de trabajadores calificados por trabajadores poco o semicalificados.
En la fábrica, es la dirección quien decide del uso y de los modos de organización de las máquinas. El obrero debe vigilar las máquinas y corregir los errores que a ellas se les escapan.
Durante el período de predominio de la fábrica capitalista, aumenta la tasa de plus-valor y la masa de ganancias.

8. El taylorismo

Taylor critica el estilo empresarial predominante.
El aumento de la productividad era el objetivo central. Su logro le permitiría incrementar los salarios, reducir los precios de los bienes de consumo popular, y aseguraría la “paz social” estable dentro del taller.
Para lograr ese conjunto de objetivos, era necesario recurrir a la “Organización Científica del Trabajo”.
Los 3 principios de Taylor de los cuales emana la organización científica del trabajo son los siguientes:
- “La dirección debe encargarse de: reunir todos los elementos del conocimiento tradicional que estaban en el pasado en posesión de los obreros, de clasificar esas informaciones, de hacer una síntesis y de extraer de estos conocimientos, reglas, leyes y fórmulas.”
- “todo trabajo intelectual debe ser sacado del taller para ser concentrado en las oficinas de organización y de planificación.”
El objetivo de Taylor era hacer más barata la fuerza de trabajo, disminuyendo su calificación y aumentando su rendimiento y, facilitar al mismo tiempo el fácil reemplazo de los trabajadores despedidos, ausentes o que cambian de empresa. Para asegurar esto era necesaria la división del trabajo entre las tareas de concepción y de ejecución.
- “La tarea de cada obrero debe ser prevista en su integridad por la dirección, al menos un día antes, y cada obrero recibe instrucciones describiendo en detalle las tareas que él debe cumplir, como habría que hacerlo, y cuál es el tiempo asignado para ello”.

El taylorismo u “Organización Científica del Trabajo” fue definido por su creador como “el conjunto de relaciones de producción internas al proceso de trabajo, basado en el estudio organizado del trabajo, el análisis del trabajo en sus elementos más simples y el mejoramiento sistemático de la actuación del obrero en cada uno de dichos elementos”. Según Taylor todo el conocimiento práctico estaba en manos de los obreros. La división de funciones si impone porque ellos no tienen ni el tiempo, ni los medios financieros para hacerlo. El control del proceso de trabajo debe pasar a manos de la Gerencia.
Taylor pensaba que los trabajadores tendían a la vagancia y al ocio dentro de la jornada de trabajo para evitar, de esa manera a la desocupación. El taylorismo es un sistema de dominación social que arranca al obrero la capacidad de decidir sobre su proceso de trabajo, sobre el producto y sobre sus condiciones de trabajo. Taylor propone salarios diferenciales según el rendimiento. De esta forma incitará a los trabajadores a renunciar a la vagancia y al ocio dentro de la fábrica.

9. El fordismo

Dentro de la fuerza de trabajo se observa el crecimiento relativo de los trabajadores migrantes, esta “reserva” había sido movilizada para responder a la creciente necesidad de fuerza de trabajo industrial. De esta manera, se planteaban 2 problemas: por un lado utilizar fuerza de trabajo poco calificada, y por otro lado, reducir el costo de la fuerza de trabajo calificada, encarecida por el hecho de estar afiliada a sindicatos.
Otro problema encontrado por H. Ford fue el de la alta o insuficiente estandarización de las materias primas y de las piezas de repuesto.
El fordismo introdujo como principal innovación a la OCT, la línea de montaje y la cinta transportadora que permitió la instauración del trabajo en cadena con un flujo continuo.
La cadena de montaje economiza la mano de obra en las tareas de mantenimiento y alimentación de piezas de repuesto. La expulsión del trabajo “muerto” fuera de las empresas es ahora más fácil que en el pasado. Mediante la cadena de montaje, Henry Ford, abre el paso a la producción masiva de grandes series. La división del trabajo es llevada a su extremo y la especialización se reduce a “una” sola operación que se repite constantemente. La cadena de montaje permitió una considerable reducción del tiempo de trabajo para realizar cada operación.
El resultado es un intensificación del trabajo y la determinación del proceso de trabajo sin ninguna intervención del trabajador. De esta manera, ya no es necesario recurrir al incentivo salarial para aumentar la productividad.
Para asegurarse una continua fuerza de trabajo y para debilitar la fuerza de los sindicatos, Ford no duda en aumentar la tasa de salarios cuando se presenta como necesario.
El rápido incremento de la productividad, la descalificación y desvalorización de la fuerza de trabajo, hacen posible el incremento de salarios y la reducción de la jornada de trabajo. Ford quería controlar toda la vida del obrero tanto dentro del trabajo como fuera de él

LA SOCIEDAD SALARIAL (CASTELL)

Condición obrera, condición proletaria, condición salarial. Son las 3 formas de las relaciones de trabajo en la sociedad industrial y también 3 modalidades de las relaciones del mundo del trabajo con la sociedad global.
La condición proletaria era una situación de cuasi exclusión del cuerpo social.
La relación de la condición obrera con la sociedad era más compleja. Se constituyó una nueva relación salarial a través de la cual el salario dejó de ser la retribución de una tarea. Aseguraba derechos, prestaciones fuera del trabajo (enfermedades, accidentes, jubilación) y permitía una participación amplia en la vida social: consumo, vivienda, educación, ocios.
La llegada de la sociedad salarial no representa el triunfo de la condición obrera. La salarización de la sociedad rodea al salario obrero y vuelve a subordinarlo. La identidad social deberá definirse a partir de la posición que se ocupa en el salario.

La nueva relación salarial
Fue la industrialización la que dio origen al salario, y la gran empresa es el lugar de la relación salarial moderna.
5 condiciones aseguraron el pasaje desde la relación salarial en los inicios de la industrialización hasta la relación salarial fordista.
1. Una separación rígida entre quienes trabajan efectiva y regularmente, y los inactivos o semiactivos que hay que excluir del mercado de trabajo o sea integrar bajo formas reguladas.
2. La fijación del trabajador a su puesto de trabajo y la racionalización del proceso del trabajo en el marco de una gestión del tiempo precisa, dividida y reglamentada.
La racionalización científica de la producción fue lo que contribuyó mas poderosamente a la homogeneización de la clase obrera.
Homogeneización y diferenciación: este doble proceso operaba ya en el principio de la revolución industrial.
3. El acceso a través del salario a “nuevas normas de consumo obrero” que convertirían al obrero en el propio usuario de la producción en masa. Taylor consideraba que el aumento sustancial del salario haría que los obreros se sometan a una nueva disciplina de fábrica.
Ford consideró que la relación entre producción en masa y el consumo de masas no representaba sólo un aumento considerable de salario.
Al obrero se le asigna un nuevo rol: consumidor.
De modo que se advirtió una nueva relación entre el aumento del salario, el aumento de la producción y el aumento del consumo.
4. El acceso a la propiedad social y a los servicios públicos. El trabajador es también un sujeto social que está en condiciones de compartir los bienes comunes disponibles en la sociedad (salud, higiene, vivienda, educación)
5. La inscripción en un derecho del trabajo que reconocía al trabajador como un miembro de un colectivo dotado de un estatuto social, más allá de la dimensión puramente individual del contrato de trabajo.
El contrato colectivo es una convención-ley que regula las relaciones de 2 clases sociales. Es una ley que establece relaciones permanentes y duraderas entre 2 grupos, el régimen legal al que deberán atenerse los contratos individuales entre los miembros de ese grupo.


La condición proletaria:
Solo SUBSISTENCIA. El contrato era de alquiler, no había contrato de trabajo. No era continua la tarea. El proletario estaba como “excluido”. El trabajador no tenía conciencia de clase. Había una clase dominada (proletariado) y otra clase dominante (burgués). Las condiciones eran precarias (sobreexplotación)

La condición obrera
El año 1936 se reconoció a la clase obrera como fuerza social determinante, se ampliaron sus derechos y se tomó conciencia de su poder.
El movimiento obrero comienza a reclamar derechos para los trabajadores (derecho laboral). Este viene a equiparar una relación que era desigual.
Se lograron las vacaciones pagas, una reducción de tiempo de trabajo, el descanso semanal, y una jornada de 8 hs. Hay un contrato de trabajo.
A través del salario hay un acceso a determinados bienes (viviendas, por ejemplo). Movilidad social ascendente.
También se puede hablar de integración: la clase obrera fue “repatriada” desde la posición de cuasi exclusión que ocupaba antiguamente.

La condición salarial
La relación salarial se extiende más allá del obrero. Se habla de una estratificación social. No son sólo los obreros los asalariados (por ejemplo, un gerente también es asalariado. Hay una jerarquización, esto quiere decir que ya no hay una división sólo en 2 clases, se vuelve heterogéneo.
La sociedad salarial no era solamente un nexo de posiciones asalariadas, sino también un modo de gestión política que asociaba la propiedad privada y la propiedad social, el desarrollo económico, el logro de derechos sociales, el mercado y el estado.

Estado de crecimiento
Se llamó “estado de crecimiento” a la articulación de los 2 parámetros que acompañaron a la sociedad salarial en su recorrido y que establecieron con ella vínculos esenciales entre el vínculo del crecimiento económico y el crecimiento del estado social.
La intervención del estado se desplegó en 3 direcciones:
- garantía de una protección social general (obra social, jubilación, pensión)
- mantenimiento de los grandes equilibrios
- pilotaje de la economía y la búsqueda de un compromiso entre los diferentes asociados en el proceso de crecimiento.
El estado interviene como regulador de la economía. Primero en el marco de la reconstrucción y después de la modernización. Al principio de la década de 1950 la inversión del estado en las industrias era superior al sector privado.

2 comentarios - "La evolución del proceso de trabajo en el largo plazo

vuleacha -3
.


Mas de 10.000anios y no ha ecolucionado otro animal





.