El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Ensayo de "La Ola" según la propaganda política

Anuncios

Un profesor, un discurso, una idea: experimentar con sus alumnos la autocracia. Este es el caso de la película “La ola” que se analizará a continuación.
El concepto político “autocracia” significa que la autoridad recae en una sola persona, aquel que gobierna por sí mismo.
Un grupo de adolescentes en una clase estudian este modelo político totalmente descreídos de que alguna vez pueda volver a suceder algo tan atroz como la Alemania nazi. Creen y confían en la democracia.
Ensayo de "La Ola" según la propaganda política

En muchas ocasiones la gente se asombra y no entiende como alguien tan cruel y perverso pudo haber asumido al poder a través de elecciones. Lo cierto es que toda la población alemana estaba de acuerdo con Hitler, y apoyaban sus ideas para mejorar la raza, culpando a los judíos de todos sus males. ¿Cómo fue posible tanta hostilidad colectiva y organizada de parte del pueblo alemán?
¿Cómo hacer para que todo un grupo acepte de manera consensuada que una sola persona los domine? La respuesta es meterse en sus cabezas, hasta los rincones más inconscientes de la misma, para que ni siquiera el propio sujeto sepa que está siendo manipulado por alguien más.
La realidad es que todas las personas persuadimos todo el tiempo. Cada palabra que de nuestras bocas salga va a tener una intención, y va a esperar un mínimo cambio de actitud o de conducta. Y no pensemos en extremos, un sencillo “¿Me alcanzás la azúcar?” va a pretender un cambio de acción en la otra persona.

El problema está cuando los fines de la persuasión son mayores, cuando se pretende un proyecto de dominación a través de la adhesión de las masas.
A lo largo de la película se verán múltiples paralelismos entre la propuesta de Rainer Wenger (el profesor) a sus alumnos y la propaganda política ejercida durante el régimen de Hitler en Alemania.


La película


La película “La ola” ( Die Welle en alemán) está basada en el experimento La tercera ola de un profesor del instituto Palo Alto (California) que intentó demostrar que en sociedades democráticas y libres también existe la tendencia y la atracción hacia las ideologías totalitarias y absolutistas.
La ola se desarrolla alrededor de un profesor que comienza a enseñar autocracia a sus alumnos de una manera bastante particular. Se ubica como líder, y cada vez que se dirigían a él tenían que hacerlo de pie llamándolo “señor”. Cuando dieron nombre al grupo como “La ola” comenzaron a crear símbolos, y hasta uniforme para estar igualados y al mismo nivel. Con todas estás significaciones de integración e identidad el grupo va creciendo cada vez más, incluso con jóvenes ajenos a la clase primitiva, que provienen de otros cursos. El colegio se inundaba cada vez más de camisas blancas (uniforme que eligieron). Los actos de vandalismo eran frecuentes en el grupo que cada día se comprometía más y desafiaba las demás autoridades que perdían valor frente a la legitimidad otorgada al profesor.

persuasion

Consenso, poder y legitimidad

Para lograr el consenso es necesario que un líder sea legítimo y esto no es fácil de conseguir ya que depende de la credibilidad y confianza que tenga la gente hacia el líder. La comunicación gubernamental tiene como fines lograr la legitimidad, el consenso y la reputación. Todos estos conceptos son de carácter simbólico, pretenden garantizar el orden social y el bien común. Es por eso que las personas dejan su participación directa en la política para cederle el lugar a un representante, supuestamente más idóneo. El fin noble de la política, garantizar el bien de todos, es lo que le da el origen sagrado. Este respeto profundo hacia la política, formado en nuestras representaciones internas hace que también se genere un temor a la autoridad, acrecentando la internalización de normas, lo que fomenta el sacrificio hacia nuestra libertad y hacia nuestros impulsos.

¿Cómo logra el profesor Wenger que sus alumnos lo obedezcan y hasta lo admiren? ¿Cómo se gana la confianza y el respeto?

Elizalde destaca dentro de la obra “La construcción del consenso” que “la credibilidad es la percepción de que una persona u organización es competente en cierta actividad y fidedigna en lo que dice. Ser creíble, entonces, depende de que uno sea percibido con reputación, es decir, con capacidad de resolver cuestiones técnicas, pero también con una imagen coherente en el nivel moral y ético, puesta de manifiesta al actuar y al hablar”

Calcagno afirma en su obra “Propaganda, la comunicación política en el siglo XX” que los 3 fundamentos de autoridad presentes en Hitler fueron: Popularidad, fuerza y tradición. Estos tres pilares de su propaganda política hicieron que la masa respondiera positivamente hacia él y aceptaran su autoridad como legítima.

Si tuviéramos que trazar 3 fundamentos de autoridad en cuanto al profesor Wenger podríamos decir que presenta popularidad porque ya era conocido en la escuela por ser el entrenador del equipo de natación, y también presenta una actitud jovial y moderna frente a los jóvenes lo que aporta confiabilidad como si fueran pares. También se muestra estable y seguro frente a sus convicciones, convencido en su discurso de que la unión es la fuerza y que los jóvenes pueden cambiar la realidad establecida. También se puede notar en el profesor una postura paternalista, de consejero y guía de los chicos.

Los objetivos principales, presentados por Riorda dentro de la obra ya mencionada “La construcción del consenso”, que tiene la comunicación gubernamental son:

-Mantener la legitimidad
-Lograr el consenso
-Buscar conformidad política
-Sostenimiento de ideales
-Cultivar cultura política

En la ola se puede observar como a través de confianza y credibilidad el profesor se acerca a sus alumnos, hace que ellos dependan de él y lo tengan en cuenta para sus vidas incluso fuera de la escuela. Apunta a que todos estén conformes, a un nivel de igualdad, a que todos estén de acuerdo con las ideas de la ola. Si bien en este grupo no se ven ideas políticas, Wenger al final de la película los incita a cambiar las cosas, a hacer la ola nacional y luego global, para que los jóvenes reconstruyan la realidad a través de sus ideales.

Propaganda política

La propaganda política ha sido mencionada en varias ocasiones como un arma. Si, un arma capaz de obligar mediante las sutiles técnicas de la persuasión a realizar acciones surgidas de la cabeza de alguien más. Un arma que amenaza con disparar para lograr lo que quiere. Impone temor, impone subordinación y respeto a quien la sostiene.
Hitler afirmaba que la propaganda política es un arma terrible en manos de quien sepa usarla. Goebbels también considera a la propaganda como un instrumento que une al gobierno con el pueblo.

Ahora bien, para que exista este tipo de propagada es necesario que antes haya una ideología política. La fusión de la ideología con la política da otro tipo de propaganda de tendencia totalitaria, afirma Domenach en su obra “La propaganda política”. No se trata ya de una actividad parcial y pasajera, sino de la expresión misma de la política en movimiento. El objetivo es crear la cohesión y el entusiasmo en el bando propio, y el desorden y el miedo en el enemigo.

“La propaganda alimenta el conglomerado de creencias que, como expusimos anteriormente, es uno de los componentes del mundo político. Se entiende por creencia aquella idea u opinión que se da por supuesta, por descontada, aquello sobre lo que se está y sobre lo cual no se piensa” (Calcagno, “Propaganda, la comunicación política en el siglo XX”)

En la ola se puede observar como los jóvenes se unen para agredir jóvenes que no apoyan las ideas del grupo. Una escena que deja en claro este concepto es cuando el retraído y aislado de la clase: Tim quien solía sufrir lo que hoy se conoce como “Bullying”. Al formar parte de La ola los que solían agredirlo ahora lo defendían de los demás. Esto hace que Tim aprecie más que nadie a la agrupación, porque ya no se sentía tan perdedor como antes, ahora se había integrado y gozaba de identidad de grupo. De esta manera se delimitaban dos bandos: con La ola o contra ella.
El quehacer propagandístico consiste principalmente en la adaptación intelectual del destinatario, la concentración temática del mensaje y apelar a la sensibilidad anímica del pueblo o grupo. En general todas estas características se pueden observar en la película. Wenger ofrece un discurso sencillo y fácil de comprender por el nivel intelectual de adolescentes, abordando pocos temas tales como la igualdad y la fuerza de la unión, conceptos amplios y casi sin una base racional.
“Toda acción de propaganda tiene que ser necesariamente popular y adaptar su nivel intelectual a la capacidad receptiva del más limitado de aquellos a los cuales está destinada. De ahí que su grado netamente intelectual deberá regularse tanto más hacia abajo, cuanto más grande sea el conjunto de la masa humana que ha de abarcarse”. Afirma Hitler en su reconocida obra “Mi lucha” donde destaca la importancia de un mensaje abarcativo y simple.

Domenach ofrece una enumeración de reglas y técnicas llevadas a cabo por la propaganda política. Se destacan algunas que se ven en la película:

Simplificación del mensaje

Se trata de dividir la doctrina y argumentos en algunos puntos que serán definidos tan claramente como sea posible. Dos grandes ejemplos de esto son el “Credo” de la fe católica y “La declaración de los derechos del hombre y de ciudadano” de la Revolución Francesa. Ambas doctrinas son amplias y extensas, pero fueron reducidas en una densidad y claridad admirables. No existe ni una palabra de más ni una de menos.
Esta técnica se caracteriza por encerrar ideas en frases cortas y rítmicas, que sean fácilmente recordadas.
La tendencia a la simplificación hace que se presenten también slogans y símbolos. Los slogans hacen un llamado más directo a las pasiones políticas, al entusiasmo y al odio. Esto se remonta hacia el final de la película donde Wegner entona un discurso simple, con frases hasta predecibles hablando de traiciones y lealtad hacia la ola, evocando a la agresividad, dejando a Marco como el traidor, citando a sus compañeros a golpearlo y vengarse de él por descreer en la organización.

Según Domenach: “Los símbolos evocan de por sí todo un conjunto de ideas y sentimientos, recordemos, en todo caso que la reducción a fórmulas claras, a hechos y cifras, causa siempre mejor efecto que una larga demostración“. Además este tipo de mecanismo provoca una fácil memorización. En “La ola” se observa un dibujo que es propagado por toda la ciudad. Compitiendo y cubriendo los símbolos de anarquía que eran pintados por el grupo “punk” de lugar, con quienes también pelearon por sus diferencias de ideas y organización
.
Enemigo único

Calcagno menciona que “una buena propaganda no se asigna más que un objetivo principal por vez. Se trata de concentrar el tiro en un solo blanco durante un periodo dado. Los hitlerianos practicaron perfectamente este método de concentración que fue el ABC de su táctica politica”
Se debe marcar un enemigo único. Será siempre el causante de todos los males. Es la individualización del enemigo.
En la película no se marca un enemigo único de manera fuerte, pero se podría citar al grupo de anarquistas con quienes los chicos se enfrentan en la calle.
El mismo profesor de autocracia despierta en los jóvenes un antagonismo hacia la clase de anarquía que se desarrolla en el salón de abajo. También una escena presenta una riña entre ambos grupos, todo era golpes hasta que Tim (el más comprometido con la ola) saca un arma y apunta a los anarquistas.


Regla de unanimidad

Existe una gran presión que sufren todos los individuos que viven en sociedad y es la que generan los grupos de interés en la opinión individual.
“Es sabido por todos aquellos que practican los sondeos de opinión, que un individuo puede tener sobre un mismo asunto y muy sinceramente, dos opiniones muy distintas y a veces hasta contradictorias” afirma Domenach.
También destaca que dos opiniones contradictorias subsisten en un mismo sujeto solo por la presión ejercida por los diversos grupos sociales a los que pertenece. Puede ser la iglesia, la familia, un partido político entre otros. La mayoría de los hombres desean armonizar con sus semejantes.
La tarea de la propaganda es reforzar unanimidad, lograr que el conformismo alcance a la opinión pública y hacer que todos piensen y adhieran a la ideología propuesta.
El autor de “La propaganda política” también mantiene que crear la impresión de unanimidad y utilizarla como medio de entusiasmo con los adeptos y de terror al mismo tiempo con los adversarios es un mecanismo básico de las propagandas totalitarias.
En la ola no se dejaba lugar para que alumnos expresaran sus diferencias, la unanimidad se hacía notar en la cantidad de camisas blancas que inundaban la escuela. Karo decidió no usar el uniforme impuesto y no fue bien recibida. Ella no pensaba como todos y se vio aislada, casi expulsada por pensar de manera opuesta. Hasta su propio novio la excluye por no adherirse a la ola. Las ideas impuestas y fomentadas por Wenger llegan a sitios oscuros que ni el propio Marko conocía. Se puede afirmar que la propaganda política despierta los instintos más agresivos y pasionales del inconsciente colectivo. Hitler, por ejemplo, ha hecho de la propaganda un arma en sí.
La unión que destaca el profesor fue previamente utilizada por Hitler para generar apoyo: “El sentimiento de comunidad que inspira la manifestación colectiva no solo alecciona al individuo sino que cohesiona y contribuye también a crear el espíritu de cuerpo. La voluntad y el ansia y también la anarquía de miles se acumulan en cada uno. El hombre que, lleno de dudas y vacilaciones, entra en una tal asamblea, sale de ella íntimamente reconfortado; se convirtió en miembro de la comunidad. Jamás debe olvidar esto el movimiento nacionalsocialista” (Mi lucha, pág.200)

Regla de contagio

A partir de un estudio realizado en una colmena de abejas se permitió formular una “ley de contagio psíquico”. Esta ley afirma que el animal que forma parte de un grupo o rebaño es más propenso y sensible a la reacción de otros individuos que a los estímulos exteriores. Es el conocido “dejarse llevar”. En las manifestaciones y los desfiles de masas hitlerianas se destaca que era muy difícil para un espectador indiferente o un hostil no ser arrastrado por la masa a pesar de su voluntad de no adherirse.
“el proceso de las grandes creencias políticas se debe mucho al contagio del ejemplo, al contacto y a la influencia personal, y no de otra manera progresó el cristianismo. En todo caso, es así como logran arraigarse profundamente. La masa moderna, deprimida y sin confianza en sí misma, es atraída espontáneamente por aquellos que parecen poseer el secreto de una dicha que les es esquiva y que sacian su sed de heroísmo, por los modelos, los iniciados, los poseedores del porvenir” (Domenach)
La relación entre conductor y muchedumbre se puede explicar a través de lo que se llama “hipnosis”. La masa busca y encuentra en aquel que admira las cualidades que ellos esperan. Logran resumir sus deseos y sueños en él. Los alumnos encontraron en Wegner apoyo emocional, y hasta comprensión en un momento de la adolescencia donde todos los jóvenes se sienten incomprendidos. Encontraron igualdad y respaldo, no se sentían solos, sino que todos eran uno.

La contrapropaganda

En la película se puede observar como Karo se siente relegada y aislada de su grupo de compañeros. Al principio por no querer usar su camisa blanca, se siente despreciada y observada como si fuera la oveja negra del grupo. La ola comienza a expandirse, invade la escuela, y hasta el equipo deportivo de wáter polo. Ve como a un extraño hasta su propio novio que comienza a tener actitudes agresivas. Hasta su amiga Lisa comienza a mirarla diferente por no estar de acuerdo con la ola.
Karo decide tomar cartas en el asunto y diseña unos folletos que dicen “Paren la ola” y los reparte por el colegio.
Aquí comienza la contrapropaganda, en cuanto combatir la tesis del adversario e intentar debilitar sus ideas.
Karo fue embestida cuando quiso entrar de noche a la escuela, y la ola la estaba esperando. Cortaron las luces, la asustaron y ella se fue. Pero Karo estaba esperando una mejor oportunidad para encontrar a todos los miembros de la ola reunidos. El enfrentamiento del equipo de wáter polo con otra escuela. Allí se desplegló todo el entusiasmo e instinto irracional que contienen las masas. Karo y Mona (la otra alumna que nunca coincidió con las ideas propuestas por Wenger) reparten los folletos y todo se descontrola. Pierden el partido. Marco culpa a su novia por estropear todo y la golpea. Fue en ese momento donde él se da cuenta que la ola y Wenger han llegado muy lejos hasta el punto que no se conoce a si mismo, que está fuera de sí, totalmente alienado.

Algunas de las técnicas que utiliza la contrapropaganda son:
-Reconocer los temas del adversario para ser fácilmente combatidos
- Atacar los puntos débiles
- Si la propaganda es poderosa no atacar de frente
- Ridiculizar al adversario
- Hacer que predomine el propio clima de fuerza
Si bien Karo no logra desestabilizar a los adeptos de la ola, si logra que Marco tome conciencia y hable con el profesor. Wenger se da cuenta que ha llegado demasiado lejos, decide contarle al grupo la decisión de finalizar la ola en el auditorio de la escuela pero la conformación y la fuerza del grupo llegó a tal grado que Tim veía a la ola como su vida, si la ola terminaba, también lo haría su vida.

Conclusión
No siempre las significaciones que tenemos como propias lo son. Es necesario replantearse si realmente somos dueños de nuestras propias ideas.
¿Por qué pienso como pienso? ¿Por qué creo que el gobierno hace lo correcto o incorrecto? ¿Por qué no me cae bien este candidato pero si confío en aquel otro?
¿Debería creer en las palabras que me dice la presidenta cuando habla en los medios de comunicación? ¿Debería creer en los medios oficialistas o en los opositores? Y ¿quién me dice la verdad? ¿Dónde está la verdad?
La propaganda es la herramienta que permite llegar a las cabezas de la opinión pública para llevar a cabo un proyecto de gobierno y desplegar su ideología.
La película y lo sucedido en la Alemania nazi demuestra que la propaganda permite realizar hasta lo inimaginable.
Todos pensamos que somos libres en nuestras cabezas pero la realidad es que la propaganda entra en el inconsciente colectivo siendo apenas percibida y genera subordinación a la idea de alguien más. Nunca propia.

Anuncios

5 comentarios - Ensayo de "La Ola" según la propaganda política

@mecreomuerto
Me gustó el análisis, podrías haber puesto alguna foto o algo!
@Pota77 +2
Gran película, la vi 2 veces.
Es curiosos observar cómo los errores del pasado se pueden repetir y cómo el fanatismo te pueden cambiar la personalidad.

Se me hace inevitable pensar en La Cámpora. Yo creo correcto pensar que a mucha gente pueda agradarles ciertos políticos pero lo que me molesta es el fanatismo extremo. Defender ciegamente situaciones o políticas que protegen corruptos me parece una bajeza moral.
@maxattaque +1
Es una buena pelicula. Justo lo elegi como material para realizar un informe para la materia Filosofia
@SofiCobain +2
Genial, te viene justito
@maxattaque
@SofiCobain Lastima ya lo termine hace rato jaja.