El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Una Realidad Aparte - Carlos Castaneda

Buenas tardes a todos!!!
Estas lineas que publico son de un resumen del libro que también esta en mi pagina de Facebook llamada Nahual (https://www.facebook.com/losnahuales)
Saludos!!


UNA REALIDAD APARTE


Piensas demasiado en ti mismo y eso te da una fatiga extraña que te hace cerrarte al mundo que te rodea y agarrarte de tus razones. Por eso tienes solamente problemas.
Sentirse importante lo hace a uno pesado, rudo y vanidoso. Para ser un hombre de conocimiento se necesita ser liviano y fluido.
Preocúpate y piensa antes de hacer cualquier decisión, pero una vez que la hagas echa a andar libre de preocupaciones y de pensamientos, todavía habrá un millón de decisiones que te esperen.
Un guerrero piensa en su muerte cuando las cosas pierden claridad. La idea de la muerte es lo único que templa nuestro espíritu.
Yo llevo años de verlo bailar y siempre veo los mismos movimientos la hechos, no tiene orgullo de su arte. Lo que su baile tenia de malo al principio ya se hizo duro. Ya no lo pude ver bailar.
Tus acciones, así como las acciones de tus semejantes en general, te parecen importantes solo porque has aprendido a pensar que son importantes. Aprendemos a pensar en todo y luego entrenamos nuestros ojos para mirar al mismo tiempo que pensamos de las cosas que miramos.
Soy feliz porque escojo mirar las cosas que me hacen feliz y entonces mis ojos captan su filo gracioso y me rio. Siempre hay que escoger el camino con corazón para estar lo mejor posible, quizá para poder reír todo el tiempo.
Un hombre de conocimiento elige un camino con corazón y lo sigue, y luego mira y se regocija y ríe; y luego ve y sabe. Sabe que su vida se acabará en un abrir y cerrar de ojos, sabe que él, así como todos los demás, no van a ninguna parte; sabe porque ve, que nada es más importante que lo demás. En otras palabras, un hombre de conocimiento no tiene honor, ni dignidad, ni familia, ni nombre ni tierra, solo tiene vida que vivir. Y en tal condición su única liga con sus semejantes es su desatino controlado. Así un hombre de conocimiento se esfuerza, y suda, y resuella, y si uno lo mira es como cualquier hombre común, excepto que el desatino de su vida está bajo control. Como nada le importa más que nada, un hombre de conocimiento escoge cualquier acto, y lo actúa como si le importara. Su desatino controlado lo lleva a decir que lo que él hace importa y lo lleva a actuar como si importara, y sin embargo él sabe que no importa; de modo que, cuando completa sus actos se retira en paz, sin pena ni cuidado de que sus actos fuesen buenos o malos.
Al conocimiento o a la guerra se va con miedo, con respeto, sabiendo que se va a la guerra y con absoluta confianza en sí mismo.
Hay que tener un empeño inflexible para llegar a ser hombre de conocimiento.
La derrota es una condición inevitable de la vida.
Debes esperar con paciencia, sabiendo que esperas y sabiendo que cosa esperas. Ese es el modo del guerrero.
Lo que no hace desdichados es la necesidad, pero si aprendemos a reducir a nada nuestras necesidades, la cosa más pequeña que recibamos será un verdadero regalo.
Ser pobre o necesitado es solo un pensamiento, y lo mismo es odiar o sentir hambre o dolor.
Un guerrero sabe que espera y sabe lo que espera, y mientras espera no quiere nada y así cualquier cosita que recibe es más de lo que puede tomar. Si necesita comer halla el modo. Tener hambre o sentir dolor significa que uno se ha entregado y que ya no es un guerrero, las fuerzas de su hambre y su dolor lo destruirán.
Uno aprende a actuar como guerrero actuando, no hablando.
Un guerrero tiene que usar su voluntad y su paciencia para olvidar. De hecho, un guerrero no tiene más que su voluntad y su paciencia, y con ellas construye todo lo que quiere. Lo primero que se debe hacer es saber que uno puede desarrollar la voluntad, un guerrero lo sabe y se pone a esperar. La voluntad es algo que un hombre usa, por ejemplo, para ganar una batalla, que según todos los cálculos, debería perder.
Entregarse a la negación es el peor de todos los modos de entrega, nos fuerza a creer que estamos haciendo cosas buenas, cuando en efecto solo estamos fijos dentro de nosotros mismos.
La voluntad es lo que puede darte el triunfo cuando los pensamientos te dicen que estas derrotado. La voluntad es lo que te hace invulnerable. Es lo que manda a un brujo a través de una pared, a través del espacio, a la luna, si él lo quiere.
Lo otro que se necesita para ser guerrero es el desapego. La idea de la muerte inminente, en vez de convertirse en obsesión, se convierte en indiferencia.
Ahora debes despegarte, despégate de todo!! Eso es imposible, no quiero ser un ermitaño (dijo Castaneda). Ser ermitaño es una entrega y jamás me referí a eso. Un ermitaño no está despegado, pues se abandona voluntariamente a ser ermitaño. “Solo la idea de la muerte da al hombre el desapego suficiente para que sea incapaz de abandonarse a nada. Solo la idea de la muerte da al hombre el desapego suficiente para que no pueda negarse a nada. Pero un hombre de tal suerte no ansía, porque ha adquirido una lujuria callada por la vida y por todas las cosas de la vida. Sabe que su muerte lo anda cazando y que no le dará tiempo de adherirse a nada, así que prueba, sin ansias, todo de todo. Un hombre desapegado, sabiendo que no tiene posibilidad de poner vallas a su muerte, solo tiene una cosa que lo respalde: el poder de sus decisiones. Debe comprender por completo que su preferencia es su responsabilidad, y una vez que hace su selección no queda tiempo para lamentos ni recriminaciones. Sus decisiones son definitivas, simplemente porque su muerte no le da tiempo de adherirse a nada. Y así, con la conciencia de su muerte, con desapego y con el poder de sus decisiones, un guerrero arma su vida en forma estratégica. El conocimiento de su muerte lo guía y le da desapego y lujuria callada; el poder de sus decisiones definitivas le permite escoger sin lamentar y lo que escoge es siempre estratégicamente lo mejor, así cumple con gusto y eficiencia todo cuanto tiene que hacer. Cuando un hombre se porta de esa manera puede decirse con justicia que es un guerrero y que ha adquirido paciencia!!
Cuando un guerrero ha adquirido paciencia, está en camino hacia la voluntad. Sabe cómo esperar. Su muerte se sienta junto a él, son amigos. Su muerte le aconseja, en formas misteriosas, como escoger, como vivir estratégicamente. Y el guerrero espera!! El guerrero aprende sin apuro porque sabe que está esperando a su voluntad, y un día logra hacer algo que por lo común es imposible de ejecutar.
La vida para un guerrero es un ejercicio de estrategia
Un guerrero nunca está disponible, nunca está parado en el camino esperando las pedradas.
Un guerrero jamás lleva cargas que no pueda soportar.
La consistente preferencia por el camino con corazón es lo que diferencia al guerrero del hombre común. El guerrero sabe que un camino tiene corazón cuando es uno con él , cuando experimenta gran paz y placer al atravesar su largo.
Como puedo dejar de hablar conmigo mismo (pregunto Castaneda)?
Desde que nacimos, usamos los ojos para juzgar al mundo. Hablamos a los demás, y nos hablamos a nosotros mismos acerca de lo que vemos. Un guerrero se da cuenta de eso y escucha el mundo, escucha los sonidos del mundo. Un guerrero se da cuenta que el mundo cambiara tan pronto como deje de hablarse a sí mismo. El mundo es así y así, o, así y asá solo porque nos decimos a nosotros mismos que esa es su forma. Si dejamos de decirnos que el mundo es así y asá, el mundo de jara de ser así y asá.

Anuncios

2 comentarios - Una Realidad Aparte - Carlos Castaneda

@satanclau5
no sabia que el peyote fuera tan dañino para el cerebro