El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¿Por qué soy conservador?

Porque soy conservador

¿Por qué soy conservador?

Por Carlos E. Viana
El 19 de febrero pasado, en este periódico web, se publicó un artículo del Dr. Alberto Benegas Lynch, por quien tengo un gran respeto debido a su valentía política. Como periodista lo he entrevistado varias veces a él y a su padre, otro gran liberal. Probablemente por el exceso de trabajo intelectual Don Alberto cometió varios errores históricos que es necesario aclarar.

Comienza Don Alberto citando a Benjamín Constant, aseverando que los atenienses antiguos, tenían “limitaciones inaceptables para el espíritu libre”. Dejo que dos hombres de aquel lejano siglo V a.C. le respondan.

Herodoto en fundador de la historia occidental, dijo: “Iban por fin los atenienses libres creciendo en poder cada día, pues cosa probada es, no una sino mil veces, por experiencia, que el estado por si más prospero y conveniente es aquel en que reina la isonomía, o derecho y justicia igual para todos”. Fijémonos que no dice igualdad ante la ley sino la misma ley para todos.

Por su parte Pericles se le atribuyen las siguientes frases en la Oración Fúnebre,“Comenzaré por nuestros antepasados… que a través de sucesivas generaciones, es mérito suyo el habérnosla legado libre”. Pericles fue un conservador porque consideraba muy importante la tradición. Continuaba Pericles, “Tenemos por norma respetar la libertad, tanto en los asuntos públicos como en las rivalidades diarias de unos con otros” y refiriéndose a los guerreros caídos por Atenas, agrega, “Imitad a estos ahora vosotros, cifrando la felicidad en la libertad y la libertad en la valentía”. En estas frases vemos que la libertad individual fue respetada en Atenas y nos dice que Pericles fue un liberal, es decir un conservador liberal, porque consideraba que las tradiciones liberales, habían dado a los ciudadanos atenienses su libertad individual.

En cuanto a Aristóteles, veamos lo que él consideraba en “La Política”. “Es un error grave aunque muy común, hacer descansar exclusivamente la democracia en la soberanía del número” y agrega, “No hay verdadera democracia, sino allí donde los hombres son libres”.

La falencia de aquel sistema en la esclavitud, comprensible para la época, pero injustificable en todos los tiempos, puede ser esgrimida en contra de la democracia ateniense, pero no la libertad civil de sus ciudadanos.

Ya en la Hélade sabían, que la libertad política es imposible sin la libertad civil, por lo cual la comparación que hace Don Alberto no me parece apropiada.

Posteriormente Benegas Lynch cita con razón a la Revolución Inglesa de 1.688/89, como el comienzo de los gobiernos constitucionales liberales de nuestra era. No obstante debo hacerle notar que el inicio de los partidos políticos británicos fue en la época en que Locke fue asesor del “1st Earl of Shaftesbury”, uno de los fundadores del Partido Whig en 1.678. En dicho año también apareció el partido Tory. Si bien estos últimos apoyaban la autoridad de Carlos II, la mayoría del mismo descansaba en el poder del Parlamento. El consenso de ambos en elBill of Wrights de 1.688-1.689, hizo posible el desarrollo del gobierno constitucional británico durante el Siglo XVIII. En el Siglo XIX, fue el Primer Ministro Disraeli, quien le dio a los tories el nombre de Conservador, que todavía ostenta y que fue la fuerza política que apoyo a Winston Churchill (Conservador) en la lucha que culmino con el triunfo de la democracia sobre el totalitarismo Nacional Social Socialista.

Más adelante se mencionó a Hayek en el capítulo de un libro de este que se denominaba “Porque no Soy Conservador”. Respeto mucho a este gran economista, pero como tal, no como politólogo. Donde con ese título comete un error que aclararemos más adelante.

Después afirma Don Alberto, que Burke nunca se autollamó conservador, en lo que tiene razón, pero si lee con mayor detenimiento su obra fundamental, “Reflexiones Sobre la Revolución en Francia”, encontrará que usa reiteradamente el término conservar, refiriéndose a la conservación de la tradición histórica de las libertades inglesas. De ahí que a partir de allí se lo denomina conservador. De esa síntesis se lo llamó un conservador liberal, para diferenciarlo del conservadurismo de Joseph de Maistre que deseaba volver a 1.788, con el absolutismo monárquico y por eso en teoría política se lo denomina conservador reaccionario, esencialmente distinto a un conservador liberal.

Burke fue quien cuestionó las ideas de Rousseau, liberal, sobre que el hombre nace bueno y la sociedad lo hace malo y pronostico el fracaso de la Revolución Francesa. En este sentido, Rousseau coincidía con Locke, quien creía que todos los hombres nacen iguales, cosa que ya no se puede sostener, ni por sentido común ni científicamente. Esta supuesta igualdad que nos retrotrae a un mero número a los seres humanos, es degradante de la propia espiritualidad del hombre.

Locke tuvo una gran influencia en la Revolución norteamericana, que por ello nació liberal, pero que se transformo en un desarrollo político conservador liberal, como bien lo señala el Profesor Sofanor Novillo Corvalán. En cuanto a la Revolución Francesa se cumplió el pronóstico de Burke, el liberalismo radical la llevo a 83 años de inestabilidad, dictaduras y guerras, para recién con la Constitución de 1872 alcanzar la República y comenzar una evolución democrática estable.

Volviendo a los conservadores, también fue un conservador liberal el padre de nuestra constitución Juan Bautista Alberdi y la generación del 80 que hizo de una pampa desierta una nación civilizada.

Don Alberto también ataca por conservadores a los gobiernos de la Década del 30, acusándolos de no ser liberales, de haber creado el Banco Central y el Control de Cambios. Es necesario aclarar que debido a la política económica del gobierno del General Agustín P. Justo, Argentina salió de la peor crisis económica que había vivido el mundo, debido a su política de austeridad, que hizo que en tres años se recuperara el pleno empleo y que nadie tuviera hambre en Argentina.

El honor nacional quedo en alto en los hechos no en las declaraciones, porque Argentina fue el líder de Iberoamérica en dicho periodo y la séptima potencia mundial. El Banco Central fue creado porque alguien debía llevar adelante la política monetaria y el control de cambios se implantó cuando las potencias internacionales, cerraban su comercio exterior y era imposible mantener las reservas de divisas esenciales para mantener la estabilidad económica nacional. Argentina salió de la crisis del 29 antes que Estados Unidos, que debido a su política Keynesiana solo vio la luz, cuando los prolegómenos de la Segunda Guerra Mundial hicieron necesario comprar armamentos.

Respecto de la Junta Nacional de Granos, se hizo en un momento en que los oligopolios británicos y norteamericanos se abusaban de los productores argentinos. Con el Precio sostén, la Junta solo hizo que se tuvieran que pagar los precios de los granos a los productores nacionales al precio internacional.

Otros fueron los errores fatales de los gobiernos conservadores. El fraude electoral que le quitó legitimidad y la ley de Coparticipación Federal que terminó de destruir el federalismo, que ya había demolido en parte Yrigoyen, con sus 22 intervenciones federales. Esto desembocó en el golpe impulsado por Hitler en 1943 y la implantación de la segunda tiranía.

Coincido en un todo en las posiciones que mantiene Don Alberto sobre el demagogo griego y el venezolano, pero ni ellos ni la Bachelet, Correa, Evo, Ortega o CFK, son el producto de los conservadores liberales, sino la carencia de la sabiduría política que da la experiencia histórica, que en estas tierras los pueblos no han aprendido a asimilar.

He debido hacer estas aclaraciones para que no se induzca a error a los hombres y mujeres que todavía rescatan ese pasado de honor nacional. El Dr. Alberto Benegas Lynch tiene una gran influencia sobre ellos y es mi deber aclarar estas verdades, que tienen un sustento fácil de encontrar. Si seguimos viviendo de mitos el futuro estará carente de cimientos, por eso en estas épocas de cobardía política digo porque soy conservador.

Anuncios

2 comentarios - ¿Por qué soy conservador?

@steppen_wolf
Las ideas liberales y conservadoras son más difíciles de explicar y más difícil que la gente las entienda.

En cambio, si les decís Fútbol para Todos, Milanesas para Todos, Avanti Morocha, subsidios para todos, etc, la gilada los "entiende" más fácil. Y votan eso. Aunque eso hunda al país.