El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Un politico honesto?

Anuncios

Lo que considere mas importante esta en negrita





Luis Fernando Zamora, abogado, político y militante de organismos de derechos humanos argentino, nacido en la Ciudad de Buenos Aires el 17 de febrero de 1948. Estuvo casado con Noemí Oliveto.



Inicios

Comenzó su militancia en defensa de los derechos humanos durante la última dictadura militar de Argentina, como integrante del seminario juvenil de la APDH (Asamblea Permanente por los Derechos Humanos), de la que se alejaría por diferencias políticas con otros miembros, entre ellos, el ex presidente Raúl Alfonsín. Por otra parte, se desempeñó como defensor de presos políticos y de familiares de desaparecidos por la dictadura. En 1979 fue uno de los fundadores del CELS (Centro de Estudios Legales y Sociales), organismo de defensa de derechos humanos. Militancia en el MAS
Artículo principal: Movimiento al Socialismo (Argentina)

Fue parte del partido político Movimiento al Socialismo entre 1983 y 1989. Se presentó como aspirante a la vicepresidencia por la alianza Izquierda Unida en 1989, siendo el candidato a presidente Néstor Vicente

Fue electo como diputado nacional en el período en 1989, cargo que ocupó hasta 1993. Como diputado repudió en el recinto el homenaje del congreso a George H. W. Bush en la Cámara de Diputados, mientras las demás bancas aplaudían de pie al presidente norteamericano. Renunció al cobro de sus haberes de diputado y a la jubilación de privilegio que le correspondía al finalizar su mandato, por lo que se sustentó con la venta de libros y ejerciendo la abogacía.

Militancia en el MST

Luego de la ruptura del MAS estuvo durante un breve tiempo en el Movimiento Socialista de los Trabajadores, siendo candidato a presidente en las elecciones de 1995 y obteniendo 45.970 votos.
Militancia en Autodeterminación y Libertad


En 2001 fundó, junto a otros intelectuales y políticos de izquierda: Autodeterminación y Libertad, con el que participó de las elecciones parlamentarias 2001, 2005 y 2009, y a jefe de gobierno de la ciudad de Buenos Aires del año 2003, con diferentes resultados.

En la ciudad de Buenos Aires, durante las elecciones legislativas de 2001 fue electo diputado con el 10,13% de los votos. Como diputado fue autor de numerosos proyectos y declaraciones, como por ejemplo: el repudio a la visita del presidente norteamericano George W. Bush, una declaración contra la tortura en Irak y un proyecto sobre despenalización del Aborto. Y demás proyectos como: Producción Pública de Medicamentos Gratuitos; Prohibición de Inversiones Extranjeras, Anulación de protección de las mismas y retiro del CIADI; No pago de la Deuda externa; Anulación de las Leyes Secretas; Prohibición de la Minería a cielo abierto y anulación del tratado binacional con Chile; Apoyo a las asambleas de Esquel y Andalgalá; Reivindicación del Gueto de Varsovia; Retiro de las tropas en Haití, entre otros.

Defendió la libertad de expresión repudiando la censura en distintos medios, entre ellos, el diario Página/12. Repudió el antisemitismo y las declaraciones de Antonio Baseotto sobre el Ministro de Salud Ginés González García. Baseotto había citado la frase evangélica: "a quien escandalizare a uno de estos pequeños más le valdría que le atasen una piedra de molino al cuello y lo arrojasen al mar” (Lc. 17, 1-2) para definir la gravedad del escándalo generado por el ministro González García en el tema "aborto", pero hubo quienes, desconociendo que se trataba de una frase de Jesucristo, o tal vez no bien traducida, pensaron erróneamente que se refería a algunos métodos de eliminación usados por la dictadura. Por otra parte, presentó un proyecto para la prohibición de la técnica de explotación minera con uso de cianuro u otras sustancias tóxicas. Resultó un duro crítico del gobierno de Néstor Kirchner, a quién comparó con Carlos Saúl Menem, en especial en lo referido a política económica.


En las elecciones del año 2003 se presenta como candidato a jefe de gobierno, obtienendo el 12.3% de los sufragios.6 Ingresaron 2 diputados al congreso Nacional. Poco tiempo después el movimiento sufrió varias deserciones de legisladores, quedando otra vez como único diputado en el Congreso Nacional. En las elecciones porteñas de 2005 queda en quinto lugar, detrás de Mauricio Macri, Elisa Carrió, Rafael Bielsa y Norberto La Porta. Logra el 3.51% de los votos, por lo cual no renueva su banca de diputado.

En las elecciones legislativas del año 2007, su partido decide no presentarse.

Para las elecciones legislativas de 2009, volvió a presentarse como candidato de AyL a diputado nacional por la Ciudad de Buenos Aires. En las mismas obtuvo alrededor del 2% de los sufragios, por lo cual no obtuvo la banca de diputado.

Anuncios

2 comentarios - Un politico honesto?

@yadamaro +1
La gente vota el producto del marketing que ofrecen los medios, los empresarios quieren políticos que puedan hacer negocios, el estado que siempre paga dos o tres veces mas que el valor real y con un político honesto eso seria imposible.
@Vallejeros +1
El problema del político honesto es que no tranza con nadie. Acá surge la dicotomía honestidad-poder, en la que el político tiene que ver si en realidad puede llevar a cabo sus proyectos limpiamente o tiene que inmiscuirse con intereses contrarios al Estado para mantenerse en el poder. Un claro ejemplo es Illia, muy copado, muy honesto, pero en realidad tenía una estructura política muy endeble y perdió el poder.
¿Qué es lo que el país realmente necesita? La pobreza, la educación, trabajo, seguridad, son temas importantes que deberían estar en cualquier agenda. Este país se sostiene con una estructura que peca de asistencialista. Perdoname que te lo ponga en estos términos, pero Zamora, desde afuera, es muy difícil que logre ascender al poder. En primer lugar, las divisiones en la izquierda argentina le restan peso político, y aún así es complicado que asciendan al poder. Por otro lado, frente a la dicotomía honestidad-poder, se necesita un candidato dispuesto a tranzar con actores inmorales para generar un cambio desde arriba. En resumen, nuestro país necesita un líder con la moralidad de Illia y el poder político de Perón.