El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El misterioso mundo de las Matemáticas

Anuncios

Diálogo exprés / Adrián Paenza Periodista, doctor en matemáticas, divulgador científico

Dice que la matemática da herramientas para abrir caminos insospechados. Asegura que disfruta cuando un problema no le sale.





Periodista -¿Cómo explica el fenómeno Paenza?

-Ningún fenómeno. Nací en un hogar de clase media que le dio importancia a la cultura.

-Le gustaba la química y después descubrió las matemáticas.

-Cambié sobre la marcha. Pero en ese momento (1964) no sabía lo que eran ni la química, ni la matemática.

-El diccionario: "Matemática, ciencia que trata de la cantidad. Úsase más en plural".

-¿Eso dice el diccionario?

-¿Cómo articula el periodismo y las matemáticas?

-Me gusta contar historias y algunas historias tienen que ver con la matemática; otras con el deporte; otras con la política.

-Empezó el primario a los 5 años, el secundario a los 11, la Universidad a los 14, se recibió de licenciado en Matemáticas a los 20, se doctoró a los 30. ¿Usted era un traga o un prodigio?

-Privilegiado, prodigio no. La sociedad está siempre en la búsqueda de eso: los que saltan más alto, los que corren más rápido…

-¿Cómo pueden ayudar las matemáticas, aunque tengan tan mala prensa y a los chicos no les guste mucho?

-No les gusta nada y hacen bien, porque lo que se les enseña como matemática da respuestas a preguntas que no se hicieron.

-¿Cómo las enseñaría usted?

-Si pudiera contestarle, no estaría sentado aquí.

-Reconoce que hay dificultades.

-No creo que sea una dificultad comunicar la matemática, sino lo que la gente cree que es la matemática por lo que se le enseña en el colegio.

-La escuela genera confusión.

-Es tanto como creer que el fútbol consiste en formar parte de una barrera. Si tengo chicos entusiasmados y los pongo en una barrera y les pateo para que aprendan a evitar el gol…

-Al tercer pelotazo se van…

-Al primero se van. Hay que averiguar cuáles son las preguntas con las que vienen los chicos.

-Ir un poco más allá…

-Cuando éramos chicos saber leer y escribir alcanzaba para ser alfabetizado, hoy ya no.

-El periodismo deportivo y las matemáticas ¿son dos mundos diferentes?

-No lo sé. Yo soy una sola persona. Pero no quiero sacar una conclusión general.

-¿Hay un pensamiento matemático como hay uno filosófico, histórico o lingüístico?

-La matemática provee una red lógica y uno puede hacer piruetas arriba porque sabe que si se resbala, se cae sobre esa red.

-Se puede pensar prescindiendo de las matemáticas…

-Se puede pensar de cualquier modo, pero la matemática da herramientas para abrir caminos en los que uno no sospechó que se podía meter.

- Suena bien.

-Si uno fuera siempre al mismo restaurante en el que sólo sirven arroz y polenta, es muy poco probable que le guste otra cosa. Con variedad de gustos, uno desarrolla la intuición.

-¿Hay que entrenarse?

-Claro, la intuición es como un músculo invisible. En la variedad uno empieza a intuir y a crear, y esa podría ser la tarea de la escuela.

-¿Por qué, en un ambiente en el que las matemáticas no son consideradas, han tenido tanto éxito sus libros?

-Posiblemente porque la sociedad puede descubrir que la matemática no es lo que creía que era, que en los libros hay una alternativa. Usted me leyó recién una definición del diccionario que me pareció espantosa.

-Y eso que no le leí la de aritmética: "Parte de las matemáticas que estudia los números".

-Esa es una respuesta que se podía dar hace dos mil años, pero no ahora.

-¿Así que no es la ciencia de las cantidades?

-!Cómo va a ser la ciencia de las cantidades! La matemática está a la búsqueda de patrones de pensamiento, de movimiento, de forma.

-Lo último suyo que vi fue una entrevista a Robert Aumann sobre teoría de los juegos.

-Hay una rama de la matemática que se llama teoría de los juegos y no se enseña en los colegios. ¿Qué bárbaro, no?

-La divulgación es exitosa.

-Si yo hubiera sabido lo que iba a pasar con mis libros, los hubiera escrito hace 20 ó 30 años.

-¿Cómo lo ve al Gobierno en ciencias?

-La política científica y educativa que tiene hoy la Argentina es la mejor desde la época de Arturo Illia. Crear el Ministerio de Ciencia y Tecnología es algo que no dimensionamos.

-Pero es importante .

-Es un primer paso, después habrá que darle el presupuesto adecuado como para que la Argentina, en lugar de invertir 0,25 por ciento de su producto bruto se acomode un poco más a la realidad.

-¿Y en educación?

-Con Daniel Filmus, este Gobierno tuvo el mejor ministro de Educación de los últimos 30 años. Es un área esencial, crítica y fue ocupada por una persona que entendió de qué se trataba.

-De distribuir la riqueza intelectual.

-Claro. Para uno es un compromiso moral, una obligación, pelear por la distribución de la riqueza intelectual.

-¿Cuáles son los instrumentos para eso?

-La educación, la inversión, esa es la pelea que tenemos que dar. Hay que forzar al poder para que tome las decisiones.

-En computación, los chicos son los nativos y nosotros los inmigrantes.

-Hay que darles computadoras a los chicos porque ellos son los que después les van a enseñar a los padres.

-¿Cómo se distrae cuando no está pensando en matemáticas?

-Voy a la cancha, a ver básquet de la NBA, voy al cine, lo normal. Pero en realidad, no necesito distraerme. Estoy muy distraído con lo que hago, trabajo en algo que me gusta mucho.

-Alguna vez se tiene que jubilar…

-Eso me dicen. ¿Me voy a jubilar de qué, para hacer qué? Al contrario, estoy en una etapa productiva, disfruto los nuevos desafíos.

-Tiene todavía por delante muchos problemas para resolver.

-Mientras viva, mientras respire, espero tener la capacidad de disfrutar de no poder resolver algo. Disfruto cuando un problema no me sale.

-¿No se pone mal?

-Me pongo como todo el mundo, pero ¿qué tiene de malo?, ¿por qué no aprendemos a coexistir con la frustración de que algo no nos salga? ¿Por qué tiene que salir todo bien, todo rápido? Si yo digo, éste es el problema y ésta la solución, ¿cuál es la gracia?

-Hay que sufrir un poco, dice usted.

-No, la vida no se hizo para sufrir, se hizo para disfrutar. Lo que pasa es que tener que esforzarse para resolver algo no tendría que ser un sufrimiento, sino un placer, el placer de que uno tiene que estar pensando cómo resolver el problema.

-Me causó gracia el título de su tesis doctoral: "Propiedades de corrientes residuales en el caso de intersecciones no completas". No entendí nada.

-Yo tampoco.

Anuncios

Fuentes de Información - El misterioso mundo de las Matemáticas

¿Te gustó lo que viste?

Inscríbete en el newsletter de Taringa! para recibir más artículos como este.

¡Gracias por suscribirte al newsletter!

Periódicamente recibirás en tu correo más artículos de Taringa!

También te puede interesar...

El otro día.

apuntes-y-monografias

El otro día.

No sé nada

apuntes-y-monografias

No sé nada

2 comentarios - El misterioso mundo de las Matemáticas