El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Escuela de formacion de la rcc 04-2010

Anuncios

ESCUELA DE FORMACION

AÑO 2010


“Acudían asiduamente a la enseñanza de los apóstoles…” Hch 2,42




IDEARIO
1. Filosofía
Somos una Escuela de Formación para miembros, servidores y líderes de la RCC, que pretende, formar agentes pastorales de manera integral con una clara proyección eclesial y social, generadores de procesos de evangelización y atentos a los signos de los tiempos, teniendo como modelo a Jesucristo Camino, Verdad y Vida, fuente y razón de todo agente de pastoral, bajo la unción del Espíritu Santo.

Miramos al servidor como un discípulo que sabe estar con su Maestro Jesús, aprender de Él y comparte su misma vida, para luego guiar y formar a otros, consciente de los dones que ha recibido.
El Servidor se comprende a fondo, descubre su vocación y misión, teniendo en cuenta que a cada hombre se le confía la tarea de ser artífice de su vida.
2. Misión
Formar hombres y mujeres cristianos, discípulos y misioneros de Jesucristo, comprometidos con la evangelización, que utilicen nuevos métodos y nuevas expresiones para el anuncio del Reino de Dios, con la fuerza del Espíritu Santo.
3. Visión
Ser un centro de formación pastoral, que responda a las necesidades de la Iglesia y la sociedad, aportando de manera eficaz en la tarea de la construcción del Reino de Dios, desde la espiritualidad de la Renovación Católica Carismática.


Objetivo General
Orientar, animar y servir a la formación integral de los servidores y miembros de los grupos de oración y comunidades, a través de cursos y acompañamiento pastoral, para que vivan como comunidades cristianas con proyección familiar y social.
6. Destinatarios

Está dirigida a:
-Servidores y Líderes de Comunidades y Grupos
- Servidores de Ministerios
- Miembros de Grupos de Oración y Comunidades
- Agentes de Pastoral en general
-Y todo aquel, que en su proceso de fe y en su experiencia de servicio, haya reconocido el llamado a madurar y fortalecer su ministerio, dentro de nuestra Iglesia Católica desde una formación integral.

7. Meta Educativa
Como resultado del proceso de formación integral el participante de la Escuela de Formación de la Renovación Católica Carismática, discípulo y misionero de Jesucristo, lleno del Espíritu Santo que vive el evangelio como estilo de vida, será un fiel testigo del amor de Dios en el mundo de hoy, y que conociendo vivencialmente el plan de Dios estará siempre desde su vocación a colaborar en la construcción del Reino de Dios, realizando su misión específica de líder ungido y capaz, guiando y acompañando a su comunidad o grupo de oración.

CONTENIDO
TEMAS:

1.- ¿Qué no es la Renovación Carismática?

2.- ¿Qué es la Renovación Carismática?

3.- Una conversión personal a Jesucristo

4.- Una apertura decisiva al Espíritu Santo

5.- Una experiencia fundamental EL Bautismo en el
Espíritu Santo.

6.- La Evangelización en el Poder en el Espíritu Santo

7.- Un crecimiento progresivo en santidad

8.- María dócil al Espíritu Santo.

Tema: 1. ¿QUE NO ES LA RENOVACIÓN CARISMATICA?

Texto bíblico:
1Ts 5, 12-22: Algunas exigencias de la vida de comunidad.
Texto del Magisterio:
AA 2, 3: Vocación de los seglares al apostolado.

Oración: Concédenos Señor la luz de tu Espíritu para poder
Discernir entre el bien y el mal y dar una respuesta acertada
a los interrogantes del hombre de hoy (por Jesucristo Nuestro Señor).

Cantos Si vienes conmigo

Desarrollo del tema:

No es un movimiento uniforme, ni unificado, como tal desaparecería.. La renovación, como la Iglesia, es institucional y carismática. Si fuera solo institucional moriría la Iglesia de arteriosclerosis y si sólo carismática pararía en un manicomio. Renovación no es tampoco sinónimo de grupos de oración, por-que tiene que abarcar toda la vida de la persona.

No tiene fundador o grupo de fundadores a no ser que se hable del Espíritu Santo. Las personas humanas solo entran como instrumentos del Espíritu a cooperar en la obra de renovación y santificación. La renovación no pretende
monopolizar, ni sentirse dueña del Espíritu Santo; aparece solo como una respuesta, entre muchas, a la acción plumiforme del Espíritu. No tiene lista de miembros, ni un Centro de gobierno, pues nace en la Iglesia, es de ella y para ella. Como tal debe entrar en la organización parroquial y Diocesana y si se va a hablar de un liderazgo, tiene que caracterizarse mas como ofrecimiento de servicio.

Diálogo y participación:
*De los elementos de los cuales hemos hablado Anteriormente y que no son exclusivamente de la Renovación, ¿en cuáles crees que se cae más fácil?
¿Por qué?
*Qué podemos hacer para que la Renovación en tu parroquia no aparezca como un grupo cerrado y pueda insertarse convenientemente en la Pastoral Parroquial y Diocesana?.

Tarea:
Compartir con alguien todas las exageraciones
y abusos que has visto en algunos miembros de la
Renovación; y algunos criterios o puntos de vista con
los cuales no estés de acuerdo (cf. Rm 6)


de El entre los hombres.
Tema: 2. ¿QUE ES LA RENOVACIÓN CARISMÁTICA?


Texto bíblico:
Hch 1, 4-8: Los Apóstoles, testigos con el poder del Espíritu Santo.

Texto del Magisterio:
CEC 1427 - 1429: La conversión de los
Bautizados.

Oración: Infunde, Señor, tu Espíritu en nuestras vidas, para que viviendo nuestro Pentecostés permanente podamos colaborar, como instrumentos dóciles en la renovación constante de tu Iglesia.


Cantos: Remolineando
Quiero levantar mis manos


Desarrollo del tema:

Es una corriente de gracias que el Espíritu hace surgir por todas partes y que ha de llegar a todas las personas, instituciones y organizaciones apostólicas y no apostólicas. Nació al impulso soberano del espíritu que le dio vida, nace del deseo que el Señor realice en nuestros días un nuevo Pentecostés, en vista a la renovación profunda de su Iglesia. Como en el Pentecostés de los apóstoles se recibe la persona misma del Espíritu, como regalo del padre a través de Cristo glorificado, dicho pentecostés no es. un término, sino el gran comienzo del vivir y caminar en el Espíritu, para tener vida nueva.

La renovación personal, es la apertura de toda mi vida a la persona y obra del Espíritu, extendiéndose a toda la existencia humana, renovando al hombre en lo más profundo de su ser, es decir, en su corazón (cf. Ez 36, 25-27); renovando todo el mundo de la conciencia, que pasa de carnal a espiritual; renovación en el espíritu que pasa a la familia, a la comunidad donde se vive y actúa Debe llegar a las instituciones y organizaciones como viento fuerte del Espíritu para que nos llene, nos cambie, nos conduzca y por medio nuestro renueve el pequeño mundo en el cual nos toca vivir y actuar; convencidos de que el río de aguas vivas del Espíritu sana todo lo que toca y está podrido (cf. Ez 47).

Diálogo y participación:
* ¿De qué medios nos podemos valer para obtener esta experiencia renovadora y crecer cada día mas en el Espíritu?
* ¿Qué podemos hacer para que esta experiencia llegue a mi familia, a mi comunidad y a las estructuras sociales y culturales donde vivo? *

Tarea:
Renovar las promesas bautismales y orar por una nueva efusión del Espíritu.



Tema: 3. UNA CONVERSIÓN PERSONAL A JESUCRISTO

Texto bíblico:
Hch 10, 37-48: La conversión de Cornelio
Texto del Magisterio:
AG 3: La misión de Jesucristo como Mediador

Oración: Oh Dios que mediante el Misterio Pascual has dado vida nueva al hombre, concédenos vivir en nosotros el señorío de Jesucristo y saber dar testimonio

Cantos: Renuévame

Desarrollo del tema:
Esta conversión personal, puede ser descrita también como un nuevo encuentro con Cristo resucitado. En efecto, el primer fruto que el Espíritu Santo con su misteriosa acción produjo en el corazón de los Apóstoles el día de Pentecostés, fue un encuentro nuevo, vivo y palpitante, con Jesús de Nazareth; al cual, después de haber muerto crucificado, Dios lo había resucitado con su poder, y ahora se encontraba glorificado a la diestra del Padre (cf. Hch 2, 32-33). El Espíritu Santo les hizo «conocer» de una manera nueva, -como nunca antes lo habían conocido-, a Jesús, tuvieron una experiencia inmediata, actual, profunda y diferente de El (cf. Jn 20, 19-29).

Los Apóstoles desde aquel momento, intuyeron y comprendieron a la luz del Espíritu, lo que significaba la afirmación tantas veces escuchada del Maestro, de que El era «el Hijo de Dios», y que Dios era «su Padre»; y que les enviaría al «Paráclito, el Espíritu Santo, el Espíritu de la Verdad». El misterio de Dios, Uno y Trino a la vez, el misterio de la Santísima Trinidad, se iba descubriendo poco a poco ante sus mentes esclarecidas con la luz del Espíritu de la Verdad. Así mismo, recibieron del Espíritu Santo un esclarecimiento muy profundo del misterio de la Pasión de Jesús, que dio su vida en la cruz, víctima de expiación por los pecados de toda la humanidad para la salvación del mundo entero.
En la Renovación Carismática es necesario propiciar ese «encuentro nuevo con Cristo», a la manera como lo tuvieron los Apóstoles en Pentecostés; es preciso procurar una «con-versión personal», que lleva consigo dejar todo aquello que se oponga a una entrega total de todo el ser a Jesús. Para ello se requiere conocer que Jesús es nuestro Señor y nuestro Salvador. Ahora bien, esa conversión personal y radical no puede ser obra de un solo día y para siempre; tiene que ir madurando más y más; debe ser constante y continua; es la tarea de cada día, a través de toda la vida.
La autenticidad de la conversión debe manifestarse en la celebración del sacramento del perdón (cf. CEC 1422)

Diálogo y participación:
* Según la carta a los Romanos 10, 5-13 ¿crees que la conversión solo encierra el dejar el pecado?
* ¿De qué manera el Espíritu Santo desvela la realidad del pecado en nosotros? (cf. CEC 1423).
* ¿Que pasos concretos puedes dar para llegar a una verdadera conversión personal?
Tarea:
Tomar conciencia de los obstáculos para vivir y actuar en el Espíritu.

Tema: 4. UNA APERTURA DECISIVA AL ESPÍRITU SANTO


Texto bíblico:
JI 3, 1-5: La promesa del Espíritu Santo.

Texto del magisterio:
LG 4: El Espíritu Santo, santificador de la Iglesia.

Oración: Derrama sobre nosotros tu Espíritu Santo y concédenos, por el pentecostés diario, la gracia de una auténtica conversión que nos lleve a dar frutos de vida nueva.
Canto: Ven, Espíritu ven)

Desarrollo del tema:
La primera gracia de Pentecostés fue el don del Espíritu Santo con persona: «Mirad, yo voy a enviar sobre vosotros la promesa de mi Padre el Espíritu Santo por vuestra parte, permaneced en la ciudad hasta que seáis revestidos del poder de lo alto” (Lc 24, 49).

La persona del Espíritu Santo, desde el momento de Pentecostés inunda a los Apóstoles con su gracia, los renueva, transforma y fortalece interiormente, para dar testimonio de Jesucristo vivo y resucitado. ¡

Es necesario tener presente que para recibí el Espíritu Santo y su acción santificador! en nosotros, nuestros corazones deben esta dispuestos y abiertos a El, de la misma forma como estuvieron los apóstoles en oración a la espera de recibir la promesa hecha por Jesús: El Espíritu Santo (cf. Hch 1, 8.14 2, 1-36).

Podemos definir la Renovación como la apertura, de toda la persona, a toda la obra del Espíritu Santo, a lo largo de toda la vida. El Espíritu Santo debe invadir y llenar todo el ser.

Diálogo y participación:
* ¿De qué manera el Espíritu Santo guía a la Iglesia a la verdad completa? (cf. Jn 14-16).
* ¿Como piensas que se debe disponer para una apertura decisiva al Espíritu Santo?
* ¿Sabes cuáles son los símbolos del Espíritu Santo que utiliza la Palabra de Dios? (cf. CEC 694-701).

Tarea:
Leer el texto de Ez 47 ¿Qué áreas aún no ha tocado la gracia del Espíritu Santo? ¿Por qué?, ¿Qué hacer para nadar en el Espíritu?


Tema: 5. UNA EXPERIENCIA FUNDAMENTAL: «EL BAUTISMO EN EL ESPÍRITU SANTO»


Texto bíblico: Hch 10, 44-48: Bautismo de los primeros gentiles.


Texto del Magisterio: CEC 733: El Espíritu Santo, el don de Dios.


Oración: Padre de bondad, gracias por que en Jesucristo tu Hijo nos concedes el don del Espíritu Santo; haz que nosotros vivamos siempre en continua acción de gracias, manifestando la realidad del bautismo que hemos recibido.


Cantos: Ya llegó
Espíritu de Dios llena mi vida


Desarrollo del tema:
Por el bautismo en el Espíritu Santo, se entiende una aceptación personal de las gracias de la iniciación cristiana y un recibir fuerzas para poder realizar el propio servicio personal en la Iglesia y el mundo, de ahí que no se trata, de recibir un nuevo sacramento, sino que consiste en una «experiencia que lleva consigo tanto la aceptación personal y consciente de las gracias del bautismo, de la confirmación y de la eucaristía; como también la remoción de nuevas fuerzas para realizar la misión que
Dios nos ha confiado a cada uno en la Iglesia y en el mundo.
La persona por «el Bautismo en el Espíritu Santo» descubre que Dios lo ha dotado desde el Bautismo de carismas, dones y virtudes del Espíritu Santo, por eso, es importante dejarnos iluminar por la luz del Espíritu para potenciar todo ese caudal de riqueza que ya hay en nosotros y está sub-utilizado.


Así pues, este «Bautismo en el Espíritu Santo», consiste en la apertura de la persona a la efusión del mismo Espíritu: perseverando en la oración (cf. Mt 18, 19-20; Le 11, 13), en el amor y en la vida sacramental.


El bautismo en el Espíritu Santo es una oración en fe, (Mt 18, 19-20; Me 11, 24; Le 11, 13). Es una nueva misión del Espíritu Santo; es una nueva gracia que renueva y actualiza las gracias ya recibidas; es una gracia que libera de obstáculos, cadenas y ataduras (Ga 5); es un dejar actuar libremente al Espíritu (2Co 3, 17); es una nueva experiencia del Espíritu; es un principio de vida nueva.


Muchos son los frutos que surgen después de una oración implorando la efusión Espíritu:

 Conversión interior radical y transformación profunda.
 Luz esplendorosa para comprender mejor el misterio de Dios y su designio de Salvación
 Apertura sin restricciones a la acción del Espíritu Santo.
 Ejercicio activo de las virtudes teologales.
 Gusto por la oración personal y comunitaria.
 Atractivo por la oración litúrgica
 Amor ardiente a la Palabra de Dios en la Escritura.
 Búsqueda viva de los sacramentos de la Eucaristía y de la reconciliación.
 Especial afecto a la Santísima Virgen.
 Amor verdadero a la Iglesia y sus instituciones.
 Compromiso decidido en favor de los pobres.
 Entrega generosa al servicio de los hermanos en la fe.
 Fuerza para dar testimonio de Jesús.
 Ansias de evangelización.

Diálogo y participación:

* ¿Cómo explicar que el «Bautismo en el Espíritu Santo» no es un sacramento?
* ¿Por qué el «Bautismo en el Espíritu Santo» es una gracia que libera de obstáculos, cadenas y ataduras? (cf. Ga 5)
* ¿Cómo nos prepara el Espíritu Santo para recibir a Cristo? (cf. CEC 1093-1098)

Tarea:
Realizar una relación escrita entre el sacramento del Bautismo y lo que la RCC ha llamado «Bautismo en el Espíritu». Narrar a alguien su experiencia del Bautismo en el Espíritu (Testimonios).



Tema: 6. LA EVANGELIZACIÓN EN EL PODER DEL ESPÍRITU SANTO

Texto bíblico:
Mt 28, 16 -20: Jesús envía a sus discípulos a evangelizar.

Texto del Magisterio:
AG 13: La predicación del Evangelio y la reunión del Pueblo de Dios EN 75: La evangelización en el Espíritu Santo

Oración: Renueva, Señor, por tu Espíritu nuestros corazones, para que hechos criaturas nuevas, anunciemos constantemente mundo la vida nueva en tu Espíritu.

Cantos Heme aquí Señor Jesús (Siervo)

Desarrollo del tema:
Pentecostés es testimonio vivo y ardiente de quienes ha visto y oído el actuar y el hablar de Dios
Hoy asistimos al reto de una nueva evangelización; nueva porque asistimos al nacimiento de un «mundo nuevo» y para evangelización nueva y mundo nuevo es necesario un «nuevo Pentecostés». La nueva evangelización tiene como punto de partida, centro y objetivo último anunciar a Jesucristo el Señor; en El hay una insondable riqueza que ninguna cultura, época o pueblo puede agotar. No hay evangelización verdadera mientras no se anuncie el nombre, la doctrina, la vida, las promesas, el reino y el Misterio de Jesús de Nazaret.

El tiempo nuevo de evangelización (cf. Tt 3| 5-7) se inicia por la conversión del corazón; si todo se requiere nuevo, es necesario un corazón nuevo (cf. Ez 36, 25-27). Solo así la evangelización será nueva en su ardor (cf. Le 12, 49), en su fuego, en su entusiasmo, su alegría; supone fe sólida, caridad pastoral intensa y una rica fidelidad que, bajo la acción del Espíritu, genera mística; un incontenible entusiasmo de anunciar el evangelio. Tener hambre de contagiar a otros la alegría de la fe. El método es un medio, un camino, un instrumento. Podríamos mencionar muchos métodos, pero colocamos aquí, el que utilizó Jesús y sus Apóstoles: El uso de las Sagradas Escrituras (Mc 1, 22.27; 6, 2; Lc 4, 21; 24, 27.32; Mt 11, 4-6)

Diálogo y participación:
* ¿Qué se necesita para ser anunciador de Cristo?
* ¿Qué puedes aportar en la obra de la evangelización?

Tarea:

Responder ¿Qué puedes hacer semanalmente para anunciar el Evangelio?, por ejemplo: un grupo de oración, asambleas bíblicas, oración de intercesión por los misioneros, etc. ¿Cómo puedes evangelizar desde tu familia y desde tu profesión?


Tema: 7. UN CRECIMIENTO PROGRESIVO EN SANTIDAD

Texto bíblico:
1Ts 4, 3-8: La voluntad de Dios es nuestra santificación.

Texto del Magisterio: LG 39-47: El llamado universal a la santidad en la Iglesia.

Oración: Dios de bondad, que por los méritos de tu Hijo nos haz hecho tus hijos adoptivos, dirige con tu gracia nuestros corazones, para que actuemos siempre movidos por tu voluntad.

Cantos: El Poderoso de Israel
Venimos ante Ti Señor

Desarrollo del tema:
Desde los tiempos de la primera Alianza Dios hacia al Pueblo de Israel una invitación urgente: «¡Sed santos para mí, porque yo, el Señor, soy Santo; y os he separado de entre los pueblos para que seáis míos!» (Lv 20, 26).

La razón de ser llamados a la santidad es que somos propiedad de Dios y somos de la familia de Dios; por tanto, debemos ser semejantes a El, y El es santo, tres veces Santo (cf. Is 6, 3).

En el Sermón de la Montaña, Jesús llevó la exhortación a la santidad a la cumbre más insospechada, en aquella palabra que dijo a quienes lo escuchaban: «Vosotros, pues, sed perfectos como es perfecto vuestro Padre celestial» (Mt 5, 48). Y los Apóstoles no se cansaron de impulsar a los cristianos a la vida santa: «Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos ha bendecido con toda clase de bendiciones espirituales, en los cielos, en Cristo; por cuanto nos ha elegido en El antes de la fundación del mundo, para ser Santos e inmaculados en su presencia, en el amor» (Ef 1, 3-4; cf. ITs 4, 7; 1P1, 15)
La santidad se realiza mediante la rica participación en la vida sacramental, el aprecio por la formación en la oración y doctrina católica, la participación en el plan pastoral de la Iglesia y el ejercicio correcto de los dones carismáticos.

La santidad es la plenitud de la vida cristiana (cf LG 40), es ser cada vez mas como Jesús en una entrega sincera al Padre y al prójimo en una vivencia plena de las virtudes teologales, sobre todo de la caridad y el ejercicio adecuado de los dones carismáticos.

Diálogo y participación:
* ¿Para ti en qué consiste la santidad?
* ¿Cómo la puedes vivir en tu ambiente?
* ¿Qué relación hay entre santidad y vida sacramental?

Tarea:
El abordar desde los textos ITs 4, 3-8 y LG 41, un proyecto de vida espiritual para vivir el llamado a la santidad en tu familia y en tu trabajo



Tema: 8. MARÍA, DÓCIL MORADA DEL ESPÍRITU SANTO

Texto bíblico:
Le. 1, 26-38: "El Espíritu Santo vendrá sobre ti y el poder del Altísimo te cubrirá con su sombra"

Texto del Magisterio:
LG 53: "María KS sagrario del Espíritu Santo".

Oración: Padre de bondad te damos gracias porque has colocado los ojos en Maña, para que en ella tu Hijo se encarnara por la acción del Espíritu Santo y en Cristo recibiéramos el don de la Salvación.

Cantos: Quien es esa señora
Madre de la Esperanza

Desarrollo del tema:
Todo lo que María tiene y ha llegado a ser con su libre asentimiento y colaboración se lo debe a su Hijo Jesús y a la acción del Espíritu Santo. La Virgen es la Toda Santa porque desde el primer momento de su existencia fue "sagrario del Espíritu Santo". En el fondo, "llena de gracia" no significa otra cosa que "llena del Espíritu Santo" porque es siempre El, el Espíritu, el que pone en comunión con la vida trinitaria toda entera: "El Padre la ha predestinado -escribe Juan Damasceno- la virtud santificante del Espíritu la ha visitado, purificado, hecho santa y por así decir, empapada por El" (Homilía sobre la Dormición 1,3). Esta transformación de María por parte del Espíritu, era -desde el origen- tan profunda que alcanzaba su mismo ser. San Teófanes de Nicea, escribe: "María desde el origen estaba unida al Espíritu Santo, autor de la vida; todo lo que experimentaba en la existencia lo compartía con El, porque su participación en el Espíritu era como una participación en el Ser" (Discurso sobre la Madre de Dios, 30) He aquí la verdadera razón por la cual María fue toda Santa desde el primer momento de su existencia.
Esta Santidad original de María, plasmada y hecha ya nueva criatura por el Espíritu (cf. LG 56), no ha sido pasiva porque, desde el primer momento en que tomó conciencia de sí, colaboró de manera única con el Espíritu para acrecentar en sí misma aquella unión intensa y profunda con Dios.
El Espíritu, de la misma manera que conduce a los hijos de Dios (Rm. 8, 14) y como guió a Jesús en el desierto (Le 4, 1), así guió a María a lo largo de toda su vida, especialmente en los momentos más sobresalientes de su existencia.
Antes que nada, en el momento de la anunciación, cuando sostenida e inspirada por el Espíritu consintió libremente en ser Madre del Verbo, ella "ha respondido, por tanto, con todo su 'yo' humano y femenino y, en esta respuesta de fe, estaban contenidas una cooperación perfecta con la 'gracia de Dios que previene y socorre' y una disponibilidad perfecta a la acción del Espíritu Santo, quien perfecciona constantemente ia fe por medio de sus dones" (RM 13). Colaboró con el Espíritu con ocasión de la visita a su prima Isabel, cuando inspirada por el Espíritu "profetizó", o verdaderamente pronunció, palabras inspiradas por el "soplo" de Dios, interpretó la historia de al salvación a partir de la "lógica " de Dios, y demostró ser la "pobre de Dios" siempre dispuesta a cumplir la voluntad del Señor. El Cántico del Magníficat es la expresión inspirada por sus sentimiento y esto ha sido posible porque ella, como afirma también Lutero, "ha hecho experiencia personal mediante el Espíritu Santo que la ha iluminado e instruido... Así ha aprendido del Espíritu la gran ciencia que Dios no quiere manifestar su poder de otro modo más que ensalzando lo que es bajo y abajando lo que es alto".

El Espíritu no sólo estuvo presente en el nacimiento de Jesús, ayudando a María a creer que su Niño era el cumplimiento de las promesas hechas por Dios a los Padres, Aquel que nacía de ella era verdaderamente "Santo y llamado Hijo de Dios" (Le 1, 35), sino que acompañó a María durante todo el crecimiento de Jesús, aún en los momento más difíciles y más misteriosos, cuando tenía necesidad de "meditar", de interiorizar estos acontecimientos para darse cuenta cada vez con mayor profundidad de su alcance y significado (cf. Le 2, 19. 49-51).

"Estoy convencido -afirma Cabasilas- de que no puede existir hombre en grado de sufrir tanto cuanto ha sufrido la Virgen" (Homilía sobre la Anunciación, 11). Y María, también al pie de la Cruz, ha tenido necesidad de una particular asistencia del Espíritu: nos e arredró ante la dureza de la muerte del Hijo, sino que, pronunciando su sí en el Espíritu, vino a ser Madre de aquellos por los cuales Cristo ofrecía su vida.

Después, en el cenáculo, María -como en una gran epíclesis- invoca con una súplica al Padre para que infunda su Espíritu: "Por no haber querido Dios manifestar solemnemente el misterio de salvación humano antes de derramar el Espíritu prometido por Cristo, vemos que los Apóstoles, antes del día de Pentecostés, perseveraban unánimes en la oración con algunas mujeres, con María, la Madre de Jesús, y con los hermanos de éste
(Hch 1,14), y que también María imploraba con sus oraciones el don del Espíritu, que en la Anunciación ya la había cubierto á ella con su sombra (LG 59).
La Virgen, por fin, completamente compenetrada y transformada por el Espíritu y por El "vivificada", es "redimida" también de la corrupción corporal y "asunta" al cielo. María, afirma Nicolás Cabasilas, por su excelsa santidad y por la radical transformación realizada por la presencia del Espíritu, ya en su vida tuvo un "cuerpo espiritualizado, es decir, transformado por el Espíritu". Estaba totalmente compenetrada con Aquel "que es Señor y da la vida", que poseía ya en sí la fuente de la vida inmortal. María poseía aquella vida "en el Espíritu" cuando" ya cuando vivía en esta tierra, pero de forma escondida. Y, cuando se cerró el curso de su vida terrena, la inmortalidad resplandeció en ella como sucedió con Cristo después de su muerte (Homilías sobre la Asunción 10, 11).

Diálogo y Participación:
¿Consideras que María la llena del Espíritu Santo, es modelo de Cristiano para ti?
¿Has tenido presente que quien es dócil a la acción del Espíritu puede cooperar como María al plan de Salvación?

Tarea: Leer la Encíclica <Redemptoris Mater> del Papa Juan Pablo II.







Información:
Edificio de Promoción Humana
3er Piso-OF 304
10 de Agosto 541 y Boyacá
Teléfonos:
04-2324106
094464850

Anuncios

0 comentarios - Escuela de formacion de la rcc 04-2010