¿Vemos el mundo como es o como somos?

Anuncios

Es importante aclarar que interpretare “ver” como percibir y no limitarme únicamente a lo que se percibe por el sentido de la vista.
Nosotros, sentimos a través de los receptores. Existen, los exteroceptores que captan los estímulos físicos que proceden del mundo exterior y los propioceptores que son los que captan los estímulos físicos procedentes de nuestro organismo. El acto de los receptores se denomina sensación. Existen dos tipos de sensaciones; las cualitativas y las cuantitativas. Las cuantitativas, son captadas por mas de un receptor, por ejemplo la velocidad, la viscosidad de un objeto, etc. Las cualitativas son captadas por un solo receptor, por ejemplo el color, el olor, el sabor, etc. Aristóteles denomino a las cuantitativas sensibles comunes y a las cualitativas sensibles propios.
Los estímulos son fenómenos físicos. Los mismos son recibidos por el órgano sensorial adecuado y luego la excitación es transmitida hacia la corteza cerebral y luego transformado en una sensación que es un fenómeno psíquico.

La percepción es el análisis de las sensaciones por parte de la corteza cerebral y esta depende de diversos parámetros.
Entre ellos, el conocimiento intelectual. Un ejemplo es cuando vemos un plato que esta apoyado sobre una mesa situado en un costado, no lo percibimos en forma de una elipsis, sino circular. Con esto comprobamos que le añadimos a nuestra percepción lo que ya sabemos acerca del objeto. Es sabido que no nacemos con la habilidad de saber por ejemplo, que tan alejado esta un objeto mediante la vista, sino que durante la infancia, mediante la combinación de la vista y el tacto aprendimos como se ven las cosas según su lejanía. Esta etapa es muy importante y el niño debe poder experimentar con sus sentidos sino, luego tendrá problemas para percibir.
Se podría decir que vemos a través de lo que ya conocemos, esto se comprueba con un experimento que hizo el psicólogo George Stratton, explicado en un articulo de la Asociación Americana de la Psicología en 1896, Vision Without Inversion of the Retinal Image, donde cuenta que se coloco unos lentes que hacían ver el mundo girado 180 grados. Al principio, según dice era muy confuso y difícil poder caminar y realizar tareas así pero luego de unos días, se acostumbro a vivir de esta forma. Ver el mundo al revés ya no era un problema, se había adaptado. Unos años después unos científicos volvieron a repetir el experimento, y permanecieron con los lentes puestos por un mayor periodo de tiempo. Lo curioso es que cuando se servia té en una taza o encendía una vela, la imagen se volvía a girar 180 grados. Esto se debe a que el cerebro, sabe que es imposible que una taza este al revés sin que se derramara el liquido contenido por la misma así como también lo es que una vela este al revés y el fuego apunte hacia abajo. Por lo tanto se llega a la conclusión de que lo que ya conocemos afecta la forma en que percibimos el mundo.
Nuestros intereses también son factores que modifican nuestra forma de percibir. Por ejemplo: para un hombre que esta muy divertido jugando un partido de tenis, percibirá el transcurrir del tiempo de forma mas rápida que para el hombre que espera impacientemente que el partido termine y la cancha se desocupe para poder jugar el.
Las influencias culturales y sociales, también intervienen en la forma en que percibimos el mundo. La sociedad dentro de la que un sujeto vive, así como también la cultura a la que pertenece esa sociedad influyen de grados variables en la percepción del mundo. Solomon Asch, fue un psicólogo estadounidense que hizo un experimento detallado en su articulo Opinions and Social Pressure publicado en 1955 que comprueba esto. A los participantes se les mostraba una tarjeta con una línea impresa en ella, seguidamente se les mostraba otra tarjeta en la cual aparecían tres líneas impresas, cada una con una etiqueta diferente (a, b, y c). Se solicitó a cada participante en el experimento que indicara cuál de las líneas etiquetadas coincidía con la línea mostrada en la primera tarjeta. Al principio, el participante se sentía muy confiado, en la medida que daba respuestas correctas junto a los otros participantes. Pero luego, los otros "participantes", ubicados en frente del sujeto, empezarían a dar en conjunto una respuesta errónea. Solomon Asch pensaba que la mayoría de las personas no se conformaría con algo obviamente erróneo, pero los resultados mostraron que un alto número de participantes dieron la respuesta incorrecta.
Las drogas, también actúan sobre la percepción. Según las experiencias del escritor ingles Aldous Huxler quien consume mezcalina para expresar sus experiencias en un libro que llamo, “Las Puertas de la Percepción” podemos comprobar esta afirmación. Lo que Aldous nota y expresa en el libro es que los objetos cotidianos pierden su funcionalidad y de repente existen "como tales". Espacio y tiempo se vuelven irrelevantes y la percepción parece hacerse mayor, sobrecogedora.
Llegamos a la conclusión de que las percepciones son influidas por muchos factores que explican que el mundo se perciba de manera distinta.

Me cuestiono hasta que punto lo que uno percibe es elaborado por si mismo, porque aprendemos desde chicos nuestra forma de percibir el mundo, entonces percibimos de acuerdo a las convenciones de la sociedad en la que vivimos. Así como algo es bueno o malo en el ámbito moral para la sociedad en la que vivimos, un sonido, por ejemplo puede ser agradable o no y generalmente es determinado por ese mismo factor, la sociedad. Un claro ejemplo de esto es como las personas van cambiando sus gustos musicales a través de la época, hubo una época en la cual a los niños les gustaba escuchar música clásica, en cambio hoy en día a los jóvenes les gusta escuchar nuevos géneros musicales. Concluiré el ensayo contestando a la pregunta inicial: con lo fundamentado anteriormente, se comprueba que vemos el mundo como somos.

1 comentario - ¿Vemos el mundo como es o como somos?

@agus_77 +1
despues lo leo mas trankilo... aora me estoy llendo... buen post...