El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

René Guenón y el tango. Krishnamurti y Carlos Gardel

Anuncios

René Guenón y el tango. Krishnamurti y Carlos Gardel


René Guenón y el tango.
Krishnamurti y Carlos Gardel.
Caruso, su Viuda y Gurdjieff.
Analogías metahistóricas.
Guénon, Heidegger y el tango. Recordando los humores de Krishnamurti:
"Se dice que cuando le preguntaron en una velada como sobrellevaba su misión de ser la encarnación de la deidad, él contestó riendo: "Yo diría que es una dura carga; lo que más me preocupa en estos momentos es quién va a ganar Wimbledon"

En ese mismo contexto y con similar actitud, se dice, que , al declinar la conducción de la Orden y renunciar a su condición avatárica. argumentó que ya estaba "la voz de Dios, Carlos Gardel", a quien, un amigo de Gurdjieff, Caruso había calificad o de "lágrima divina en la garganta"...

Es notable cómo cierran sinfronías y sincronías. La viuda de Caruso, discípula de GURDJIEFF, entregada a la presenciación y a la anonadación del yo; y de la metáfora de su marido "lágrima en la garganta" a LA del otro paradigma(lo nombra Ionesco en el final de su CANTANTE CALVA),kRISHNAMURTI, que reconoce una epifanía de Dios en la voz de GARDEL…


Para los que recordamos las posiciones de Evola y Hesse sobre la música, esencialmente similares, tal vez nos sorprenda esta información sobre René Guenón y nos permita comprenderlo más.
Lo que es notable es que Armando Asti Vera iba a demostrar que HEIDEGGER se había basado en Guenón, y sabemos que el filósofo alemán, tenía la colección completa de tangos de Discepolo y que encontraba inspiración en ellos…En suma , Heideggerbr ha ponderado la profundidad del tango y sus metáforas…Una coincidencia más entre los dos
Envío un artículo rarísimo y polémico que me han enviado…
Las relaciones de Guénon con el tango…

"Réne Guénon: Un malevo frustrado.

René Guénon: el encuentro de Dante Alighieri y Antonio Podesta.

El pensador francés convertido al Islam, René Guénon, nacido en la ciudad de Blois en 1886, en una carta enviada a su amigo el esotérico italiano Julius Evola fechada en 1923, destaca la rareza del tango, y compara algunas tercinas de "La Divina Comedia" escrita por Dante Alighieri, con nuestra música popular.
De manera concreta Guénon se refiere al pasaje del Inferno IX 61-63

O voi ch'avete l'íntelletti sani
mirate la dottrina che s'asconde,
sotto il velame de il versi strani

La pregunta es que hay "Sotto il velame de il versi strani".
Debajo del velo.
"Velamistas", era el irónico apelativo que Humberto Eco usaba para referirse a los que buscaban una lectura esotérica del Dante y del tango.
Sabemos que Eco cambió de parecer cuando en Buenos Aires escuchó la voz de Agustín Magaldi, tradujo sus tangos al italiano, y convenció a Jacques Lacan de que en la voz de Magaldi estaba la morada del ser. Posteriormente Lacan tradujo al francés "Portero suba y diga". (Ver en este Blog "El destino de Magaldi).
Volviendo a Guénon fue el primero en señalar al tango como música mistérica, es decir que presenta misterios y no se plantea una explicación.
Como si fuese una religión, el tango, para Guénon, era una manera de vivir.
En su libro "El Esoterismo del Dante", publicado en la ciudad de El Cairo donde Guénon vivió luego de su conversión al Islam, el metafísico francés estudió los misterios de la obra del ilustre florentino, y de algunos tangos muy precisos.
En la gran variedad que presenta la música de Buenos Aires, Guénon menciona "Como abrazado a un rencor", con letra de Antonio Miguel Podestá, como paradigma de su filosofía.
El mencionado Julius Evola, en su trabajo: "Un maestro de los tiempos últimos: Réne Guénon", publicado en "La Destra", 1932, no está de acuerdo en que alguien del nivel intelectual del pensador francés descienda al ritmo del dos por cuatro.
Dice Evola: "Guénon ha sido saboteado en múltiples formas por parte de las fuerzas más oscuras, en gran medida por parte de democráticos, masones, judíos. Ahora está cooptado por los tangueros".
En el tango mencionado a Guénon no le interesa tanto interpretar a Podestá, sino que trata de exponer su propia filosofía sobre los múltiples estados del ser.
Para el metafísico existen tres estados del ser y aplica su teoría a los tres cantos de la "Divina Comedia", Infierno, Purgatorio y Paraíso, y a las tres partes en que según él se dividía su tango preferido.
Para René existen estados del ser inferiores a la condición humana.
Como ejemplo menciona el Infierno y la primera parte de "Como abrazado a un rencor": "Está listo, sentenciaron las comadres y el varón, ya difunto en el presagio, en el último momento de su pobre vida rea, dejó al mundo el testamento de estas amargas palabras, piantadas de su rencor".
En estos versos Podestá desciende, como el Dante, a los estados prehumanos en función de las sucesivas transformaciones del personaje en presencia de la muerte cercana.
Continúa en el Infierno cuando dice: "Esta noche para siempre terminaron mis hazañas, un chamuyo misterioso me acorrala el corazón, alguien chaira en los rincones el rigor de la guadaña, y anda un algo cerca' el catre, olfateándome el cajón".
El estado intermedio, el Purgatorio de Dante estaría en Podestá cuando dice una verdad descarnada: "Yo quiero morir conmigo, sin confesión y sin Dios, crucificado en mis penas, como abrazado a un rencor".
El estado superior se caracteriza por la toma de conciencia del iniciado, es el Paraíso en la comedia y los siguientes versos en el tango: "Solo a usted, madre querida, si viviese le daría, el derecho de encenderle cuatro velas a mi adiós, de volcar todo su pecho sobre mi hereje agonía, de llorar sobre mis manos, y pedirme el corazón".
Guénon, hijo de un Arquitecto llamado Jean-Baptiste, y de Anna Jolly, recibió una educación rigurosa y sin afecto. Pupilo durante toda su infancia, se liberó de sus padres cuando marchó a París a estudiar matemáticas.
En la ciudad luz, además del Teorema de Gödel, descubrió, en el año 1913, la

Teosofía y el tango.
En una carta a su amigo el escritor polaco Ferdinand Ossendowski, confiesa que eligió para su estudio el tango de Podestá por los versos que dicen:
"Los recuerdos más fuleros me destrozan la zabeca,
una infancia sin juguetes, un pasado sin honor".
La muerte lo sorprendió en El Cairo en 1951.
René Guénon saludó y se fue cuando la década del cuarenta estaba en su apogeo.

Volviendo a Guénon fue el primero en señalar al tango como música mistérica, es decir que presenta misterios y no se plantea una explicación. …"
rodolfo jorge rossi.

Rectifico omisión involuntaria: Muy posteriormente a la recepción del mensaje que compartí aquí descubrí que le pertenece a RODOLFO JORGE ROSSI, buscando sobre el tema, al topar con su blog METAFISICA DEL TANGO, donde hallé otra perla: Krishnamurti ponderando a GARDEL…Aquí reitero mi ponderación a la fuente:
Estimado sidernauta ROSSIara el bien del "pensamiento triste que se baila"(Sábato), la memoria de nuestros padres embargados por el tango y la METAHISTORIA y todo "buzo de lavabo"(Cortázar) y viajero imaginal, son imponderables las perlas de RENE GUENON ",,abrazado a un rencor" y KRISHNAMURTI reconociendo a la ESTRELLA GARDEL…Se lo felicita y agradece.

Anuncios

2 comentarios - René Guenón y el tango. Krishnamurti y Carlos Gardel

@TIME-IS-TIME
Carlos Gardel el masón
Jesús Mateo Pinilla - martes, 27 de abril de 2010

Cuando estuve en Colombia me lo dijo el negro Orifiel, en un café cerca de la Finca de La María, donde se escribiera uno de los folletines más dramáticos habidos de una relación familiar:

- Carlitos Gardel era masón.

Y ante mi extrañeza insistió:

- Tan verdad como es la tina esa. Me señaló un recipiente de plástico verde apoyado en unas materas desde donde ascendía una parra que podía dar frutos cada septiembre.

Carlitos, el Morocho, el Zorzal criollo, el único cantador de tangos - a pesar de que haya habido otros que cantaran las saudades de argentinos emigrados- del que unos dicen que nació en la Toulouse francesa y otros en Tacuarembó para aumentar un mito que ya de por sí es demasiado grande, era de los del mandil.

Murió víctima de un accidente de aviación. El día 24 de junio de 1935 cuando se embarcó en el trimotor F-31 que lo llevó primero con destino a Medellín y luego hasta la muerte.

Fue al día siguiente de celebrar el solsticio de verano, tras el banquete de hermanos; fecha en la que los masones de su logia madre se reunieron para festejar un nuevo periodo de vida.

Sanguinetti, el poeta, le echaba de menos, llorándole y diciendo:

Me hubiera gustado verte, / Garlitos Gardel añoso. / Con el cabello canoso / Pero tenerte... tenerte!

Me parece verle cuando estuvo en España para hacer el debut el año 1923 en el Teatro Apolo de Madrid. Se preparó una cena y acudió con Margot, una compañera madrileña.

Gardel en el Madrid festivo frecuentaba los cafés de la Puerta del Sol, donde, además de Benavente y Echegaray, conoció a Valle Inclán, a Ignacio Sánchez Mejía el torero y actores como Guerrero o Díaz de Mendoza.

Gardel ya era una estrella que recibía en su camerino del teatro a la Infanta Isabel, que estuvo desde siempre muy encariñada con Argentina.

Le encantaba hablar de minas y de caballos, como buen conocedor del mundo gaucho, mientras comía lo típico de cada pueblo, desde caracoles a comidas caseras, como la butifarra con alubias blancas, el poroto argentino. Las comidas eran un acontecimiento de cariño que celebraba junto al futbolista Samitier, Sagnier el marqués, Marañón, el torero de la calle de la Palma sevillana Sánchez Mejía, la Meller, o Federico García Sanchiz.

Hace poco, en un restaurante de Alicante me regalaron una vieja foto enmarcada, con el retrato del masón Gardel que fue propiedad de una de sus novias españolas. Una reliquia del corazón.