El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El Cambio, Antón Arrufat (Cuento)

Nos estamos mirando hace tiempo. Cuando no se asoma a su ventana sé que me observa a través de las persianas amarillas, con sus ojos penetrantes, que temo mirar. No sé qué pensar de sus ojos. Me parecen insolentes, y sin embargo, encuentro en ellos como una sonrisa maligna, mezcla de burla y complicidad, que me atrae.
La ventana se cierra.
Veo moverse las persianas de un modo que sólo yo percibo. Sé que lo sabe. Nos hemos encontrado en la calle frente a frente y he desviado la mirada. Momentos después, sin que nadie se diera cuenta, volvemos a mirarnos a través de las persianas.
Y ahora abre la ventana de pronto, cuando la estoy mirando, y comienza a vestirse. La contemplo, sabe que lo hago, y obedezco al llamado de sus gestos. Abro mi ventana, temblando. Busco mi traje blanco, el que me ha regalado mi padre para ir a misa los domingos, y comienzo también a vestirme.
Las ventanas están abiertas. Estamos el uno frente al otro. Ella se peina ante el espejo; de pronto se levanta y cierra. Pero antes he visto sus vestidos colgados, sobre la cama, en las sillas. Con el dedo fue señalándolos uno a uno. Se ha probado otros sobre el que tiene puesto.
Cuando mis padres salieron aquella tarde me puse a espiarla en seguida. Pero su persiana continuaba inmóvil. No podía creer que hubiera salido.
— ¿Quieres abrirme la puerta? — dice debajo de mí mirándome con sus ojos agresivos, a través de la propia persiana de mi casa.
Le abro. Nunca pude pensar que tuviera fuerzas para hacerlo.
— ¡Déjame verlo otra vez! —me dice.
—Si me prometes que me darás el tuyo —le digo.
—Te lo prometo.
Me he puesto su traje azul y ella mi traje blanco. Empezamos a bailar en la sala, solos, sin que nadie nos vea.

Anuncios

0 comentarios - El Cambio, Antón Arrufat (Cuento)