El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Un poco de Poesía Barroca

Poesía del Barroco


Traigo una pequeña selección de poemas barrocos para que se vea algo de eso por acá, que hace falta . No voy a pegar biografías o algo parecido, nada más voy a explicar algunos poemas, los más difíciles de comprender


Un poco de Poesía Barroca

Francisco de Quevedo




En crespa tempestad del oro undoso
nada golfos de luz ardiente y pura
mi corazón sediento de hermosura
si el cabello deslazas, generoso.
Leandro en mar de fuego proceloso
su amor obstenta, su vivir apura;
Ícaro en senda de oro mal segura,
arde sus alas por morir glorioso.
Con pretensión de fénix encendidas
sus esperanzas, que difuntas lloro,
pretende que su muerte engendre vidas.
Avaro, y rico y pobre en el tesoro,
el castigo y el hambre imita a Midas
Tántalo, en fugitiva fuente de oro.




Inscripción en el sepulcro del duque de Osuna

Faltar pudo su patria al grande Osuna,
pero no a la defensa sus hazañas;
diéronle muerte y cárcel las Españas
de quien el hizo esclava la fortuna.
Lloraron sus envidias una a una
con las propias naciones las extrañas;
su tumba son de Flandes las campañas
y su epitafio la sangrienta luna.
En sus exequias encendió el Vesubio
Parténope, y Trinacria al Mongibelo;
el llanto militar creció en diluvio.
Dióle el mejor lugar Marte en su Cielo,
la Mosa, el Rin, el Tajo y el Danubio
murmuran con dolor su desconsuelo.



Famoso soneto, una de las muchas obras que dedico Quevedo al duque de Osuna;
Dice Parténope por Nápoles, Trinacria por Sicilia, y Mongibelo por el Etna. Los tercetos son una imitación de varios poetas antiguos cuando hacían referencia a la muerte de César.



poesía

barroco

Sor Juana Inés de la Cruz


A un retrato suyo

Este que ves, engaño colorido,
que, del arte ostentando los primores,
con falsos silogismos de colores
es cauteloso engaño del sentido;
Éste, en quien la lisonja ha pretendido
excusar de los años los horrores,
y venciendo del tiempo los rigores
triunfar de la vejez y del olvido,
Es un vano artificio del cuidado,
es una flor al viento delicada,
es un resguardo inútil para el hado:
Es una necia diligencia errada,
es un afán caduco y, bien mirado,
es cadáver, es polvo, es sombra, es nada.



Insinua su aversion a los vicios

En perseguirme, Mundo, ¿Qué interesas?
¿En qué te ofendo, cuando sólo intento
poner bellezas en mi entendimiento
y no mi entendimiento en las bellezas?
Yo no estimo tesoros ni riquezas;
y así, siempre me causa más contento
poner riquezas en mi pensamiento
que no mi pensamiento en las riquezas.
Y no estimo hermosura que vencida,
es despojo civil de las edades,
ni riqueza me agrada fementida,
teniendo por mejor en mis verdades,
consumir vanidades de la vida
que consumir la vida en vanidades.


poemas

Quevedo

Juan de Tassis y Peralta
Conde de Villamediana




Inscripción en el sepulcro de Siringa

Este frondoso honor, esta esculpida
lámina verde en mármol animada,
seppulcro es, piedad acreditada
que a pastor infeliz prestó acogida.
Siringa ninfa, un tiempo suspendida,
hoy fístula de tronco, que animada,
mudo es trofeo, pompa venerada
del que ya muerto logra mejor vida.
Sobre la urna está compadecido
coro de ninfas, de la ninfa fiera
el rigor en sus plectros repartido.
Y porque muerta ya su voz no muera
ultimando su acento dolorido,
Eco le lleva a toda la ribera.




Comienzo de la Fábula de Europa

Era la verde juventud del año,
bella madre de flores,
y florida sazón de los amores,
cuando la lumbre eterna
tocaba ya de la deidad alterna
la casa esclarecida,
a los hijos de Leda construida;
el ave peregrina
precursora de mayo,
alada prenda del templado rayo,
en ya tépido día
las voces exhortaba, que suaves
Filomena, en su métrica armonía,
informa dulces, articula graves;
verde manto de rosas colorido
en el prado tendido
era esmeralda, si zafiro el cielo,
convalecido del rigor del hielo,
al que vieron los montes congelado,
y en grillos de cristal, cristal atado,
por el gélido exceso,
en su materia impreso,
obediente a la luz del mejor día
forma narcisos, y jacintos cría
purpureando Flora
émulas rosas de la rosada Aurora.



góngora

Pedro Soto de Rojas



Primeros versos de la silva Confusión de amor, terminada en la muerte


Ya mis penas crecidas,
que en el castillo de mi pecho mudo,
el ciego alcaide pudo
tener tres veces con lealtad selladas;
en lastimosas voces disfrazadas,
saldrán (aunque sentidas)
ya rompen puerta exenta las heridas
de tu brazo, ¡oh tirana!
tu brazo siempre armado
de rigor contingente:
siempre sin diferencia victorioso;
la voz asida al llanto lastimoso
conquistará piedad, de gente en gente,
será de todos mi dolor notado;
de nadie conocido,
y ya que no al combate
intermisión alguna desbarate,
divertirán las voces el tormento,
que humilla mi altivez; tu orgullo ufana.
Ay! el temor violento,
opresión al sentido,
lazo a la lengua impone corregido;
y porque así se ordena,
que desmienta el silencio a la cadena,
querer callar no puedo;
huyendo pues la pena
a mi discurso natural concedo
de tanta confusión de luz hurtarme;
pero mi genio centinela
me restituye al punto,
antes de verme, sin tu luz, difunto.



Un poco de Poesía Barroca

Luis de Góngora



Sobre la Fábula de Faetón que escribió el Conde de Villamediana


Cristales el Po desata
que al hijo fueron del sol,
si trémulo no farol,
túmulo de undosa plata;
las espumosas dilata
armas de sañudo toro
contra arquitecto canoro
que orilla el Tajo eterniza,
la fulminada ceniza
en simétrica urna de oro.


Una décima en honor al poema de Villamediana; abunda en dificultades comunes de la poesía de Góngora, así que intentaré explicarlo:
El primer verso dice que el río Po desata cristales, llora, se lamenta. Las lágrimas (del agua misma del río, se supone) fueron la tumba de Faetón, hijo de Apolo (el sol); no dice exactamente tumba, sino que fueron o trémulo farol o túmulo de plata undosa, entiendo yo que alude a los dos destinos que suelen tener los cadáveres: o son incinerados o enterrados; o enviados a una pira (el poeta juega con el modo que las aguas de un río reflejan la luz y el movimiento del fuego), o sepultados bajo un túmulo, en este caso, de agua.
Dilata las armas de toro sañudo, o sea, los cuernos, los cuernos del río (por eso son espumosas). Esta representación de los ríos abunda en los poetas clásicos, pero ahora me parece más relevante Virgilio, que dice y en sus gemelos cuernos, áureo el rostro taurino / el Erídano, refiriéndose al mismo río, pero con nombre griego. Por otra parte, la bellísima imagen de un río que se indigna y se levanta para defenderse de las injurias, se encuentra desde la Ilíada hasta la Profecía del Tajo.
Los últimos 4 versos se interpretan así: Arquitecto canoro es, naturalmente, un poeta, Villamediana, que eterniza la orilla del Tajo robando las cenizas de Faetón, llevándolas allí, y guardándolas en una urna de oro (un poema)



Inscripción para el sepulcro de Dominico Greco


Esta en forma elegante, oh peregrino,
de pórfido luciente dura llave
el pincel niega al mundo más süave
que dio espíritu a leño, vida a lino.
Su nombre, aun de mayor aliento digno
que en los clarines de la fama cabe,
el campo ilustra de este mármol grave:
venérale y prosigue tu camino.
Yace el Griego. Heredó Naturaleza
arte, y el Arte estudio, Iris colores,
Febo luces, si no sombras Morfeo.
Tanta urna a pesar de su dureza
lágrimas beba y cuantos suda olores
corteza funeral de árbol sabeo.


poesía



Comenten!

Anuncios

9 comentarios - Un poco de Poesía Barroca

@richypati
Gracias por el post! Ahora no tengo tiempo de leerlo pero lo guardo en favs y sacaré un rato porque si no leo me Aburro
@lapieldeltigre +1
que bueno es esto, dignisimo amigo que se anima a mostrarle al ahora el oro del pasado. Genial!!
@elgera15
Sin duda alguna el amor que siento hacia la dad dorada de la literatura española es infinito, un post de este tipo me hace volver a leer las cientos de miles de palabras escritas por los más grandes... hoy ya los he dado, pero mañana sin falta te dejaré mis diez, espero que no hayamos empezado con mal pie, pues que creo que tenemos grandes conversaciones en futuras ocasiones, respecto a lo de mi post, te lo digo aquí brevemente ya que no funcionan los MP, contaba mal las sílabas (cuando termina en aguda se le suma una... tuve un lapsus temporal...) y por lo tanto tenias razón en todo, un saludo y salud!
@viccious
elgera15 dijo: Las horas que limando están los días que royendo están los años.
@Nisachan +1
Góngora forever aunque empecé a leer la Soledad I y quedé dada vuelta @_@
@azad12
GRACIAS!!! amigo me sirvio de mucho te lo agradezco!!