El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Uno de mis cuentos

CAPERUCITA GALÁCTICA

Había una vez una niña llamada caperucita que desde hacía muchos años vivía en Marte.Se llamaba así porque para sus viajes interestelares usaba una escafandra roja.
Un día mientras ella estaba en su hogar en Marte, su abuela que estaba en la Luna, la llamó para que la vaya a visitar porque estaba enferma de la gripe marciana.Caperucita, sin dudarlo, tomó su nave y con un gran estruendo salió de la órbita de su planeta y fue como una rayo a la casa de la abuela,pero,en esa noche cósmica tuvo que detenerse a mitad de su camino intergaláctico en frente de un bosque de estrellas doradas y plateadas con un intenso resplandor que no permitía que Caperucita pudiera ver con claridad así que tuvo que ir muy lentamente hasta llegar casi al final, pero al doblar en una esquina, Caperucita se encontró con un lobo que se estaba rascando la espalda contra la punta de una estrella.Como Caperucita estaba algo perdida, bajó a preguntarle al lobo cómo llegar a la Luna.El lobo había visto que cuando Caperucita abrió la puerta de su nave, una canasta llena de apetitoso y perfumado espacial color amarillo verdoso o verde amarillento estaba detrás de Caperucita y,justamente,era el sabor que el hambriento lobo prefería.
Bueno, volviendo al tema de Caperucita, ella le pregunto al lobo cómo llegar al la Luna, pero el lobo no respondió su pregunta, sinó que hizo otras preguntas: “¿Quién sos?”Preguntó “Caperucita Roja” respondió la inocente niña “¿A donde vas?” preguntó el lobo hambriento “A la casa de mi abuela, en la Luna, ella está enferma en su casa ubicada en Marciano Desconocido 1380” “Oooh” respondió interesado el lobo, pero mientras el estaba pensando como entrar rápidamente a la nave y escapar con la canasta, caperucita preguntó nuevamente “¿Podrías decirme cómo llego a la luna? El lobo interrumpió su plan y automáticamente pensó en otro, así que le dijo a Caperucita que valla por el camino más largo, haciéndole creer que era el más corto.Como Caperucita era muy inocente, creyó la mentira y se fue bailando y cantando hacia su nave despidiéndose alegremente del lobo.Mientras Caperucita viajaba en su nave, el lobo tomó el camino más corto y llegó antes a la casa de la abuela que Caperucita y el sacó una pistola que abría portales intergalácticos y envió a la abuela a Plutón, pero ella alcanzó a arrebatarle la pistola antes de entrar al portal, pero el lobo no se había dado cuenta.Cuando la abuela se había ido, el lobo sacó otra pistola que servía para disfrazarse de lo que el quisiera y se disfrazó de la abuela,y cuando caperucita llegó el lobo se metió en la cama y simuló tener la gripe marciana, Caperucita, que no se había dado cuenta del engaño, le dio la canasta con helado a la abuela y la abrazó fuertemente,pero Caperucita conocía muy bien el olor de su abuela,y el olor de esa persona, no era para nada parecido al aroma de su abuela, así que de repente soltó al lobo disfrazado y tomó una escoba para golpearlo, el lobo, del dolor, soltó un aullido que hizo que la tecnología de la pistola de disfraces perdiera su efecto.
Y ahí estaban los dos, mirándose seriamente a los ojos, todo a su alrededor estaba en silencio, hasta que de repente se abrió un portal intergaláctico como el que había hecho el lobo, que recién ahora se había dado cuenta que su pistola de portales no estaba.Del portal salió la abuela en pijama y cuando el lobo la vio empezó a reírse a carcajadas, pero detrás de ella aparecieron de repente cinco marcianos verdes con camperas de cuero negro y tachas, que llevaban cadenas y navajas, cuando el lobo vio esto, dejó de reírse y empezó a temblar.El grupo de marcianos corrió hacia el lobo y lo molieron a golpes, patadas y cortes.
Así, el lobo fue enviado al Sol y Caperucita, la abuela y los aliens compartieron el helado.

Ojalá les haya gustado

Uno de mis cuentos

Anuncios

3 comentarios - Uno de mis cuentos

@silvanayandy
valla ,
CAPERUSITA ,halla.. no me gustan las faltas de ortografía, estropean tu trabajo, una pena...