El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

La Casa (fragmento)

Anuncios

Aquí les dejo un fragmento de La Casa (novela inédita). Espero que se de vuestro agrado y/o interés.


(Algún día de 1997)

-Aquí los presento- dijo El Ratón con reluciente galantería. -Rosca, un escritor. Rayen, un escritor.
Los literatos se dieron la mano.
Rosca pensó que Rayen parecía un mequetrefe.
Rayen pensó que Rosca era un imbécil.
Ambos, con escasos fundamentos, con el juicio de dos vedettes alcoholizadas.
Pero ninguno de los hombres de letras quería perderse la oportunidad de complacer la emoción de El Ratón. Que era un buen amigo y que creía que un encuentro de dos escritores podía ser un evento interesante, aunque, a decir verdad, el curriculum de los escritores se reducía a varios versos sin ningún valor literario, a unos intentos fallidos de la prosa y a la lectura insignificante de algunos libros (algunos buenos, a decir verdad).
Por eso uno de ellos dijo una cursilería del tipo: ¿Cómo esta?
Y el otro le respondió: Bien, ¿cómo esta usted?
Y a partir de allí todo se deslizó por el talante.
-¿Así que sos escritor?-, preguntó Rosca con grosera malicia.
-Trato de serlo-, le contestó Rayen con esas palabras tantas veces calculadas. Luego contraatacó: ¿Y qué es lo que te gusta leer?, le preguntó a los tobillos, sin devolverle la misma pregunta, que era la que él esperaba.
-Bueno-, balbuceó Rosca. -Me gusta Castaneda, García Márquez, Jorge Amado… Coelho, claro, Pablo Coelho-, decía quedándose sin combustible.
Definitivamente es un imbécil, pensó Rayen.
-¡También me gusta la poesía de Neruda!-, agregó Rosca como acelerando para salir del pantano.
¡Lo que le faltaba!, pensó Rayen, indignado mientras ponía su mejor cara de ¡Mirá, vos, qué interesante! Sentía que tenía un poroto a su favor. Pero Rosca contraatacó.
-¿Y vos qué lees?-, preguntó Rosca con modales de requisa.
-¿Yo?-, preguntó Rayen como una modelito que no se da por aludida. -De todo un poco. Lo que venga-, dijo sintiendo que era otro poroto a su favor forzar a su interlocutor a repreguntar.
-¿Y qué es de todo un poco?-, repreguntó Rosca rascándose su barba de campesino español del siglo XV.
Entonces Rayen arremetió con toda su vanidad: le nombró escritores y libros rusos, franceses, yugoslavos, incluyendo varios (por no decir la mayoría) que no había leído.
Rosca quedó con cara de foto carnet, sabía que el mequetrefe le estaba mintiendo, pero su inseguridad le bloqueó cualquier indagatoria que fácilmente delataría el engaño.
Luego un silencio incómodo, cruzado por una garganta carrasposa.
El Ratón no entendía qué sucedía. Esperaba diálogos fluidos e intrincados o una anécdota destacada que poder compartir. Pero estaba entre dos personas que parecían más interesadas en detectar moscas casquivanas que en conversar entre ellas.
-¡Voy a buscar algo para tomar!-, dijo El Ratón y salió disparado en busca de algún brebaje que anime la frustrada tertulia.
Los escritores se quedaron solos y se observaron con desprecio, sin otro motivo que el saber que quien estaba enfrente escribía, que quería ser escritor y ello implicaba saber que esa persona era capaz de todo. Como un condenado a muerte o un enamorado. Se hubiesen batido a duelo o dado de cornadas allí mismo por un premio municipal o el elogio de la mujer más fea del mundo, y por un Cervantes o un Herralde dios nos libre de esa carnicería.

(les debo una imagen para que el post sea "mas lindo" )

Anuncios

7 comentarios - La Casa (fragmento)

@LordHenry1
Interesante tu sentido del humor. Tu prosa me recuerda mucho a Paulo Coelho... Nah, vos venís bien, ja.
¿Finalizaste la novela?
@LordHenry1
Dale para adelante. Me resulta entretenida tu prosa. A veces es un verdadero embole cuando un escritor se quiere hacer el complicado... Me hacen pensar en si escriben para comunicar algo al lector o para que los críticos les succionen los calcetines. Como dijo Holden Caulfield: "Lo que más me gusta de un libro es que te haga reír un poco de vez en cuando". Bueno, el tipo no era un sabio (a decir verdad, probablemente nunca existió más allá de la perturbada mente de J. D Sallinger) pero, al menos para mí y para este estado de ánimo que me puse hoy al largar la almohada, dio justo en el clavo.
@pi26no80 +1
... se agradece, algo suavemente ácido para finalizar el día, Saludos!!!!