El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

"La Actriz" de Oscar Wilde

Anuncios

Había una vez una gran actriz que había perfeccionado tanto su arte que todo el mundillo teatral estaba rendido a sus pies. Para ella su arte se convirtió en la única realidad de la vida, y su curiosidad por el resto del mundo era prácticamente nula.

Sin embargo un día conoció a un hombre del que se enamoró apasionadamente. Entonces todo su arte y hasta la adoración del público le parecieron insignificantes. Aún cuando ella le aseguró al amante que su amor le pertenecía por completo, él llegó a sentirse terriblemente celoso de un público que a ella ya no le importaba. Así que un día, no pudiendo contener más sus celos, le pidió que dejara los escenarios.

Ahora que su amor la había llevado a hartarse del teatro, y de sus penumbras irreales, la actriz era capaz de sacrificar su arte sin muchos reparos. "El amor es mejor que el arte" - se dijo - "mejor que la fama, mejor que la vida misma". Y decidió abandonar el teatro para dedicarse al hombre que amaba.

El tiempo pasó y en un principio fueron benditamente felices, pero llegó el momento en que el amor del hombre se marchitó. Desde luego era incapaz de ocultar ésto a la mujer que había dejado todo por él. La actriz, al comprender que el hombre ya no la quería, sintió que una gélida brisa nocturna caía sore ella.

Puesto que era una mujer valiente, se decidió a afrontar la situación sin rodeos, aunque la claridad de su mirada le hiriera el corazón. No solo veía con nitidez que el hombre ya no la quería, también era obvio su error al sacrificar todo por él. Ahora que estaba llamada a lidiar con la realidad, extrañaba las indicaciones del director de escena, y las palabras del dramaturgo. Descubrió con horror que era incapaz de actuar en el mundo real.

Un día fue a visitarla el gerente del teatro donde ella solía actuar. La actriz principal de la obra que se montaba en ese momento había caído enferma y, desesperado, él venía apreguntar si la actriz, como un favor, podía interpretar el papel. Como hacía tiempo que no actuaba, la actriz rehusó. Sin embargo, como para él representaba una buena suma de dinero ¿no querría ella al menos leer el libreto?

La actriz acedió sólo para librarse de él. Quedó impresionada al descubrir que la tragedia de la obra era idéntica a la tragedia de su vida. Los personajes y la trama eran exactamente iguales, y el desenlace ofrecía una solución a su problema.

De este modo acudió el destino en ayuda de la actriz, bajo la forma del libreto, y ella decidió aceptar el papel. Así que lo estudió a fondo, y pronto lo representó frente a un público numeroso. Su actuación fué la más grande de toda su carrera, y al final recibió cuatro ovaciones de pie.

Al llegar a su casa, los gritos del público retumbaban aún en sus oídos. Notó que se habían preparado dos sitios en la mesa del comedor; recordó entonces que esa noche se decidía su destino. En ese preciso instante, el hombre al que había amado tanto, entró con parsimonia. Con una sonrisa en sus labios, le preguntó si llegaba tarde para la cena.

Después de consultar el reloj, ella respondió: "Llegas a tiempo para la cena, pero también llegas demasiado tarde".



Fuente: libro impreso El Arte de Conversar, trancripto personalmente sin pegar

Anuncios

0 comentarios - "La Actriz" de Oscar Wilde