El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Relatos/Reflexiones (Para pensar)

Anuncios

Relatos/Reflexiones (Para pensar)

poesia

Por la calle oscura camina el viejo, lo hace con dificultad. La luz se hizo penumbra para abrirle paso al destino. Sus recuerdos se multiplican con la misma intensidad con que pierden nitidez. Imagina su cuerpo esbelto exhibiendo antiguas destrezas, acompañado por su corazón latiendo de timidez y algunos amores adolescentes.

El aire húmedo de la noche acaricia sus arrugas fingiendo admiración y memoria. Bien sabe el viejo que pronto su ser le pertenecerá a la propia brisa, para transformarse en viento y dirigirse hacia el olvido. Los rostros que observa ya no dicen nada, las miradas ahora son mentiras y hasta el amor se volvió ingenuo.

Se pregunta por las pasiones que escuchará prontamente, por los sentimientos expresados a través de señales de fuego que ya no lo alcanzan. Con nostalgia añora la inmortalidad, con desdén observa sus manos, con paciencia camina el viejo.

Da la vuelta a la esquina y se encuentra con una imagen difusa de la propia vida. Se sorprende al encontrarla. No ve su rostro pero lleva un reloj en su muñeca. Percibe que es suyo, el reloj indica su tiempo perdido y brilla hasta enceguecerlo.

El viejo recuerda el hurto y la insulta. Se acerca a golpearla con puños afligidos y lágrimas. La vida gime riendo, sobra la escena y se desarma en una euforia de triunfo. El viejo cae y la vida se aparta. Ensaya un grito asfixiado y se calla. Las manos tocan el asfalto y su rostro acompaña.

buda

Nadie escucha al lobo
es un cachorro perdido
por la mañana murió su madre
llora bajo un árbol.

Cuervos observan sus pasos
tiembla el pequeño lobo
siente vergüenza de su especie
camina con la frente baja.

Se detiene por un momento,
observa su pelaje y su miedo,
se paraliza por completo,
las aves dejan de reír.

El tiempo ahora es suyo
el camino está en su huella
apalabró al destino,
juró no acusarlo.

Su cuerpo no crece,
su instinto tampoco,
sus ojos cambiaron,
ya no es el mismo el lobo.

Existencia

Se despierta el joven en su habitación. Abre los ojos con cierto dejo de amargura mientras se incorpora de manera lenta y torpe. Logra asomarse por la ventana y observa el espacio. Solo puede sentir deseos. Fuerzas intensas en su interior lo hostigan hasta eliminar su contenido humano y convertir su voluntad en carencias.

Los deseos están en el cielo. Aparecen muy lejos junto con su energía. El joven se detiene a recapacitar de qué manera podría alcanzarlos, pero son ellos mismos los que entre carcajadas buscan distraerlo.

El joven cierra la ventana y se dedica a elaborar un procedimiento sabio. Se recuesta con la intención de reflexionar claramente y un mar de sensaciones lo azotan. Su estrategia corre peligro y decide cubrirse ambos oídos para evitar la filtración del sonido. A continuación, cierra sus ojos para eludir la seducción de alguna excusa plasmada en imágenes.

No logra su fin, continúa siendo preso de abstracciones mezquinas que lo abordan por todos los frentes. Decide entonces respirar de manera suave y automática, alternando pausas controladas desde el subconsciente. Se convierte finalmente en una inerte masa que reposa sobre una cama.

Como último paso, persevera con esfuerzo hasta neutralizar el trabajo de su propio cerebro. Se concentra en el resto de su organismo, en su corazón latiendo y en la rítmica dilatación de sus venas. El tiempo parece detenerse, el objetivo se acerca. Su cuerpo se encuentra paralizado y continúa reduciendo su velocidad mental. Ya no queda absolutamente nada en funcionamiento.

Perezosamente comienza a levantarse, pero no es él quien lo hace. Una confusa transparencia con brillo propio logra distinguirse en la habitación. Se escucha el silencio absoluto, el universo entero está en paz. El espectro lumínico identificado como su propio espíritu se acerca a la ventana y observa los deseos con arrogancia. Son ellos quienes ahora se encuentran perturbados y buscan consuelo.

Espiritu

El conocimiento ha sido vencido
con el aval de quien hace el mal.
El elixir del lobo fue sometido
en su cueva al más triste final.

La expresión sin su propio sol
guarda con mesura el secreto de los pobres.
Nutridos desde siempre sin el agua
que les juraron que les corresponde.

Si aún este viaje de ultraje
concibe poemas sin uso,
llorará el corazón bastardo
escondiendo papeles sucios.

En el cosmos sobrarán cenizas
de un extraño que nació fuego,
que nació ya muerto y humillado
por palabras mustias como el miedo.

vida

Si te gustó, pasate!

Anuncios

1 comentario - Relatos/Reflexiones (Para pensar)