El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

Aunque siempre dijo que no era surrealista, en muchos trabajos están presentes elementos claramente propios de dicho movimiento. En este nuevo periodo sus obras estarán llenos de personajes monstruosos, de gran tamaño y formas distorsionadas. De esta etapa destacan Bañistas al borde del mar o El sueño.

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

A los surrealistas les gustaba permitir al pincel moverse libremente sobre el papel con el control exclusivo de la mente inconsciente. Las pinturas eran manifestaciones de los sueños y los sentimientos más hondos en la personalidad de los artistas. Para Picasso, el surrealismo no era tan libre, pero mantuvo de él los aspectos visuales y emocionales.

crisis

Es importante ver que durante el principio del periodo, Picasso entró en crisis con su mujer Olga. A él le parecía pretenciosa, aburrida, y frustrante. Estos sentimientos infelices fueron expresados en forma de surrealismo. Es habitual para Picasso representar a las mujeres de su vida en el arte según la situación emocional que tenía con ellas y por eso aparecen distorsionadas, fragmentadas e irregulares.

surrealismo

La obra, Les Trois Danseuses (Las Tres Bailarines), pintada en 1925, ha sido interpretada como una expresión de sus sentimientos hacia su mujer. Fue pintada después de un viaje a Monte Carlo con Olga, durante el decadencia de su amor y el casamiento. Una de las mujeres de la obra, la en la derecha, es muy oscura. Se puede decir que ella representa la mujer de Picasso. No es representada con tanta luz y vida como las otras mujeres. Todas las mujeres tienen elementos del surrealismo. Los cuerpos están muy distorsionados, con la cabeza al lado, piernas separadas y un medio invisible.

Amante

Picasso, fiel a sus principios de independencia personal, estableció ciertas relaciones con el surrealismo pero no se integró formalmente al movimiento, e incluso declaró que personalmente no se consideraba surrealista, una postura similar a la que asumiría Frida Kahlo unos años más tarde ante los planteos integracionistas de Breton. En dos frases de Picasso que son profusamente citadas, el artista expresó (como también lo haría Kahlo), que él se atenía a describir su realidad. Picasso habría dicho: “He permanecido siempre en la realidad. No soy surrealista. Nunca me he apartado de la realidad. He permanecido siempre en la realidad”. Y también: “Me esmero en todo momento para no perder de vista la naturaleza. Lo que yo persigo es la semejanza, una profunda semejanza, más real que la realidad, para alcanzar lo surreal. Así he comprendido al surrealismo, pero ese concepto ha sido utilizado de forma muy distinta”.

monstruos

Durante los años siguientes, la obra de Picasso tuvo, a diferencia de la del anterior estilo cubista, un fuerte contenido erótico. Como en otros aspectos de su quehacer, Picasso –pasional y obsesivo– mostró una actitud cruda en cuanto a los motivos relacionados al sexo. Varios autores han relacionado algunos de los períodos de la obra de Picasso con las distintas mujeres que sucesivamente fueron amantes del artista. En esta época la musa inspiradora fue Marie-Thérèse Walter. Un día de enero de 1927, cuando paseaba frente a las Galerías Lafayette, Picasso, que entonces tenía 45 años, entabló conversación con una hermosa joven de 17 años, a la que prometió que ambos harían grandes cosas juntos. Marie-Thérèse Walter era hija natural de un industrial sueco, y poco después del primer encuentro se convirtió en modelo y amante de Picasso, una relación que duró casi una década, y que resultó en el nacimiento de una niña, Maya, en 1935.

Distorsion

El tema de las bañistas sería un motivo recurrente durante los años en que el arte de Picasso estuvo cercano al de los surrealistas. En ‘Bañista sentada’ (1930) el personaje principal tiene una cabeza similar a la de un insecto gigante, mientras que las formas desarticuladas que componen el cuerpo (que han sido caracterizadas como “huesos”) fueron pintadas sobre un fondo neutro ocre con una banda celeste en el centro, representación de la arena, el mar y el cielo. Otras de las obras de esa época con motivos de bañistas son ‘Figuras a orilla del mar’ (1931) y ‘Bañista con pelota’ (1932).

emocion

Aunque Walter fue la modelo principal de esos años, Picasso pintó figuras femeninas para las que usó otras modelos. La figura de ‘Gran desnudo en un sillón’ (1929), un desnudo con grandes dientes saliendo de la boca abierta, se supone es un retrato de Koklova, mientras que la modelo de ‘Busto de mujer con autorretrato’ (1929), en la que Picasso incluyó su propio perfil, no ha sido identificada.

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

fragmentos

banistas

Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)

crisis

surrealismo

Amante

monstruos

Distorsion

emocion

mujer

0 comentarios - Pablo Picasso periodo surrealista (1925-1937)