El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Diseño Argentino "Sillón BKF"

Anuncios

Diseño Argentino "Sillón BKF"

Origen:

En 1937 el catalán y arquitecto Antonio Bonet conoció a los arquitectos argentinos Juan Kurchan y Jorge Ferrari, en el estudio que tenía Le Corbusier en París. Allí trabajaron juntos por un año desarrollando el Plan para Buenos Aires. Diseñada en principio por Jorge Ferrari-Hardoy, fue presentada por sus socios Juan Kurchan y Antonio Bonet como de diseño de Ferrari Hardoy, en el tercer Salón de Artistas Decoradores de Buenos Aires en 1940. En la ocasión, el grupo envía una nota al salón indicando la autoría de Ferrari. De todas formas se lo conocerá como silla BKF (Bonet, Kurchan y Ferrari), también conocida como "Butterfly" ("mariposa" en inglés), que fue el nombre con el que se la fabricó ilegalmente en EE. UU.. El diseño fue reproducido en un principio por la firma Artec-Pascoe, hasta que en 1945, la empresa estadounidense Knoll la lanzó a la fama. En los años 50, diversos fabricantes bajo diferentes nombres produjeron más de 5 millones de sillas BKF, variando algunos materiales y colores.
arte

Diseño:

El diseño pudo tener origen en la versión de la silla “tripolina”, diseñada por Joseph Beverly Fenby. En 1855 puede verse en antiguas fotografías a soldados ingleses o norteamericanos con este modelo en las playas, se trata de un modelo de silla plegable en madera, herrajes de bronce y lona.

sillones

En el modelo original de la BKF, el peso del cuerpo recae al sentarse sobre una funda de cuero dividido en cuatro partes para conseguir la superficie gausa necesaria para adaptarse al cuerpo que descansa, y se apoya en una estructura fija de varillas de hierro redondo macizo de 12.7mm de diámetro fabricados con dobladoras hidráulicas semiautomáticas de precisión en el curvado.
diseno industrial
Todas las uniones se realizan con máquinas automáticas y la terminación es pulida a mano. La pintura es del tipo epoxi de cocción a alta temperatura. Hay en ello un esfuerzo por engarzar dos “materiales”, dos mundos: uno fijo y uno móvil, uno duro y otro blando, uno industrial y otro artesano, uno mineral y otro animal, uno futuro y otro pasado. Su morfología estructural entrega un dinamismo constante, que se contrapone a la acción de descanso. La silla BKF impulsa a la persona a dejarse caer en su asiento, recostarse, hasta de llegar a una posición fetal. La silla deviene así, en sillón.

decoracion de casas

Presentación:

En 1943, el BKF fue expuesto en las tiendas Harrods de Florida durante el primer Salón de Artistas Decoradores de Buenos Aires y ganó el Primer Premio. Ese año, el estadounidense Edgard Kaufman Jr. compró dos sillones por 25 dólares cada uno. Uno fue a parar a la colección permanente del Museo de Arte Moderno de Nueva York (MoMA) y otro, a una de las casas de su padre, coleccionista de arquitectura que tenía una obra de Richard Neutra, otra de Mies y otra de Frank Lloyd Wright (la Casa de la Cascada).

bkf argentina

En 1944, el MoMA le otorga al BKF el Premio Adquisición. En 1945, Bonet, Kurchan y Ferrari presentan su sillón en el Pabellón "Jeu de Pomme" de París. El director de la revista Architecture d'Aujourd'hui se enamora de la pieza y comienza a producirla para los lectores de su revista con el nombre “Sillón AA”. En los Estados Unidos, a su vez, el catalán José Luis Sert también comienza a producirlo y luego lo hace Hans Knoll con el nombre de Butterfly.

Diseño Argentino "Sillón BKF"

Concepto


Contrariamente a lo que ocurre con otros muebles, el BKF, no actúa marcando una relación con otros muebles o reforzando la definición de un espacio; por el contrario, tiene una presencia objetual autónoma y actúa como un estallido controlado, especialmente activo desde todos sus ángulos, en todas sus proyecciones. No es casual, al margen de razones comerciales, la feliz redenominación norteamericana: “buterfly”, mariposa, luego ligera, volátil, provisoria, indefinida, transformable, inestable y bella. Es justamente la medida en que esas relaciones entre materia, uso, sensibilidad hacia lo “otro” y espacio que se dan en el sillón BKF lo que lo han transformado en un objeto que jamás ha caído en desuso, por ello, el BKF ha superado hace ya tiempo los cinco millones de copias. Soslayando ortodoxias, coleccionismos o juegos de mercadotecnia de diseñadores, se ha instalado en el imaginario moderno desde 1938 y actúa con la potencia de un signo: donde está, allí hay un espacio “moderno”.

El BKF hoy

En el año 2002 en un concurso internacional triunfa una síntesis entre la tripolitania y el BKF. Con 8 piezas en lugar de las 10 piezas de madera de la Tripolina, es una versión plegable del BKF.

arte

El BKF 2000 es una versión para exteriores que se utiliza en plazas de Buenos Aires. Mediante una nueva materialidad de hormigón armado logra alcanzar los requerimientos de un Producto Público, manteniendo la característica geometría del diseño original y confiriéndole una vida útil indefinida.



link: https://www.youtube.com/watch?v=vkGb-G9kzoo

Anuncios

2 comentarios - Diseño Argentino "Sillón BKF"