El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Encuentros mundanos

Ella es como una piedra filosofal que un alquimista designio me puso enfrente, con su poder magico transforma mi ser en un otro ser, los sentidos son oro y mar contra lejania, los pensamientos sucumben ante un paraje de misteriosos ojos que me ven desde adentro. El dormido naufrago entre el arullo de ese vaiven preso de un dolor sutil que acompaña al sometimiento y a la felicidad de encontrarme mutante en resplandor. El sol quebrando el hielo, la sombra durmiendo a la flor, naturaleza que no encuentra ley para descifrarla.

Marcos era un tipo asombrosamente calmo, un solitario especimen de una sociedad cambiante, de carne sutil de sangre que hierve, una contradiccion que no tiene topicos donde resurgir. Enfrente de una clase, llena de jovenes estudiantes, aprestados a hacer pasar el rato ante una exposicion, subitamente sintio que la inusitada exposicion y visibilidad que tenia frente a si lo cubria con un halo de seguridad y de un sentimiento sobre un sentido superior a si mismo. Aquella tarde, un tipo nada comun encontro a las 16:34 en una boveda amurallada de felpa contra incendios y poco mas que medio centenerar de personas, un espacio cuantico casi milagroso donde exisitio brevemente. En ese espacio, que era lo mas parecido a un torbellino de imagenes movidas, a ratos todo discurria lento a ratos rapido, a ratos en la seriedad del asunto a ratos entre la miseria y el goce comico. Entre una y otra cosa, el sabia mas que nada que su vision que no era para nada hortodoxa tenia una subita inspiracion de confianza y de espontaneidad que lo volvian un acrobata de esos que dan vueltas en una esfera de metal, a ratos imprimiendo gas a ratos tratando de soportar la materializada experiencia de los pensamientos amontonados contra gravedad. Entre el publico, estaba ella, una persona que hasta entonces por circunstancias poco explicables habia llevado un transito mas bien simultaneo, por la vida de un pasillo a otro andando contracorriente y en trasversal, llevando un sentido humano tan enervado entre los sentimientos que era dificil pensarse, a veces perdida entre murmullos y risas aniñadas otras con el dolor punzante y estrenduoso de la victoria momentanea. Ella era Maria, una dulcinea que navegante entre unos hilos secretos urdia tramas poco dadas a los ojos de un mundo casi por entero materialista. Ella estaba alli, un trozo mas de pan que no se mordia, quizas un cordon que se desataba o un gato que cruzaba la ruta, cualquier cosa habria hecho que los sutiles designios que alli ocurrian no tengan lugar. Pero alli estaba, y no era menos importante. Si tan solo, una de las premisas que acompañaban la trayectoria del despreocupado caminante que era Marcos para perderse entre la facinacion como era quedarse triste con sus amigos, en un simposio de desaprobaciones todo ello lo valia y aun mas.
Es extraño, hasta lo absurdo como un nimio detalle, ocupaba tanto espacio entre los pasos algo retorcidos de Marcos. El tipo en si era un idealista, pero sobre todo un idealista fantasioso pues las ideas no eran tales sino fantasias de fantasias, como las mamuscas que relaban los parientes que viajaban antaño a Europa, por lugares que parecian traidos de otros mundos. Mientras mezclaba con total desproporcion lo tangible de una realidad deforme con las posibilidades de una imaginacion combulsa vivia, o eso creaian por lo menos sus sentidos. Le crecia la barba, las uñas o le salia un lunar nuevo, pero en el todo estaba ligado a un sentido tan despreocupado de si mismo que era comparable a un animal, que no poblaba la selva sino que sobrevivia a su propia naturaleza, un ser imaginario. Nunca le habia hecho falta tener amigos imaginarios, adentro suyo como un rompecabezas habitaban multiples dimensiones de mundos solapados, donde el mismo tenia muchos vertientes y los vericuentos de su memoria eran riscos donde una caia a mas no ser que fuera un mundo donde predominaban los planos en aberracion.
Entre mar y decierto, en un viaje de esos de verano pero en primavera pues se sabe que el clima esta producido en desfases por la polucion o porque es capricho de una generación de abuelas que perdieron sus rumbos en climatologia, pero fuera lo que fuera todo debia seguir, aun si era una mera adaptacion. Entornados los ojos, fijos los deseos, un sonido fresco y agil retumbo destronando a Maria de la mente de Marcos. Ella alli sentada, viendo sin ver a un tipo que es imposible de verse, esperando una calesita que la lleve a un mundo de tantos. Y el tipo ahi, parado en su longitud mundana, espirgado y con torpeza, en un sextante izquierdo a mas o menos 20 metros, en un gesto cabelleroso cediendo el asiento a esas extrañas féminas. De momento, ahi mirando, sin ser vistos dos seres que encontraban designios entre pausas para no verse mas. Alli habia un magnetismo de comunion, que por cualquier duda no tenia absolutamente nada que ver con vestidos blancos y ceremoniales de amastramiento frente a un ritual añejo. No aquello era otra cosa, un sentido que no tenia conceptos ni definiciones, un sentimiento de unidad de polvo en el viento, de coreografia sincronizada de unidad en armonia con el todo, daba igual si eran chorros de agua en un acantilado o por si acaso era un choque en un viejo autobus contra voluntad de dos desconocidos dando paso a que a el se le cayeran los lentes de la vista y todos los presentes saltasen para no quebrantarlos de un modo comico y caricaturesco. Lo cierto es que ella, que por lo demas era hermosa, sintio presente frente a si, a algo importante, un subito sentido de preocupacion, quizas parecido al de una madre frente a sus hijos al andar por primera vez en bicicleta por un parque herrumbrido de pastos secos.

1 comentario - Encuentros mundanos

yumiko2011 +1
solo ley asta encuentros mundanos