Poemas de Jàime Soriano

Poemas de Reflexión


Poemas de Jaime Castañé Soriano
Es un conjunto de poemas que tratan de
distintos temas, cuatro en total de ellos se
desarrollan entre un joven y un frondoso árbol que
responde a las dudas o preguntas que el muchacho
le expone, por supuesto dentro de un universo
virtual.
Se ha escogido al árbol en estos cuatro
poemas como uno de los más grandes amigos del
hombre de todos los tiempos por sus cualidades
obvias que todos conocemos pero que a veces
escasamente las consideramos. De él se obtiene el
oxigeno, la sombra, el agua, una temperatura
agradable, alimento, medicamentos y que además
de otras muchas… con frecuencia nos ofrece su cuerpo, la tan preciada madera
que para tanto nos sirve y que a veces no agradecemos suficientemente. Pero
todos estos poemas empiezan con la imagen de un árbol y algunos con la
leyenda correspondiente.
Hay otros poemas que versan de distintos temas que también se agregan a
este corto poemario.


Jaime Castañé Soriano




MI ÁRBOL Y MI DESTINO
MI ÁRBOL Y UN INSTANTE
MI ÁRBOL Y EL TRABAJO
MI ÁRBOL Y EL DINERO
NUNCA SE MUERE DEL TODO
A MIS PADRES QUE NUNCA PARTIERON
¿QUÉ SI SE LO QUE ES AMOR?
DUDAS QUE CORREN POR DENTRO





Mi Árbol y Mi Destino

Cuando se mira sin ver,
cuando la tarde se aleja,
cuando ya nada hay que hacer
y el alma se nos expresa,
bajo el árbol que me abriga
aquel que me vio crecer
presiento que me cobija
con fiel agrado
Son tantos años amigo
que juntos hemos pasado
que cuando hablo contigo
mucho me queda aclarado.
Pues guardas mis confidencias
cuando te expreso mis dudas.
Los años son tu experiencia
cuando me ofreces tu ayuda.
Y aunque es difícil creerlo
me
Es un lenguaje muy bello,
uno de clara respuesta,

y placer.
respondes y aconsejas.

que no precisa de voces
ni de frases ni expresiones.
Es el alma la que oye
y el corazón quien responde.
Contigo en la inmensidad
contemplando el aire fresco
contestas con claridad
dudas que fluyen por dentro.
La pregunta que me inquieta,
te confieso compañero,
es de difícil respuesta
pues no le veo asidero.
¿Es el destino un camino?
¿Uno sólo sin opción?
¿O el futuro tiene cambios
de acuerdo a la situación?
Lo que pretendo decir,
te aclaro mi fiel amigo,
es si puedo prevenir
piedras que tenga el camino.
Después de varios instantes
de misterioso silencio
una voz grave y vibrante
con hojas, ramas y viento,
le contesta con su acento
que los años han curtido,
pues es un árbol muy viejo,
muy grande, sano y fornido
El destino, caro amigo
no es fácil de concretarlo
pues es también relativo
de acuerdo al ser adecuado.

Aclarando mis palabras
lo que te quiero decir,
las vidas que el mundo talla
las que están y por venir,
tienen distintos destinos
debido a su condición
mientras unos son movidos
otros carecen de acción.
Por eso no puede ser
tener el mismo destino,
el árbol no ha de tener
el que pueda ser tu sino.
De manera tan igual
existen claros ejemplos,
yo permanezco tal cual
casi sin ruta en el tiempo,
sin embargo buen amigo
cuando se trata de ti
te mueves y abres camino
o… me preguntas a mí.
¿Recuerdas aquella tarde
que los años han guardado?
¿Cuándo humilde y sin alardes
tu destino fue forjado?
Eras joven e impulsivo,
eso que ofrece la edad.
Me preguntaste cohibido
pero con gran seriedad
si convenía aguardar
para casarte después
hasta tu grado alcanzar
o bien hacerlo al revés.

Tu decisión fue sensata
pues decidiste estudiar.
Ella en esto ha sido ingrata
pues no te quiso esperar.
Hoy tienes un bello hogar,
proteges a tu familia.
Porque quisiste aguardar
has cimentado tu vida.
Pero todo es relativo
como al principio te dije
pues decidiste mi amigo
sobre una ruta posible.
Si se trata de otra meta
que no puedas concluir,
no tendrás ninguna puerta
que te permita seguir.
Así que el destino tiene
cambios muy bien limitados.
En ellos uno decide
y su sino es reformado
Por eso mi viejo amigo
cuando decidas andar,
escoge bien el camino
por donde habrás de pasar
pues las huellas que allí dejes
aún las de suave pisar
aunque se trate mil veces
jamás se habrán de borrar
Otra vez un gran silencio,
sólo el aroma del viento,
la penumbra y el consejo
de un claro y buen pensamiento
Tienes razón viejo sabio,

nada se puede escribir.
Siempre puede haber un cambio
que reforme el porvenir.
Por eso entiendo y comprendo
que si hay que decidir,
habrá que hacerlo con tiento
si no se quiere sufrir.
Aquella noche quedó
dormido junto a su amigo
y el árbol lo cobijó
para librarlo del frío.

Jaime Castañé Soriano


MI ARBOL Y UN INSTANTE

Buenas tardes fiel amigo,
bajo tu sombra de nuevo
que da la paz y consuelo
que encuentro siempre contigo.
Hoy tengo otra pregunta
¿Cómo defino un instante?
¿Será del tiempo una parte?
¿Qué opinas de mi consulta?
Pero ante todo deseo
darte un abrazo profundo
con todo el amor del mundo
desde el alma que poseo.
Esperó mientras miraba
con derroches y esplendores
pleno de vivos colores
un sol que se retiraba.
Desde su alma, pensaba
¡Otro ocaso y otro día!
¡Uno menos en la vida
y otro más que se agregaba!

¿Así debería ser
o era de otra manera?
Tal vez el árbol supiera...
preguntaría después.
Era joven todavía,
quedaba mucho que hacer.
Pero iba a envejecer.
Esa es la regla en la vida.
Las ramas altas y bajas,
sin brisa, viento y en calma
se mecieron dando al alma
de aquel que lo consultaba,
un mensaje de amistad
una señal de cariño
del viejo árbol amigo
lleno de sinceridad.
Puso a su conciencia alerta
pues era la que escuchaba
cuanto el gigante expresara
dando a sus dudas respuesta.
De nuevo la ronca voz
que tantas veces le hablara
explicando breve y clara
respuestas de gran valor.
Desde este mismo principio,
meter al raro momento,
dentro de un lapso de tiempo,
carece de todo juicio.
Si el tiempo fuera el camino
de un instante calcular.
¿Qué parte habrá que aplicar
qué en él esté comprendido?

Por pequeña que ésta fuera
siempre un poquito tendría
y al moverse debería
dejar un rastro siquiera.
Pero un instante es presente,
no puede ser de otra forma,
pues lo contrario conforma
un absurdo contundente.
Así me atrevo a decir
que es al contrario lo expuesto.
El tiempo en él está puesto
y no se puede medir.
A menos que con la mente,
se le dé forma a un momento,
imaginando un concepto
más propio del subconsciente.
Sólo se vive en presente,
no hay modo de discutir.
Se planea el porvenir
y del pasado se aprende.
Pero nuestra vida está
en un instante o momento
y es el presente su asiento
con toda seguridad.
Por eso cabe afirmar
que es sólo imaginación
el tiempo y su condición
que nos ha puesto a pensar.
Tus padres y tus abuelos
y todo lo acontecido
es un presente escondido
junto con todos sus sueños.

Es cuestión de dimensión,
usamos el mismo instante.
Es una regla constante
de nuestra imaginación.
Todo viaje en el tiempo
es producto de la mente.
La cual vive en el presente
fija siempre en su momento.
Tenemos la explicación
en este nuevo concepto
de lo finito y eterno
del tiempo y su condición.
El muchacho muy callado
meditó profundamente
lo afirmado de repente
por su amigo venerado.
Verdad era y acertaba,
que todo cuanto ocurría,
de un instante salía
y en el mismo se quedaba.
No había tal transición
que se pudiera medir
pues era sólo un fluir
de virtual concepción.
En el pasado quedaban
sin salirse de su instante,
con fiel condición constante,
que sin duda confirmaban.
Si la vida, eso es,
donde no existe el pasado,
ni el futuro proyectado.
¿En qué debemos creer?

El árbol en un susurro
dijo que toda propuesta,
dando fin a su respuesta,
era pensamiento puro.
Con esta gran conclusión
invitó a su caro amigo
a recorrer el camino
con clara imaginación.
De noche volvió a quedar
bajo sus ramas dormido
y otra vez el buen amigo
lo tuvo que cobijar

En el mundo virtual
a donde impera la mente
de una manera evidente
todo se vuelve real
y así un árbol sin igual
fuerte, alto y muy tupido
da a su amigo consentido
si una pregunta es expuesta
clara y precisa respuesta
con convincente cariño..

Jaime Castañé Soriano




MI ÁRBOL Y EL TRABAJO
¡Con el sudor de tu frente
el pan habrás de ganar!
Y aunque luce contundente
probado y muy consistente
e imposible de evitar,
quizás exista un camino
que nos agrade pensar,
que conforme otro destino
con natural forma y tino
que nos convenga aceptar

¡Ah, mi buen árbol amigo!
¡Siempre recelos y dudas!
Pero es que estando contigo
entiendes lo que te digo
y me das claras ayudas
Quizás debido a la tarde,
plena de brisas y olores
puedes llegar a inspirarte
y contestar sin alardes
cuando ruego tus favores
Tenía por condición
hablarle con gran cariño.
Lo hacía con convicción
con segura devoción
y amor al árbol querido.
Entrada la tarde estaba,
fresca, fragante y hermosa,
sin viento y brisa calmada
de primavera colmada
y del color de la rosa.
Era en verdad placentero,
para aquel viejo curtido,
complacer al compañero,
siempre agradable y sincero
su consentido y amigo.
Con el estilo de siempre
de movimiento de ramas,

con hojas llenas de verde
y su inmenso tronco fuerte
dio a entender que razonaba.
Con voz que sólo escuchaba
su corazón y su alma,
recibió el joven respuesta
a su duda bien expuesta
tal cual como lo esperaba.
No es totalmente cierto
que así se deba vivir,
como infinito concierto,
que tiene al mundo despierto
y que no ha de concluir.
Un trabajo cotidiano,
asqueroso y denigrante,
mal pagado y despreciado
tiene un tiempo limitado,
si la ciencia va adelante.
Y si las otras doctrinas,
no se oponen a su avance,
o sea, sin un percance
y ayudan con disciplina,
con sinceridad constante
tendremos que cada vez,
los trabajos opresores,
causantes de sinsabores
irán dejando de ser
y quedarán los mejores.

Pues los hay con tanto mal,
tan sucios y son tan bajos,
de condición sin igual
que ni un humilde animal,
debiera de realizarlos.
Las herramientas están,
la ciencia y tecnología,
con voluntad y energía,
por esto no tardarán
en lograr la mejoría.
Pero hay otras razones
que impiden un porvenir
donde lleguen condiciones
que alimenten corazones
que nos libren del sufrir
Y son, mi joven inquieto,
que se debe trabajar
con poco o ningún respeto
casi todo el mes completo
mañana, tarde y aún más.
El esfuerzo proporciona,
en unos cuantos países
entradas al que labora
si el sistema colabora
para vivir más felices
Pero hay otras naciones
aun que se trabaje igual,

en pagos y condiciones,
incluso con más labores
donde el contraste es brutal.
Esto, si se tiene suerte
de conseguir un empleo.
Pues es mucho más frecuente,
que sufre siempre la gente,
la miseria y desempleo.
O reducimos horarios,
que nos den para vivir
o los sistemas cambiamos
por unos nuevos y sanos
de labores a cumplir.
Se dice y ha de ser cierto,
que la gente sin trabajo,
es más o menos un tercio
en la industria y el comercio
en este mundo en que estamos.
Pues aunque la ciencia aporte
sus más exquisitos dones,
si el dinero es quien dispone
y el mismo sistema impone
cada vez habrá más pobres.
El joven lo interrumpió
al referirse al dinero
puesto que no lo entendió
y además lo confundió
que sea el mal verdadero

Querido árbol amigo:
¿Debo de tu explicación
y comprenderlo es preciso
que el dinero es un castigo
y nunca habrá redención?
¿Mientras domine el dinero
duro habrá que trabajar
y el hambre habrá de imperar?
¿Hay que cambiar el sendero,
o nada lo podrá aliviar?
El árbol no contestó
por unos cuanto momentos
pues este tiempo sirvió
ya que así lo pretendió
y entendiera los conceptos
El trabajo como tal
no hay duda que acabará,
pues la ciencia sin rival
libre completa de mal
pronto o tarde se impondrá
Preveo un mundo cabal,
que dicha trabajar sea,
y el hombre pueda al final
de este sistema infernal
resuelto y libre se vea

Lo que he querido apuntar
es que el dinero entorpece
y seguro va a estorbar
cuando se deba aplicar
el sistema que se quiere
¿Y cuál será este sistema
qué insinúas debe ser…?
¡Ah¡ Pero sería otro tema
y seguir es un problema…
¿Podemos verlo después?
El muchacho lo expresó
completamente rendido
y el árbol lo cobijó
cuando por fin se durmió
para librarlo de frío.

Jaime Castañé Soriano



MI ÁRBOL Y EL DINERO
¿Recuerdas fiel compañero
que en estos días pasados
te referiste al dinero
como un estorbo pesado?
Apuntaste que el sistema
debiera de corregirse
de modo que permitiera
al trabajo redimirse.
Pero quedé tan dormido
que no te pude escuchar,
por lo tanto buen amigo,
quizás quieras conversar.
De nuevo en la tarde era
y como gran coincidencia
era hermosa, clara y fresca,
plena de flores y esencias.

El árbol volvió a moverse,
como lo solía hacer,
ramas y hojas muy verdes,
preparándose a exponer.
Como otras muchas veces
hablaría sin palabras
era el lenguaje de siempre
que el corazón escuchaba
Recuerdo bien tu pregunta
sobre el trabajo excesivo
y contesté a tu consulta,
pero quedaste dormido.
Dije muy bien y recuerdo
que el sistema ha de cambiar
evitando que el dinero
nos deba de gobernar.
El sistema que sostengo,
debe ser el que vendrá,
después de ciertos conceptos,
que nos conviene aclarar.
Primero quiero apuntar
que si es una compañía
la que deberá pagar
el salario o la comida
al costo lo ha de cargar.

Y si es quien paga el gobierno
los sueldos al personal,
seguirán habiendo impuestos,
tan fácil como sumar
Si alguien a de pagar,
aunque se quiera evitar,
al costo lo ha de cargar,
repito, fácil como sumar.
Si el horario reducimos
para ofrecer más empleos,
siempre al final concluimos
en un aumento de precios.
Precios bastante elevados,
porque el sueldo sigue igual.
Nada hemos reformado.
No es el camino ideal.
Pareciera de lo expuesto
que una salida no hubiera.
Pues todo está tan dispuesto
que poco hacerse pudiera.
El modo de hacer dinero
se basa en normas muy raras.
Recordemos otro tiempo
cuando el oro gobernaba.
Era el llamado patrón
que respaldaba al dinero
debido a su condición

de escaso y muy duradero
No subía ni bajaba
tenia una oferta fija
de este modo se lograba
una estable economía.
Su producción era escasa,
pero en base a lo expresado
algo el dinero aumentaba
circulando con respaldo.
Casi no había inflación,
pues el dinero se anclaba
a esta gran condición
que todo el mundo acataba.
No es el sistema ideal,
de esto estamos muy claros,
pero hacía menos mal
que el actual sin respaldo.
¡Quien lo dude que medite
y con sinceridad exprese!
¿En qué moneda se pide
que todo el mundo cotice?
La comida, el combustible,
materias y otras monedas
¡El dólar indiscutible,
es el único que ordena!

Que no sube y que no baja,
que se mantiene en el centro,
como reina bien montada,
con su corona y su cetro.
¿Qué respalda a esta moneda
debemos de preguntar,
que la convierta en vereda
que todos han de cruzar?
Sólo su gran condición
de ser el líder del mundo.
Y por fuerte y gran nación,
al oro el dólar se impuso.
El dólar es la reserva
que tienen muchas naciones,
menos para quien la emite
por sus obvias condiciones.
Por eso digo e insisto
que el sistema ha de cambiar
por otro que de un respiro
a toda la humanidad.
¿Y cuál quieres apuntar
que sea tan eficiente
que nos convenga aplicar
a todos los continentes?
¡Paciencia joven amigo!
Primero dije el porqué,
ahora contaré el camino,

tal y como formulé.
Recuerda que te expresé,
que si el patrono es quien paga,
el costo debe crecer
y el precio así se dispara.
Pareciera que no hubiera
una salida cabal.
Que todo esfuerzo se hundiera
en el mismo lodazal.
Pero siempre hay un camino
si es que se quiere encontrar
y en este caso preciso
te lo voy a detallar
Todo costo en esta vida
es por la labor prestada.
Si ésta fuera gratuita,
ningún valor se cobrara.
Pero un salario hay que dar,
sin pago no hay vocación.
Lo que se debe buscar
es que no cause inflación.
Y aquí está la solución,
si así se puede llamar,
pues causará conmoción
cuando se quiera aplicar.
¡Un banco inmenso de datos,
libre de infiel coacción,

donde el sueldo sea dado
de acuerdo a su condición!
Cada persona tendría
una tarjeta matriz
en la que se escribiría
todo de cualquier cariz.
Los sueldos se abonarían
al empleado tan sólo.
Y el empresario tendría
el ingreso de su logro.
Lo que a decir equivale,
que el empresario eficiente,
será el qué el empleo avale
de una manera consciente.
Su ingreso o subvención
de su lucro lo obtendría.
Pues con esta condición,
la inflación se detendría.
Al no pagar los salarios
no habría más conclusión.
Pues los precios arbitrarios
tendrían su oposición.
Lo mismo los del gobierno,
todo público empleado,
al no pagar ningún sueldo
no habría impuesto acordado.

El camino queda abierto
para cualquier situación
¿Se precisa dar empleo
y se busca solución?
Con reducir el horario
tenemos la condición,
de que un desempleado
encuentre una ocupación.
Y al no pagar el patrono,
ni el gobierno su salario,
no habría aumento de costo,
ni con reducido horario
El hombre al final podría
dedicarse a otras cosas,
el tiempo libre tendría
y buen trabajo de sobras.
Y la pregunta final
si se quiere meditar.
¿No es el trabajo ideal
como reserva formal?
El trabajo da riqueza
porque de ella vivimos.
¿Habrá una mejor reserva,
te pregunto fiel amigo?.
¿Existe otro ingrediente
que lo pueda aventajar,
si se apartan intereses
de manera personal?.

Era muy tarde y de noche
pero aquel tema tratado
fue tan pleno de derroches
en los detalles hablados,
que el sueño no lo atacó
como solía abatirlo
Pero al tiempo se durmió
en paz y muy convencido.
Las horas de ocio tal vez,
de ocupación bien pensada,
debieran ser empleadas,
para evitar un revés.
Pero este será otro tema,
y la tarde al fin se fue,
más tarde diré el porqué,
cuando puedas y tu vengas.
Esta última expresión,
la escuchó casi dormido
y otra vez con gran pasión
el árbol fiel a su amigo
con las ramas lo cubrió
para librarlo del frío

Jaime Castañé Soriano




Al amigo que sufre el tormento de vivir estas
prosas y que no pretenden dar consuelo a
tal dolor, sino sólo resaltar la verdad relativa
que nos rodea.
Nunca Se Muere Del Todo
Nunca se muere del todo, buen amigo
Nunca se muere del todo
Cuando al dolor te acostumbres
Cuando se imponga la vida
Cuando con tímido esfuerzo
Se asome la dulce calma
Verás que los ojos del fruto
De aquella semilla sembrada
Son los mismos de aquel hijo
Por siempre amado y presente
Y verás la misma piel
Sonrisas, labios y gracias
Y comprenderás entonces
Que no se muere del todo
Que a través de la semilla
La misma vida prosigue
En nietos y otros destinos
Sólo cambios con recuerdos
Recuerdos dentro del tiempo
Nunca se muere del todo
Nunca se parte del todo.

Jaime Castañé Soriano



A MIS PADRES QUE NUNCA PARTIERON
Aquel pequeño lugar, aquel donde yo nací
y el cual acabo de ver, después que de él partí.
Pasados muchos inviernos me acerqué a mi rincón,
Todo igual, todo tan quieto, daba el momento la
idea
que nada había cambiado.
¡Mis padres pronto hablarían!
¡La comida está servida!
¡Ven pronto, porque se enfría!
¡Mis padres, eternos padres, siempre pendientes de
mí!
No sé si tuve otras vidas pero la que me tocó vivir,
me dio padres exquisitos que nunca podrán partir.
Viven dentro de mi alma, me hablan y me
confortan.
Nunca se fueron del todo, están cerca y los
escucho.
Cada instante, cada día, fueron tantos y tan buenos,
que nunca podrán morir, que siempre estarán muy
cerca,
hasta que deba partir… entonces vendrán de nuevo,
de otra forma, de otro modo,
por toda la eternidad, para siempre, todos juntos.
¡Qué bueno haberlos tenido! ¡Qué bueno que no se
han ido!
¡Qué bueno que estén conmigo! ¡Gracias doy por
esta vida!

¡Gracias a Dios por su gracia! ¡Por la vida, por mis
dones y…
por todo lo demás!
¡Qué bueno que no se han ido! ¡Qué bien me
cuiden así!
¡Mis padres, eternos padres, siempre pendientes de
mí!

Jaime Castañé Soriano


¿QUE SI SE LO QUE ES AMOR?
Se muy bien de que se trata…
cuando me acuerdo de ti,
amor que un día naciste
y que vives aún en mí.
Los años pasan muy lentos,
muy lentos en el principio,
después devoran los tiempos
pero el recuerdo está aquí,
aquí, en mi pensamiento,
firme y lleno de frescor,
joven y bien protegido
del viento y de su rigor.
¿Qué si se lo que es amor?
¿El amor más dulce y bello?
¡Claro que se que es amor!
Amor es amar la vida,
amor es querer vivir.
Amo el pasado y presente,
lo que me da un porvenir,
aunque sólo esté en mi mente
y sea impreciso medir.
El pasado que mantengo
lo viví y está latente.
¡Tengo muy buenos recuerdos!
Los lejanos y recientes.

Se presenta en la alborada,
cuando el alma se levanta,
cuando la vida comienza,
cuando no se piensa en nada
cuando todo es esperanza.
Este es un bendito amor,
uno primero en la vida.
Ese nos abre las puertas
a un mundo de maravillas.
A un mundo que no juzgamos,
que aceptamos sin reservas.
Sencillo, puro, completo,
que nos hace comprender
la bendición de la vida.
Amor es el primer beso,
una caricia, un deseo.
El reencuentro, el juntarnos,
el vernos ambos de nuevo,
hace feliz el momento
y nos llena de contento.
Cuando corre algo por dentro
difícil de describir
pero es bello y placentero.
¡Esa es la vida completa!
¡Esto es sentirse vivir!
¿Que si se lo que es amor?
¡Claro que se que es amor!
Dos almas llenas de ansias,
que se entienden, que se aman.

El mundo se ve distinto,
distinto a la realidad.
Hay inocencia bendita
libre de toda maldad.
Se ama la vida toda,
la luz, la rosa y la calma,
el sol, la tierra, la aurora,
una piedra, una rama.
Se ama lo que se ve,
se toca o se percibe
todo tiene buen color
esto es saber del amor,
es por eso que se vive.
No importa cuantos veranos,
no importa si son otoños,
si hay cariño, si hay calor,
se sabe lo que es amor.
Ese amor que conocí,
que queda libre en mi alma,
aquel que me hizo hombre,
aquel que me vio crecer.
También me hizo entender
que no importa que se aleje,
pues siempre otro aparece
cuando el destino lo quiere.
Es este amor que ahora tengo,
el que me alienta a vivir.
Compañera de por vida
hasta que deba partir.
Tengo todo lo que quiero,
junto a ella estoy feliz,

ella es mi vida, mi anhelo
¿Qué más se puede pedir?
Y si después de esta vida
otra vida se nos da
ruego que sea ella misma
quien me deba acompañar.
¿Qué si se lo que es amor…?
¿…Si lo puedo describir?
¡Claro que se que es amor!
Amor es saber vivir.
Amor… amor es querer vivir.

Jaime Castañé Soriano


DUDAS QUE CORREN POR DENTRO
Dios infinito y eterno,
inmenso y omnipotente.
Todos los días del mundo,
bien como tú lo sabes,
pretendo entender la vida.
Intento arrancarle algo.
Pero me asaltan las dudas,
incluso de porqué eres.
Acepto la idea firme
de tus formas infinitas,
y una cualquiera a la vez,
si el momento lo precisa.
¿Cómo se pinta el destino?
¿Qué forma el aire conforma?
¿Cuál la del pensamiento es?
Muchas o pocas o nada.
Todas dependen de mí.
Casi lo doy como cierto
y quiero dejarlo así...
...si no tuviera mis dudas,
dudas en mi entendimiento.
Te doy perfil y lo cambio,
muchos y nada a la vez,
universo y bella flor,
insecto, arena y calor.
Los padres que se despiden
y que nunca volverán.

Infinito y limitado,
eterno y perecedero,
pasión, frío y mar inmenso,
nubes, aromas y algas,
dolor, tormento y la gloria.
Eres todo y mucho más...
…Y aún dentro de este concepto,
sigue presente mi duda.
¿Eres por qué yo soy
y de este modo te expresas?
¿O será que me lo dices
y tus respuestas no entiendo?
¿Si eso fuera verdad,
me pregunto una y mil veces,
pero por qué no respondes
a mis sentidos conscientes?
¿Por qué tu presencia es firme
sólo a través de tu obra?
¿Por qué será necesario
que se confunda la vida
entre el llanto y la alegría?
¿Entre el nacer y el morir?
¿Entre el trastorno y la calma?
¿La enfermedad y el vivir?
¿Para qué tanta tragedia?
Se camina con la muerte,
ésta es la ley que nos rige.
Al fin tendrás que partir,
no queda otro camino.
¡Tragedia que hay que admitir!
¿Será que mi pensamiento
así lo quiere y define?

¡Quisiera que aparecieras
y me dijeras que hacer!
¿Por qué estoy en este mundo
y qué pretendes de mí?
¿Por qué existes y en que piensas,
a donde debo llegar?
¡Debe de haber un destino!
¡Una razón que lo explique!
¡Algo qué aclare la ruta,
qué la llene de sentido!
Y al final de mis sospechas,
encuentro un débil camino.
Uno que puede ser entendido,
que encaja con mi desvelo.
Y presiento que es él bueno,
él que de verdad consiste.
Pero la duda persiste,
aunque me cueste creerlo,
debido a tantas lecciones
una y mil veces metidas,
durante siglos y siglos de
dogmas, cultos y vidas.
Y al fin de cuentas regreso
a mis ideas tremendas,
que rompen con tanto credo
y tercamente me expresan.
¡Qué eres por qué yo soy,
qué existes por qué yo existo!
¡Vives en mis sentimientos
y tomas formas y verbo,
sólo por qué así lo creo
y sólo por qué así lo pienso!

¡Tan sólo por qué yo soy!
¡Sólo por qué así lo quiero!
Si no existiera mi juicio
que permite el pensamiento.
¿De qué importancia sería,
de que manera valdría,
y de que me serviría
él que fueras o no fueras?
¿Qué bien o daño tendría
si no existiera mi mente?
¿Y de qué forma podría
hacer que te percibiera?
¡No habría razón alguna,
si esta condición se diera!
Y entonces, aunque lo dude,
existes porque yo soy,
y mientras esto persista,
serás en mis pensamientos,
y tendrás formas o no
y te encontrarás presente,
eterna o lentamente
y el que te expreses o no,
será porque así lo creo
y seguirás existiendo
¡Tan sólo por qué yo soy!
¡Sólo por qué así lo pienso!
¿Pero... quién me dio la mente?
¿Por cuál motivo la tengo?
Sin ella nada valdrían
las promesas y los premios.

Poco o nada importarían
fieros daños o tormentos.
Su ausencia sin un final,
la nada conformaría.
Ya que de poco valdría
cualquier cosa que ocurriera.
Tanto lo bueno o lo malo
el mismo sabor tendría.
No veo culpa en mis actos,
ni maldad en lo que digo.
Si medito es porque puedo,
se me permite dudar.
No debe haber un castigo
por atreverme a pensar.
¿Y si estoy equivocado
y me espera un gran pesar?
¿Qué delito he cometido?
Uso lo que se me ha dado,
expreso ideas que tengo.
¿Adónde está mi pecado?
No puedo, ni pensar quiero,
que se deba a que perciba,
y que si incumplo lo pague
con martirios de por vida,
y al infinito se extiendan,
si continua mi empeño.
¡Por eso no debe ser,
lo niega mi entendimiento!
Si se persigue una meta
que justifique mi sino,
habrá de ser un motivo
que entienda mi pensamiento.

De modo que nada pasa
si continuo dudando,
siempre será el mismo fin.
El mismo que está en mi mente,
el que tal vez yo planeo,
inconsciente o muy consciente.
Quizás él que yo construyo.
Por eso que cuando pienso,
deduzco que tu sí eres,
que existes porqué lo siento.
¡Tan sólo por qué yo soy!
¡Sólo por qué así lo quiero!
También hay otras sospechas,
las que conforman mis dudas.
Si todo es un pensamiento,
nada estaría después,
ni antes de mis reparos,
de mis continuas zozobras.
Todo sería posible,
el tiempo y la eternidad.
La vida, muerte y la dicha,
mezclado o bien separado,
pues dentro de este concepto
todo sería aceptado.
Y al término de esta vida,
hecha de mi entendimiento,
volvería a ser la mente
de donde nunca salí,
y a donde siempre resido
y a donde siempre estaré.
De manera que es posible
tener dudas y expresarlo.

Por esto pienso que eres
que existes porqué yo existo.
¡Tan sólo por qué yo soy!
¡Sólo por qué así lo quiero!
Repito, mi padre amado,
de una u otra manera,
de cualquier forma que sea
de tú existencia no hay duda,
mis versos lo han confirmado,
con claridad absoluta.
No temo penas ni daño,
si son atrevidas palabras,
sé bien no está de tu lado
ni en tu pensamiento puro
perjudicar a quien amas.
Aunque no puedo evitar
por más que trate y lo intente
que con mi mente presente,
logre dejar de opinar
y persistir en mi empeño,
que existes y que eres vida,
universo, alma y cuerpo.
¡Tan sólo por qué yo soy!
¡Sólo por qué así lo pienso!

Jaime Castañé Soriano

0 comentarios - Poemas de Jàime Soriano