El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El Arte - IDM - Experimental Electrónica

Este es un trabajo que realizé para la secundaria. Estudio Bachillerato artístico, una nueva orientación educativa, y, creo que es la mejor manera de empezar a postear acá.
A decir verdad, si bien soy user desde hace tiempo, nunca había posteado nada, por creer no tener nada interesante para postear...
Sin embargo, hace un rato conseguí el libro de taringa, y leerlo desde el comienzo, tiene esa capacidad de ser conciente de que formás parte de una comunidad,una veraddera comunidad, y quiero también, tener mi derecho a cosas tan sencillas como premiar a la gente que me aporta soluciones en tantos aprietos.

Cuando aprendí a hacer búsquedas en google, descubrí que si anexabas la palabra blog, al nombre del ep que buscabas, lo encontrabas, siempre y cando existiera
Tiempo después, descubrí que si anexabas Taringa a lo que no encontrabas en blog, sucedía lo mismo.
Quiero ser parte de ésto, y esta es la mejor manera de comenzar a serlo que se me ocurre...

La bibliografía al final.

Si encuentran hipervínculos, es que copié el texto de uno de mis blogs.

Abrazo Taringueros!



El Arte

Existen, (en cuanto que derivado del término latino existentia, el vocablo 'existencia' significa "lo que está ahí", lo que "está afuera"[1] y son aceptadas en el mundo occidental, 88, llamémosle figuras, (en un sentido general, en cuanto a la forma externa)[1], que nos han acompañando desde hace mucho tiempo.
Dichas figuras, establecen un código, que perfeccionado en mayor o menor medida a lo largo del tiempo, forman parte intrínseca de la Historia de La Humanidad, como tantos otros elementos, códigos, lenguajes…
Es incuestionable su utilidad, el servicio que nos prestaron, y seguramente, en un mundo tan complejo, tan avanzado, tan tecnificado, aún son estudiadas, comprendidas, y utilizadas.
Forman parte de una interpretación de la realidad. Son una creación del colectivo humano, y poseen sentido sólo para éste. Contemplan nuestro punto de vista, único. En mayor o menor medida, se las puede considerar creaciones Divinas, o simplemente hermosas.
Poseen 88 nombres propios, pero no vienen al caso. Son conocidas como constelaciones, o como “Conjunto de estrellas que, mediante trazos imaginarios sobre la aparente superficie celeste, forman un dibujo que evoca determinada figura, como la de un animal, un personaje mitológico, etc.”
Es muy complejo y atrevido seguir adelante. Es un punto de vista muy personal, muy subjetivo, muy propio de los factores que condicionan la realidad que me he creado, y de la que me ha sido creada, y de la mezcla subconsciente de éstas. Sin embargo, soy un estudiante, y si estoy cometiendo un error, puedo culpar un diccionario impreciso, o poco conciso sería el término correcto, al momento de definir una parte tan importante de la realidad. “…Trazos imaginarios; aparente superficie celeste; dibujo que evoca una determinada figura(…) mitológica”
Parece un poco atrevido, entonces, o quizás, demasiado atrevido, salir en busca de algo, siguiendo una guía tan clara, con respecto a lo que una constelación “es”.
Sin duda son reflejo de una, o varias épocas, donde el hombre se atrevió a interpretar una realidad de la que formaba parte. Y es precisamente por eso, que elegí las constelaciones como guía, como puntapié inicial para atreverme a caminar en dirección hacia lo desconocido, sin tener bien claro, debo admitir, si lo hago como excusa, o como recurso, si son mi estandarte, o un camino, bastante claro desde su señalización, a la perdición.


El hombre primitivo

(No el actual, sino el que se ha considerado primitivo desde siempre… no ése tampoco, el primitivo de verdad, el que rallaba en las paredes, y no de las iglesias, ni tampoco el que hace grafitis…)


El hombre (¿?) de las cavernas (¿?) también tenía cierta habilidad para utilizar trazos naturales, e imaginaba, y representaba ésos trazos como parte, como elemento, como soporte de una realidad, la suya. ¿Es atrevido conjeturar ya, que el “Hombre de las cavernas” utilizaba un proceder similar al del hombre que encontró en las estrellas, formas, basado en un proceder imaginario y mítico como componente, irracional?
Sin embargo, la diferencia es que esos artistas pudieron dejar en claro lo que imaginaban, pudieron representarlo, sobre el trazo original. Debieron aprender a calcular proporciones, a cubrir superficies, a mezclar sustancias, y a obtener colores, sabían de química y de física sin saberlo, conocían aglutinantes, empleaban diferentes técnicas, materiales…
Hace un rato me cuestionaba haciendo uso del poder de abstracción que generó las constelaciones, que haría Da Vinci, si al conectarse a internet, en nuestros días, pudiera leer todo lo que se ha escrito acerca de su “Mona Lisa”, las interpretaciones críticas, las científicas. Me preguntaba cómo reaccionaría al saber que alimentó a tantas generaciones con unos cuantos trazos, y menos de medio kilo en sustancias, quizás se sentiría honrado, quizás quemaría su obra por las interpretaciones erróneas. Pues bien, ¿qué sucedería con el “Hombre de las cavernas”?...
Es importante destacar que en éste punto, me parece más correcto llenar la hoja de bisontes y caballos que intentar seguir escribiendo en pos de una humilde definición, aunque a nivel personal, de lo que es el arte. Sería muy gratificante ampararme en la definición de artista del hombre de “las cavernas”, y empezar a llenar mi vida y la de mis contemporáneos, de Arte.
No pretendo llegar a tanto, aún. Si la humanidad no ha llegado a un consenso en tantos años de estudios y meditaciones, un joven como yo, no podría aportar demasiado. Cualquier creación artística es hija de su tiempo y, la mayoría de las veces, madre de nuestros propios sentimientos. Sin embargo, los bisontes, las constelaciones, y los grafitis tienen mucho más en común de lo que en un principio imaginé.
No estoy hablando de arte, estoy hablando de manifestaciones humanas. O lo que es peor, ¿estoy hablando de arte, pero no me atrevo a afirmarlo…? Por supuesto que no tengo la propiedad de poder siquiera mencionar las cuevas de Altamira, o las constelaciones, o siquiera los grafitis, y muchísimo menos las tres al mismo tiempo. Es demasiado complejo. Casi tanto como intentar interpretar a los primeros Pintores rupestres. Casi tanto como ser uno de los primeros Pintores rupestres, e interpretar la realidad, suma de la realidad que se crearon, y la que la naturaleza les creó.
En mi visión personal, en mi concepción, qué probablemente tenga puntos de contacto con alguna que conozco, o esté totalmente fundamentada en alguna que desconozco, el ser, el hombre, funciona como unidad, en cuanto a su búsqueda de un propósito, y su forma de moverse por el tiempo y el espacio.
No podemos funcionar aislados de nosotros mismos, aunque, la realidad nos distrae de nuestros propósitos. Hay quienes le llaman a esa distracción ruido, por ejemplo, yo opté por el término “circo” del latín “circus” (círculo) y en su sentido coloquial; “confusión, desorden, caos”, aunque confieso que me agradó, en un comienzo, la idea del circo romano como centro de distracción de masas.

Ésta concepción se construye a diario. Y cuando madure, caerá a tierra y será fulminada, tal como plantea Hegel, una conciencia deseosa de saber, que al alcanzar ese saber, concluye su camino de conocimiento.
Sin embargo, dentro de ésta, mi definición de arte reza más o menos así:

“El arte es una representación interna en cada hombre. Es la imagen plasmada de la ganancia con la que la realidad se ve amplificada dentro de cada artista”

Tomo representación como figura, imagen, sonido o idea, compuesta por el subconsciente, de la realidad existente, y de la que el sujeto toma, por formar parte o sentir una necesidad relacionada con su búsqueda de propósito. Subconsciente, está tomado como proceso interno, propio a sujeto pero ajeno a su voluntad.
El proceso físico, el cual es el resultado de un aumento de la ganancia, tanto de la luz, como del sonido, es la distorsión. Aunque, cabe destacar, en la luz, se advierten cambios primarios en cuanto al brillo y el contraste, y en el sonido, en cuanto a la modulación, éstos cambios, en la ganancia, el aumento, de la luz o el sonido original, son siempre distorsiones, deformaciones de un original.
Sin embargo, mi definición no alcanza la grandeza de la que habla del arte como una “habilidad que requiere un aprendizaje, y un dominio de una o más técnicas”, que pulula en diccionarios, enciclopedias y textos contemporáneos. Quizás simplemente no se lava tanto las manos. O seguramente, no pretenda ser una definición general, de una actividad procesada internamente, personalmente, en cada ser.
Si citamos “homo sapiens demens”, la idea del arte como una distorsión no suena tan ilógica. Si tenemos en cuenta la definición de un arte imitativo, donde la “acción puede o debe ser representada mejor, peor o semejante”[vii], la distorsión de la realidad es permisible. En palabras de un artista contemporáneo, “Parece que las buenas ideas narrativas no surjan de la nada, planeando hasta aterrizar en la cabeza del escritor: de repente se juntan dos ideas que no habían tenido ningún contacto y procrean algo nuevo. El trabajo del narrador no es encontrarlas sino, reconocerlas cuando aparecen” También podemos entender como distorsión, la obra de W. Shakespeare, a través del prólogo de Inarco Celenio a la obra Hamlet.
¿Sorprende el salto en el tiempo? ¿Alarma? En caso de ser así, pues, debe probarse, debe intentar quebrarse la teoría, en caso de no ser así, es que puede funcionar. Además, el definir un concepto de arte, que no sea general, pero tenga un trasfondo de real, en éste caso está apuntado a mantener bajo resguardo la obra de artistas como Murcof, el colectivo S.W.O.D., el danés Anders Trentemøller, y por qué no, para mí mismo.
Mi concepto no pretende ser universal, pero pretende ser un peldaño hacia el entendimiento del Arte, al menos para mí. Debe permitirme coexistir con los modelos que pretendo mejorar.
“El artista, cuyo objetivo no es la imitación de la naturaleza, aunque sea artística, sino que lo que pretende es expresar su mundo interior, ve con envidia cómo hoy este
objetivo se alcanza naturalmente y sin dificultad en la música, el arte más abstracto.”
¿Qué sucede cuando nos enfrentamos al mundo, con mucho ruido tanto dentro de nuestras cabezas, como a través de nuestras manos? Probablemente intentamos establecer un código, un lenguaje, que pretende ser universal, pero que adquiere una dimensión personal en cada uno de quienes lo reciben. Probablemente tomamos las grietas de nuestras almas, y para el resto de la humanidad, en el mejor de los casos simplemente dibujamos bisontes. Para la mayoría, son tan sólo constelaciones, Trazos imaginarios en la aparente superficie celeste, un dibujo que evoca una determinada figura. “Cada cuadro guarda misteriosamente toda una vida, una vida con muchos sufrimientos, dudas, horas de entusiasmo y de luz. ¿Hacia dónde va esta vida? ¿Hacia dónde busca el alma del artista, si también se entregó en la creación? ¿Qué anuncia?”
Cito a Kandinsky, quizás porque la profundidad de su trabajo en relación a la pintura y la música, me conmovió, de la misma manera en que yo busco despertar a través de la música, a través del sonido, esa idea de que el arte está al servicio de la vida, y no al revés.


Idm, Experimental, Electrónica


Cabe aclarar que hablar de producción, de IDM, de música electrónica, de música experimental, quizás no concuerda con el título que precede éste trabajo, pero, cada vez se afirma más como único válido.

“La representación no es necesariamente arte, pero no por eso es menos misteriosa.”[xii] Pero, el concepto utilizado por Gombrich, refiere a la representación en términos de ilusión, de lectura múltiple de un mismo hecho, de interpretaciones diferentes. Sobre éste concepto, Gombrich plantea la complejidad de la comprensión del arte, tomando en cuenta el proceso que sufre la estética en la primera mitad del siglo XX, donde se abandona la idea de la “representación convincente”, lo que se puede interpretar como la idea de que la humanidad atravesó una especie de evolucionismo, donde los egipcios utilizaban su método, porque no conocían uno mejor, porque no podían pintar mejor. De ahí es que se plantea que la ilusión es un hecho rudimentario, simple, y es donde de manera magistral Gombrich demuesra todo lo contrario a través de ejemplos claros y sencillos, planteando así la importancia de la psicología en el estudio del arte.
¿Cómo debemos proceder al momento de interpretar las sensaciones provocadas por una pieza musical, de cualquier tipo? Y aquí es donde el rechazo rotundo afirma la postura de Morin de Homo sapiens demens, por parte del espectador, y la de Kandinsky “La eliminación de los sonidos internos, que son el ser de los colores, la dispersión de las fuerzas del artista en la nada, es *(en este caso el resultado de) el arte por el arte”, por parte del artista.
Sin embargo, sin ir al “arte por el arte” pensemos en el efecto provocado por esa pieza. Sin dudas será diferente en cada persona, así como lo son los tonos en una pintura para el ojo de cada receptor. Las emociones provocadas serán diferentes, determinadas por elementos propios a cada sujeto, pero por supuesto, el hombre es un animal social, también habrán comunes.
En pocas palabras, la música calma, calma a las fieras, y a nosotros también. Solo basta tener acceso a cualquiera de los álbumes compilados para prácticas como el reiki, información acerca del efecto Mozart, y entenderemos perfectamente eso…
Si a esto sumamos que a los primeros pintores rupestres y a nosotros nos separan unos pocos miles de años, traducibles en unos cuantos cientos de generaciones, ¿no formamos parte del concepto Hombre primitivo? ¿No vivimos en una época donde el concepto de sabiduría está ausente, el vértice se volvió la base del triángulo[xiv], y donde el arte se vulgarizó tanto que parece no existir[xv]?
Quizás el arte hoy en día esté en una búsqueda concienzuda de nuevas constelaciones, las cuales no son arte, pero ayudan a encontrar un destino, un lugar en el mundo, y clama por la humildad de pintar bisontes con tierra de colores. Pero de todas formas, el “estar” es completamente diferente del “ser”.




Ferrater Mora - Diccionario Filosófico: Imaginación
Edgar Morin - Amor, Poesía, Sabiduría.
Ernst H. Gombrich - Historia del Arte
Wassily Kandinsky - De lo Espiritual en el arte
Edgar Morín - Amor, Poesía, Sabiduría.
Edgar Morin - Amor, Poesía, Sabiduría.
[vii] Aristóteles - Poética
Stephen King - Mientras escribo
William Sheakespeare - Hamlet Traducción y crítica Inarco Celenio
Wassily Kandinsky - De lo espiritual en el arte
Intelligent Dance Music
[xii] Ernst H. Gombrich - Arte e Ilusión
Edgar Morin – Amor, Poesía, Sabiduría.
[xiv] Wassily Kandinsky - De lo Espiritual en el arte
[xv] Ernst H. Gombrich - Arte e Ilusión

Anuncios

6 comentarios - El Arte - IDM - Experimental Electrónica

@Strange19
te dejo 10 mañana lo leo parece interesante !
@valent08
el arte es lo mas lindo que hay