El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Alejandro Dolina, La decadencia de la amistad

Anuncios

Muchos pensadores han creido notar que, en estos tiempos, la amistad es mas un
tema de conversacion que una actividad concreta.
Por cierto, es relativamente facil encontrar personas dispuestas a componer
canciones sobre los amigos. En cambio es bastante dificil conseguir que esas
mismas personas le presten a uno dinero.
Segun parece, el sentimiento amistoso se halla en decadencia. Todos los dias
uno tropieza con canallas que lejos de preocuparse por la escasez de amigos, se
jactan de ella.
-Yo, amigos, lo que se dice amigos, tengo muy pocos, o ninguno- nos gritan en
la cara . Y no advierte que el sujeto esta esperando que lo feliciten por
semejante hazaña.
En los años dorados de Flores, cuando alcanzaban su apogeo la comprension,
la poesia y el juego del codillo, tambien existian enemigos de la amistad que
preocupaban a los Hombres Sensibles.
Manuel Mandeb, el metafisico de la calle Artigas, colecciono algunas de sus
obtusas opiniones en un opusculo titulado maliciosamente Los amigos. Como ya
es costumbre, transcribimos algunos parrafos.
"... La amistad debe nacer en la juventud o en la infancia. Nuestros amigos
son aquellos que aprenden junto a nosotros o, mejor todavia, los que viven
aventuras a nuestro lado. Y por lo general, la gente aprende y vive aventuras
en la juventud. Despues casi todo el mundo consigue algun empleo en casas de
comercio y ya resulta imposible adquirir conocimientos nuevos o pelearse con
una patota.
"...A los once o doce años, uno empieza a hartarse de la familia y encuentra
que los muchachos de la esquina son mucho mas divertidos que el tio Jorge. Du-
rante mas o menos una decada nadie estara mas cerca de nuestro corazon que
esos muchachos. Y si uno quiere aprovisionarse de amigos, debe hacerlo en ese
periodo. Despues sera demasiado tarde..."
Segun se aprecia, el criterio de Manuel Mandeb es interesante y tal vez
verdadero. Sucede que en cierto momento de la vida uno descubre que esta
rodeado de extraños: companieros de trabajo, clientes, acreedores, vecinos y
cuñados. Los amigos de verdad estan lejos, probablemente encerrados en
circulos parecidos.
Algunos empecinados insisten en cultivar amistades nuevas. Los matrimonios
maduros se visitan mutuamente y desarrollan palidas parodias de la amistad
verdadera: se cuentan una y otra vez episodios antiguos, vividos con los
amigos viejos, que ya no estan. Cuando uno es joven no cuenta historias a sus
amigos:las vive con ellos. A pesar de estas sabias reflexiones de Mandeb,
existio en Flores una agencia destinada a ofrecer amistad a los solitarios.
Fue la celebre Proveeduria de Amigos de Ocasion. Sus fines de lucro eran
innegables. Todavia hoy se recuerda su 'slogan' publicitario: "Tenga un amigo
desinteresado. Paguelo en cuotas".
Con solo acercarse al mostrador, el cliente ya notaba un clima amistoso y am-
plio. Los empleados sabian como atacar.
-Buenas tarde. No sabes lo que me hizo esta mañana la bruja de mi mujer.
Y a los treinta segundos uno se sentia entre amigos. Despues, entre palmadas,
guiños, pellizcones y confidencias, los comerciantes iban mostrando el amplio
catalogo de la proveeduria.
Tenian amigos silenciosos, dispuestos a escuchar cincuenta veces la historia
de una operacion. Amigos complacientes, siempre amables y elogiosos. Amigos
efusivos que saludaban con abrazos y se despedian a los gritos. Amigos
divertidos, ruditos en cuentos picantes y expertos en bromas pesadas.
Tambien se prestaba un servicio un tanto oneroso, especialmente para personas
encumbradas. Consistia en el alquiler de una cohorte de adulones que acompaña-
ban al cliente a todas partes, se reian de sus chistes, aplaudian sus ocurren-
cias y suscribian con entusiasmo cualquiera de sus pensamientos. Precediendo a
esta comparsa, solia marchar un corneta, que abria la puerta de los bares y
asomando la cabeza gritaba:
-Ahi viene el doctor Del Prete...!
El trabajo se hacia tan bien, que muchos de los contratantes ya no podian
prescindir de el nunca mas. Muchos profesionales del barrio extinguieron su
fortuna pagando este servicio de la agencia.
Un asunto que molestaba a los clientes era el rigor de los Amigos de Ocasion
en sus horarios. Cuando vencia el plazo estipulado, se termianba la amistad.
Sin saludar, los contratadso daban media vuelta y se iban, muchas veces
interrumpiendo una carcajada o librandose bruscamente de un abrazo fraternal.
Sin embargo, hay que admitir que algunos aspectos del funcionamiento de la
prooveduria eran bastante nobles.
Por ejemplo, la Seccion Niños permitia que los padres eligieran a los amigos
de sus hijos, sin correr riesgo alguno.
Para ello se contaba con un numeroso plantel de chicos e incluso enanos,
adiestrados en diferentes actitudes.
Segun el gusto paterno, podian encontrarse pibes atorrantes para avivar a los
pequeños pelandrunes, niños estudiosos para estimular a los adoquines, y
criaturas educadas y juiciosas para serenar a los mas piratas.
Desde luego, no pudo evitarse que muchos chicos se resistieran a la decision
de los padres. Asi se oian con toda frecuencia en Flores frases como esta:
- Camine a jugar con los amiguitos que le alquilo su padre, caramba...!
Asimismo existia un departamento para Damas, con un amplio surtido de
chimentos. Algunos malintencionados decian que las mujeres no contrataban
amigas, sino enemigas, pero ese es otro asunto.
El fracaso mas estruendoso fue el de la seccion Amistades Mixtas. Nada cuesta
razonar que los caballeros que solicitaban amigas escondian casi siempre otras
intenciones. No se espante el lector pensando que nos internaremos en un tema
tan manoseado como el de la amistad entre la mujer y el hombre. Vale la pena -
eso si- recordar lo que dijo Manuel Mandeb a una amiga suya, tal vez alquilada
en la proveeduria.
-Vea. Yo puedo ser su amigo si usted quiere. No tratare de seducirla ni me
pondre romantico ni le hare propuestas indecorosas. Pero sepa que yo necesito
que exista un amor potencial. Me resulta indispensable que exista una posibili-
dad en un millon de que algo surja entre nosotros. Le aclaro que es probable
que si se da esa circunstancia yo salga corriendo. Pero es unicamente en vir-
tud de esa remotisima chance que yo estoy aqui oyendo su conversacion como un
imbecil.
Los Hombres Sensibles nunca fueron buenos clientes de la agencia Amigos de
Ocasion. Quiza porque sus presupuestos eran muy humildes. O a lo mejor porque
les gustaba que los quisieran gratis. En cualquier caso, los muchachos del
Angel Gris tenian un criollo pudor en estas cuestiones. Para ellos andar
declarando publicamente el grado de amistad que sentian por alguien era cosa
de afeminados. Manuel Mandeb pasaba largas horas en la esquina de Artigas y
Moron fumando con Jorge Allen, el poeta. Muchas veces ni se hablaban. Se
contentaban con saber que el otro estaba alli.
Ya en su ultima etapa, la preveeduria empezo a ofrecer viejos amigos.
En un principio la idea consistia en rastrear -a pedido del cliente- el para-
dero de personas ausentes y lejanas. Pero como advirtieron que la tarea era de-
masiado complicada, resolvieron que era mas facil inventar antiguas amistades
que rescatarlas del pasado.
Se preparo entonces un magnifico grupo de viejos mentirosos que ante la
entrada de algun candidato de cierta edad, fingian reconocerlo y le soltaban
cuatro o cinco recuerdos para ir tomando confianza.
Esta seccion trabajaba mucho en las cenas anuales que suelen realizar los ex-
alumnos de los colegios. Su mision consistia en ir reemplazando a los
fallecidos y mantener siempre firme la concurrencia.
Asi, en cierta reunion de egresados del Colegio Nacional Nicolas Avellaneda,
promocion 1921, se dio el curioso caso de que ninguno de los asistentes habia
pisado jamas ese establecimiento, lo que no les impidio evocar a profesores,
reirse de pasadas travesuras y brindar por encuentros futuros.
Con el tiempo, la actividad de la agencia fue amenguando. Contribuyo a este
hecho cierta mala prensa que siempre tiene la amistad entre los espiritus
escepticos. En Flores, y en todos los barrios, se contaban leyendas sobre las
traiciones de los amigos y sobre las ventajas de la soledad. Todavia en
nuestro tiempo hay personas que se complacen en declarar que los perros son
mas leales y sinceros que los humanos. Cabe sobre esto una pequeña reflexion.
Tal vez sea cierto que los perros no traicionan. Pero esto no es en realidad
una virtud del animal. Ocurre simplemente, que la modica organizacion mental
del perro le impide realizar procesos tan complicados como una estafa. Es
decir: los perros no pueden traicionarnos, por la misma razon que no se les
permite escribir novelas.
Hoy cuando ya no existe la Agencia Amigos de Ocasion, vale la pena preguntar-
se si no sera necesario inventar algo para reemplazarla.
Sera dificil, desde luego. Nadie podra rescatar a los amigos perdidos. Poco
podra hacerse para librarnos de los desconocidos que llenan nuestro tiempo.
En todo caso, cada uno de nosotros debera cuidar lo poco que tenga. Sin com-
poner canciones ni escribir poemas. Se trata unicamente de sentarse un rato en
la vereda o de matear en silencio con los que estan mas cerca de nuestro espi-
ritu.
Si uno no tiene ya a los de antes, cabe decir que tal vez existen en el mundo
amigos viejos a los que todavia no conocemos.
Yo mismo, las otras noches resolvi salir de mi encierro y lleno de ilusiones
me encamine a cierta esquina que conozco. Tenia ganas de fumar en silencio jun-
to a tres o cuatro sujetos que se estacionan en ese lugar.
Pensaba ademas cosechar algun guiño amistoso despues de estos años en que
estuve tan ocupado.
Pero algo raro debe haber sucedido, porque no habia nadie.


Del libro "Cronicas del Angel Gris"

Anuncios

5 comentarios - Alejandro Dolina, La decadencia de la amistad

farawaykeep
Ja! casualmente ayer leí ese capítulo del libro.
COYOTE +1
me acuesto todos los dias a las 2am culpa de Dolina..
kawa12
COYOTE dijo:me acuesto todos los dias a las 2am culpa de Dolina..