El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Código biker

Anuncios

Código Biker

Voy en moto única, y exclusivamente, porque es placentero.
Voy en moto porque disfruto de la libertad que siento al estar expuesto a la naturaleza. Y ser vulnerable al peligro que existe andando en moto.
Es decir que, ¡No ando en moto porque esté de moda!
Cuando conduzco mi moto, no es un objeto de exhibición, ni es un símbolo de condición social o de status. Vive, y anda simplemente por mí y solo para mí. No es un juguete. Es una extensión de mi cuerpo, y la trato en consecuencia con el mismo respeto que me tengo a mí mismo.
Me empeño por comprender y aprender el funcionamiento interno de mi máquina, desde lo más básico a lo más complejo.
Conoceré todo lo que pueda sobre mi máquina, de manera que pueda confiar solamente en mí para cuidarla y conservarla.
Me esfuerzo constantemente en mejorar mi conducción sobre mi máquina. Aprenderé sus limitaciones, y superaré mi habilidad para llegar a ser una continuación de mi cuerpo con mi máquina y así mantenernos a salvo los dos. Yo soy el dueño y ella está subordinada a mis órdenes. Trabajando juntos en la armonía seremos un equipo invencible.
No tengo miedo a la muerte, sin embargo, haré, y pongo todo lo posible de mí para evitar que llegue pronto, manteniéndola alejada de nosotros, ¡El miedo es el enemigo!, no la muerte. El miedo en las rutas lleva a la muerte, por eso no me dejaré amedrentar, seré mi amo, mi responsabilidad, mi guía y lo dominaré.
Mis máquinas sobrevivirán. Y serán el legado de mi existencia. Las cuidaré para futuros bikers que las aprecien como yo las he apreciado, cualesquiera que puedan ser.
No ando en moto para llamar la atención, exhibirme, para imponer respeto o dar miedo a otros que no anden en moto, tampoco deseo intimidar a ninguno. Para aquellos que no tienen interés en conocerme, todo lo que deseo y les pido, es que me ignoren.
Para los que deseen conocerme, y están interesados en esta cultura, compartiré con ellos mis experiencias, para que puedan conocerme y no discriminen, ni teman a ninguno como yo.
Nunca seré un transgresor, ni agresor, en la carretera, o en la ciudad. Sin embargo, si alguien me agrede, su agresión será respondida de la manera más fuerte que se pueda imaginar.
Mostraré respeto hacia otros bikers más experimentados e iluminados. Aprenderé de ellos todo lo que pueda.
No mostraré desprecio o discriminación hacia otros bikers menos experimentados y conocedores. Les enseñaré todo lo que pueda y deba transmitirles, sobre todo si está a mi alcance.
Será mi tarea ser instructor, consejero, tutor, padrino o guía de nuevos bikers, que deseen introducirse en el modo de vida del biker, para que la nobleza continúe. Les enseñaré como me han enseñado otros antes. Preservaré el honor y las tradiciones de bikers anteriores, y las pasaré y enseñaré sin alterarlas.
No juzgaré a otros bikers por la máquina que tengan, su apariencia o su profesión. Les juzgaré únicamente, por su conducta como bikers. Estoy orgulloso de mis obligaciones como biker, aunque no se las haré cumplir a otros que no sepan comportarse.
Si preguntan y desean aprender las compartiré con ellos.
Estaré dispuesto a ayudar a cualquiera que realmente necesite mi ayuda, o que le dé una mano. Nunca pediré a otro que haga por mí lo que yo puedo hacer.
No soy un biker de fin de semana, por casualidad o solo cuando ando en mi máquina. Siempre soy un biker, donde sea, cuando sea y vestido como esté. Estoy orgulloso de ser un biker y no escondo mi modo de vida a nadie.
Ando en moto porque amo la libertad, la independencia, el movimiento del suelo bajo mis pies y respeto la naturaleza. Pero por sobre todo ando en mi máquina para conocerme mejor a mi mismo y a mi moto, a las ciudades por las que voy, y para buscar conocer otros bikers como yo.


autor anonimo

Código Biker

Voy en moto única, y exclusivamente, porque es placentero.
Voy en moto porque disfruto de la libertad que siento al estar expuesto a la naturaleza. Y ser vulnerable al peligro que existe andando en moto.
Es decir que, ¡No ando en moto porque esté de moda!
Cuando conduzco mi moto, no es un objeto de exhibición, ni es un símbolo de condición social o de status. Vive, y anda simplemente por mí y solo para mí. No es un juguete. Es una extensión de mi cuerpo, y la trato en consecuencia con el mismo respeto que me tengo a mí mismo.
Me empeño por comprender y aprender el funcionamiento interno de mi máquina, desde lo más básico a lo más complejo.
Conoceré todo lo que pueda sobre mi máquina, de manera que pueda confiar solamente en mí para cuidarla y conservarla.
Me esfuerzo constantemente en mejorar mi conducción sobre mi máquina. Aprenderé sus limitaciones, y superaré mi habilidad para llegar a ser una continuación de mi cuerpo con mi máquina y así mantenernos a salvo los dos. Yo soy el dueño y ella está subordinada a mis órdenes. Trabajando juntos en la armonía seremos un equipo invencible.
No tengo miedo a la muerte, sin embargo, haré, y pongo todo lo posible de mí para evitar que llegue pronto, manteniéndola alejada de nosotros, ¡El miedo es el enemigo!, no la muerte. El miedo en las rutas lleva a la muerte, por eso no me dejaré amedrentar, seré mi amo, mi responsabilidad, mi guía y lo dominaré.
Mis máquinas sobrevivirán. Y serán el legado de mi existencia. Las cuidaré para futuros bikers que las aprecien como yo las he apreciado, cualesquiera que puedan ser.
No ando en moto para llamar la atención, exhibirme, para imponer respeto o dar miedo a otros que no anden en moto, tampoco deseo intimidar a ninguno. Para aquellos que no tienen interés en conocerme, todo lo que deseo y les pido, es que me ignoren.
Para los que deseen conocerme, y están interesados en esta cultura, compartiré con ellos mis experiencias, para que puedan conocerme y no discriminen, ni teman a ninguno como yo.
Nunca seré un transgresor, ni agresor, en la carretera, o en la ciudad. Sin embargo, si alguien me agrede, su agresión será respondida de la manera más fuerte que se pueda imaginar.
Mostraré respeto hacia otros bikers más experimentados e iluminados. Aprenderé de ellos todo lo que pueda.
No mostraré desprecio o discriminación hacia otros bikers menos experimentados y conocedores. Les enseñaré todo lo que pueda y deba transmitirles, sobre todo si está a mi alcance.
Será mi tarea ser instructor, consejero, tutor, padrino o guía de nuevos bikers, que deseen introducirse en el modo de vida del biker, para que la nobleza continúe. Les enseñaré como me han enseñado otros antes. Preservaré el honor y las tradiciones de bikers anteriores, y las pasaré y enseñaré sin alterarlas.
No juzgaré a otros bikers por la máquina que tengan, su apariencia o su profesión. Les juzgaré únicamente, por su conducta como bikers. Estoy orgulloso de mis obligaciones como biker, aunque no se las haré cumplir a otros que no sepan comportarse.
Si preguntan y desean aprender las compartiré con ellos.
Estaré dispuesto a ayudar a cualquiera que realmente necesite mi ayuda, o que le dé una mano. Nunca pediré a otro que haga por mí lo que yo puedo hacer.
No soy un biker de fin de semana, por casualidad o solo cuando ando en mi máquina. Siempre soy un biker, donde sea, cuando sea y vestido como esté. Estoy orgulloso de ser un biker y no escondo mi modo de vida a nadie.
Ando en moto porque amo la libertad, la independencia, el movimiento del suelo bajo mis pies y respeto la naturaleza. Pero por sobre todo ando en mi máquina para conocerme mejor a mi mismo y a mi moto, a las ciudades por las que voy, y para buscar conocer otros bikers como yo.


autor anonimo

Código Biker

Voy en moto única, y exclusivamente, porque es placentero.
Voy en moto porque disfruto de la libertad que siento al estar expuesto a la naturaleza. Y ser vulnerable al peligro que existe andando en moto.
Es decir que, ¡No ando en moto porque esté de moda!
Cuando conduzco mi moto, no es un objeto de exhibición, ni es un símbolo de condición social o de status. Vive, y anda simplemente por mí y solo para mí. No es un juguete. Es una extensión de mi cuerpo, y la trato en consecuencia con el mismo respeto que me tengo a mí mismo.
Me empeño por comprender y aprender el funcionamiento interno de mi máquina, desde lo más básico a lo más complejo.
Conoceré todo lo que pueda sobre mi máquina, de manera que pueda confiar solamente en mí para cuidarla y conservarla.
Me esfuerzo constantemente en mejorar mi conducción sobre mi máquina. Aprenderé sus limitaciones, y superaré mi habilidad para llegar a ser una continuación de mi cuerpo con mi máquina y así mantenernos a salvo los dos. Yo soy el dueño y ella está subordinada a mis órdenes. Trabajando juntos en la armonía seremos un equipo invencible.
No tengo miedo a la muerte, sin embargo, haré, y pongo todo lo posible de mí para evitar que llegue pronto, manteniéndola alejada de nosotros, ¡El miedo es el enemigo!, no la muerte. El miedo en las rutas lleva a la muerte, por eso no me dejaré amedrentar, seré mi amo, mi responsabilidad, mi guía y lo dominaré.
Mis máquinas sobrevivirán. Y serán el legado de mi existencia. Las cuidaré para futuros bikers que las aprecien como yo las he apreciado, cualesquiera que puedan ser.
No ando en moto para llamar la atención, exhibirme, para imponer respeto o dar miedo a otros que no anden en moto, tampoco deseo intimidar a ninguno. Para aquellos que no tienen interés en conocerme, todo lo que deseo y les pido, es que me ignoren.
Para los que deseen conocerme, y están interesados en esta cultura, compartiré con ellos mis experiencias, para que puedan conocerme y no discriminen, ni teman a ninguno como yo.
Nunca seré un transgresor, ni agresor, en la carretera, o en la ciudad. Sin embargo, si alguien me agrede, su agresión será respondida de la manera más fuerte que se pueda imaginar.
Mostraré respeto hacia otros bikers más experimentados e iluminados. Aprenderé de ellos todo lo que pueda.
No mostraré desprecio o discriminación hacia otros bikers menos experimentados y conocedores. Les enseñaré todo lo que pueda y deba transmitirles, sobre todo si está a mi alcance.
Será mi tarea ser instructor, consejero, tutor, padrino o guía de nuevos bikers, que deseen introducirse en el modo de vida del biker, para que la nobleza continúe. Les enseñaré como me han enseñado otros antes. Preservaré el honor y las tradiciones de bikers anteriores, y las pasaré y enseñaré sin alterarlas.
No juzgaré a otros bikers por la máquina que tengan, su apariencia o su profesión. Les juzgaré únicamente, por su conducta como bikers. Estoy orgulloso de mis obligaciones como biker, aunque no se las haré cumplir a otros que no sepan comportarse.
Si preguntan y desean aprender las compartiré con ellos.
Estaré dispuesto a ayudar a cualquiera que realmente necesite mi ayuda, o que le dé una mano. Nunca pediré a otro que haga por mí lo que yo puedo hacer.
No soy un biker de fin de semana, por casualidad o solo cuando ando en mi máquina. Siempre soy un biker, donde sea, cuando sea y vestido como esté. Estoy orgulloso de ser un biker y no escondo mi modo de vida a nadie.
Ando en moto porque amo la libertad, la independencia, el movimiento del suelo bajo mis pies y respeto la naturaleza. Pero por sobre todo ando en mi máquina para conocerme mejor a mi mismo y a mi moto, a las ciudades por las que voy, y para buscar conocer otros bikers como yo.
Código Biker

Voy en moto única, y exclusivamente, porque es placentero.
Voy en moto porque disfruto de la libertad que siento al estar expuesto a la naturaleza. Y ser vulnerable al peligro que existe andando en moto.
Es decir que, ¡No ando en moto porque esté de moda!
Cuando conduzco mi moto, no es un objeto de exhibición, ni es un símbolo de condición social o de status. Vive, y anda simplemente por mí y solo para mí. No es un juguete. Es una extensión de mi cuerpo, y la trato en consecuencia con el mismo respeto que me tengo a mí mismo.
Me empeño por comprender y aprender el funcionamiento interno de mi máquina, desde lo más básico a lo más complejo.
Conoceré todo lo que pueda sobre mi máquina, de manera que pueda confiar solamente en mí para cuidarla y conservarla.
Me esfuerzo constantemente en mejorar mi conducción sobre mi máquina. Aprenderé sus limitaciones, y superaré mi habilidad para llegar a ser una continuación de mi cuerpo con mi máquina y así mantenernos a salvo los dos. Yo soy el dueño y ella está subordinada a mis órdenes. Trabajando juntos en la armonía seremos un equipo invencible.
No tengo miedo a la muerte, sin embargo, haré, y pongo todo lo posible de mí para evitar que llegue pronto, manteniéndola alejada de nosotros, ¡El miedo es el enemigo!, no la muerte. El miedo en las rutas lleva a la muerte, por eso no me dejaré amedrentar, seré mi amo, mi responsabilidad, mi guía y lo dominaré.
Mis máquinas sobrevivirán. Y serán el legado de mi existencia. Las cuidaré para futuros bikers que las aprecien como yo las he apreciado, cualesquiera que puedan ser.
No ando en moto para llamar la atención, exhibirme, para imponer respeto o dar miedo a otros que no anden en moto, tampoco deseo intimidar a ninguno. Para aquellos que no tienen interés en conocerme, todo lo que deseo y les pido, es que me ignoren.
Para los que deseen conocerme, y están interesados en esta cultura, compartiré con ellos mis experiencias, para que puedan conocerme y no discriminen, ni teman a ninguno como yo.
Nunca seré un transgresor, ni agresor, en la carretera, o en la ciudad. Sin embargo, si alguien me agrede, su agresión será respondida de la manera más fuerte que se pueda imaginar.
Mostraré respeto hacia otros bikers más experimentados e iluminados. Aprenderé de ellos todo lo que pueda.
No mostraré desprecio o discriminación hacia otros bikers menos experimentados y conocedores. Les enseñaré todo lo que pueda y deba transmitirles, sobre todo si está a mi alcance.
Será mi tarea ser instructor, consejero, tutor, padrino o guía de nuevos bikers, que deseen introducirse en el modo de vida del biker, para que la nobleza continúe. Les enseñaré como me han enseñado otros antes. Preservaré el honor y las tradiciones de bikers anteriores, y las pasaré y enseñaré sin alterarlas.
No juzgaré a otros bikers por la máquina que tengan, su apariencia o su profesión. Les juzgaré únicamente, por su conducta como bikers. Estoy orgulloso de mis obligaciones como biker, aunque no se las haré cumplir a otros que no sepan comportarse.
Si preguntan y desean aprender las compartiré con ellos.
Estaré dispuesto a ayudar a cualquiera que realmente necesite mi ayuda, o que le dé una mano. Nunca pediré a otro que haga por mí lo que yo puedo hacer.
No soy un biker de fin de semana, por casualidad o solo cuando ando en mi máquina. Siempre soy un biker, donde sea, cuando sea y vestido como esté. Estoy orgulloso de ser un biker y no escondo mi modo de vida a nadie.
Ando en moto porque amo la libertad, la independencia, el movimiento del suelo bajo mis pies y respeto la naturaleza. Pero por sobre todo ando en mi máquina para conocerme mejor a mi mismo y a mi moto, a las ciudades por las que voy, y para buscar conocer otros bikers como yo.


autor anonimo


autor anonimo

Anuncios

3 comentarios - Código biker