El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

BMW Serie 4 Coupé a prueba: el lado más confortable

BMW Serie 4 Coupé a prueba: el lado más confortable

bmw serie 4


BMW Serie 4 Coupé a prueba: el lado más confortable del coupé


Un coupé con dos caras: la más confortable y la más rabiosa de la mano de dos motores potentes: 428i y 435i. Probamos el Serie 4 Coupé y el resto de la gama 4 de BMW, incluidos Serie 4 Cabrio y Serie 4 Gran Coupé.


Prueba del BMW Serie 4 Coupé


Coupe a prueba


Creedme si os digo que, incluso a mí que me paso el día probando y hablando de coches, aún me cuesta referirme al coupé de referencia de Múnich como BMW Serie 4. Tradicionalmente, el BMW Serie 3 Coupé ha sido el modelo imprescindible, el que cualquiera que haya ansiado adquirir un coupé alemán habrá seguido de cerca en los portales de segunda mano, la panacea de ese automóvil de enfoque deportivo y suficientemente práctico para convivir a diario con él.

El cambio de nombre responde a una estrategia comercial, pero también al hecho de diversificar la gama con un BMW Serie 4 Coupé, Cabrio y Gran Coupé, este último en formato cinco puertas.

¿Y sabéis qué? Hemos probado los tres modelos de la gama BMW Serie 4 para hablaros de ellos sobre estas líneas.


el lado mas


Aunque sus dimensiones no hayan crecido considerablemente, la denominación Serie 4 también pretende certificar el hecho de que este coupé vaya a gozar de un enfoque superior. Hablamos de un dos puertas de 4,63 metros de longitud, de imagen de marca, de estilo Serie 3, pero de rasgos propios que tratan de marcar una línea roja entre la berlina de toda la vida y el concepto más deportivo que emplearán a partir de ahora las series pares de BMW.

En definitiva, estamos ante un modelo perfectamente flanqueado entre un Serie 2 más juvenil y comedido en sus dimensiones y un Serie 6 que prácticamente cierra la gama BMW por arriba. El nuevo Serie 4 Coupé, en comparación, sería más bajo, ligeramente más largo y ancho que su predecesor, el Serie 3 Coupé.


confortable del coupe


El detalle inconfundible que diferencia a los BMW Serie 4 lo tenemos en las branquias de las aletas delanteras, que reciben el rimbombante nombre de air breather. Estas salidas de aire tras el paso de rueda delantero no solo son de atrezzo, BMW las diseñó para mejorar el flujo de aire, la resistencia aerodinámica, junto con las cortinas de aire situadas en la defensa del frontal.

BMW Serie 4 Coupé a prueba: el lado más confortable


En el fondo, el nuevo BMW Serie 4 Coupé es un coche con dos caras, con esa rabia que uno siempre se espera en un BMW con dos puertas, independiente del motor escogido; con el máximo confort, elegancia y calidad de rodadura que debemos exigir de un coche que arranca sobre los 39.000€. Las llantas multirradio y la plaquita Luxury en las aletas delanteras, delatan que estamos ante un modelo más enfocado para lo segundo que para lo primero.

Pero si pensáis que por ello seremos menos exigentes a la hora de analizar la deportividad de un coche como este, es que no nos conocéis lo suficiente. La elección de un 428i, un cuatro cilindros de 245 CV, nos invita a salir de la zona de confort, de la autopista, rodar por puertos de montaña, carreteras con curvas y esos tramos en los que ya pusimos a prueba a otros ilustres BMW, como el Z4 o el M235i.

¿Estará a la altura de nuestras exigencias?


Una gran evolución en cuanto a confort y calidad de rodadura

bmw serie 4


Nada más ponerme al volante de este BMW Serie 4, comenzar a rodar por la ciudad, superar los primeros resaltos y cambios de firme, ya me percato de la evolución que han sufrido los productos de BMW de un tiempo a esta parte. La marca alemana ha logrado que modelos como el Serie 4 ganen enteros en confort y calidad de rodadura respecto a sus predecesores, manteniéndose fieles al uso de neumáticos Run Flat, ideales para evitar que nos manchemos las manos de carbonilla solventando un pinchazo. Pero no olvidemos que estos neumáticos también son enemigos del confort.

La rigidez de los Pirelli Cinturato P7 de 19” de nuestra unidad de pruebas sigue presente, pero un tarado de suspensiones cómodo y efectivo, especialmente absorbiendo irregularidades y pequeños baches, cumple a la hora de lograr que este Coupé sea tan cómodo como una buena berlina de lujo.

Tampoco nos sobresaltan ruidos externos, ni excesivas interferencias aerodinámicas o de rodadura cuando llaneamos con el motor en bajas. El aislamiento del habitáculo está a la altura y el hecho de que el acristalamiento lateral de las ventanillas no cuente con marco, ese detalle que tanto gusta en un buen coupé, no penaliza el aislamiento acústico. Pero eso es precisamente lo que esperábamos en un coche de su nivel.


Coupe a prueba


Observa la línea lateral de este coche. La longitud de sus puertas y sus branquias son inconfundibles. Los cromados de la carrocería y las llantas de radios múltiples de 18” también nos revelan que se trata de un BMW Serie 4 Coupé con línea Luxury.

Las líneas del BMW Serie 4 Coupé: Sport, Luxury y Modern

el lado mas


El siguiente salto cualitativo de este BMW Serie 4 lo apreciamos en un habitáculo que rezuma calidad y que, como ya dijéramos del BMW Serie 3, ha puesto remedio a uno de los defectos que siempre solíamos destacar antaño de sus predecesores. El ajuste de los materiales es impecable, la ergonomía muy correcta bajo un diseño enfocado en el conductor. En esencia, no difiere demasiado de la berlina de la cual ya os hablamos con la prueba del BMW Serie 3.

Lo que ves en estas fotografías es un Luxury, que supone incrementar la factura de tu Serie 4 en más de 2.000€ a cambio de llantas multirradio de 18”, molduras de madera, cuero Dakota Sattelbraun y algunas molduras exteriores e interiores, el diseño de la parrilla y las carcasas de los retrovisores.

Sinceramente, en un coche como este merece la pena optar por una línea que añada distinción y confort, como es el caso de las líneas Luxury y Modern, o deportividad, en el caso de la línea Sport y, aún más deportiva, la línea M Sport. Aunque los asientos tapizados de tela de serie son muy cómodos y correctos, el mero hecho de contar con un tapizado de piel, o tela con diseño más deportivo en el caso de los Sport, ya es suficiente como para elegir la línea que más se adapte a nuestros gustos.


confortable del coupe


El BMW Serie 4 goza de un puesto de conducción muy cómodo, holgado en sus ajustes. Pero, sin duda alguna, es clave la presencia de cuatro plazas muy cómodas, con dos plazas traseras bastante anchas y con generoso espacio para las piernas, entendiendo las limitaciones de un coupé. Entre estas dos plazas traseras existe una separación, con un abultamiento de la base y un pequeño receptáculo, amén de un reposabrazos desplegable del respaldo.

BMW Serie 4 Coupé a prueba: el lado más confortable


No existe posibilidad de equipar una tercera plaza trasera. El único que sí tendrá la oportunidad de gozar de esta plaza será el Serie 4 Gran Coupé, de cinco puertas, del cual ya os hablaremos más tarde.

bmw serie 4


Como todo buen coupé que se precie de serlo, el Serie 4 no podía renunciar a un mecanismo de acercamiento del cinturón para solventar el problema que supone contar con dos puertas tan largas y un pilar central tan retrasado.

Coupe a prueba


El ajuste eléctrico de los asientos también permite contar con un botón para acercar y alejar las butacas delanteras y facilitar el acceso de los pasajeros a las plazas traseras.

el lado mas


Sus dimensiones, generosas, se ven reflejadas sobre todo en una cualidad importante, el espacio de carga del maletero. Su capacidad de carga es de 445 litros, solo 35 litros menos que la capacidad homologada por el BMW Serie 3. El maletero de estos coupés ya no es lo que era antaño, ya no se conforma con gozar del espacio suficiente para un par de bolsas con los palos de golf. Con las limitaciones del espacio que deja libre la boca de carga, no tienen tanto que envidiar a cualquier berlina media.

confortable del coupe


En estos años, BMW también ha trabajado mucho en la mejora de sus equipos de entretenimiento y navegación. Por mencionar a los más cercanos, a sus rivales alemanes, tanto Audi como Mercedes han desarrollado equipos muy avanzados, con un alto grado de conectividad y funciones sincronizadas con la “nube”, en internet. BMW no iba a ser menos y con su equipo Connected Drive, nos permite acceder a información de tráfico en tiempo real (por su capacidad de sincronización es de los más avanzados del mercado) para evitar atascos, Google Maps, Panoramio, radios digitales…

BMW Serie 4 Coupé a prueba: el lado más confortable


Otros dos aspectos realmente interesantes del sistema de entretenimiento y navegación del Serie 4, el denominado Professional (disponible por cerca de 3.000€), son su pantalla panorámica de alta resolución, situada en una posición muy cómoda del salpicadero y su interfaz de manejo giratoria y táctil en la consola central.

bmw serie 4


Como ya habrás podido imaginar, un BMW Serie 4 Coupé puede equipar tantos extras y ayudas a la conducción como estés dispuesto a pagar. Podemos contar con una pantalla proyectada sobre el parabrisas, un Head-Up Display; con detección de peatones, Driving Assistant Plus, para prevenir atropellos; control de crucero adaptativo Active Cruise Control con función Stop and Go, no solo para mantener la velocidad de crucero en carretera sino también para seguir al vehículo que nos precede en retenciones; advertencias de cambio de carril, de ángulo muerto, y de abandono involuntario de carril; activación automática de luces de largo alcance;

Mañana seguiremos con la segunda parte de la prueba, en la que por fin os hablaremos algo más de dinámica y del rendimiento del BMW 428i Coupé. También habrá tiempo de hablaros de nuestro primer contacto con el Serie 4 Cabrio y el Serie 4 Gran Coupé. Mientras tanto, merece la pena leer nuestra toma de contacto del BMW 435i Coupé y nuestra prueba del BMW Serie 3. Y si lo que quieres son Altas Prestaciones, no te pierdas nuestra prueba del BMW M235i Coupé y la prueba del BMW M6 Gran Coupé.


Coupe a prueba


BMW 428i Coupé: prueba del plato más picante, con cuatro cilindros, de BMW


el lado mas


No es casualidad que decidiera comenzar esta prueba del BMW Serie 4 Coupé hablando de confort y calidad. Creo que la evolución más evidente ha sido precisamente esa, la de redondear un concepto para lanzar al mercado un producto más cómodo y lujoso, especialmente si optamos por una línea Luxury e invertimos una cantidad nada desdeñable en extras tan interesantes como el equipo de entretenimiento y navegación y los servicios Connected Drive.

Pero, ¿de verdad pensabais que no hablaríamos de prestaciones, de dinámica, de diversión, con un BMW 428i Coupé de 245 CV en nuestras manos?


confortable del coupe


Con unas plazas traseras holgadas para un coupé, buena pisada, calidad de rodadura, confort y mucho equipamiento, sé de buena tinta que podría convivir con un Serie 4 Coupé sin echar de menos el espacio extra o las puertas traseras de un Serie 3. No siempre será así. Por eso mismo, más adelante os hablaremos de un Serie 4 de cinco puertas que ha llegado para aquellos que no puedan permitirse las incomodidades de las únicas dos puertas de un coupé.

Decido abandonar la zona de confort de este coupé, la autopista. Y me dirijo a mis carreteras favoritas, a esas curvas por las que probamos un BMW Z4 de motor modesto y un BMW M235i Coupé que prácticamente colmaba mis expectativas sobre lo que yo entiendo como un buen coupé picante, y eso sin ser un auténtico M (estamos a la espera del lanzamiento de un BMW M2).


BMW 428i Coupé: cuatro cilindros de dos litros y turbo

BMW Serie 4 Coupé a prueba: el lado más confortable


El coupé de nuestra prueba tampoco es un M y ni tan siquiera goza de un motor de seis cilindros. Así ha entendido BMW el necesario downsizing y hoy en día si quieres gozar de un BMW Serie 4 de seis cilindros (gasolina), como mínimo tendrás que decantarte por un 435i, que ya eroga la friolera de 306 CV y te supone invertir al menos 55.600€. Las posibilidades para aquellos que solo entendemos un buen BMW deportivo con seis cilindros, se reducen. Pero entendiendo la evolución de la industria no hay nada que reprochar a BMW. Es más, cualquier otra cosa, a tenor de lo que ofrecen sus rivales, nos resultaría incomprensible.

Por suerte no soy prejuicioso, y el hecho de ponerme a los mandos de un coupé de 245 CV me resulta un argumento suficientemente interesante como para obviar – de momento – el hecho de que utilice un bloque de cuatro cilindros y solo 1.997 cm3. Esencialmente es el mismo bloque que utilizaba aquel Z4 que probamos, el que gracias a la versatilidad de la sobrealimentación BMW TwinPower Turbo es capaz de desarrollar entre 154 y 245 CV.

Por lo tanto, es comprensible que entre el nivel más bajo de potencia de este motor y el más alto, el que tenemos entre manos, exista un mundo.


bmw serie 4


El equilibrio y la suavidad del motor están a la altura de lo esperado. También las prestaciones. En la ficha técnica de este coche reza un 0 a 100 km/h en 5.9 segundos, 5.8 segundos con cambio automático y 5.6 segundos con tracción a las cuatro ruedas xDrive. Son cifras a la altura, y por encima, de la mayoría de los compactos deportivos del mercado – véase un Mégane RS. La comparación es odiosa, pero recordemos que estamos hablando de un coupé generoso en sus dimensiones, del tamaño de un sedán medio. Si queréis una comparativa más justa, también es más rápido – unas décimas – que un Audi A5 3.0 TFSI quattro S tronic de 275 CV.

La clave de este motor se llama BMW TwinPower Turbo, sobrealimentación por turbo Twin-Scroll, en un motor de inyección directa de alta precisión, regulación variable de los árboles de levas doble-VANOS y regulación variable de válvulas VALVETRONIC.

Con lo visto en otros motores, sabemos que BMW disfruta proporcionando ese tacto de motor atmosférico a sus motores de gasolina sobrealimentados, tal vez en un intento nostálgico por preservar las sensaciones de antaño. Pero si ves un 28i tras el 4 o el 2 de tu coupé, ten muy claro que estás ante la alternativa que canaliza toda esa rabia contenida por el bloque de 2 litros en versiones de inferior potencia.


Coupe a prueba


Y es que este BMW 428i Coupé empuja con mucha fuerza desde muy abajo. La potencia no nos sobrecoge, hablamos de cifras que en el fondo no son brutales para un coupé de su tamaño, pero sí te da esa clara impresión de que no solo existe un mundo con el bloque de 2.0 litros en su mínima expresión, con 90 CV menos, sino también con el seis cilindros que tenemos por encima.

Esa contundencia abajo, antes de llegar a las 2.000 rpm, se traduce rápido en un tacto más progresivo y lineal que nos acompaña hasta prácticamente las 6.000 rpm. Y eso es un factor muy importante en este coche, porque me resultó muy versátil a la hora de facilitarnos la tarea de conducir como un diésel, a bajas vueltas (eso que os decíamos que no facilitaba un BMW M235i Coupé de seis cilindros) y a la vez tenemos un margen muy extenso de revoluciones para divertirnos, para apurar la marcha y disfrutar subiendo de vueltas.

Dicho lo cual, podría parecer que nos quedaríamos antes con un 428i Coupé que con un 435i Coupé. Ni mucho menos. Seguiremos quedándonos con la potencia del seis cilindros, con su suavidad y con lo fácil que resulta dosificar la entrega del motor con tu pie derecho en un motor tan progresivo, mucho más que el de dos litros y 245 CV de potencia. Y es ahí, cuando abres gas al salir de un giro, cuando no quieres ningún sobresalto, cuando más echamos de menos un bloque mayor y más “atmosférico”, aún aprovechando también la tecnología TwinPower Turbo.


el lado mas


¿Y qué tal se comporta este coupé en carreteras reviradas, estrechas, en puertos con subidas y bajadas? De potencia y prestaciones vamos bien servidos para disfrutar entre curva y curva. Al llegar al giro es cuando te das cuenta de que, por desgracia, no gozas de esa agilidad y esa facilidad para entrar y poner el coche en el sitio de un Serie 2, y que las reacciones no son tan rápidas y directas. Si quieres sensaciones y disfrutar de esa agilidad, tal vez tengas que subir muy arriba en la gama Serie 4 Coupé o pensar si de verdad necesitas esas plazas traseras tan cómodas o puedes permitirte un Serie 2.

Pero esto también estaba escrito en el guión. El Serie 4 es un coupé objetivamente ágil, con un compromiso en el tacto de la dirección que siempre logrará – como mínimo – no cabrear al quemadillo que ha conducido deportivos de los de antes. Y eso ya es mucho decir en estos tiempos que corren, y tras asumir que las nuevas servodirecciones electromecánicas han eliminado las sensaciones de antaño, por suerte y por desgracia. La utilizada, de serie, por este coche, varía el grado de asistencia según la velocidad. Y opcionalmente, al módico precio de 355€, podemos seleccionar una dirección variable deportiva que cambia la relación de desmultiplicación según la velocidad y el giro del volante.

Su chasis, que tan cómodo nos resultó en carretera incluso combinado con unos neumáticos que “no pinchan”, unos run flat, contiene bien el balanceo, lo suficiente para lidiar con curvas muy cerradas. BMW anuncia una distribución de pesos entre ejes cercana al 50%, que al menos con este chasis no es suficiente para evitar esa tendencia a subvirar. Pero en cualquier caso esa tendencia a irse de morro no es demasiado acusada y el que quiera redondear la jugada siempre tendrá a su disposición el paquete deportivo M con suspensión deportiva (4.151€) y la suspensión adaptativa M (1.304€).


confortable del coupe


No nos podemos ir sin recordar dos aspectos muy importantes. El coche que tuvimos ocasión de probar estaba equipado con cambio automático, uno de nuestros preferidos de la industria, un cambio por convertidor de par de origen ZF con ocho relaciones, rápido, preciso y con ese toque natural – para los que no nos gustan de verdad que el coche cambie automáticamente por nosotros – que no encontramos en otros cambios de doble embrague. Tan solo nos lamentamos de que esta unidad no contase con levas en el volante y que estas se ofrezcan opcionalmente, con paquetes como el volante de cuero M.

BMW Serie 4 Coupé a prueba: el lado más confortable


Otro punto interesante y del que apenas os hemos hablado concierne a la eficiencia. Es un cuatro cilindros, pero no por ello va a dejar de beber a gasolina, como un cosaco en invierno, en el momento en que seamos indulgentes con nuestro pie derecho. Hay que dar de beber a la manada, a 245 CV. Lo bueno de este coche es que, como ya mencionamos anteriormente, es fácil circular a un régimen de revoluciones bajo, a ritmo de diésel. Y marcar promedios mixtos en torno a 7 litros no es nada descabellado.

En carretera, a 120 km/h de marcador y sin más carga que la de un servidor – me acojo a mi derecho de no decir cuanto peso – obtuvimos registros por debajo de esos 7 litros/100 kilómetros. La gran ventaja con la que cuenta el modelo que pudimos probar está precisamente en su transmisión, un cambio automático con una octava marcha muy bien pensada para permitirnos ese ahorro de combustible que en carretera marca la diferencia.


bmw serie 4

4 comentarios - BMW Serie 4 Coupé a prueba: el lado más confortable

TeHagoBullying +3
Si tuviera el billete, sin dudarlo, tendría un BMW.
giwazo +1
Espectacular pero mi debilidad son los X6.........
alguien sabe si llegaron los X4 a la Argentina????????????
axlote
si estan en la pag oficial, si, llegaron.
giwazo +1
@axlote no solo estan X1, X3, X5 y X6 encima son los modelos viejos......el X6 2015 es más fachero q el anterior...pero hay q esperarlos hasta el 2020 q llegue a la Arg....

link: https://www.youtube.com/watch?v=IKcTu8Eniyw
axlote -1
@giwazo entonces hay q esperar hasta que se presente oficialmente en Argentina, una lastima uno tiene el efectivo para pagarla al contado y no puede! jajajaja
irvinn666
Aca en latinoamérica tener ese vehículo implica que eres político, narco o ambas. Con trabajo digno no se consigue ni en seis vidas