El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

Crece la demanda de autos gracias a la trepada del blue

Anuncios

Natalia, de 35 años, entró en una concesionaria de zona norte con un objetivo claro. "Quería consultar por el Honda Fit automático", le comentó a uno de los vendedores. Veía una clara oportunidad para renovar el auto en el actual contexto de abundancia de pesos, mínimo acceso al dólar y expectativas crecientes de devaluación. Había visto que el precio de lista era 247.000 pesos. Pero la sorprendió la respuesta: "En stock sólo tenemos dos. Si querés uno, te va a costar 290.000 pesos". Natalia llamó a otras tres concesionarias de la marca para buscar el mismo modelo. No tuvo suerte.

Hoy los autos son dólares. Y en tiempos de mayor brecha cambiaria y una futura gestión de gobierno abierta a reconocer el problema del atraso cambiario, las compras de vehículos despegan. Esto ocurre no sólo con los más caros, golpeados aún por el impuesto interno que aplica el Gobierno desde principios del año pasado, sino también con todas las gamas de modelos.

Terminales y concesionarias hacen su juego: limitadas por la falta de dólares y golpeadas por la crisis de Brasil, las terminales vuelcan más producción al mercado interno. Las concesionarias, en tanto, venden lo poco que tienen, incluso su stock (situación que se mantendría hasta el último trimestre del año, cuando comenzarán a cuidarlo, ante la falta de certidumbre sobre el costo de reposición). La oferta no alcanza a la demanda, y en ese contexto los puntos de venta buscan más rentabilidad.

En el primer trimestre del año, en las terminales reconocían alzas en la lista de precios sugeridos de entre 10 y 12%. Pero en las concesionarias ese porcentaje se multiplicó. "Está pasando en todos lados. Algunas concesionarias se están zarpando", relató en off the record el dueño de un importante punto de venta de la zona sur del conurbano. "Desde el aumento del blue se nota un recalentamiento de la demanda. La gente sabe que esa brecha durará poco. El mes pasado fue bueno y éste también. Todo lo que hay se vende. La gente se acuerda de que la devaluación de 2014 se fue a precios, que tener un auto es un negocio y que, medido en el dólar informal, un vehículo está barato."

Consultadas por LA NACION, en varias concesionarias reconocieron el fenómeno y estimaron que en las últimas semanas crecieron notablemente las consultas sobre sus productos. Semanas atrás, por pedido oficial, una terminal europea debió enviar a sus puntos de venta una nota firmada por su presidente para que no siguieran remarcando excesivamente los precios.

Un informe de la UIA difundido la semana pasada estimó que en junio la producción de la industria automotriz mostró su primer aumento en 15 meses. Fue de 6,3% interanual, aunque influenciado por la baja comparación de un año atrás. Incluso el mes pasado registró una nueva caída debido a la fuerte baja de las exportaciones, sobre todo a Brasil.

"Si bien hay una estabilización de la demanda del mercado interno, las exportaciones siguen cayendo por la menor actividad en Brasil", estimó el documento de los industriales. A pesar de la caída de la producción en julio, según la Asociación de Fábricas de Automotores (Adefa), creció la venta mayorista a los concesionarios. Fue un 3,5%, y el tercer aumento consecutivo.

"Los datos dan cuenta de una mejora importante en la demanda de la red de los vehículos de producción nacional, no sólo teniendo en cuenta su comparación mensual, también interanual", señaló entonces la presidenta de Adefa y de General Motors (GM), Isela Costantini.

Los patentamientos, en cambio, no crecen al mismo ritmo. Este fenómeno responde más a la falta de oferta que de demanda. Según la Asociación de Concesionarios de Automotores (Acara), en julio las ventas minoristas cayeron 2,7%. "Me gustaría dejar en claro que desde enero de 2014 hasta la fecha, para responder a la demanda, hemos debido poner del propio stock de los concesionarios más de 40.000 unidades, lo que representa el 45% del stock total del sector", señaló Abel Bomrad, presidente de Acara, en el comunicado enviado a los medios.

"Nos han vendido 350.000 autos y hemos vendido 370.000. Eso demuestra que lo que tenés lo vendés y que no existe especulación", afirmó Hernán Dietrich, presidente del grupo homónimo.

La falta de autos responde a la escasez de dólares, a pesar de que el Gobierno anunció a comienzos de julio un alza en el cupo de divisas autorizado al sector (se les venden mensualmente US$ 283,9 millones). Ese aumento impulsó la disponibilidad de unidades y mejoró los números de patentamientos. La semana pasada, el Banco Central volvió a limitar en un 30% el acceso al dólar para las empresas.

"El límite al crecimiento de la marca lo está poniendo la oferta", dijo Luis Basavilbaso, director general de Citroën Argentina, hace un mes. "Aspiramos a tener una participación de mercado de 6%. Hoy tenemos 4%, pero si tuviéramos producto, podríamos estar en 5%", señaló.

Esta vez la burbuja del dólar auto no se desató en los modelos de alta gama. "Como ha ocurrido típicamente en función de la ampliación de la brecha cambiaria, se observa una reacción de las ventas de vehículos 0 km a nivel general", afirmó Gonzalo Dalmasso, coordinador del sector automotor de la consultora Abeceb. "Sin embargo, a diferencia de lo ocurrido en 2013, el efecto sobre los vehículos premium es mucho más limitado por varios factores", estimó. En esa lista incluyó el impuesto interno, que encarece un 80% en el concesionario los modelos alcanzados; por la escasez de divisas, los autos importados y más caros son difíciles de hallar, y la expectativa de flexibilización del impuesto interno a partir de 2016, que estimula a los compradores a esperar.

Anuncios

0 comentarios - Crece la demanda de autos gracias a la trepada del blue