El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

nafta o gasoil

¿Un naftero o un diesel?
El veredicto del consumo favorece a las mecánicas diesel o al uso de GNC, pero no es el único atributo por analizar.

La comparación de la rentabilidad entre las mecánicas naftera y diesel es un clásico en las discusiones entre los apasionados a los fierros.

El tema se traslada a no pocos usuarios que desean comprar un auto cero kilómetro. ¿Qué conviene comprar? La respuesta no es sencilla, porque depende del uso que se va a dar al vehículo (particular, laboral, etcétera) y de las expectativas que se tengan (velocidad, confort o economía, entre otras cualidades).

Por supuesto, cada alternativa técnica tiene sus ventajas y desventajas. Además, en el caso de los motores nafteros, la utilización de GNC (Gas Natural Comprimido) resulta una posibilidad más que tentadora, a partir de una erogación que ronda los 1000 pesos para adquirir el correspondiente equipo.

Una comparación entre nafteros y gasoleros merece el siguiente análisis:
Precio de compra

Ventaja del naftero
No hay duda: los automóviles diesel son más caros que los nafteros. Comparando veinte modelos existentes en nuestro mercado con ambos tipos de motorización, el incremento promedio del valor de los gasoleros alcanza el 20,51%. Traducido a dinero, esta media alcanza los 3745 pesos, dándose extremos como el de las versiones del VW Gol GL 3 puertas, que es de $ 1790, y el de los Ford Mondeo CLX, cuya diferencia es de 5360.

Esto tiene, en parte, una explicación. Para lograr igualar la potencia de sus hermanos nafteros, los diesel suelen ser de mayor cilindrada, además de contar con pistones, bielas y materiales de mayor resistencia, debido a una combustión mucho más violenta. Todo esto eleva el costo de un motor diesel.
El crédito

Ventaja del naftero
En este punto vuelven a triunfar los nafteros. Para el mercado financiero no existen diferencias entre ambos tipos de autos, por lo tanto, la cantidad de cuotas y tasas de interés que se aplican son idénticas. No obstante, el arrastre del precio de compra se hace sentir; de manera tal que el adelanto (excepto algún modelo ofrecido en promoción especial) y las cuotas mensuales para adquirir un diesel son superiores a las solicitadas para un naftero.

Por citar un ejemplo, el Renault Mégane Bicuerpo a nafta tiene un precio de lista de 18.950 pesos, que los concesionarios oficiales pueden financiar mediante un anticipo de $ 4090 y 60 cuotas de 319. Por la versión diesel del modelo (cuyo precio de lista es de 23.500 pesos), la exigencia será de $ 5790 en calidad de adelanto y el mismo número de cuotas, pero de 394 cada una.
Seguro

Ventaja del naftero
También aquí se imponen los nafteros. Consecuencia, otra vez, del mayor precio de adquisición. Siguiendo con el ejemplo del Fiat Duna S, el dueño de uno de versión naftera cero kilómetro, asegurado contra todo riesgo por un año con franquicia fija de 1000 pesos, deberá abonar un total $ 1300. En cambio, la persona que adquiera la versión gasolera debe pagar 1600 por las mismas condiciones. En la más económica cobertura C (terceros, destrucción total, etcétera), los valores son de 917 y 1067, respectivamente.
Patente

Ventaja del naftero
Otro ítem en el que resultan más económicos los nafteros, debido a la mayor valuación de los diesel. En la Capital Federal, la patente que un vehículo debe pagar durante un año, sin importar otra consideración, asciende al 3,52% de su valor fiscal más el 1,1% de la cifra resultante del cálculo porcentual anterior.
Mantenimiento

Ventaja del naftero
El mantenimiento de un motor diesel es más frecuente que el de un naftero.

El service de mantenimiento de un diesel moderno, que incluye el cambio del aceite y su filtro, y los elementos filtrantes de gasoil y de aire, debe efectuarse, en promedio, cada 7500 kilómetros. En cambio, el service de los autos con motorización naftera se hace cada 10.000 kilómetros.
Consumo

Ventaja del diesel
La superioridad de las mecánicas diesel en este aspecto es incuestionable. Tomando como ejemplo el Ford Mondeo CLX, en el que los dos motores son de la misma cilindrada, el naftero tiene un consumo promedio (ruta y urbano) de 12,4 kilómetros por litro, mientras que la versión gasolera (turbodiesel) recorre 15,5 kms/litro. Si a esto se le suma el costo inferior del gasoil respecto de la nafta súper, la ventaja de los diesel se ve incrementada.
Confiabilidad

Igual para ambos
Se estima que en los motores modernos el porcentaje de averías o dificultades es aproximadamente similar para ambos tipos de mecánica.
Longevidad

Ventaja del diesel
Debido a la mayor fortaleza de materiales y simplicidad de funcionamiento, la longevidad de un motor diesel es superior a la de un naftero. Sin embargo, estos últimos actualmente alcanzan, sin dificultades mayores, los 200.000 kilómetros sin averías importantes.
Valor de reventa

Ventaja del diesel
En este aspecto también es incuestionable, generalmente, la ventaja de las motorizaciones diesel. La posibilidad de una mayor economía en lo que respecta al consumo sigue siendo un punto de valorización importante. Un Volkswagen Polo 1.8 Mi modelo 1998 vale en el mercado de los usados unos 15.700 pesos, mientras que el diesel se ofrece a 17.000.

Otro ejemplo lo aportan los Duna S. Un gasolero modelo 97 ronda los 10.800 pesos, mientras que un naftero, con aire acondicionado, puede adquirirse en 8900.
Impuestos especiales

Ventaja del naftero
Desde el 1º de enero de 1997 los vehículos diesel cero kilómetro están gravados con un impuesto que alcanza el 10% de su precio de lista. En el caso del Duna SD, este monto llega a los 1384,80 pesos.

Gabriel Tomich
El cálculo de la rentabilidad

¿Es más rentable un diesel que un naftero? La respuesta es sí, pero luego de cumplir un determinado kilometraje, que varía para cada modelo. En principio, debido al mayor costo de adquisición, seguro, etc., de los diesel, resulta menos oneroso el naftero; pero con el transcurrir de los kilómetros, la situación se revierte en función de la superior economía en combustible que posee el diesel.

La fórmula para calcular a partir de qué cantidad de kilómetros comienza la mayor rentabilidad del diesel es simple: debe dividirse la diferencia de precios entre ambos modelos por la diferencia del gasto (en pesos) provocado por el consumo realizado para recorrer 100 kilómetros (surge de multiplicar dicho consumo por el valor del combustible); el resultado de esta operación se debe multiplicar por 100.

Precio diesel - Precio naftero
Rentabilidad=____________________________________x 100
Consumo naftero - Consumo diesel

En esta ecuación no se tienen en cuenta otros valores (seguro, petente, mantenimiento, etc.), porque prácticamente se anulan uno con otro.

Para ejemplificar el cálculo, utilizaremos los valores de los Fiat Duna S. El naftero vale 10.990 pesos y el gasolero, 13.848. Los consumos medios son de 12,8 km/litro y 14,9 km/litro, respectivamente. El precio de la nafta súper que utilizaremos en el cálculo es de 0,938 pesos mientras que el del gasoil alcanza los 0,439 peso.

En síntesis tenemos:

Precio diesel = $ 10.990 Precio naftero = $ 13.848 Consumo naftero = (100 km /12,8 km) x $ 0,938 = $ 7,328 Consumo diesel = (100 km /14,9 km) x $ 0,439 = $ 2,946

13.848 - 10.990
Rentabilidad=_________________________________x 100= 65.221 km

7,328 - 2,946

En definitiva, el Duna diesel pasa a ser más rentable que la versión naftera a partir de los 65.000 kms.

Idéntico cálculo fue utilizado para comparar el Duna S GNC (valor de lista $ 12.240) con el Duna S naftero, tomando un consumo promedio de 11,7 m3 para recorrer 100 kilómetros. El cruce de las rectas de uno y otro combustible se produce más rápido: a los 27.900 kilómetros. La comparación entre diesel y GNC se expone claramente en sendas rectas paralelas que indican que la diferencia está sólo en el precio de venta.

Anuncios

2 comentarios - nafta o gasoil