:D Algunos Muy Buenos Experimentos Sencillos De Quimica :D

TARINGUEROS!!!



Hola! Aca les dejo varios experimentos muy sencillos de quimica!!


NOTA MUY IMPORTANTE:

•Mucho cuidado con algunos materiales quimicos que se necesitan para algunos experimentos, por ejemplo el acido clohridico, o la produccion de hidrogeno (este es un gas inflamable).
:D Algunos Muy Buenos Experimentos Sencillos De Quimica :D
Experimentos
fisica
quimica

ACA VAMOS :

QUIMICA


¿CÓMO FUNCIONA UN EXTINTOR?

Necesita:
• Bicarbonato de sodio colocado en una servilleta de papel
• Un tapón de corcho perforado o plastilina
• Una pajilla para beber
• Una botella para agua pequeña (seca)
• Vinagre
• Un poco de hilo de coser


Montaje:
Ponga 4 cucharaditas de bicarbonato en la servilleta, cierre y amarre con un hilo en forma de bolsita (tiene que quedar bien sujeto). Introduzca 5 cucharadas de vinagre en la botella. Suspenda la bolsita de bicarbonato dentro de la botella de forma que cuelgue (con una parte del hilo fuera) y no toque el vinagre. Tome el corcho o plastilina y coloque la pajilla en la boca de la botella.


Funcionamiento:
Agite la botella, tapando con el dedo la pajilla y sujetando la botella al mismo tiempo, para mezclar el bicarbonato con el vinagre (sin destapar la pajilla). Quite el dedo y proyecte el gas que sale de la botella sobre una vela encendida.


¿Qué sucede?
La reacción química entre el bicarbonato (una base) y el vinagre (ácido débil) forma dióxido de carbono que llena el recipiente y sale por la pajilla. Como es más pesado que el aire, al enfrentar la vela encendida expulsa el oxígeno. Sin oxígeno la llama se apaga.



BOLAS SALTARINAS


Necesita:
• Un recipiente
• Naftalina
• Bicarbonato
• Vinagre


Montaje:
En un recipiente profundo con agua se ponen unas bolas de naftalina y dos o tres cucharadas de bicarbonato. Se añade agua hasta llenar las tres cuartas partes del recipiente y a continuación, lentamente, se agrega vinagre.


¿Qué sucede?
Se forman burbujas de dióxido de carbono que se adhieren a las bolas de naftalina y las ayudan a flotar, ascendiendo y descendiendo.



TINTA INVISIBLE



Necesitas:
Vinagre claro o jugo de limón
Papel
Una candela
Un palito de dientes


Montaje:
Toma un palito de clientes, moja la punta con limón o vinagre y escribe sobre un papel. Luego déjalo secar y el mensaje se volverá invisible.
Para verlo de nuevo, acerca el papel a la llama de una candela y lee el mensaje.


¿Qué está pasando?
El líquido al ser expuesto al calor, se oxida, lo cual lo torna visible.
¡Cuidado te quemas!
Menú



BURBUJAS RESISTENTES



Necesita:
• Detergente líquido
• Agua (añejada o destilada)
• Glicerina
• Pajillas e hilo


Receta:
Mida el agua que va a utilizar, por ejemplo unos 6 vasos. Si no tiene agua destilada, coloque el agua en un contenedor abierto durante la noche, para que pierda los gases que ha atrapado en su traslado y potabilización. Al día siguiente, utilice el agua añejada para hacer la fórmula de burbujas. Utilice 6 vasos de agua, por 1 de detergente y 1 de glicerina. Mezcle bien, deje reposar una hora.


Experimente:
Utilice sus manos, pajillas y otros elementos con huecos para hacer burbujas. Moje la superficie de una mesa y construya una ciudad de burbujas.


Pruebe:
Moje la pajilla totalmente con la fórmula. Observe cómo puede traspasar la burbuja sin reventarla y soplar burbujas dentro de otras.



EL EFECTO DE LA PRESIÓN ATMOSFÉRICA



Necesita:
• Una velita
• Una botella de vidrio de cuello ancho
• Un plato hondo con agua


Montaje:
Ponga suficiente agua en el plato hondo. Coloque la velita sobre el agua. Enciéndala con cuidado y ayuda de sus mayores. Cuando la llama se vea estable, cúbrala con la botella boca abajo.


¿Qué está pasando?
La candela seguirá encendida por unos segundos, porque tiene poca disponibilidad de oxígeno, atrapado en el aire dentro de la botella. Ese gas es necesario para la combustión, la cual produce otros gases.

Simultáneamente, la vela encendida calienta el gas atrapado a una temperatura cercana a los 800°C, lo que provoca que el gas se expanda. Al apagarse la vela por falta de oxígeno, la temperatura baja rápidamente y el volumen de gases y la presión de los mismos se reduce, esto provoca que la presión atmosférica externa empuje el agua del plato y esta suba de nivel hasta que se igualen las presiones.



LÍQUIDOS EN CAPAS



Necesita:
Una botella plástica transparente
Agua
Aceite
Glicerina (opcional)
Colorantes vegetales líquidos


Montaje:
Vierta un líquido a la vez dentro de la botella y observe qué posición toma. Añada gotitas de colorante lentamente para verlas bajar por los líquidos y disolverse. Cierre la botella con una tapa. Ahora trate de mezclar los líquidos batiendo la botella. Déjela reposar.


¿Qué está pasando?
Estos líquidos no se mezclan entre sí. Siempre buscan separarse cuando no están siendo batidos. Unos son más densos que otros. Si usa colorante soluble en grasa, podrá teñir las grasas también.



LANZACOHETES DE VINAGRE



Materiales:
Corcho para tapar una botella
Una botella
Tachuelas
Cinta de papel plástico
1/2 taza de agua
1/2 taza de vinagre
Bicarbonato de sodio
Pedazo de papel absorbente de 10 X 10 cm.


Procedimiento:
Toma el pedazo de papel absorbente y ponle una cucharadita de bicarbonato de sodio. Arróllalo bien, para que el bicarbonato quede adentro. Arma el corcho con las cintas. Prénsalas con las tachuelas. Pon el agua y el vinagre en la botella.

Montaje:
Busca un lugar donde el techo sea alto. Pon tu botella en el suelo y deja caer el papel con bicarbonato en el fondo. Ponle el corcho tan fuerte como puedas.


Resultado:
Pronto el líquido va a mojar el papel absorbente y entonces el bicarbonato reaccionará con el vinagre, produciendo bióxido de carbono. Pronto el corcho será lanzado al espacio.

¿Qué está pasando?
Al producirse el gas bióxido de carbono, la presión aumentará dentro de la botella, lanzando el corcho.



LA PIEL DEL AGUA



Materiales:
Agua en un vaso de vidrio
Un gotero
Jabón
Papel
Talco o pimienta
Un hilo


Procedimiento:
Toma un vaso seco, llenalo de agua casi hasta arriba. Con el gotero añádele tantas gotitas como puedas, sin que se derrame. Verás que el agua llegará más arriba del borde (aprox. 0,25 cms.) y esto se debe a la tensión del agua que mantiene las moléculas unidas. A esto le llamamos la "piel" del agua.

Por supuesto, el agua no tiene "piel" de verdad, pero tiene una tensión superficial, como lo veras en este experimento. Ahora prueba flotar diferentes objetos sobre esta piel.



FRIJOLES INTELIGENTES



Materiales
Una caja con divisiones y tapa (puede ser de zapatos)
Tijeras o cuchilla
Un vasito para sembrar
Tierra
Unos frijoles
Una ventana con luz natural (donde dejés tu caja durante una semana).


Montaje:
Arregla la caja con divisiones haciendo huecos en ciertas paredes, hasta llegar a un hueco externo (por donde entrará la luz).


Procedimiento:
Planta tres o cuatro frijoles en el vasito con tierra húmeda y ponlos en el extremo interno de la caja, lo más lejos posible del hueco exterior de la misma. Tapa la caja, para evitar que la luz entre por todos lados. Colócala en una ventana soleada, con el hueco hacia la luz. Abrela cada 2 o 3 días y humedece la tierra.


¿Qué está pasando?
Los tallos de las plantas siempre crecen hacia la luz, por eso podrás ver el crecimiento de tu matita de frijoles en busca de la luz.



EL PECECILLO FLOTADOR



Un pequeño pececillo de cartón flotará en el agua. Sin embargo, se moverá cuando pongas otro líquido al agua.


Materiales:
Una cartulina o cartón delgado de 6 X 12 cm.
Lápiz y regla
Tijeras
Una palangana con agua
Aceite de bisagras.


Montaje:
Recorta una figura del pececillo como la que se muestra en la ilustración. Cuida que el canal central quede recto, así como el orificio central bien definido.


Procedimiento:
Con mucho cuidado, pon el pececillo sobre el agua, de manera que quede flotando en ella. Echa una gota de aceite en el orificio central del pez.

Resultado:
El aceite tiende a expandirse por el agua, por lo que sale inmediatamente por el canal, y el pececillo ¡sale disparado hacia adelante!


¿Qué está pasando?
Algunos objetos pueden flotar sobre el agua, a pesar de que son más densos que ella. Por ejemplo, el acero, o nuestro pez. Al añadir el aceite, y por ser éste menos denso que el agua, flota sobre ella, y se aplana en su superficie. Encerrado el aceite en el orificio del pececillo, éste se escapa hacia afuera del canal, sirviendo de impulso a chorro para moverlo por el agua.



HUEVOS EN MOVIMIENTO



Materiales:
Un huevo crudo
Un huevo hervido (por 10 minutos) y mucho cuidado de no quebrarlos.


Procedimiento:
Mezcla los huevos bien, hasta que no sepas cuál está crudo y cuál duro. Ahora, ponlos a girar en una superficie grande, o sobre el suelo. Observa cómo se mueven, cuál gira con más facilidad, más rápido, o más tiempo.

Ahora pon los dos a girar al mismo tiempo. Detenlos y suéltalos inmediatamente.
El huevo crudo empezará a girar nuevamente, porque aunque su superficie se detuvo, el líquido adentro siguió girando. Ahora puedes hacer otro truco con el huevo duro. Ponlo a girar muy rápidamente y notarás el mismo fenómeno que sucede con los trompos tradicionales. Si adquiere suficiente velocidad, en vez de girar acostado, se levantará.



TURBIDEZ MISTERIOSA



¿Qué es lo que queremos hacer?
Comprobar los “mágicos” poderes del aire, que es capaz de enturbiar un incoloro y transparente líquido para volverlo a transformar en incoloro y nítido nuevamente.


Materiales:
Vasos de precipitados
Espátula y agitador
Varilla hueca de vidrio
Papel de filtro
Embudo
Agua destilada
Hidróxido cálcico
Aire... de nuestros pulmones


¿Cómo lo haremos?
Es necesario preparar, en primer lugar, una disolución saturada de hidróxido cálcico, sustancia poco soluble en el agua. Para ello se prepara inicialmente una disolución sobresaturada –basta echar unas pocas porciones de hidróxido en nuestro vaso de precipitado con agua y remover- y luego filtrarla.
Sobre esa disolución se sopla –ayudándonos de la varilla hueca- durante unos minutos....


El resultado obtenido es...
Al inicio observaremos que la incolora disolución de hidróxido cálcico se enturbia al someterse al burbujeo del aire. Al continuar soplando volveremos a obtener una disolución nuevamente incolora y transparente.


Explicación:
Lo que ha sucedido es una reacción entre el hidróxido cálcico disuelto y el dióxido de carbono procedente de nuestros pulmones formándose carbonato cálcico: esta sustancia es prácticamente insoluble en el agua y por eso precipita provocando la turbidez comentada. Si continuamos soplando se produce la redisolución del precipitado al formarse bicarbonato cálcico, que sí es soluble.

Es una reacción rápida y llamativa. La turbidez inicial se produce con bastante rapidez. Cuesta más tiempo la segunda fase cuando se pretende obtener nuevamente un líquido transparente.

Otros efectos “poderosos” del aire de nuestros pulmones se pueden conseguir con ayuda de algún indicador ácido-base en alguna disolución acuosa básica: al ir insuflando aire se neutralizará la disolución y se acidificará, con lo que se podrá observar el cambio de color correspondiente al indicador utilizado.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? NO
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



LOS COLORES CAMBIAN DE ROJO A AZUL



¿Qué es lo que queremos hacer?
Comprobar cómo determinadas sustancias cambian su color al elevar su temperatura.


Materiales:
Tubo de ensayo
Espátula
Mechero bunsen, butano y cerillas
Cloruro cobaltoso


¿Cómo lo haremos?
Introduciremos un poco de cloruro de cobalto (que es un sólido de color rosáceo-magenta) en un tubo de ensayo y, cogiendo el tubo con una pinza de madera, aplicaremos la llama del mechero a la parte inferior. Tendremos cuidado de mantener el tubo con cierto ángulo de inclinación y dirigido a una zona en donde no haya ninguna persona.


El resultado obtenido es...
Poco a poco observaremos que las paredes internas del tubo se van empañando y que el color del sólido va cambiando a azul.


Explicación:
Lo que ha sucedido es que el cloruro de cobalto se presenta en su modalidad hidratada y al elevar su temperatura desaparece esa agua de hidratación, quedando como sólido la sal sin hidratar, que es de color azul. Esta particularidad no sólo la tienen las sales de este metal, sino también de otros que, como el cobalto, pertenecen a los metales de transición y pueden efectuar enlaces dativos con átomos (como es el caso del oxígeno del agua) que posean pares de electrones sin compartir.

Es una reacción no peligrosa si se observan unas mínimas medidas de seguridad. Efectos parecidos pueden obtenerse con otras sales hidratadas como le sucede al sulfato ferroso (verde) y el sulfato cúprico (azul), que adoptan un color blanco al deshidratarse. Todas estas reacciones son reversibles: basta de añadir unas gotas de agua para recuperar el color inicial.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



LOS COLORES CAMBIAN, AZÚCAR EN CARBÓN



¿Qué es lo que queremos hacer?
Convertir la agradable y blanca azúcar en una masa esponjosa de color negro que surge y se eleva como si fuera un churro a partir del recipiente en que se produce la reacción.


Materiales:
Espátula
Agitador
Vaso de precipitados
Ácido sulfúrico concentrado
Azúcar (sacarosa)


¿Cómo lo haremos?
Se vierte azúcar en un vaso de precipitados (aproximadamente un cuarto de su capacidad). Se añade ácido sulfúrico hasta formar una pasta espesa. Se revuelve bien la mezcla y... a esperar


El resultado obtenido es...
Al cabo de un minuto aproximadamente veremos como la pasta –que poco a poco su color cambia de blanco a amarillento- se ennegrece y adopta un aspecto esponjoso ascendiendo por el vaso de precipitados como si fuera un auténtico churro.


Explicación
Lo que ha sucedido es una reacción de deshidratación del azúcar provocada por el ácido sulfúrico. La sacarosa se convierte en un residuo negro de carbono, mientras que el agua se desprende en forma de vapor provocando ese ascenso de la masa y esa textura esponjosa.

Es una reacción muy vistosa, pero con la que hay que tener muchísimo cuidado, tanto por el manejo del ácido sulfúrico concentrado, como por el desprendimiento de gases tóxicos y, también, por el fuerte carácter exotérmico de la reacción. Es aconsejable hacerla en la campana de gases, guardando una prudente distancia de los gases que emana la reacción.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



LOS COLORES CAMBIAN; BLANCO MÁS BLANCO, AMARILLO



¿Qué es lo que queremos hacer?
Observar como al mezclar y entrar en contacto dos sustancias blancas, su color cambia poco a poco a un amarillo fuerte.

Materiales:
Tres morteros con sus manos
Dos espátulas
Yoduro potásico (sólido)
Nitrato de plomo II (sólido)


¿Cómo lo haremos?
En dos morteros echaremos por separado unas porciones de yoduro de potasio y de nitrato de plomo en cada uno. Majaremos suavemente con la mano de mortero cada sustancia. Cuando cada sustancia ya esté finamente pulverizada las mezclaremos en el tercer mortero. Para que la mezcla sea rápida nos podemos ayudar de la mano del tercer mortero


El resultado obtenido es...
Conforme entran en contacto, el polvo de la mezcla se va tornando amarillo. La rapidez del cambio de color depende si aceleramos o no la mezcla con una espátula o con la mano del mortero. Ante nuestros ojos, la blanca mezcla inicial irá cambiando “espontáneamente” de color hasta llegar a una tonalidad amarilla intensa.


Explicación
Lo que ha sucedido no es una simple mezcla, sino una reacción química entre las dos sustancias de modo que se ha formado, además de nitrato potásico, una nueva sustancia, el yoduro de plomo, de color amarillo.

Es un proceso rápido y vistoso. Se puede comprobar que se ha obtenido una sustancia con propiedades diferentes ya que tanto el yoduro potásico como el nitrato de plomo se disuelven fácilmente en el agua, mientras que eso no le sucede al polvo amarillo que se ha formado. Esta reacción puede efectuarse también en medio acuoso utilizando disoluciones de los reactivos. Estas disoluciones son incoloras y al mezclarlas aparece instantáneamente un precipitado amarillo de yoduro de plomo.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? NO
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



MOVIMIENTO MISTERIOSO



¿Qué es lo que queremos hacer?
Contemplar el movimiento de ascenso y descenso de unas bolitas de naftalina en el seno de un líquido.


Materiales:
Vaso de precipitados o recipiente
Lija
Agitador
Espátula
Naftalina en bolitas
Vinagre
Bicarbonato sódico
Agua destilada


¿Cómo lo haremos?
Se examinan, en primer lugar, las bolas de naftalina: si éstas fueran demasiado lisas al tacto se lijan un poco para que sean algo ásperas.
A continuación, se prepara una mezcla de agua y vinagre. Se añaden unas cucharaditas de bicarbonato sódico, se agita la mezcla y se vierten las bolas de naftalina.


El resultado obtenido es...
Las bolas caerán inicialmente al fondo del vaso pero al cabo de un tiempo ascenderán a la superficie del líquido para volver a caer y así sucesivamente.


Explicación:
Al reaccionar el vinagre con el bicarbonato se forma dióxido de carbono gaseoso, cuyas burbujas dan un aspecto efervescente al líquido. Esas burbujas se adhieren a la superficie de las bolitas y –haciendo el papel de flotadores- provocan su ascenso. Cuando llegan a la superficie, las burbujas pasan al aire y las bolitas –desprovistas ya de sus flotadores de anhídrido carbónico- vuelven a caer hasta que nuevamente sean rodeadas por otras burbujas.

Es una visión simpática y curiosa de un movimiento aparentemente sin explicación. La duración del proceso depende, lógicamente, de las cantidades que hayamos utilizado de los reactivos vinagre y bicarbonato sódico.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? NO
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? NO
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? SI




EL BOSQUE CRISTALINO



¿Qué es lo que queremos hacer?
Construir un auténtico “bosque” formado por figuras verticales formadas por la precipitación de sales minerales


Materiales:
• Un recipiente transparente de vidrio
• Silicato sódico (“vidrio líquido”)
• Agua
• Arena
• Sales minerales, como por ejemplo: sulfato ferroso, sulfato cúprico, cloruro de cobalto, sulfato de níquel, nitrato cálcico, sulfato de manganeso, cloruro férrico.


¿Cómo lo haremos?
La primera fase es la preparación del “habitat” de nuestro bosque. Se echa arena al recipiente –que hará el papel de suelo-, agua y vidrio líquido. Se deja reposar el tiempo suficiente para que la arena sedimente bien y aparezca sin turbidez la mezcla formada por el silicato sódico y el agua.
En ese momento ya se podrá esparcir –con cuidado y casi de uno en uno- los cristalitos de las sales minerales.


El resultado obtenido es...
Al cabo de un tiempo –casi un día aproximadamente- se habrá formado una cristalización lineal, formándose estructuras verticales simulando árboles, de silicatos de los metales que constituían las sales añadidas. Dado los distintos coloridos de esos silicatos, la apariencia es de un pequeño bosque de múltiples colores.


Explicación:
Los silicatos metálicos son sustancias insolubles en el agua y ello provoca que al interaccionar el anión silicato presente en el vidrio líquido con los diversos cationes metálicos de las sales, se produzca esa precipitación que –dado el lento proceso de formación de los cristales- da lugar a las formas verticales

Es una experiencia sencilla. Basta con tener un poco de paciencia para, antes de añadir las sales, conseguir que el líquido que se posa sobre la arena esté perfectamente incoloro y transparente. No hay que extrañarse –no obstante- si, una vez formado el bosque, se va “derrumbando” al cabo de unos días.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? NO
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



UN HUEVO FRITO EN FRÍO



¿Qué es lo que queremos hacer?
Observar cómo un huevo se “fríe” sin necesidad de fuego, aceite ni sartén.


Materiales:
• Plato
• Huevo crudo
• Alcohol de farmacia


¿Cómo lo haremos?
Cascaremos el huevo sobre el plato y seguidamente lo rociaremos con alcohol.


El resultado obtenido es...
Poco a poco veremos (el efecto comienza a notarse casi inmediatamente, aunque el resultado completo se observa al cabo de una hora aproximadamente) como la clara adopta el color y textura sólida de un huevo realmente frito. La yema permanecerá líquida debajo de la capa blanca protectora de la clara.
Explicando... que es gerundio
La transformación que conocemos al freír habitualmente un huevo consiste en el cambio estructural de las proteínas. Ese cambio. –la desnaturalización- se puede producir no sólo por acción del calor sino también por el contacto con ciertas sustancias como el etanol.

Esta reacción y curioso efecto también se consigue si previamente a la adición del alcohol batimos el huevo. En este caso obtendremos algo parecido a un huevo “revuelto” que adoptará la forma del recipiente, como si de un flan se tratase.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? NO
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? NO
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? SI



EL HUEVO VACÍO




¿Qué es lo que queremos hacer?
Provocar que se vacíe el interior de un huevo por un extremo al entrar en contacto con el agua su otro extremo


Materiales:
Vaso
Aguja
Huevo crudo
Agua


¿Cómo lo haremos?
Con ayuda de una aguja (o cualquier otro objeto punzante) haremos una pequeña incisión en la cáscara del huevo (en su extremo más achatado) de forma que sólo se rompa ésta y no la “telilla” interior. Con nuestros dedos aumentaremos el tamaño de la abertura de la cáscara. A continuación haremos un agujero –incluida esa telilla o membrana- en el otro extremo del huevo.

Finalmente se deposita el huevo dentro de un vaso en posición vertical y apoyándolo por el extremo en el que la membrana no ha sido perforada, se vierte agua corriente en el vaso de forma que no cubra el huevo y a esperar....


El resultado obtenido es...
Al cabo de cierto tiempo –en unos minutos se comienza a ver, aunque hay que esperar unas horas hasta ver bien el fenómeno- se observa como va saliendo la clara del huevo por la abertura superior en forma de un globo perfectamente cerrado.


Explicación:
El fenómeno observado se debe a un proceso de ósmosis a través de la membrana de la parte inferior del huevo. El agua del vaso va atravesando la membrana, dado que ésta es semipermeable y permite el paso del disolvente, el agua. El agua pasa hacia el interior del huevo ya que su concentración es menor, lógicamente, en el líquido interno de la clara que en el agua corriente del vaso

No deja de resultar curiosa la salida del contenido del huevo por el agujero superior. Al final del proceso se puede comprobar como lo que queda en el interior del huevo tiene una textura “aguada” y menos viscosa que la clara original.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? NO
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? NO
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? SI



FUEGO VERDE




¿Qué es lo que queremos hacer?
Conseguir que un material arda... al añadirle agua


Materiales:
Mortero y espátula
Tapa de hojalata
Cuentagotas
Cinc en polvo
Nitrato amónico
Cloruro amónico
Nitrato de bario
Agua destilada


¿Cómo lo haremos?
En primer lugar prepararemos en el mortero –ayudándonos de la espátula- una mezcla formada por el cinc, el cloruro y los dos nitratos. Cuando ya tengamos preparada esa mezcla, se toma una porción de ella con la espátula y se deposita en la tapa de hojalata dándole la forma de una pequeña montaña. A continuación –y separándonos prudentemente- se añaden unas gotas de agua destilada, se retira el brazo y....


El resultado obtenido es...
Una bonita –aunque inofensiva, si se utilizan pequeñas cantidades- llamarada verde surgirá de la mezcla al explosionar ésta al contactar con el agua.


Explicación:
El agua lo único que ha producido es el medio acuoso necesario para que las sustancias de la mezcla puedan reaccionar químicamente. Lo hacen y lo hacen violentamente al tratarse de una fuerte reacción de oxidación del cinc por parte de los nitratos de bario y amónico. Estos nitratos se caracterizan por su facilidad para descomponerse y provocar reacciones rápidas de oxidación

Todas las precauciones son pocas cuando “jugamos” con el fuego. Es recomendable realizar la experiencia en una campana de gases.

Una experiencia similar a ésta es la que puede hacerse con ayuda de glicerina: echando unas gotas de este líquido en una tapa de hojalata, se producirá un fuego de color violeta tras espolvorearlo con una pizca de permanganato potásico.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



HUELLAS DACTILARES




¿Qué es lo que queremos hacer?
Visualizar fácilmente nuestras huellas digitales impresas en papel.


Materiales:
Mechero bunsen, cerillas y butano
Cápsula de porcelana
Papel de filtro
Yodo sólido


¿Cómo lo haremos?
En primer lugar, con un dedo limpio y seco, se marca su huella en el papel de filtro. A continuación, se echa una pequeña porción de yodo sólido en la cápsula y se calienta hasta sublimación. Cuando se observa que surgen del yodo unos vapores violeta ya se puede apagar el fuego. Seguidamente, se coloca el papel –por el lado de la huella- sobre esos vapores. Entonces...


El resultado obtenido es...
Poco a poco se verán las líneas y surcos dactilares.


Explicación:
El yodo es un elemento químico que sublima fácilmente, de modo que al poco de calentar se transforma en vapor. Este vapor es el que queda retenido y el que actúa con las sustancias que impregnaban nuestra epidermis.

Es una experiencia rápida, vistosa y sencilla. Únicamente hay que tener precaución al manipular los útiles del fuego y tratar de no acercar demasiado nuestra nariz a los vapores. No hay que asustarse si al tocar el yodo, éste nos deja alguna mancha amarilla en nuestra piel. No es peligrosa y desaparece fácilmente.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



LA BOTELLA AZUL




¿Qué es lo que queremos hacer?
Provocar reacciones químicas de “ida y vuelta” de forma que obtengamos alternativamente sustancias de distinto color... simplemente moviendo un recipiente.


Materiales:
Vasos de precipitados
Matraz o frasco
Espátula
Agitador
Glucosa
Hidróxido sódico
Agua destilada
Azul de metileno


¿Cómo lo haremos?
Se prepara, en primer lugar, una disolución acuosa de glucosa y de hidróxido sódico. Posteriormente se le añade una pequeña disolución de azul de metileno. Se vierte la mezcla preparada en el matraz o frasco, de modo que éste sólo quede lleno hasta la mitad, aproximadamente. Ahora, bastará con agitar el frasco y ver qué sucede.


El resultado obtenido es...
La mezcla preparada es incolora, pero al agitarla se vuelve azul... y nuevamente incolora cuando se deja reposar.


Explicación:
Lo que sucede es una reacción de oxidación de la glucosa por el oxígeno del aire que hay en el frasco, de modo que la nueva sustancia formada –y debido a la acción catalizadora del azul de metileno- nos ofrece el nuevo color. Al agitar la mezcla, favorecemos el contacto entre los reactivos, produciéndose la citada oxidación. Mientras quede oxígeno en el frasco podremos provocar esa reacción. Las oscilaciones de color se pueden suceder cuantas veces queramos con tal de agitar, reposar, volver a agitar, etc.
Vistosa reacción que no deja de sorprendernos cuantas veces la hagamos. Una reacción similar a ésta es la que se puede producir sustituyendo la glucosa por dextrosa y añadiendo, además de azul de metileno, índigo carmín. Al agitar, aparece una coloración verde y al dejar reposar el color se torna naranja y finalmente amarillo.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? NO
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



LA MATERIA ¿DESAPARECE?




¿Qué es lo que queremos hacer?
Comprobar como al juntar dos líquidos, el volumen finalmente obtenido es inferior a la suma de los volúmenes iniciales


Materiales:
Dos probetas
Agua destilada
Etanol


¿Cómo lo haremos?
Verteremos una cantidad de agua en una probeta y otra cantidad igual de etanol en la otra. Para que el resultado sea lo suficientemente cuantificable es necesario utilizar unas cantidades de líquidos no pequeñas (por ejemplo, unos 50 ml de cada líquido). Anotaremos cada volumen y mezclaremos ambos. Y lo que sucede es...


El resultado obtenido es...
El volumen final de la mezcla es inferior a la suma de los volúmenes parciales.


Explicación:
Ha tenido lugar no una perdida de masa –comprobable ello si utilizamos la balanza- sino una contracción de volumen. La razón de esta contracción radica en las intensas fuerzas de cohesión existentes entre las moléculas de agua y las de etanol, que provocan un mayor acercamiento de las mismas y, por tanto, un menor volumen a nivel macroscópico.

Siempre sorprende a nuestro “sentido común” que la cantidad final sea inferior a la suma de los volúmenes parciales. Es una sencilla, pero ilustrativa experiencia que apoya la Teoría de la discontinuidad de la materia. El mismo objetivo puede conseguirse al comparar el volumen de una cierta cantidad de agua antes y después de disolver en ella una cucharada de sal o azúcar. Si la cantidad utilizada de agua es bastante grande en comparación a la del soluto, se observa que no hay diferencias entre ambos volúmenes.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? NO
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



LIMONADA EN VINO




¿Qué es lo que queremos hacer?
Simular la conversión de limonada en vino y viceversa


Materiales:
Vasos de precipitados
Agitadores y espátulas
Disolución acuosa de ácido tánico
Disolución saturada de cloruro férrico
Disolución concentrada de ácido sulfúrico


¿Cómo lo haremos?
Una vez preparadas las disoluciones necesarias ya estaremos en condiciones de efectuar las transformaciones simuladas de una bebida en otra. En un vaso que contenga unas gotas de la disolución de cloruro férrico se vierte el contenido de la disolución amarillo-verdosa de ácido tánico. De inmediato se observa que esta disolución, nuestra “limonada”, cambia a color azul-vino. Y si a continuación la echamos en un vaso que contenga la disolución de ácido sulfúrico...


El resultado obtenido es...
Que desaparece el color vino obtenido y recuperamos la antigua limonada.


Explicación:
Al entrar en contacto el ácido tánico y el cloruro férrico se forma un complejo de color azul que es lo que explica ese “misterioso” cambio de la limonada en vino. En la segunda parte del proceso, la acción del ácido sulfúrico sirve para destruir el complejo formado y así el ácido tánico recupera su color amarillo-verdoso.

La química de los complejos se caracteriza, en general, por ofrecer sustancias de vistosos colores. Una práctica similar a la expuesta es la que –también con ayuda de una disolución de cloruro férrico- puede efectuarse con disoluciones de sulfocianuro amónico, acetato de plomo y bicarbonato potásico. La acción del cloruro férrico provoca efectos curiosos de cambios de color simulando el de bebidas habituales.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



NUBES BLANCAS




¿Qué es lo que queremos hacer?
Provocar que en el seno del aire surjan “de la nada” unas nubes en forma de anillos


Materiales:
Tubo ancho y hueco de vidrio
Soportes para el tubo
Algodones
Disolución de ácido clorhídrico
Disolución de amoniaco


¿Cómo lo haremos?
Dispondremos horizontalmente el tubo de vidrio. Empaparemos sendos algodones con cada una de las disoluciones. Con los algodones empapados cerraremos –a modo de tapones- ambas bocas del tubo.


El resultado obtenido es...
Al cabo de un minuto aproximadamente veremos como se forman unos anillos blancos en el interior del tubo. Conforme pasa el tiempo, los anillos van aumentando y acaban por llenar todo el espacio.


Explicación:
Se ha producido la síntesis de cloruro amónico a partir, lógicamente, de cloruro de hidrógeno y de amoniaco. Como la nueva sustancia es sólida a temperatura ambiente forma en primer lugar una suspensión en el aire interno del tubo que es la que aparece en forma de nubes anulares. Finalmente el cloruro amónico precipitará en las paredes del tubo formando una capa blanca en el mismo.

Es una reacción llamativa, ya que sorprende tanto que de la “nada” se forme algo –ya que el cloruro de hidrógeno y el amoniaco son gases incoloros- como que se produzca no inmediatamente sino al cabo de un cierto tiempo, que es el que tardan ambos gases en encontrarse. Es una reacción que conviene hacerla con los reactivos diluidos y tomando las típicas y necesarias precauciones que exigen esos reactivos. Hay que tener mucho cuidado con ellos, por su olor picante de uno e irritante del otro.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO




RELOJ DE YODO




¿Qué es lo que queremos hacer?
Observar cómo hay sustancias que al mezclarlas no actúan, aparentemente, entre sí y sí lo hacen al cabo de un cierto tiempo.


Materiales:
Tubos de ensayo
Vasos de precipitados
Agitadores y espátulas
Yodato potásico
Sulfito sódico
Agua destilada


¿Cómo lo haremos?
Se preparan sendas disoluciones acuosas de yodato potásico y de sulfito sódico. A esta última se añade ácido sulfúrico y una disolución de almidón en agua.
Ya sólo restar mezclar ambas disoluciones y ....


El resultado obtenido es...
Aunque no ocurre nada cuando se mezclan las disoluciones, a los pocos segundos la mezcla se oscurece adoptando finalmente un color azul negruzco


Explicación
Inicialmente se produce una reacción redox entre los aniones yodato y sulfito, formándose yoduro y sulfato. El anión yoduro formado reacciona con el anión yodato no consumido con el sulfito y, catalizado por el medio ácido que proporciona el ácido sulfúrico, se forma yodo, el cual -con el almidón- forma un complejo de color azul negruzco.

Es un ejemplo típico para estudiar la cinética de las reacciones químicas. El tiempo que tarda en aparecer el color depende de las concentraciones utilizadas. Parecidos efectos pueden conseguirse si se sustituye el yodato por hipoyodito y el sulfito por persulfito.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? NO
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



TINTA DE LIMÓN




¿Qué es lo que queremos hacer?
Fabricar un mensaje con tinta invisible a base de jugo de limón.


Materiales:
Papel
Butano, mechero y cerillas
Pincel
Zumo de limón


¿Cómo lo haremos?
Se exprime el zumo de un limón. Este zumo ya puede utilizarse como tinta sobre un papel con ayuda de un pincel. Cuando el papel esté seco, las letras serán imperceptibles, salvo que –a cierta distancia- sometamos al papel a la acción del calor de una llama. Entonces...


El resultado obtenido es...
Aparecerán las letras de color pardo


Explicación
Al someter el papel al calor de una llama lo suficientemente lejos como para que no arda, pero cerca para que su temperatura se eleve, provocaremos la combustión del ácido cítrico, con menor temperatura de inflamación que el papel. Entonces aparecerán las zonas carbonizadas de color pardo .

Hay que tener cuidado –por la posible combustión del papel- y paciencia en el proceso. Otra manera de revelar la invisible escritura es frotar el papel con un algodón empapado en sustancia indicadora de ácidos y bases (agua de lombarda, anaranjado de metilo...): la zona de las letras aparecerá con un color distinto al de la sustancia reveladora.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



EL TIOCIANATO



¿Qué es lo que queremos hacer?
Preparar una tinta invisible, aplicarla y luego revelarla.


Materiales:
Espátula
Vaso de precipitados
Pincel
Agitador
Pulverizador
Agua destilada
Tiocianato amónico
Cloruro férrico


¿Cómo lo haremos?
En primer lugar se prepara una disolución de tiocianato amónico utilizando la espátula, el agitador y el vaso de precipitados. Una vez disuelto dicho tiocianato, ya estaremos en condiciones de utilizar ese líquido –con ayuda de un pincel- para escribir mensajes en una hoja de papel.

Una vez que la tinta se ha secado, ya se se puede revelar rociando la hoja con una disolución de cloruro férrico, para lo que nos ayudaremos de un pulverizador.


El resultado obtenido es...
Al rociar con el revelador aparecerán nítidamente las palabras y frases que hayamos escrito.


Explicación:
Al rociar con cloruro férrico provocamos una reacción química entre esta sustancia y el tiocianato amónico de manera que la nueva sustancia formada, un complejo entre el catión férrico y el anión tiocianato, ya no es incolora como la tinta empleada, sino roja.

La práctica exige algún cuidado en la preparación de la disolución de tiocianato amónico y alguna precaución en el manejo de la disolución de cloruro férrico. Otra tinta de parecidas características –y “revelada” también con cloruro férrico- es la formada al disolver ferrocianuro potásico en agua destilada. Cuando la rociemos con el cloruro férrico aparecerán las letras de color azul, el llamado “azul de prusia”, típico del ferrocianuro férrico formado.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



VISIBLE AL CALENTAR



¿Qué es lo que queremos hacer?
Fabricar y revelar una tinta invisible, para revelarla posteriormente gracias al calor de una llama


Materiales:
Vaso de precipitado
Espátula
Agitador
Llama (mechero bunsen)
Papel y pincel
Agua destilada
Cloruro cobaltoso


¿Cómo lo haremos?
Se prepara una disolución de cloruro cobaltoso. Esta disolución posee un color rosa, tenue si la disolución está diluida. Se utiliza esta disolución como tinta para aplicarla con un pincel. Una vez escrito el mensaje y dejado secar, se sitúa el papel por encima del fuego, sin que se prenda y...


El resultado obtenido es...
Que aparece el mensaje escrito en letras azules revelándose su contenido.


Explicación:
Al recibir calor, el cloruro de cobalto –de color rosa cuando está hidratado y azul si no lo está- se deshidrata y se muestra de otro color.

Es una reacción curiosa con la que hay que tener algo de paciencia y habilidad para que el calor de la llama sea el suficiente para descomponer la sal hidratada, pero no tan elevado como para quemar el papel. Una variante de esta reacción es la que puede efectuarse sustituyendo el cloruro de cobalto por el sulfato cúprico pentahidratado: en este caso las letras –tenuemente azules si la disolución no está muy concentrada- se revelan de un color pardo al recibir el calor de la llama.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



EL AGUA MORADA



¿Qué es lo que queremos hacer?
Observar cómo el agua salada toma un color morado/magenta cuando introducimos en ella dos cables de un circuito eléctrico.


Materiales:
Pila de corriente continua
Dos cables de conexión
Dos electrodos
Vaso de precipitados
Espátula y agitador
Agua
Sal común
Fenolftaleína


¿Cómo lo haremos?
Se prepara una disolución de sal en agua y se le añaden unas gotas de fenolftaleína. Se efectúan las conexiones a la pila y a los electrodos (que pueden ser dos barras de grafito o de un metal). Se introduce cada electrodo en la disolución y ...


El resultado obtenido es...
Inmediatamente observaremos que alrededor del electrodo conectado al polo negativo de la pila el líquido adquiere un color morado/magenta.


Explicación:
Lo que ha sucedido es la electrolisis de la sal disuelta de modo que, en el electrodo negativo, se forman hidrógeno gaseoso e iones oxhidrilo que –al generar un pH básico en esa zona- provocan que la fenolftaleína adopte su color correspondiente a pH básico.

Es una reacción rápida y curiosa pues llama la atención que sólo se “noten” los efectos en un electrodo (en el otro se estarán formando burbujas de cloro gaseoso). Si no se utiliza fenoftaleína y si los electrodos utilizados son de hierro, observaremos que la disolución va tomando un color verdoso conforme avanza la electrolisis.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



APARECE Y DESAPARECE



¿Qué es lo que queremos hacer?
Provocar el precipitado de una sustancia por la acción de un reactivo y, posteriormente al seguir añadiendo el mismo reactivo, conseguir que el precipitado desaparezca.


Materiales:
Tubos de ensayo
Cuentagotas
Disolución de sulfato cúprico
Disolución amoniacal (amoniaco en agua)


¿Cómo lo haremos?
Se echan un par de dedos de disolución acuosa de sulfato cúprico en un tubo de ensayo. A continuación se vierte una gota de disolución amoniacal. Se observa lo que sucede. Se siguen añadiendo gotas de la misma disolución amoniacal. ¿Y entonces?


El resultado obtenido es...
Al iniciar la adición de la disolución amoniacal se producirá un precipitado azul intenso en el fondo del tubo. Pero al continuar añadiendo gotas de dicha disolución el precipitado desaparece y todo vuelve a formar una disolución nítida y transparente.


Explicación:
Con las primeras gotas de reactivo se produce la precipitación de hidróxido cúprico, que es lo que se observa al inicio del proceso. Al añadir el mismo reactivo se observa la redisolución del precipitado ya que se produce la formación, mediante enlaces coordinados, del complejo catiónico tetraminocúprico que es soluble, a diferencia del hidróxido cúprico formado anteriormente.

Hay que tener algo de cuidado para que sea perfectamente visible la primera etapa, es decir la formación del precipitado. La mayoría de los hidróxidos metálicos son insolubles, por lo que es relativamente fácil provocar su precipitación creando un pH básico en la disolución de las sales metálicas.

La redisolución de los precipitados también puede hacerse con otras sustancias, como son los casos de los hidróxidos de cinc o de aluminio que precipitan al añadir hidróxido sódico a disoluciones de sulfato de cinc y de sulfato de aluminio respectivamente. Al seguir añadiendo álcali se redisuelven. En estos casos, la redisolución se debe a la formación de los aniones complejos cincato y aluminato, dado el carácter anfótero de los hidróxidos de cinc y de aluminio.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? NO
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



CALDO DE LOMBARDA



¿Qué es lo que queremos hacer?
Obtener un líquido capaz de detectar la presencia de ácidos y bases a nuestro alrededor.


Materiales:
Cazuela
Colador
Embudo y papel de filtro
Frasco o botella
Butano, mechero y cerillas
Cuentagotas
Col lombarda
Agua
Sustancias de prueba: limón, lejía, detergente, bicarbonato sódico, vinagre, café, amoniaco, salfumán, alcohol, zumos de frutas...


¿Cómo lo haremos?
El caldo de lombarda lo haremos como el de cualquier otra verdura. Tras unos 45 minutos de cocción ya tendremos la col cocida: con ayuda del colador separaremos la verdura, que ofrecerá un aspecto morado. Con ayuda del embudo y filtro llenaremos el frasco con el caldo de cocción, que también ofrecerá un color morado. Bastará echar unas gotas de nuestro caldo en cada una de las sustancias de prueba y...


El resultado obtenido es...
El caldo de la lombarda adoptara unos “caprichosos” colores, sea morado, sea rojo, sea verde.


Explicación
La lombarda contiene sustancias que actúan como indicadores ácido-base, de manera que es capaz de aparecer roja en medio ácido, morada en medio neutro y verde en medio básico.

El cambio de color en función del pH siempre resulta una visión simpática de los procesos químicos y no faltan ejemplos (fenolftaleína, tornasol, naranja de metilo, etc.) que ilustran estos cambios, caracterizándose además por su reversibilidad.
En muchos casos, el pH provoca cambios de unas sustancias en otras con cambio de color. Es el ejemplo de las disoluciones amarillas de cromato potásico que se vuelven de color naranja al añadir unas gotas de una disolución ácida: la adición de cationes hidronio provoca la transformación de los iones cromato en iones dicromato, responsables del referido color anaranjado. La restauración del color amarillo original se obtiene añadiendo, obviamente, unas gotas de álcali.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? SI



CALIENTE DE UN COLOR, EN FRÍO DE OTRO



¿Qué es lo que queremos hacer?
Observar como al cambiar la temperatura, el color de un material se altera, tanto al calentarlo como al enfriarlo. Observaremos también como el cambio es reversible.


Materiales:
Tubo de ensayo
Tapón
Baño de agua templada
Baño de agua fría con hielo
Cobre
Ácido nítrico concentrado


¿Cómo lo haremos?
Se introduce una pizca de cobre en un tubo de ensayo y se vierte ácido nítrico en él. Se tapa el tubo de ensayo y se observa el gas formado. A continuación se introduce sucesivamente el tubo en cada baño térmico manteniéndolo unos minutos en cada uno.


El resultado obtenido es...
El gas formado dentro del tubo aparecerá de color rojizo-anaranjado cuando esté en el baño templado y aparecerá incoloro cuando se encuentre en el baño frío.


Explicación
En primer lugar hemos efectuado el ataque del ácido nítrico sobre el cobre, obteniéndose dióxido de nitrógeno que es un gas rojizo. Esta sustancia puede dimerizarse dando lugar al tetróxido de dinitrógeno que es incoloro.

Cuando introducimos el tubo en el baño frío el equilibrio de la reacción de dimerización se desplaza hacia la formación del tetróxido, mientras que la acción térmica del baño templado desplaza el equilibrio hacia la formación del dióxido.

Se trata de una de las reacciones más típicas para ilustrar los desplazamientos de los equilibrios químicos provocados por la temperatura, así como la reversibilidad de las reacciones químicas. Dado el posible escape de gases se aconseja hacer la experiencia en la campana. Por otra parte, la manipulación del ácido nítrico concentrado también exige medidas de precaución, al ser un ácido fuerte y muy oxidante.

Una experiencia similar es la que puede hacerse con una mezcla de cloruro cobaltoso disuelto en agua y ácido clorhídrico. El color de la mezcla es rosáceo, a causa del catión complejo hexahidrocobaltoso. Al calentar dicha mezcla el color vira a azul debido a la formación del anión complejo tetraclorocobaltoso. Si se enfría, aparece de nuevo el color rosáceo. En este caso también existe un equilibrio, sensible a la temperatura, en la reacción entre los iones cloruro y los cationes hexahidratocobaltoso. En esta reacción no hay que tener un exceso de ácido clorhídrico en la mezcla, pues el efecto concentración podría desplazar también el equilibrio.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



COLORES A LA CARTA



¿Qué es lo que queremos hacer?
Dar el color que nos apetezca a los pétalos de algunas flores


Materiales:
Matraces erlenmeyer
Flores (claveles y narcisos)
Tintas de diversos colores


¿Cómo lo haremos?
Se preparan primero los colorantes que deseemos a partir de tintas y de sus mezclas (interesa que las tintas utilizadas sean solubles en el agua). Se vierte cada tinte preparado en un erlenmeyer y se introduce cada flor a colorear, cortándoles a cada una el tallo de forma oblicua para que la absorción del líquido sea más rápida.


El resultado obtenido es...
Poco a poco los pétalos irán adoptando el color del tinte elegido.


Explicación:
Lo que tiene lugar es un proceso de transporte de líquido por efecto de la capilaridad de los vasos vegetales.

La rapidez del proceso depende de la distancia entre el líquido y los pétalos y de la sección del tallo. Si se quiere provocar un efecto contrario, es decir la decoloración de los pétalos, basta sumergir los tallos de las flores en una disolución decolorante formada por una mezcla a partes iguales de amoniaco y de éter. Otra alternativa para decolorar los pétalos es someterlos a una corriente de óxidos de azufre. Para producir estos óxidos se calienta azufre -mejor hacerlo en la campana de gases- en presencia de oxígeno.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? SI
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO



EL ÁRBOL DE PLOMO



¿Qué es lo que queremos hacer?
Obtener una estructura ramificada de plomo –como si de un arbusto se tratase- utilizando una sal de este metal.

Materiales:
Matraz
Un corcho
Hilos de cinc, de cobre y de latón
Disolución acuosa de acetato de plomo
Vinagre


¿Cómo lo haremos?
Se prepara la mezcla de la disolución de acetato de plomo con unas gotas de vinagre (ácido acético) y se vierte en el matraz erlenmeyer hasta casi el borde de éste. En el tapón de corcho se pinchan los hilos de cinc, latón y cobre. Se tapa el matraz de forma que los hilos queden sumergidos en la mezcla líquida. Y a partir de aquí...


El resultado obtenido es...
Conforme pasa el tiempo los hilos irán creciendo y aumentando su grosor al adherirse a ellos cristales de metal plomo.


Explicación
Ha sucedido una precipitación de plomo debido a un proceso redox entre el metal cinc (presente también en el latón) y los cationes de plomo: el cinc es un metal más activo que el plomo y hace que éste se “descargue” y se deposite en forma elemental

Como cualquier precipitación requiere cierto tiempo. Una experiencia similar es el llamado “árbol de plata”: el montaje sería similar, sólo que ahora utilizaríamos hilos de cobre y una disolución incolora de nitrato de plata. Conforme va cristalizando la plata, la disolución irá tomando un color azul debido a los iones cúpricos, resultantes de la reacción redox con los originarios iones de plata.
Otro tipo de precipitación cristalina vistosa, aunque debida sólo a una cuestión de solubilidad y no de redox, es la de una disolución saturada de alumbre (sulfato doble de aluminio y potasio). Para ello, se introduce una cuerdecita en la disolución y los cristalitos se irán adhiriendo al cordel envolviéndolo.


Unos datos más sobre esta práctica
1. ¿Exige tomar precauciones y medidas de seguridad especiales? NO
2. ¿Requiere utilizar instrumental o productos típicos de laboratorio? SI
3. ¿Es sencilla y puede hacerse sin complicaciones en nuestro domicilio como "práctica casera"? NO

Anuncios

2 comentarios - :D Algunos Muy Buenos Experimentos Sencillos De Quimica :D