El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

El fin de la Falange Macedónica

El enfrentamiento entre las formas de guerrear griega y romana es un tema recurrente que ha dado mucho que hablar y escribir. Polibio expone en su obra Historias (libro XVIII, pag 84-91) su visión sobre la potente y a la vez decadente Falange Macedónica y la flexible e inmadura Legión Romana. Utiliza a la Batalla de Cinoscèfalos (197 a.C.) como ejemplo de su tesis.
Según su apreciación, dicho conflicto será un choque de sistemas, ambos en la cúspide de su desarrollo y probados en batallas anteriores, diciendo así “Porque la formación macedonia probó por sus mismas acciones en la época anterior que era superior a las formaciones griegas y a las del Asia, y la de los romanos aventajó a los pueblos del norte de África y de Europa occidental”.

El fin de la Falange Macedónica

En el relato, toma como ejes principales para analizar la victoria romana, la configuración del armamento de ambos bandos haciendo énfasis en como esto condicionaba las tácticas adoptadas en el campo de batalla. Sobre esto sostiene que el problema básico de la falange macedónica es la escasa flexibilidad del sistema. A pesar de ser prácticamente invencible en un ataque frontal, la rigidez del bloque compacto que era la syntagma, hace que el combate en terrenos abruptos sea extremadamente dificultoso. El empleo de la sarissa no permitía al soldado macedonio combatir individualmente o realizar las maniobras necesarias con suficiente rapidez para adaptarse a las peripecias de una batalla, entonces Polibio dice “Cuando resulte fácil evitar las ventajas y las oportunidades de la falange, pero ésta no pueda evitar lo que le es adverso ¿Cómo no se seguirá en la práctica que la diferencia entre los dos sistemas es enorme?”. Ahora bien, el soldado romano organizado en manipulas, luchaba individualmente, y su armamento (gladius y scutumm) no impedía sus movimientos. Esto les permitía rápidamente tomar la iniciativa y aprovecharse de los huecos creados por el terreno en la falange o flanquearla y atacar su retaguardia, rompiendo las filas macedónicas e inutilizándola completamente. Entonces dada la situación Polibio concluye “He aquí porque, siendo mucho más efectivo el uso de las partes, sucederá que el resultado corresponde mucho más a los proyectos de los romanos que a los de los otros”.
Entonces en este texto podemos ver cómo el maravilloso sistema creado por Filipo II después de siglos de supremacía se ve obsoleto frente al poderío romano. En la batalla relatada por el autor, se dirime el conflicto cual “final de campeonato”. Esta visión del curso histórico es acorde la interpretación de la historiografía griega, que pese a tener su centro en los factores político y militar al estilo de los relatos de Tucídides, es digna de atención la lucidez con la que se describe y preocupación por las causas del hecho que evidencia el autor para de esta forma tener una correcta apreciación del mismo.

romanos

Anuncios

3 comentarios - El fin de la Falange Macedónica

@abelxavier


no sé de donde sacaste estas ilustraciones, pero están geniales


@dl3498 +1
en este caso hubiese servido la falange espartana o ateniense que formaba en u y usaban los aspis koile de 90 cm las xifos de 50 cm y las lanzas dory de 2,6 m mas aptas para el cuerpo a cuerpo
@juancatlanianole
De hecho, pero la caballería pesada hubiera aplastado a los romanos al no tener buenas lanzas, si hubiera sido un ataque de caballería pesada o unos hetairoi (caballería de compañeros) masivo, los hubiera aplastado