El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¿Por qué es tan sumamente tóxico el mercurio y sus deriva

Anuncios

¿Por qué es tan sumamente tóxico el mercurio y sus derivados?




En primer lugar hay que señalar que el mercurio en estado puro es tan inofensivo como cualquier mineral. Lo verdaderamente peligroso son sus vapores y especialmente cuando se combinan con el carbono para formar mercurio orgánico.
Al ser el único metal líquido a temperatura ambiente, requiere de menos calor para empezar a producir estos venenosos efluvios.
Si te tragas una cuchara de mercurio metálico puro no absorberás ni el 0,01% y no pasará nada si no lo haces habitualmente -no intentar en casa-.
Pero si esta misma cuchara la calientas con un simple mechero, sus vapores inhalados se absorberán en un 80%, pasando directamente al torrente sanguíneo y provocando serios problemas neurológicos. El mercurio tiene el punto de ebullición en 357 grados centígrados, pero cuando pasa de los 40 ya empieza a emitir sus peligrosos vapores.








El mercurio se ha usado desde tiempo inmemorial, ignorando todos los peligros de su incorrecta manipulación. Los chinos lo utilizaban en su alquimia como reconstituyente, ingiriéndolo a base de chupitos. En el siglo XVIII, en pleno auge de la sombrerería, los peleteros conservaban y ablandaban el apreciadísimo pelo de castor en pequeñas barricas no selladas de mercurio.
Absorbiendo a través de la piel y pulmones sus vapores y enfermando hasta la muerte. Muchos de ellos la esquivaban, pero a costa de sobrevivir con graves ataques de ‘agitación violenta’ y secuelas en el habla que definieron luego la llamada “enfermedad del sombrerero” (eretismo mercurial).





Consecuencias físicas por sobredosis de mercurio, Minamata.





link: http://www.youtube.com/watch?feature=player_embedded&v=ihFkyPv1jtU



En primavera de 1955, en la ciudad japonesa de Minamata, se observó un fenómeno peculiar. Los pájaros, sin motivo aparente, caían del cielo a bandadas como una lluvia siniestra de kamikazes suicidas. Los comportamientos extraños duraron varias semanas, hasta que se expandieron a otras especies, entre ellas la humana. La petroquímica Chisso había vertido en la costa, 170 toneladas de tóxicos derivados del mercurio y utilizados para la catalización de sus plásticos.




Más de 1400 personas murieron envenenadas y otras 20.000 resultaron afectadas y con graves e impresionantes secuelas en lo que se considera la mayor catástrofe por envenenamiento de mercurio de la historia.



Todo el mundo ha roto alguna vez un termómetro de mercurio para jugar con el líquido brillante y emular -a escala- al T-1000 de Terminator; ignorando los peligros adyacentes. Ahora ya sabes a que atenerte. Desde 2009 su uso y comercialización está prohibido. Un sólo termómetro de aquellos era capaz de contaminar unos 80 metros cúbicos de agua y acabar con todos lo peces que la habitasen.






El 10% de los residuos filtrados hoy en la tierra provienen de aquellos termómetros caseros. Hoy sustituimos esos ‘inofensivos’ aparatos por las peligrosas lámparas de vapor de mercurio. Directamente con el mineral ya en estado gaseoso y encapsulado en cristal para su liberación con cualquier simple rotura. Ya no basta con el aviso de un padre ignorante: —¡Cuidado que se come el oro! Ahora hay que ventilar la habitación durante 15 minutos y con mascarilla en caso de cascar la susodicha bombilla. ¿Hemos avanzado algo?


Hace poco el Gobierno hizo una amplia campaña a favor del uso de focos ahorradores. Efectivamente, estos focos permiten ahorrar energía eléctrica y disminuir el costo de la energía para el usuario.
Sin embargo, no se informó a los usuarios de ciertos peligros y las precauciones que se deben tomar. Tampoco en los empaques de estos objetos se indican tales aspectos.
Los riesgos para la salud humana dependen de la contaminación ambiental por el MERCURIO que contienen los focos ahorradores.

Si se rompe un foco, el mercurio contamina el aire de la habitación y sus finas partículas se depositan en los tejidos: cortinas, alfombras, ropa, y más, donde permanecen por largo tiempo y para peor se transforman en metil-mercurio, sustancia altamente tóxica.

En otros países se han adoptado ya las medidas apropiadas en salvaguarda de la salud humana.

El Department for Environment, Food and Rural Affairs, del Reino Unido (Inglaterra) entre otras recomendaciones sobre qué hacer en caso de que se rompa un foco, menciona las siguientes:

1) Salir de la habitación y dejar que se ventile por lo menos 15 minutos,

2) Limpiar el sitio donde cayeron los pedazos utilizando guantes de caucho,

3) No usar aspiradora, evitar que se levante polvo y si es del caso no inhalar ese polvo, recoger los fragmentos de vidrio y colocarlos en fundas dobles de plástico (aunque lo mejor es ponerlos en un recipiente de vidrio con tapa),

4) Limpiar el área de contacto con un paño húmedo y a éste no depositarlo en el tacho de basura sino en tachos especiales que deberían existir en los sitios de venta de los bombillos o en otros que manejan las autoridades correspondientes.

5) Precauciones semejantes deben adoptarse con los bombillos que terminan su vida útil y se eliminan.

6) Adviértase que los niños son más susceptibles a los efectos tóxicos mencionados antes. Por supuesto, si a una persona le ha ocurrido ya el percance y se le ha roto un foco ahorrador, la situación no es de severa gravedad, pero ha de prestar gran atención en el futuro para tomar las debidas precauciones.

Si bien es cierto que estas recomendaciones se refieren a los focos ahorradores, el hecho es que desde hace mucho tiempo rigen normas semejantes para desechar toda clase de pilas o baterías, desde aquellas que se utilizan en pequeños radio-receptores hasta las baterías grandes de los vehículos, pues todas ellas contienen sustancias químicas tóxicas que pueden contaminar el medio ambiente.






Empastes de amalgama:










"El mercurio de mis empastes dentales me intoxicó"



¿Por qué es tan sumamente tóxico el mercurio y sus deriva



Hidrargirismo

Servando Pérez está al frente de la asociación Mercuriados desde la alerta de que miles de personas pueden ver minada su salud por culpa de las amalgamas con mercurio de sus empastes dentales. Ha pasado su calvario personal, y lucha por que se reconozca su hidrargirismo, y así tener derecho a recibir tratamiento de la sanidad pública. En el 2013 se firmará en Nairobi un tratado internacional para prohibir el mercurio en bombillas de bajo consumo, vacunas y amalgamas, y me cuenta que "cuando incineramos un cadáver con empastes dentales, ese mercurio se evapora en la atmósfera y luego contamina la tierra, el agua y lo que comemos".


¿Qué aconseja a alguien que vaya hoy al dentista a ponerse un empaste? Pida a su dentista que le especifique ¡por escrito! el material que va a emplear.

¿Hay materiales inocuos para hacer empastes dentales? ¡Claro! Cerámicas o policerámicas libres de metal. Ionómeros de vidrio (sin bisfenol-A). Y composites resinosos. Cambie su amalgama con mercurio por otra segura.






Por Ultimo la historia del sombrerero loco:
gracias a Ribixx por su aporte a este post.



Anuncios

2 comentarios - ¿Por qué es tan sumamente tóxico el mercurio y sus deriva

@martkhito +1
geneal amigo, no sabia nada de esto