El post que buscas se encuentra eliminado, pero este también te puede interesar

¿por que las nubes son blancas?

Anuncios

Las nubes son masas formadas por pequeñas gotas de agua suspendidas en la atmósfera. Su color puede variar del blanco más puro al característico gris oscuro de las nubes de tormenta. ¿Sabes por qué las nubes son blancas?

El color de las nubes depende del tamaño de las gotas de agua. Cuando éstas son pequeñas, reflejan y dispersan todas las longitudes de onda -colores- que componen la luz por igual. Es por ello por lo que la luz solar atraviesa las condensaciones de agua sin sufrir cambios en su blanco original.

Por el contrario, cuando una nube está formada por densas gotas de agua, éstas filtran la luz proveniente del sol, bloqueando su paso hacia la tierra. Cuanto mayor sea el tamaño de las gotas de agua, más oscuro será el tono de una nube. Si viésemos las nubes desde arriba, podríamos comprobar que siguen siendo blancas, por lo que podemos decir que el color de las nubes también depende de la posición en la que nos encontremos.

Las nubes se clasifican según su forma y la altura a la que se encuentren. Teniendo en cuenta este último criterio, existen nubes altas -de 5 a 13 km-, nubes medias -de 2 a 6 km- y nubes bajas -de 0 a 2 km-. Se puede hablar de un cuarto tipo de nube, conocido como vertical, que no es posible clasificarlo por la altura en la que se ubica. A su vez, cada uno de estos tipos cuenta con subcategorías que clasifican las nubes según su forma: los cirros, los estratos o los cúmulos son algunas de ellas.

Las nubes son blancas porque las moléculas de agua dispersan toda la luz visible. Además mientras más densa es la nube más cantidad de agua tiene por lo que se va transformando de blanca a gris y por último a color casi negro.
Bueno, ya que el sencillo post sobre el porqué del color blanco de la luna y amarillo del sol pareció gustar tanto, vamos a proseguir desentrañando pequeños “misterios” domésticos. Como bien sabéis las gotas de agua son transparentes, aunque cuando se agrupan en masa toman ese tono azul que da a nuestro planeta su característico color cuando se le contempla desde el espacio. Pero si las nubes son básicamente condensaciones de agua ¿Por qué vemos blancas a las – llamémoslas – “corrientes”, y grises las de agua?

Uno podría pensar que ya que las masas de agua son azules, y ya que el cielo también es azul, lo normal sería que las nubes se mimetizaran contra el cielo y no se vieran en absoluto. No obstante, la experiencia nos dice que las nubes están ahí, blancas o grises, dispuestas a arruinar tu día de playa.

Como expliqué en mi anterior post, la combinación de las distintas longitudes de onda de la luz, da lugar a la llamada luz blanca. Sin embargo, la atmósfera terrrestre tiende a dispersar el azul (lo cual explica que veamos el cielo de color azul). Esto se debe a que las diminutas partículas que componen la atmósfera tienden a absorber a la luz de menor longitud de onda, mientras que permiten que el resto de longitudes de onda lumínicas pasen a su través. Un fenómeno explicado por la dispersión de Rayleigh.

Las nubes, también esparcen la luz. Sin embargo, al contrario que las pequeñas moléculas de nitrógeno y oxígeno de nuestra atmósfera, que son bastante “quisquillosas” a la hora de elegir la longitud de onda de la luz que deciden dispersar, las gotas de agua (que son más grandes) dispersan a todas las clases de luz en todas las direcciones (un fenómeno explicado por la difusión de Mie). Cuando miramos a lo alto, hacia las nubes, vemos luz roja, azúl, amarilla, naranja y verde llegando al mismo tiempo. No distinguimos cada uno de los colores individualmente puesto que todos llegan simultáneamente combinados desde un mismo punto formando luz blanca.

Así pues, podríamos decir que las gotitas de agua que componen las nubes no tienen querencia alguna por dispersar un tono en concreto (como le pasa a la atmósfera con el azul) sino que las dipersan a todas por igual, y es por eso que los conos de nuestro ojos las perciben como blancas.

Sin embargo, todos sabemos que los colores de las nubes cargadas de agua pueden ir desde el gris al casi negro. Pues bien, aunque pueda resultar confuso, la luz que nos llega desde estas nubes tormentosas sigue siendo blanca; sencillamente ocurre que hay menos cantidad de luz capaz de atravesar la nube.

Como hemos visto, la difusión de Mie esparce la luz en todas direcciones. Como las nubes de lluvia tienden a ser más anchas y más altas que las regulares, es lógico pensar que cuantas más capas de gotas de agua tiene que atravesar la luz, más probable es que esta salga reflejada hacia arriba en lugar de hacia el suelo.

Así pues, las nubes densas y altas filtran cada vez más luz (en función a la cantidad de agua que almacenen), creando una especie de “eclipse” aquí abajo en el suelo, desde donde las vemos cada vez más y más oscuras, mientras corremos buscando un lugar donde refugiarnos de la inminente tormenta.

No obstante, si tomases un avión y las sobrevolases, las verías tan blancas como a las normales. ¡Cuestión de saber ubicarse!

Las nubes se observan a simple vista y se clasifican según un sistema internacional creado a comienzos del siglo XIX por Luke Howard, químico y meteorólogo inglés que las dividió en cuatro grandes categorías: 1/ cirros, que son penachos elevados y en forma de escobilla, compuestos por cristales de hielo; 2/ estratos, extensas capas nubosas que traen, con frecuencia, lluvia continua; 3/ nimbos, nubes capaces de formar precipitaciones; 4/ cúmulos, nubes hinchadas de base plana que cruzan en cielo de verano. Nuestro sistema moderno de clasificación de nubes incluye muchas combinaciones y subdivisiones de estas cuatro categorías básicas. Cuando un meteorólogo habla de precipitación, se refiere a lluvia, nieve o cualquier forma de agua líquida o sólida que se precipita, o cae, del cielo. La forma más simple de pluviómetro es un recipiente de lados rectos con una escala, o regla, para medir la profundidad del agua que cae en él. La mayoría de estos aparatos la conducen por un embudo a un tubo más estrecho, para permitir mediciones más precisas de cantidades pequeñas de precipitación. Tal como otros instrumentos meteorológicos, los pluviómetros pueden hacerse de modo que registren sus mediciones en forma continua.

Una nube es un hidrometeoro que consiste en una masa visible formada por cristales de nieve o gotas de agua microscópicas suspendidas en la atmósfera. Las nubes dispersan toda la luz visible, y por eso se ven blancas. Sin embargo, a veces son demasiado gruesas o densas como para que la luz las atraviese, y entonces se ven grises o incluso negras. Las nubes son gotas de agua sobre polvo atmosférico. Luego, dependiendo de unos factores las gotas pueden convertirse en lluvia granizo o nieve

Se ven blancas gracias al vapor de agua...
Hay tres tipos principales de nubes: Estratos, cumulos, cirros... De ellas salen otros tipos de nubes, pero esas son las principales...
Nubes altas(cirros) , medias (altocumulos, altoestratos) y bajas (cumulos, estratos)...
Puedo nombrarte otras nubes, como por ejemplo el cumulonimbo, que es la nube de tormenta, la cual pasa por otras formas antes de llegar a madurar (cumulo humilis, cumulo mediocris, cumulo congestus -con esta ya se dan lluvias-, cumulo calvus -ya es nube de tormenta- y finalmente cumulo incus, que es la mas peligrosa, con rayos, lluvias fuertes, rafagas de viento e incluso tornados)...


comenten den punto y favoritos ... hasta la prox.

Anuncios

6 comentarios - ¿por que las nubes son blancas?

@papitas_verde
buen post me sirvio para mi tarea de ciencia
@nonax
Me sirvió para mi tarea de Geohidrología.
@Locabruja
Gracias me sirvio para mi tarea de Lenguaje
@METALMANIATIC
gracias me sirvió para mi tarea de filosofia